El ser y la nada. Intento

Publicado: 9 junio, 2011 en Filosofía
Etiquetas:, ,

La Metafísica occidental ha distinguido desde su comienzo entre un mundo esencial y verdadero y un mundo apariencial que velaba-descubría el primero. Casi podríamos decir que el comienzo de la filosofía se encuentra en esta escisión radical, física/ontológica en los jonios y lógica/epistemológica en Parménides. Platón establece un jorismós entre ambos conceptos, y este abismo será mantenido y amplificado por el pensamiento cristiano.  Los griegos buscaban mas allá de las apariencias, un mundo esencial que sirviera de fundamento.

Kant interpretó la apariencia como fenómeno, y con su enfoque trascendental se privilegia el momento de la apariencia del fenómeno, reduciendo la esencia a una cosa en sí incognoscible. En el Idealismo absoluto hegeliano, la esencia se da necesariamente a través de la apariencia y ésta agota sin residuo la esencia. Nietzsche rechaza la oposición entre mundo verdadero y mundo aparente, suprimiendo ambos y generando un único mundo en el que la apariencia y la realidad están unidas en una tensión fecunda más que opuestas en una escisión irremediable como en el platonismo . Mas tarde, Heidegger analizó las dos caras fundamentales de la esencia y la apariencia, centrándose en la relación indisoluble entre ambas

Para llegar a la idea de fenómeno, Sartre parte de que las apariciones que manifiestan lo existente no son ni interiores ni exteriores: son equivalentes entre sí, y remiten todas a otras apariciones, sin que ninguna de ellas sea privilegiada. El ser de un existente es, precisamente, lo que parece. Considera que es necesario rechazar el dualismo de la apariencia y la esencia. La apariencia no oculta la esencia, sino que la revela: es la esencia. La esencia de un existente no es ya una virtud enraizada en la profundidad de ese existente: es la ley manifiesta que preside a la sucesión de sus apariciones, es la razón de la serie.

Sartre convierte el dualismo esencia/apariencia en un dualismo nuevo: infinito/finito. Lo existente no puede reducirse a una serie finita de manifestaciones, puesto que cada una de ellas es una relación a un sujeto en perpetuo cambio. La serie de sus apariciones está vinculada por una razón que no depende de mi. Si el fenómeno ha de revelarse trascendente, es necesario que el sujeto mismo trascienda la aparición hacia la serie total de la cual ella es miembro.

Si quieres enterarte un poco mas o terminar de liarte en Cadaunadas encontrarás el ensayo completo.

https://filotecnologa.wordpress.com/cadaunadas/pequena-aproximacion-a-el-ser-y-la-nada-de-sartre/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s