Wynton y los Lincoln Musicians

Publicado: 12 julio, 2011 en Música
Etiquetas:, , ,

Wynton Marsalis es un jazzista neoclásico de New Orleans…desde luego si te quieres dedicar al jazz, no puedes nacer en otro sitio mas apropiado. Si para más INRI tu familia está compuesta por artistas en general y músicos de jazz en particular, pues ya se sabe lo que pasa cuando  juntas algo de  genético y algo de medioambiental, que  te acaba saliendo un músico de Jazz como la pared de un dique…es lo que tiene.

Claro que podría ser un poquito menos intransigente con todo lo que sea vanguardia en el  jazz. Podría ser un poquito menos acústico y un poquito menos tradicional. Pero entonces dejaría de ser Wynton y sería Branford.

Hubbard y Davis son sus trompetas de cabecera, Bach, Beethoven y Mozart sus antepasados sónicos…lo del clasicismo le viene de lejos.

No vino solo, venía muy pero que muy bien acompañado por la Jazz at Lincoln Center Orchestra, 15 pedazos de músicos,  entre ellos Marsalis como uno más. Dicen las malas lenguas que es la mejor big band del momento. Para mi que las malas lenguas tienen razón, claro que habría que perderse por los clubes de ciudades como New York para tener buenas referencias y afirmar con rotundidad la comparación.

Wynton estaba sentado en la fila superior, junto a 3 trompetas más. Debajo, en la fila intermedia, 3 trombones, y abajo del todo, 5 saxos como la copa de un pino finlandés. A la izquierda un piano, un contrabajo latino y un percusionista. Big Band, desde luego.
El repertorio estupendo, cubriendo varias épocas y varios estilos. Quizás excesivamente clásicos y ortodoxos, pero ya sabíamos con quien nos íbamos a encontrar. Comienzo magistral con Duke Ellington, I let a song go out of my heart, y siguió con The Tree of freedom, que pertenece a su obra Vitoria Suite de la que no tocó nada más, saxo y percusión reventaron la barrera del sonido. Empieza con aires flamencos y hasta morunos y te mete de lleno en el más puro desconcierto, caña y delicadeza al mismo tiempo. Muy muy interesante.
No faltaron grandes temas de grandes clásicos como Thelonious Monk, Duke Ellington, por partida doble, Chick Corea. El blues I left my baby, grabado por primera vez por Count Basie impresionante, menuda manera de desgarrase y divertirse a la vez, magistral combinación de sordidez y voluptuosidad. Pedazo de blues, que pena que Jimmy Rushing no lo estuviera cantando, porque entonces habríamos salido todos levitando del gustazo.
Una magistral versión del Inner Urge de Joe Henderson y como colofón un final apoteósico al mas puro estilo dixieland que me hicieron arrepentirme de haberme dejado el traje de flecos y el collar de cuentas en casa. Saliendo del recinto, no podía parar de tararear la divertida marcha ragtime con la que salieron del escenario…all the girls go crazy about the way I walk!!!!!
Lo malo,  bueno pues que son tan máquinas que a veces la perfección en la ejecución le quita la componente visceral y no siempre te pone los pelos de punta y la carne de gallina. Pero la orgía de virtuosismo era tal que quizás tampoco fue imprescindible. Bueno, sí, un poquito mas de cogerse a las tripas me habría sentado mejor. Aún así volvimos a casa con una gran sonrisa.
Anuncios
comentarios
  1. Isa dice:

    coincido plenamente con tu visión del concierto

  2. ¡Que bien nos lo pasamos! Gracias por recordármelo
    Un saludo Isa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s