Alternativas a la Teoría de la Decisión Racional

Publicado: 31 mayo, 2012 en Ciencia, Filosofía
Etiquetas: , , , , ,

Teoría de los Roles

La Teoría de la Decisión Racional constituye una posible vía para desarrollar la idea de que la explicación de las acciones humanas debe basarse fundamentalmente en la comprensión de las intenciones de los agentes.

Pero no es la única vía posible: al contrario que en el caso de la economía, en las otras grandes «ciencias sociales» (la sociología y la antropología) se ha solido preferir un enfoque completamente distinto, más cualitativo y menos susceptible de desarrollo matemático. Se trata de la llamada «Teoría de los Roles».

La denominación de «Teoría» no debe hacernos pensar que se trata de una estructura formalmente especificada, como en el caso de la Teoría de la Decisión Racional; más bien es un conjunto de enfoques cualitativos, más o menos semejantes entre sí.

En la sociología, su principal impulsor fue Max Weber (principios del siglo XX), y posteriormente Talcott Parsons (mediados del siglo XX).

A la imagen del ser humano que se infiere de la Teoría de la Decisión Racional, como un ser «frío y calculador», se la ha denominado «homo oeconomicus»; la expresión la formuló John Stuart Mill a mediados del XIX como una idealización útil para la disciplina económica, pero en tiempos más recientes ha tendido a convertirse en una denominación peyorativa. Como reacción, a la imagen de la persona como movida por roles sociales se la ha denominado el «homo sociologicus».

Según la Teoría de los Roles, el orden social (no las leyes que han sido impuestas en una sociedad, sino la estructura que nos permite comprender el funcionamiento de esa sociedad) consiste básicamente en un conjunto muy amplio de posiciones sociales mutuamente relacionadas e interdependientes. Cada una de estas posiciones está asociada a un conjunto de expectativas normativas por parte de los agentes que ocupan las otras posiciones (o los otros individuos que ocupan la misma posición): los agentes esperan que quien ocupa una determinada posición actúe de una manera determinada cuando se dan tales y cuales circunstancias (esto es lo que significa el término «expectativas»), y además, están dispuestos a sancionar de algún modo a quien no se comporte de acuerdo con las expectativas asociadas a su posición (eso es lo que hace que las expectativas sean «normativas»).

Dicho de otro modo, para cada posición, los agentes que la ocupan «deben» comportarse de cierta forma. La especificación de estos deberes es lo que constituye el «rol» asociado a cada posición. Un conjunto de posiciones relacionadas de forma sistemática y que, en conjunto, desempeñan una función determinada dentro de cierta sociedad, constituyen una institución.

Y cada sociedad constituiría, de este modo, un conjunto de instituciones mutuamente interconectadas y que, en cierta medida, forman una unidad autónoma, relativamente independiente de otras sociedades; esta definición, de todas formas, hace bastante problemático determinar los límites de «las» diversas «sociedades» en un mundo en el que, como ocurre actualmente, cada «sociedad» está fuertemente conectada con muchas otras.

Hermenéutica

Conviene insistir en que los «deberes» incluidos en un rol no se corresponden necesariamente con las leyes de la sociedad a la que las posiciones pertenezcan. A menudo no hay ningún código escrito, u oficialmente sancionado de cualquier otra forma, que determine qué es lo que se espera que haga la persona que ocupe cierta posición. Es más, muchas veces lo que «se espera» que una persona haga puede ser incluso contrario a las leyes vigentes.

Por otro lado, tampoco pueden identificarse estas expectativas normativas con la idea del «deber moral»: también puede uno fácilmente sentir que lo que «se espera» de él que haga es profundamente inmoral. Así pues, las «expectativas normativas» son más bien un determinado consenso (no necesariamente entre todos los miembros de la sociedad) acerca de qué formas de conducta son reprobables (o, por el contrario, elogiables) en cada circunstancia socialmente definida.

Ahora bien, resulta conveniente recordar que en el fondo de la distinción entre estas diferentes opciones, a veces interviene una oposición más radical. En muchas ocasiones utilizamos la noción de «comprensión» como opuesta a «explicación», pero simplemente con la idea de establecer algún tipo de explicación intencional que tiene en cuenta los intereses, aspiraciones, intenciones de los agentes para obtener el fin previsto.

Pero hay otra línea que mantiene la irreductible de la comprensión porque la investigación social tendría que preocuparse por la interpretación de las prácticas humanas que están dotadas de significado. Como señala von Wright: «La explicación supone identificar causas generales de un acontecimiento, mientras que la comprensión supone descubrir el significado de un acontecimiento o práctica en un contexto social particular».

Una buena parte de la ciencia social se plantea con frecuencia como el intento de reconstruir el significado de las prácticas y estructuras sociales. Esta es la razón por la cual este tipo de orientación se encuentra en la cercanía de lo que podemos llamar «hermeneútica».

Los fenómenos sociales aparecen como «textos» que tienen que ser analizados mediante la reconstrucción atenta del significado de los diversos componentes de la acción social. Esta es una posición que puede verse defendida claramente por filósofos como Charles Taylor quien defiende que las ciencias sociales deben seguir la senda interpretativa y hermeneútica.

Como señala David Little en un buen resumen sobre el programa interpretativo para las ciencias sociales, esta orientación se caracteriza por considerar que: «Las acciones individuales y las creencias solamente se pueden comprender mediante un acto de interpretación, por el cual el investigador intenta descubrir el significado de las acciones o creencias del agente. Hay una diversidad radical entre las culturas por lo que se refiere a la manera en que se conceptualiza la vida social y estas diferencias dan lugar a diversos mundos sociales.

Las prácticas sociales (la negociación, el prometer, el trabajo, el cuidado de los hijos) se constituyen mediante los significados que les atribuyen los participantes. No hay «hechos brutos» en la ciencia social (hechos que no se remitan a significados culturales específicos».

Queda así muy claro que se trata de plantear que todas las ciencias sociales son radicalmente hermenéuticas y que si el científico social no consigue ofrecernos ese tipo de comprensión no estará (de acuerdo con esta orientación) obteniendo un resultado adecuado.

En esta misma dirección se insertan los trabajos de un antropólogo contemporáneo de primera fila, Clifford Geertz, que se puede considerar como uno de los más destacados defensores de un cierto tipo de antropología interpretativa. Precisamente ha sido estudiado en otras materias y puede ser un buen ejercicio el realizar un trabajo de análisis crítico sobre esa orientación, cómo se relaciona y cómo se distingue de las orientaciones cercanas al materialismo cultural del tipo de Marvin Harris.

La polémica está servida

Si la Teoría de la Decisión Racional ha sido habitualmente vista con buenos ojos por los filósofos de orientación «analítica», «empirista» o «positivista» (sobre todo por su aparente capacidad de transferir a las ciencias sociales la metodología matemática y experimental de las ciencias naturales), la Teoría de los Roles ha gozado de más simpatías entre otras corrientes filosóficas las que los anglosajones denominan «continentales», como

  • la hermenéutica (Dilthey, Gadamer…),
  • la fenomenología (Husserl, Merleau-Ponty),
  • el existencialismo (Heidegger, Ortega, Sartre…),
  • el estructuralismo (Levy-Strauss, Foucault…),
  • el marxismo (Bloch, Habermas) y
  • el deconstruccionismo (Derrida, Deleuze…).

Salvando todas las grandes diferencias que puede haber entre estos autores y enfoques filosóficos, un punto que, en nuestra opinión, suelen tener en común es la idea de que las realidades «humanas» son accesibles para nuestro conocimiento a través de algún método diferente a los que se utilizan en las ciencias de la naturaleza.

En éstas, el objeto del conocimiento es una realidad «externa», cuyas cualidades sólo podemos determinar «objetivamente» mediante su manipulación física (experimentos, mediciones) y mediante la construcción de modelos mentales abstractos, fruto de nuestra imaginación. En cambio, en las «ciencias humanas» tendríamos algún método de «acceso a la realidad» más directo, una especie de comprensión intuitiva de los significados.

El problema es que hay tal vez muchas opiniones contradictorias acerca de cuál puede ser este «método especial»; una de las respuestas más habituales es el que lo identifica con la hermenéutica; originalmente, este concepto designaba la técnica de interpretación de textos, en especial la de los libros sagrados, y, en general, la de textos antiguos, con cuyos autores no podemos «dialogar»;

  • Dilthey (segunda mitad del XIX) lo generalizó como un método para las «ciencias del espíritu» en general, y las «ciencias históricas» en particular, y más recientemente,
  • Gadamer y sus seguidores (años 60) lo propusieron como el método general para la mutua comprensión de los seres humanos y sus productos, considerando que los «prejuicios» de cada uno son tanto lo que permite iniciar ese proceso de comprensión como lo que determina sus límites.

En relación a esto último es importante señalar dos cosas:

  • Primera, no sólo los «científicos sociales» (o los filósofos) tienen un «acceso privilegiado» a la realidad que estudian (en relación con los científicos naturales), sino que las propias realidades sociales o culturales están constituidas gracias a la capacidad de las personas para comprender sus propias acciones y las de los otros; la realidad social y cultural, al contrario que la «naturaleza», está formada por «significados», «creencias», «valores», «subjetividad», etc., entidades que son por completo incomprensibles desde una metodología que las tome como «meros hechos objetivos», hacia los que hubiera que mantener una actitud «neutral», «libre de valores».
  • Segunda, estas corrientes de pensamiento no infieren a partir de aquí, de todas maneras, que la visión que tienen «las personas corrientes» de su situación y de la realidad social en su conjunto sea una visión necesariamente «correcta»; más bien, el papel de los filósofos, sociólogos, antropólogos, etc., sería el de descubrir la «verdadera» estructura de esas realidades, la forma como las instituciones sociales influyen sobre las percepciones y valores de unos sujetos, y viceversa…, o tal vez el objetivo sea mostrar la absoluta inexistencia de algo así como una «estructura verdadera de la realidad social», pese a las apariencias.
About these ads
Comentarios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s