¿Qué es un Concepto?

Publicado: 7 marzo, 2012 en Filosofía
Etiquetas:, , , , ,

No hay concepto simple. Todo concepto tiene componentes, y se define por ellos. Se trata de una multiplicidad. No existe concepto alguno que tenga todos los componentes, hasta los pretendidos universales como conceptos últimos tienen que salir del caos circunscribiendo un universo que los explique. Todo concepto tiene un perímetro irregular, definido por la cifra de sus componentes. Forma un todo fragmentario.

Tenemos un concepto del Otro que tan sólo presupone como condición la determinación de un mundo sensible. El Otro surge bajo esta condición como la expresión de un posible. Constituye un concepto de tres componentes inseparables: mundo posible, rostro existente, lenguaje real o palabra.

Todo concepto tiene su historia, aunque esta historia zigzaguee o incluso llegue a discurrir por otros problemas o por planos diversos. En un concepto hay, la más de las veces, trozos o componentes procedentes de otros conceptos, que respondían a otros problemas y suponían otros planos en los que cada componente lleva a cabo una nueva repartición, adquiere un perímetro nuevo, tiene que ser reactivado o recortado.

Pero por otra parte, un concepto tiene un devenir que atañe en este caso a unos conceptos que se sitúan en el mismo plano. Se concatenan unos a otros, se solapan mutuamente, coordinan sus perímetros, pertenecen a la misma filosofía, incluso cuando tienen historias diferentes. Todo concepto, puesto que tiene un número finito de componentes, se bifurcará sobre otros conceptos, compuestos de modo diferente, pero que constituyen otras regiones del mismo plano.

Por lo tanto, la naturaleza del concepto podría determinarse de la siguiente manera:

  • Cada concepto remite a otros conceptos, no sólo en su historia, sino en su devenir o en sus conexiones actuales.
  • Tiene unos componentes que pueden a su vez ser tomados como conceptos.
  • Así pues, se extienden hasta el infinito y, como están creados, nunca se crean a partir de la nada.

Lo propio de un concepto consiste en volver los componentes inseparables dentro de él: distintos, heterogéneos y no obstante no separables. Cada componente distinto presenta un solapamiento parcial o un umbral de indiscernibilidad con otro componente. Estas zonas, umbrales o devenires, esta indisolubilidad, son las que definen la consistencia interna del concepto.

Pero éste posee también una exoconsistencia, con otros conceptos, cuando su creación respectiva implica la construcción de un puente sobre el mismo plano. Las zonas y los puentes son las junturas del concepto.

Cada concepto será por tanto considerado el punto de coincidencia, de condensación o de acumulación de sus propios componentes. Cada componente es un rasgo intensivo, una ordenada intensiva que no debe ser percibida como general ni como particular, sino como una mera singularidad que se particulariza o se generaliza según se le otorguen unos valores variables o se le asigne una función constante.

Las relaciones en el concepto no son de comprensión ni de extensión, sino sólo de ordenación, y los componentes del concepto no son constantes ni variables, sino meras variaciones ordenadas en función de su proximidad. Un concepto es una ordenación de sus componentes por zonas de proximidad. Es un ordinal, una intensión común a todos los rasgos que lo componen.

El concepto es incorpóreo, carece de coordenadas espaciotemporales, sólo tiene ordenadas intensivas. Carece de energía, sólo tiene intensidades, expresa el acontecimiento, no la esencia o la cosa. El concepto se define por la inseparabilidad de un número finito de componentes heterogéneas recorridas por un punto en sobrevuelo absoluto a velocidad infinita. El concepto es un acto de pensamiento.

Así pues, el concepto es absoluto y relativo a la vez: relativo respecto de sus propios componentes, de los demás conceptos, del plano sobre el que se delimita, de los problemas que supuestamente debe resolver, pero absoluto por la condensación que lleva a cabo, por el lugar que ocupa sobre el plano, por las condiciones que asigna al problema. Es absoluto como totalidad, pero relativo en tanto que fragmentario. Es infinito por su sobrevuelo o su velocidad, pero finito por su movimiento que delimita el perímetro de los componentes.

Un filósofo reajusta sus conceptos, incluso cambia de conceptos incesantemente. Lo que no obstante permanece absoluto es el modo en que el concepto creado se plantea en sí mismo y con los demás. La relatividad y la absolutidad del concepto son como su pedagogía y su ontología, su creación y su autoposición, su idealidad y su realidad.

El concepto se define por su consistencia, endoconsistencia y exoconsistencia, pero carece de referencia: es autorreferencial, se plantea a sí mismo y plantea su objeto al mismo tiempo que es creado.

Por último, el concepto no es discursivo y la filosofía no es una formación discursiva porque no enlaza proposiciones. El concepto no constituye en modo alguno una proposición, no es proposicional, y la proposición nunca es una intensión. Las proposiciones se definen por su referencia, y la referencia nada tiene que ver con el Acontecimiento, sino con una relación con el estado de cosas o de cuerpos, así como con las condiciones de esta relación.

La filosofía saca conceptos, que no se confunden con ideas generales o abstractas, mientras que la ciencia saca prospectos, que no se confunden con juicios, y el arte saca perceptos y afectos, que tampoco se confunden con percepciones o sentimientos.

Resumen de el capítulo 1. ¿Qué es un Concepto? del libro ¿Qué es la filosofía? de Deleuze y Guattari

About these ads
comentarios
  1. Antonio dice:

    Hola, Oye, ¿tú cuando descansas?

  2. Majo e l’Antonio :)

  3. [...] concepto es lo que llena el plano de inmanencia. Ya no hay proyección en  una figura, sino conexión en el [...]

  4. [...] son las percepciones y afeccciones de los propios conceptos fragmentarios: a través de ellos los conceptos no sólo son pensados, sino percibidos y sentidos. Uno no puede sin embargo limitarse a decir que [...]

  5. Juan Manuel dice:

    La mayoría de las afirmaciones acerca del concepto son las que se postula en la filosofía aristotélica pero sin rebuscamiento.

    Por otro lado en ninguna parte del articulo se explica ¿Qué es un concepto? en la imaginación de Deleuze, se comenta qué contiene, con qué se relaciona, qué no es, pero no su significado ni para qué sirve.

    Incluso se habla del concepto como si fuera un objeto físico próximo a la energía:
    “El concepto es incorpóreo, carece de coordenadas espaciotemporales, sólo tiene ordenadas intensivas. Carece de energía…”
    ” El concepto se define por la inseparabilidad de un número finito de componentes heterogéneas recorridas por un punto en sobrevuelo absoluto a velocidad infinita.”
    Lo único claro que se menciona y que contradice esa visión de objeto físico es:
    ” El concepto es un acto de pensamiento.”

  6. El concepto que plantea Deleuze no es el concepto Aristotélico. Pero ya veo por tus comentarios, Juan Manuel, que Deleuze no es santo de tu devoción. Yo sí que me hago una idea clara de lo que es un concepto según Deleuze leyendo su obra. En cierto sentido, y desde mi opinión por supuesto, me sucede con Deleuze lo que me sucede cuando leo a Joyce, que apela directamente a mi pensamiento, no a mi lenguaje.
    Yo he tenido que estudiarlo porque formaba parte del temario de Metafísica, y a mí sí que me ha sorprendido gratamente, un soplo de aire fresco ante tanta caspa rancia ;)
    Saludos

    • Juan Manuel dice:

      Hola, Silvia!

      Mira, no es que tenga algo contra Deleuze, De hecho mucho de lo poco que conozco de él lo se por ti, lo otro poco es lo que he investigado por mi cuenta después de que te leí, pues leyendo tu artículo sobre Desterritorialización no se avanza mucho. Lo que rechazo de Deleuze es su hermetismo, me recuerda a Luis de Góngora y Argote.

      Tal vez es una catedral de conocimientos pero si no es claro, es como si fuera una cueva oscura.

      Advierto en sus laberintos un significado tal vez poético pero no racional, no filosófico, y lo confirmo cuando haces la referencia a Joyce; y llego a la conclusión, Deleuze a lo mejor es un poeta pero no un filosofo, al menos en Mil mesetas,

      No estoy de acuerdo que haya una zona de la realidad oscura para la mayoría y clara para unos cuantos iniciados, considero que hasta lo más complejo si lo entiendes bien se lo puedes explicar a cualquier persona.

      Abandonar el paradigma esencial de la filosofía sujeto-objeto no es sacrílego, es suicida. Si para entender a Deleuze hay que salirse de lo racional renuncio a intentar comprenderlo, pues para mi no hay ningún otro método que la razonabilidad de la realidad. La realidad se puede comprender, es pensable. Abajo de todos los sistemas filosóficos se encuentra esta propiedad de la realidad.

      Estoy de acuerdo que la realidad es multidimensional y sus conexiones con los demás objetos es múltiple por esa propiedad de la realidad que es la multidimensionalidad. Que todos los objetos están relacionados con los demás objetos y sujetos (en tanto que objetos). Eso ya se sabe desde siempre.

      Pero la mente solo aborda una linea, una interrelación, en un momento dado. Pero estudia todas las relaciones a lo largo del tiempo, hasta tener una visión multidimensional.

      Simplificamos la realidad para entenderla no por que no sepamos que es multidimensional, de esa certidumbre nacen las ciencias, cuya misión es estudiar una sola dimensión, no porque se ignore la multidimensionalidad sino porque para comprender el todo se debe conocer cada una de sus partes en un cierto nivel de profundidad que es dado por el momento histórico y por el avance tecnológico.

      Espero estudiar a Deleuze y leerlo y reelerlo hasta simplificarlo de tal modo que a partir de lo real pero comprensible de su visión, dejemos vivo lo que vale pero desprovisto de los juegos de abalorios de sus incongruencias.

      La critica de fondo que veo es que su lenguaje no respeta significados, ni sintaxis, ni clases, ni las reglas de la taxonomía, ni jerarquía de conceptos; ya no digamos las reglas del método inductivo o el deductivo, ni que decir de los silogismos.

      Saludos,

      • Muy respetable tu opinión, Juan Manuel, muy buen expuesta además. Pero si consideras que Deleuze es poeta, en mi estrecho conocimiento de poesía te diría unos cuantos autores mucho más interesantes que Deleuze. ;)

        Yo no soy deleuziana, simplemente en la asignatura de metafísica tuvimos que destripar su libro ¿qué es la filosofía? y al hacerlo me he encontrado con un filósofo, yo sí le considero filósofo, que me ha sorprendido. No comparto desde luego todo lo que he conseguido entender de él, como me pasa con el 100% de los filósofos que he podido intentar entender, pero tampoco me parece que sea incongruente y no más oscuro que otros.

        Simplemente hace las cosas de otra manera, construye un sistema que no sigue las pautas tradicionales de los sistemas tradicionales, y por eso o le odias o lo amas. Con Deleuze no hay término medio.
        Yo lo “amo” en el sentido de que me ha hecho descubrir una nueva forma de pensar.
        Al igual que en la ciencia y en otras facetas de la vida, un pensamiento creativo y disruptor es el que provoca avance y progreso, ¿por qué no en la filosofía?.

        Desde luego en la búsqueda de mi propio sistema, que es a lo que creo que se debe dedicar un filósofo en particular y un ser humano en general, por ahora no descarto la aportación deleuziana.

        Saludos y muchas gracias por compartir tus opiniones e inquietudes.

        • Juan Manuel parece querer utilizar a Wittgenstein para leer a Deleuze, es un acercamiento poco recomendable. La obra de Deleuze, si aceptamos que hay que juzgarla desde ella misma, no significa ni quiere decir nada, no hay ningún mensaje, es máquina. Hay que preguntar cómo funciona, qué se puede hacer con ella. Algo que no se puede hacer con ella (ni siquiera intentarlo) es encontrar y fijar una verdad final o universal, para ello hay otras máquinas.
          En segundo lugar se podría decir que simplificar, aclarar y fijar métodos de análisis no es cuestión de la filosofía, la cuestión estrictamente filosófica es crear conceptos nuevos y poblar el plano de inmanencia con ellos (revolucionar paradigmas de conocimiento y regímenes de producción).
          Y si cabe una última objeción a tu crítica de Deleuze podría ser que, de la misma manera que no se simplifica la obra de un gran compositor clásico cuando se la interpreta delante de un público que no es músico, compositor o teórico de la música, no por ello se exige que se haga una versión simplificada con menos instrumentos y una armonía y melodías reducidas. Se da la música en su mayor expresión posible y el público extrae, según su propia potencia de ser afectado por la obra, las emociones, ideas o impulsos que es capaz de extraer para disfrutarla al máximo. Ir a un concierto o escuchar un álbum cuando no se está dispuesto a entregarse y dejarse arrastrar por la corriente de emociones es no aprovechar la oportunidad, no ser digno del encuentro con la obra de arte, Deleuze decía de Kant (y es válido para el mismo Deleuze) que no había que intentar entenderlo todo cuando se lo lee sino “seguirle el ritmo”, aprender a bailar ese estilo. De la misma manera, intentar leer a Deleuze sin abandonar todas las seguridades de los saberes establecidos, de la doxa (más aún, intentando reducirlo a una doxa), es no estar a la altura del encuentro con esa maquinaria formidable de crear conceptos que es Deleuze. No hay que abandonar los saberes sino abandonar la seguridad y sumergirse en ellos, llevarlos al límite y ver hasta dónde se puede llegar, es una propuesta o concepción fabulosa de la filosofía.

          La lucha de Deleuze es en contra de una imagen tradicional del pensamiento que no lo deja avanzar. Pensar es crear (ya sea creación artística, científica o filosófica), no es conocer, no es ser dueño de un saber sino ser diestro en un saber hacer. Si esta maquinaria no nos dice nada ni logra emocionarnos, más vale buscar otra cosa, otro filósofo.

          O por ahí soy yo que no entendí nada, jeje.

          • Francisco sí que entiendes sí, y lo sabes ;)
            Me ha encantado tu analogía con la música. ¡Soberbia!
            Un saludo

          • jma3000 dice:

            Hola, franciscomacosta.

            Comparto el comentario de Silvia acerca de tu analogía, es esplendida, una pequeña obra de arte.

            Ademas la comparto por que Deleuze es un poeta y no un filósofo, y para sumergirse en su poesía es necesario abandonar los lazos que te unen a la razón, solo dejarte llevar por el vertigo de la emoción.

            Confirma tu comentario mi visión que Deleuze, Derrida, Heidegger y Kant, son poetas no filosofos.

            Saludos.

            • No sé yo que pensaría Kant si levantara la cabeza y viera sus libros en el estante de poesía ;)

            • No se si Kant o Heidegger serán poetas, Deleuze lo es absolutamente. En el sentido que veía Platón a los poetas, con espanto, porque temía padecer su gobierno y los encontraba imposibles de gobernar. En este sentido Platón promulgaba por un gobierno de los filósofos, los filósofos que no son poetas, el tipo de filósofo que confirmas que no es Deleuze.
              En efecto, es el otro tipo de filósofo, de la otra tradición de la filosofía que no es la platónica, como Nietzche y Spinoza, tradición que se remonta a Heráclito. Son filósofos de la vida y no del saber/poder.

  7. farris dice:

    Gracias a los filósofos por poner un fragmento del libro como se encuentra en español (buscaba la definición de concepto, me fue muy útil) y no una interpretación, esas quedan para el foro.

  8. Un concepto no es solamente una relación entre conceptos sobre un plano, también es -por la naturaleza del plano mismo- una relación entre las cosas mismas (el mundo) y el pensamiento. Un concepto está en relación directa con un problema, es decir con una situación historico-social, una cuestión de territorio. Sin conocer los problemas que plantea un concepto no se llega al concepto, se permanece en sus inmediaciones, se conoce el contorno de su figura y no la extensión de su potencia, la filosofía se vuelve abstracta y nadie entiende muy bien para qué tanta cháchara.

    Podríamos pensar el mundo como el estado líquido y el pensamiento como el estado gaseoso (y la doxa como el estado sólido, ya que estamos). La tarea de la filosofía, las ciencias y las artes es hacer entrar al mundo en ebullición.

    • lo ves como sí entiendes :)

    • JM Aguilar dice:

      Franciscomacosta:

      Exacto, con estos poetas (“filosófos”): Deleuze, Sartre, Derrida, Heidegger, Kant,
      “la filosofía se vuelve abstracta y nadie entiende muy bien para qué tanta cháchara.”

      Ellos mismos son víctimas de su cháchara y desvían a la filosofía de su claridad y capacidad de comprensión de la realidad. Y la hacen aparecer como un saber hermético propio solo de unos cuantos iniciados, inaccesible para el común de los mortales.

      Tu facilidad para la metáfora me dice que tienes gusto por la poesía.

    • JM Aguilar dice:

      Cuando uno quiera regresar al espíritu original de la filosofía, que viene desde los griegos, solo tiene que asomarse a las video teselas de esa enciclopedia viviente de filosofía llamado Gustavo Bueno, que continúa la línea de Ortega, Gaos, Unamuno, García Morente, etc.;)

  9. Hola. Como te va?
    El texto, “geofilosofia” de Deleuze es un texto tuyo?
    Estes textos son creaciones tuyas.
    Te pregunto pues me interesa algunas de estas discusiones.
    Me gustaria hacerte otra pregunta, un tanto cruda.
    El concepto es un agenciamento del virtual?

    Espero que estea bien mi español.
    Gracias

  10. erica dice:

    Hola quisiera que me hagan un resumen mas escueto y sencillo de entender sobre ¿ QUE ES FILOSOFÍA? según Guattari y Deleuze, que autores complejos por dios, tengo que rendir un final. Muchas Gracias!! :)

    • Hola Erica
      Mi intención con este blog es compartir información y ayudar a los compañeros que estudian o se interesan por la filosofía.
      Pero me vas a perdonar que no te haga lo que me piedes….ese es justo el trabajo que tienes que hacer tú. Con esta entrada tienes ya gran parte del esfuerzo realizado, así que vamos…¡Dale duro!
      Estaré encantada de echarle un vistazo a tu resumen
      Saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s