El Nietzsche Deleuziano

Publicado: 2 julio, 2011 en Filosofía
Etiquetas: , , ,

Varios filósofos han influido en el pensamiento de Deleuze. De Bergson extrae el concepto de impulso vital que agita a la vida y diversifica sus formas, de Spinoza reconoce el conatus como deseo interno de los seres a persistir en su ser y como incitación a la expresión de sus modalidades,  de Hume identifica a la pasión como motor inmanente que anima los cuerpos. Pero de lejos el filósofo que mayor incide en él es Nietzsche, aunque dicha influencia es difícil de caracterizar, ya que no hay una identificación, una imitación o una subyugación. Utilizando su propio lenguaje: Deleuze deviene Deleuze elaborando su Nietzsche y éste deviene en un Nietzsche deleuziano, hay una transformación mutua. Deleuze lee a Nietzsche para re-crearlo, no encontramos a Nietzsche sino un Nietzsche deleuziano.

El interés de Deleuze por la obra de Nietzsche se debe, entre otras razones, a que ve en él a uno de los filósofos que con mayor eficacia crítica contradice la concepción clásica del pensamiento como búsqueda de la verdad y como ejercicio de amor a la verdad. A Deleuze le atrae, pues, esta perspectiva crítica de Nietzsche y, decidido a desarrollar las ambiciosas propuestas que representa, emprende un brillante análisis de la obra nietzscheana en busca de respuestas a los distintos y decisivos problemas que se plantean.

Al leer al Nietzsche deleuziano nos encontramos ante una encrucijada: se ha planteado por la mayoría de los comentaristas que Nietzsche es el destructor de los valores occidentales, el que enseña y propone una filosofía a martillazos, el que destruye ídolo, el asesino de Dios. Que hay en él una filosofía de la negación, es verdad; pero Deleuze nos habla de un Nietzsche del pensamiento afirmativo; estamos pues  ante una interesante paradoja.

La tesis deleuziana es que la obra de Nietzsche es una filosofía de la afirmación y una filosofía radicalmente antidialéctica: la filosofía de Nietzsche aparece abstracta y poco comprensible si no se descubre en ella contra quien va dirigida. Esta pregunta induce a dos respuestas principales: contra Hegel en general y contra la concepción dialéctica del hombre en particular.

Según Deleuze, Nietzsche debe ser reconocido como el verdadero punto de viraje crítico, en la modernidad, respecto a la filosofía clásica, y no Kant. Para Deleuze, Nietzsche es un descendiente a la vez que un rival de Kant, al hacer de su filosofía «una transformación radical del kantismo y una reinvención de la crítica que Kant traicionó en el momento mismo de emprenderla», al replegarla sobre la dialéctica y sobre el conocimiento de lo verdadero, que continuaba siendo asumido como el problema fundamental de la filosofía y que hacía lógicos y naturales, por tanto, los posteriores desarrollos idealistas postkantianos. Lejos, pues, de representar el cumplimiento del nihilismo europeo, la concepción nietzscheana de la voluntad de poder constituye un nuevo inicio para el pensamiento, que «debe sustituir a la vieja metafísica, destruirla y superarla.

Si quieres saber algo mas:  El Nietzsche de Deleuze

About these ads
Comentarios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s