Dennett y los Sistemas Intencionales

Publicado: 3 junio, 2012 en Ciencia, Filosofía
Etiquetas:, , , , , ,

El holismo de lo mental

Se puede hacer el símil de una gran red conformada por los estados mentales con intencionalidad, los cuales tendrían una serie de propiedades intencionales por estar integrados en esa red:

  • La intencionalidad de un estado mental es una propiedad holista: el que un estado tenga determinadas condiciones de satisfacción es inseparable de que otros muchos estados tengan las suyas.

  • La identidad de los estados mentales es igualmente holista.

Esa red se caracterizaría por tres rasgos fundamentales que constituirían su trasfondo:

  • La mayor parte de la Red nos resulta opaca: “está sumergida en el insconsciente y nosotros no sabemos del todo cómo sacarla a flote” (J. Searle). Es el Trasfondo de la intencionalidad.

  • El intento de explicitar ese trasfondo se traduce en proposiciones que resultan de alguna forma ‘triviales’ y que parecen desvirtuar su naturaleza.

  • Los estados de la red no se individualizan: no sabemos cómo identificarlos, contarlos, etc.

La intencionalidad de la mente humana se sustenta sobre un substrato de capacidades preintencionales: habilidades, formas de saber-cómo, no un saber-qué de las cosas, de entender para qué están ahí, de actuar sobre ellas, de ejercer distintas destrezas con ellas, etc.

Existen dos casos en que la Red y el Trasfondo de la intencionalidad influyen en el contenido de los estados perceptivos

  • Diferentes creencias causan experiencias perceptivas con diferente contenido, es decir, diferentes condiciones de satisfacción, aunque las causas sean las mismas.

  • Las mismas creencias coexisten con experiencias perceptivas con diferentes contenidos, es decir, condiciones de satisfacción.

La intencionalidad de Dennett

El concepto de intencionalidad fue reintroducido en el siglo XIX por el filósofo y psicólogo Franz Brentano, en su obra Psicología desde un punto de vista empírico (1874). Brentano describe la intencionalidad como una característica de todos los actos de conciencia, tanto “lo psíquico” o “fenómenos mentales”, como la “física” o “fenómenos naturales”.

Dennett ofrece una taxonomía de las teorías actuales acerca de la intencionalidad en el capítulo 10 de su libro La actitud intencional. La mayoría, si no todas las teorías actuales sobre la intencionalidad aceptan la tesis de Brentano de la irreductibilidad de la expresión intencional.

Dice Dennett (1987) que para explicar y predecir el comportamiento de un sistema pueden seguirse tres estrategias, o tomar tres «posturas»:

  • Una postura física, con la que se deduce el comportamiento a partir de la estructura y las leyes de la Física, la Química, la Biología…

  • Una postura de diseño, con la que uno abstrae los detalles (normalmente demasiado enrevesados) de la constitución física del sistema y, suponiendo que ha sido diseñado, puede predecir su comportamiento si se conocen las intenciones del diseñador. Así, podemos predecir cuándo sonará el despertador, aunque no sepamos nada de su estructura interna.

  • Una postura intencional, con la que el comportamiento se deduce a partir de los deseos y creencias que adscribimos al sistema: tratamos al sistema como un agente racional, e imaginamos qué creencias y deseos podría tener el agente, dada su situación en el mundo, y predecimos su comportamiento suponiendo que actuará para satisfacer esos deseos.

Según Dennett, un sistema intencional es aquél «cuyo comportamiento puede predecirse mediante el método de atribuirle creencias, deseos y perspicacia racional» , y puede serlo en distintos grados: uno de primer orden tiene simplemente estados intencionales (creencias, deseos, etc.) propios, uno de segundo orden tiene, además, creencias, deseos, etc. sobre los estados intencionales de otros.

En la vida cotidiana solemos adoptar informalmente esta postura intencional respecto a artefactos: «el coche no quiere arrancar» , «el corrector ortográfico se empeña en corregir esta palabra» … Pero, obviamente, lo hacemos en un sentido metafórico. ¿Está justificado hacerlo «en serio»?

Desde luego, no lo está si se adopta el punto de vista de Brentano. Es la misma objeción de los que niegan la posibilidad de la «inteligencia artificial» bajo la premisa de que la «inteligencia» es un atributo intrínsecamento humano. Naturalmente, no podemos compartir este punto de vista. Resumiendo las opiniones de autores como McCarthy (1978), Shoham (1993), Wooldridge (2002) o el propio Dennett:

  • La postura intencional está justificada cuando la complejidad del sistema impide que se pueda predecir su comportamiento mediante una postura física o de diseño.

  • Los deseos y creencias no son estados internos de la mente, sólo herramientas de abstracción útiles para predecir el comportamiento de un sistema.

Imaginemos un termostato. Podríamos describir su comportamiento diciendo que cuando cree que la temperatura es baja intenta subirla, y cuando cree que es alta intenta reducirla, porque tiene el deseo de mantener un ambiente confortable. Aquí la postura intencional nos parece extravagante, porque el sistema es suficientemente sencillo como para poder describirlo con una postura física.

Imaginémosnos ahora jugando contra un programa de ajedrez complejo. Ante un movimiento suyo podemos tomar una postura intencional: «me deja la torre como señuelo porque quiere lanzar un ataque y cree que voy a caer en la trampa» , o una postura física: «ha hecho este movimiento porque ha aplicado un algoritmo de búsqueda minimax con poda alfa-beta y la función de evaluación ha devuelto el valor 10 para el estado resultante». La segunda descripción es quizás más «realista» , pero la primera es más útil si se trata de decidir cómo responder.

En definitiva, hay una gran variedad de actitudes intencionales que pueden adscribirse a los sistemas:

  • actitudes epistémicas: conocimiento, sabiduría…

  • actitudes doxásticas: creencia, duda…

  • actitudes teleológicas: deseo, intención…

  • actitudes deónticas: obligación, compromiso…

Los argumentos de Dennett

Dennett plantea dos argumentos muy interesantes acerca de la intencionalidad:

  • La intencionalidad de los artefactos es derivada

    1. Las máquinas de Coca-Cola de USA responden cuando se introduce $0.25. Inicialmente se hallan en un estado con el siguiente contenido intencional: “Lata preparada. Inserte $0.25.”

    2. Una máquina de Coca-Cola se traslada a Panamá. Como el balboa panameño lo imprime la Fábrica de Moneda norteamericana, los balboas tienen las mismas propiedades físicas que las monedas de $0.25. Por tanto, su estado inicial tiene este contenido intencional: “Lata preparada. Inserte 1 balboa.”

    3. Luego, la intencionalidad de los estados de las máquinas de Coca- Cola es derivada: otro se la asigna.

  • Toda intencionalidad es derivada, es decir, subyace la irrealidad

    1. La intencionalidad de un artefacto es derivada.

    2. (La tesis de Richard Dawkins) Los seres humanos —y, en general, los seres vivos— son artefactos diseñados por nuestros genes para facilitar su proliferación.

    3. Luego, los seres humanos —y, en general, los seres vivos— son artefactos artefactos diseñados por la Selección Natural.

    4. Luego, la intencionalidad de los seres humanos —y, en general, la de los seres vivos— es derivada.

Analicemos los argumentos de Dennett: Empezando por la segunda premisa, la tesis de Dawkins. Tenemos las siguientes alternativas:

  • Si no aceptamos el argumento de Dennett, hay que rechazar o bien la premisa 1) o bien la premisa 2). ¿Qué elegimos?

  • Pero rechazar (2) es rechazar la tesis de Dawkins; y rechazar la tesis de Dawkins es rechazar la revolución darwiniana.

En la segunda premisa queda claro que toda intencionalidad es asignada por algo/alguien. Pero…

  1. Hay artefactos y artefactos. Aunque seamos artefactos construidos por nuestros genes, éstos no tienen ninguna intencionalidad que transmitirnos.

  2. Más bien, en el proceso de evolución natural, los genes producen artefactos que sí están dotados de propiedades intencionales (por burdas que sean inicialmente).

  3. Nuestra intencionalidad puede ser, a la vez, derivada —en el sentido de estar posibilitada por la acción de los genes— y no derivada —por resultar de los sistemas— que nos conectan con el mundo: un ser idéntico a nosotros la poseería igualmente.

Retroacción negativa

En 1943, Rosemblueth, Wiener y Bigelow escribieron un importante artículo sobre el tema de la explicación científica, titulado “Behavior, Purpose and Teleology”. Aportaban en él la noción de retroacción negativa, importante para los sistemas homeostáticos o autorregulados, tan frecuentes en los seres vivos, mas también en muchas estructuras cibernéticas.

En la teoría de sistemas y en cibernética, entre otras discipinas, la retroalimentación (feedback) es un mecanismo de control de los sistemas dinámicos por el cual una cierta proporción de la señal de salida se redirige a la entrada, y así regula su comportamiento. Existen tres tipos de realimentación

  • Positiva: cuando sale del sistema; tiende a aumentar la señal de salida, o actividad.

  • Negativa: es la que mantiene el sistema funcionando. Devuelve al emisor toda la información que necesita para corregir la pauta de entrada. Mantiene el sistema estable para que siga funcionando.

  • Bipolar; puede aumentar o disminuir la señal o actividad de salida. La realimentación bipolar está presente en muchos sistemas naturales y humanos. De hecho generalmente la realimentación es bipolar es decir, positivo y negativo según las condiciones medioambientales, que, por su diversidad, producen respuestas sinérgicas y antagónicas como respuesta adaptativa de cualquier sistema.

Braithwaite y Nagel también se ocuparon de esta cuestión: la posición general de la concepción heredada sería subsumir las explicaciones teleológicas o finalísticas, e incluso las intencionales (acciones dirigidas a un objetivo), bajo el modelo de explicación causal, e incluso hacerlas compatibles con el modelo de cobertura legal de Hempel (Covering Law Model), es decir, con la explicación nomológica-deductiva.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s