La Obscenidad del Lujo Extremo

Publicado: 26 junio, 2012 en Cadaunada, Viajes

La semana pasada, por motivos profesionales que no vienen al caso pero que me valdrán para unas cuantas entradas tecnológicas, estuve en Monte Carlo.

No es mi primer contacto con sitios lujosos. He visitado Dubai y Abu Dhabi, con esos centros comerciales inmensos en medio del desierto, con pistas de nieve artificial incluidas y aire acondicionado en las paradas de autobuses de unas calles de homigón y cristal. Este lujo es irracional, no me produjo obscenidad, simplemente me pareció barroco y pretencioso. Surrealista y por tanto incluso divertido. Curioso como se pasa de la jaima al lujo en cero coma.

El lujo de Monte Carlo es el lujo extremo. Es el rancio abolengo de los ricos muy ricos. Tampoco es mi primer contacto con este tipo de lujo. Cuando era pequeña, algunos fines de semana íbamos a visitar Puerto Banús, a darnos una vueltica y tomarnos un helado mientras alucinábamos con los testarrossa y los superyates. Los ochenta era pleno apogeo de Puerto Banús y Marbella, toda la jet de Europa veraneaba por allí y toda la realeza árabe también se desplaza allí con su cohorte de miles. Cuando eres pequeño ves las cosas de otra manera, y no recuerdo aquél lujo extremo como obsceno. Cuando eres pequeño eres feliz, no entiendes de prima de riesgos ni de cuanto ha tenido que pagar tu padre por comprarte el helado. No entiendes lo que significa realmente tener un estatus social y mucho menos económico. La inocencia de cuando eres niño te hace envidiar al ferrari igual que al muñeco de tu vecino.

En estos tiempos que corren, con la que está cayendo, la semana que he pasado en Monte Carlo me ha provocado una desazón interior y la palabra obsceno clamaba al cielo y al infierno sin cesar.

Cuando viajé por primera vez a la India, sentí que estaba en otra planeta. Era tan diferente la cultura, las costumbres, los olores, los colores, los sonidos….estaba en otro planeta, pero ese planeta estaba poblado por seres humanos. Monte Carlo está habitado por una raza superior de gente alta, guapa, perfecta y rica. No hay gordos, bueno, alguno sí que hay, pero no hay gordas. No hay feos, bueno, alguno sí que hay, pero no hay feas…No hay gente normal. Ni siquiera la camarera que te limpia la habitación, ni el barman que te sirve la cerveza a 15 euros.

El hotel en el que me alojaba es el Fairmont, que aunque nunca hayas estado en Monte Carlo ni te interese las revistas del corazón, si eres seguidor de la Fórmula 1 lo reconocerás inmediatamente. El túnel por el que pasan los coches no es un túnel. Son los pilares del hotel que se clavan en el mar. En el otro lado del hotel, la curva del Casino, mítica donde las haya.

El hotel es mileurista, como muchos españoles, solo que el hotel es mileurista al día, como muy pocos españoles. De día chancletas y pantalones cortos, difícil diferenciar, de noche chicas neumáticas y tacones de aguja, difícil purificar. Curioso como a lo largo del día va cambiando la fauna. La gente rica de día hasta parece normal, pero llega la noche y se transforman. El bolso de las bodas, ese bolso ridículo en el que casi ni te cabe el paquete de tabaco, es el bolso de las mujeres neumáticas. Como si no pagaran…

Paseas por el puerto y la sucesión de yates, todos con sus tres plantas, con sus jacuzzis en cubierta, con sus maderas relucientes, impolutas. Toda la muchachada alrededor, recién salida de un anuncio de Tomy Hilfiger, restaurantes de vino a 3000€ la botella. Concesionarios de Rolls Royce, Ferrari, Lamborghini, Aston Martin. Tiendas de Prada, Moschino, Louis Vuitton…

No paraba de preguntarme de donde diablos había salido esa gente….y la respuesta que una y otra vez martilleaba mi cabeza era…de la misera que nos envuelve, de la desgracia que nos subyuga. Su dinero fue en algún momento nuestro dinero. Cada vez que nos suben la prima de riesgo, pueden pagar un par de días más de amarrar el yate en el puerto. Cada vez que alguien es deshauciado pueden comprar una nueva operación de estética para estar a la altura.

No paraba de preguntarme, si realmente son conscientes del mundo que le rodea, si viven la vida como señores feudales conscientes de la dominación de los siervos de la gleba, o realmente son como Buda cuando era Siddhartha Gautama, y no se enteran de la misa la media.

Tampoco importa demasiado. Acabé saturada y asqueada, con una gran pena en el alma, ¿por qué somos tan perros? ¿por qué están tan mal repartidos los recursos?¿por qué era todo tan obsceno?…De vuelta, en mi piso de 45 metros cuadrados, tercero sin ascensor, no echo de menos mi habitación con vistas al mar, pero sigo preguntándome ¿por qué tiene que ser así?

About these ads
Comentarios
  1. Anónimo dice:

    Te admiro,
    Comparto contigo esos mismos sentimientos, y lo que admiro de tí es que puedas decirlo tan bien, sentirlo tan nítido.
    Y no es envidia, ni resentimiento, ni cólera fulgurante por tanta injusticia petrificada y aceptada lo que siento en relación con esos ricos que describes tan bien; es tristeza porque lo encajo ya, como si nada, como consecuencia inevitable de la misma naturaleza humana, ahíto también de otros intentos fallidos -para volver a lo mismo o peor- de arreglar ese miserable tinglado de privilegios y abusos.
    ¿Cómo puede arreglarse esto?
    Que haya ricos de esos, vale, pero cuando no queden ya pobres en el mundo, que,desde el nacimiento tengan escritas sus limitaciones y sus miserias hasta que se mueren…
    Y menos porque unos les quitan a otros con alevosía e injusticia palpables todas sus`posibilidades.
    ¿Con quien me alío en esa guerra, en ese empeño, ..qué hay que hacer, qué noviciado encarar y sufrir, qué`preparativos, cual es el plan general de ataque,..?

    Si ante esto no me muevo, comprendo al poeta que,desesperado y depresivo decía:

    “Estoy cansado, eso, cansado,
    y no me muevo, eso, a por algo,
    porque no sabría
    para qué sería el moverme
    y el lograrlo!”

    Camilo

    • Muchas Gracias Camilo, pero lo de la admiración me sobrepasa…¡Demasiada responsabilidad!!!
      Cuando no haya pobres, los ricos obs cenos se canibalizarán entre ellos, porque es de la sangre y la miseria de otros de donde obtienen su riqueza y al final acabarán con la vida en el planeta en un holocausto que ya ha comenzado llevándose la dignidad de los pobres y de los que acabaremos siéndolo por delante.
      La pregunta es ¿Por qué lo aceptamos?
      Saludos

  2. ternasco power dice:

    la verda q la justicia terrenal es inexistente. todos lo vemos constantemente en el dia a dia, pero lo q comentas tu ya es el extremo de los extremos, la polarización absoluta.

    no me dan ni un poco de envidia, a pesar de ser perfectos y riquísmos. me dan pena y me resultaría muy conflictivo para conmigo misma ser así. claro, esto con mi realidad. imagino q para estas personas su vida es lo normal…

    así son las cosas y con ellas vivimos. hay a quien nos cuesta más asumir las desigualdades y luchamos todos los días por reducirlas, hay quien vive a todo tren gracias a éstas

    cada uno q haga lo q estime, yo lo tengo claro: mi vida profesional está al servicio de aquellos q no han tenido la misma suerte q yo pq, a pesar de tener pipa y sufrir la crisis, a veces estar desempleada, cuando tengo trabajo siempre es precario… soy consecuente con lo q creo y mis valores morales copan mi mente. considero q tengo lo mejor de la vida: salud, una familia q me quiere, y a la q quiero, amig@s y hasta un gato… no pido más, así me vale

    • Realmente es muy poca gente la que valora las cosas importantes, y suele ser gente que nunca ha tenido nada, en el sentido material por supuesto.
      Con agua y comida y un techo donde guarecernos debería ser suficiente, pero la pirámide de Maslow nos demuestra que no es así.
      Está claro que la ambición y el ansia de superarse del ser humano es algo positivo, pero se ha perdido el norte completamente.
      Gracias ternasco por tu reflexión

  3. Antonio dice:

    Perfectamente narrado, como siempre. Como dudar de tus habilidades si llega hasta aquí tu indignación y tu tristeza, que haces nuestra. ¿Tiene remedio, si el hombre es un lobo para el hombre?
    Incluso Marx mandó a Engels que quitaran del manifiesto comunista aquello de que los hombres eran hermanos,¡ camaradas vale, pero hermanos………….!
    En fin, aunque mal de muchos es consuelo de tontos, te diré que ellos también sufren cuando no consiguen entradas para Ascott, la primera fila para los PROMS en el Covent Garden, etc…..
    En fin, que los dioses nos hagan a los normales más felices, porque más guapos/as es imposible.

    • Pues no me consuela no, no le deseo el sufrimiento a ningún ser humano. Ni siquiera a políticos ni banqueros… Pero me gustaría tanto que no fuéramos lobos… :(
      En cualquier caso, gracias siempre por tus comentarios

      • Antonio dice:

        ¡Todavía te queda India!
        Y alégrate, que como dijo Höderlin : Allí donde está el peligro se encuentra la salvación. Entre la gente buena, los más, se ve claramente a la gentuza; los verdaderos miserables no son aquellos que viven en la miseria, esos son sólo míseros en ingresos y en condiciones de vida, quienes ven la muerte con serenidad e incluso como mal menor. En cambio para los prepotentes ricachos obscenos la muerte es el pavor nocturno que acecha siempre. Así que les den.
        Pero no coincido con lo de que a Gaia le iría mejor con otra especie, le iría mejor con ciertos elementos de la especie humana.

      • Todos creemos que nuestro mundo sería mejor que el que tenemos. En el momento en que somos seres sociales, la cagamos. Aún la persona más íntegra y honrada puede volverse vil y pendenciera, el ego y la vanidad están en algún genoma propio de la especia humana, y aunque no fuera por dinero acabaría siendo el mismo desastre de dominados y dominadores.
        Fíjate en toda la historia de todo el planeta, ni evolucionamos ni aprendemos. Estamos condenados a nuestra propia humanidad.
        Pero sí, que les den!!!

  4. Lorena dice:

    Hay gente que ha nacido acostumbrada al lujo desde generaciones, que por mucho que lean periódicos o vean tv, no pueden imaginar, ni en su momento más lúcido, lo que es pasarlo mal por no saber cómo pagar las facturas. No se cómo puede ser posible que la humanidad aún no haya aprendido a gestionar las desigualdades de otra forma, a redistribuir la riqueza y a no permitir que mientras haya personas que mueran de hambre, se sigan construyendo en Dubai paradas de autobús con aire acondicionado como decías. Somos egoístas, egocéntricos y contradictorios como especie. Mejor le iría al planeta siendo todos gatos como el de Ternasco.

    • Jeje, seguro. Si fuéramos un experimento deberían venir a aniquilarnos y darlo como finalizado con resultados de fracaso estrepitoso.

    • humildeestudiante dice:

      Hola,

      Mi mente es débil y no recuerdo quién dijo aquello de: Si desapareciesen las herencias, entonces desaparecería la desigualdad social. Esto podría potenciar un sistema de recompensa basado en el esfuerzo, donde existiese realmente movilidad social. Hay reglas que solo benefician a los que ya están donde están. Hace gracia, es como tomar 41 km de ventaja en un maratón y luego decir: Si os esforzáis me cogeréis, en lo que se recorren los 41 km, el otro ha hecho los 195 m restantes.

      De todas formas, siento una total indiferencia hacia la opulencia, quizá porque si hubiera nacido en “esa esfera” yo no estaría aquí escribiendo, soy lo que soy por lo que he sido y he vivido, así que tampoco voy a meterme con nadie en concreto. Aunque quizá los ricos podrían pasarlo mucho mejor con menos, pero si no tienen ningún otro recurso para “pasarlo bien” y tampoco buscan otros ¿De qué tiran? De lo que tienen, del dinero, ¿Quién soy yo para decir en qué se tiene que gastar el dinero? Nadie. No se debe perder de vista, que quizá, el algo más que gasta un rico puede ser un servicio de limpieza en su casa, que puede proporcionar los recursos a un extranjero para mejorar un idioma, o el que fabrica unas piezas específicas para el coche tal sirve a tantas familias para poder pagar la universidad a su descendencia, al final yo creo que si fluye el dinero, siempre caen migajas a los pobres, el problema creo que es el de la movilidad social, que no lo veo muy claro.

      Y lo que considero totalmente absurdo y detestable, desde mi punto de vista, es que el trabajo abstraído -dinero- disocia cualquier responsabilidad en cuanto a condiciones laborales en las cuales se fabrica un producto, sostenibilidad, medioambiente… Por ejemplo, coando yo uso un coche que tiene un consumo de 7 l/100 km, ellos hacen uso de uno con consumos mucho mayores, con lo que la eficiencia en el uso de la energía por su parte es mucho menor, llámeseme tecnócrata, pero mirar más allá del ombligo implica prestar atención a muchas cosas… cualquier comentario se queda corto.

      Un saludo!

      • Interesante reflexión, aunque no estoy de acuerdo en que el dinero fluya, fluyen las migajas. No se trata de como se gasten lo suyo, se trata de como lo consiguen,
        Me alegro de verte por aquí, Humildestudiante

  5. humildeestudiante dice:

    Te doy toda la razón, quizá en el comentario anterior me expresé mal, pido disculpas. Con el fluir me refería efectivamente a cantidades ingentes, y en ese fluir, las pérdidas por rozamiento es lo único que pueden aprovechar los que están fuera del circuito, en el cual muy difícilmente se puede participar, que viene a ser lo mismo que has dicho, el fluir de las migajas :)

    Sobre el cómo lo consiguen es una tarea que me apunto pendiente para pensar.

    Saludos, que aunque no comente, por aquí ando, tus entradas y esquemas son un aliciente para aprender más, aprovecho para agradecer el esfuerzo.

    • Gracias humildeestudiante.
      En mi opinión, el origen de la riqueza se encuentra en la asimetría intrínseca que define el tipo de capitalismo en el que estamos inmersos, donde los mercados son el poder de facto. Eso en los sistemas democráticos. En el resto del planeta es la inercia histórica que siempre a mantenido una cúpula de poder, una élite que domina y gobierna a las masas.

  6. catopaulo dice:

    Yo creo que el origen de la riqueza, de las desigualdades, y su posible solución, es mas complicado que todo eso.
    Algunos paises han hecho el experimento de empezar de nuevo, borrando el largo “experimento” anterior, (recuerdo la película “El doctor Zivago”, ..) y…¿qué hemos visto? Solo leer un poco, p.e. a Milan Kundera, a Alexander Solzsenitzin, a tantos….Y si el modo de vida cubano nos subyuga, pues entonces se acabó el comentario…
    No,
    Creo que está en la esencia del ser humano.
    El populista suramericano que derroca al ricachón dictador se convierte al poco en lo mismo, modelo rápido de los modelos comunistas que han hecho lo mismo en un lapso algo más lento…
    Cuando Albania se abrió al mundo estuve allí para ayudar médicamente, y pude comprobar la miseria de toda aquella gente, la histeria de los gobernantes por una “inmediata ocupación” que les hizo contruir bunkers defensivos por todas partes, como setas tras la lluvia otoñal,…
    Y todo empobrecido. Los hospitales con cuatro cosillas chinas que no funcionaban.
    Pero la mansión y el lugar donde descansaban “los jefes comunistas”, los dictadores, era impresionante.

    Si no cambiamos por dentro, todos llevamos por dentro un dictador, un ricachón egocéntrico, un miserable, en cuanto se nos den las circunstancias propicias, por más que ahora presumamos de íntegros, de puros incontaminados, de pobres desprendidos, etc,. no me fío de ninguno, ni de mí, después de todo lo que he visto…

    Quizá tenga más razón en esto el plan evangélico que el catón político de turno. El cambio interior persuasivo personal que el cambio colectivo forzado. Aunque hasta ahora ninguna de las dos opciones ha dado el resultado social que anhelamos tanto; y sin embargo, algo se mueve, y, según los informes del IDH de cada año, vamos mejorando despacito en los tres valores a medir por los que sabiamente, concedo, se mide el bienestar humano (no se incluye la envidia por lo que tengan otros): el PPA, (poder paritario adquisitivo,) el NCA (nivel de conocimientos adquiridos), y la EVN (esperanza de vida al nacer). Admito un poquitín de esperanza…
    Camilo

    • En realidad los sistemas sociales y económicos en los que nos encontramos sumergidos no son más que un reflejo de nuestra naturaleza humana, creo que estamos diciendo lo mismo.
      Quizás sea porque atravieso una etapa oscura del alma, pero la esperanza que yo albergo podría medirse en Armstrongs…y porque no se me ocurre una medida inferior…
      Gracias Camilo, tus comentarios son siempre enriquecedores.

  7. Ignacio dice:

    los lujos obscenos existen porque hay quienes los consumen, si se viera la inutilidad que tienen, el lugar trascendental que se le puede dar a una cosa, no a una emoción, a una cosa y lleváramos ese valor como bandera, desaparecería lo que nos ofende. Quizás una buena partida sea no ser cómplices de un lugar donde una botella de vino cuesta 3000 euros mientras que un salario en España es de 800 euros o alguien sencillamente no tiene agua potable

    Saludos

  8. No creo que sea muy factible lo que propones. Los que no tenemos dinero no podemos ser cómplices aunque quisiéramos, los que tienen dinero ni se plantean compartirlo…probablemente hasta tengan una justificación trascendental para su estatus y su uso/abuso de los recursos.
    En cualquier caso, muchas gracias por tu aportación, está claro que utópicamente es como debería ser.
    Saludos

  9. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: La semana pasada, por motivos profesionales que no vienen al caso pero que me valdrán para unas cuantas entradas tecnológicas, estuve en Monte Carlo. No es mi primer contacto con sitios lujosos. He visitado Dubai y Abu Dhab……

  10. JR dice:

    Desde el punto de vista de la pobreza extrema, también nosotros gozamos de un lujo extremo. ¿Sería acertada la apreciación que, desde aquella, indicara la obscenidad como característica de nuestra situación?

    • No estoy de acuerdo, aunque supongo que depende de cómo cada uno viva su vida. Tener un buen trabajo y una casa y poder darte algún capricho puede ser un lujo, pero no es extremo ni mucho menos obsceno. Es a lo que deberíamos optar todos los seres humanos.
      La obscenidad se mueve en otra dimensión. He visitado zonas muy pobres y mi opinión es que el acceso al agua y a la comida es un derecho fundamental, lo demás pueden ser lujos en el sentido en que facilitan tu vida.
      En cualquier caso entiendo perfectamente lo que quieres decir y mi argumentación parte de que hay que basarse en el contexto socioeconómico en el que cada uno se encuentra.
      Si relativizamos a saco todo puede ser extremo y obsceno.
      Saludos y gracias por comentar

  11. winshurt dice:

    Ya no envidias la muñeca de tu vecina, pero si la ferrari. Envidia y desazón acaso provoquen obscenidad.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s