Cogito ergo Perturbo

Publicado: 15 agosto, 2011 en Cadaunada, Filosofía
Etiquetas:,

El otro día, paseando por la calle, dirigiéndome a casa de un muy buen amigo a compartir una agradable velada de día festivo, un lunes al sol, me crucé con un chico que llevaba una camiseta que ponía

THINK LESS

LIVE MORE

Es un hecho de todo el mundo conocido, que cuando piensas demasiado comienzas a expulsar esputos espumosos, tienes ataques epilépticos y sobre todo tu gusto se vuelve terrible a la hora de elegir el tapizado de los sofás. Por favor. No nos equivoquemos, pensar es lo que nos hace humanos. Pensar es lo único que tenemos y que nadie ni nada nunca podrá arrebatarnos. Pensar es íntimo y personal. Pensar es vivir. Pensar es ser libre.

Se suele decir, no es feliz, piensa demasiado, relájate, piensas demasiado, está desquiciado, piensa demasiado. Pero es un craso error. Nunca se piensa demasiado. En estos casos lo que se debería decir es: enfoca tus pensamientos de manera productiva en lugar de piensas demasiado. Cuando te encierras en una idea y le das mil vueltas no estás pensando, estás torturándote. Por darle una vuelta más no vas a descubrir un nuevo camino. Los caminos se descubren cuando se trazan nuevas rutas, nuevas posibilidades. Eso no es pensar demasiado, eso es pensar en bucle, y básicamente es perder el tiempo y la energía. Quiero dejar clara esta distinción, no es lo mismo pensar demasiado en cantidad que en calidad, y pensar demasiado no es lo mismo que estar todo el día dándole vueltas al tarro, ¿e o no e?

Vivimos en una sociedad en la que pensar está totalmente subestimado y despreciado. Para ser feliz, no hay que pensar. Si te dedicas a absorber todas las reglas, las pautas de actuación, los modelos de conducta. Si te dedicas a escuchar lo que ponen en la radio y a ver lo que ponen en la tele. A comprar la ropa y los zapatos que están de moda y a ver la peli que se estrena con el actor de moda, así todo es mas fácil. Eres como un corcho que flota en la corriente de la sociedad y te dejas llevar, te dejas arrastrar hacia donde el flujo del río te lleve. No eres nadie, no eres nada. Un sujeto alienado y subsumido en la vorágine del consumismo y del idiotismo. Eres feliz. ¿e o no e?

Pues no e, es justo todo lo contrario, al menos para unos cuantos. No concibo una actitud de felicidad que no implique una trabajo constante y diario en la búsqueda y mantenimiento de la misma. La felicidad no se encuentra, la felicidad se trabaja, es una actitud vital. Y para mantenerla es imprescindible pensar. No nos basta con sentir, con absorber, hay que analizar, procesar, racionalizar, sintetizar…son funciones que realizamos de manera continua y en la mayoría de los casos de manera automática. Pensar, razonar, reflexionar, ese es el verdadero camino hacia la felicidad, la sabiduria y todas estas cosas que a la mayoría les suena utópico y lejano.

Pensar sobre todo en el sentido de reflexionar. Normalmente se asocia la reflexión a una toma de decisión, especialmente si es importante. Pero deberíamos reflexionar también ante una sonrisa de una persona que nos hemos cruzado en la esquina, ante el insulto de un conductor a un peatón. Ante una nube que se cruza y tapa el sol. Cualquier fenómeno es susceptible de la reflexión. Y eso es lo que nos mantiene vivos. Vivos y felices. Si en cada momento eres consciente de la posición que ocupas en el mundo, de cómo has llegado ahí, de lo que posees y de lo que eres, de lo que te rodean y de los que te rodean, todo será más fácil de asumir y aceptar. La vida es dura, no voy a decir que es sufrimiento, para eso están los budistas, yo no creo que todo en la vida sea sufrimiento. Pero tampoco es un camino de rosas.

Llego a casa, cansada de trabajar y me tumbo en el sofá a ver los trillones de canales telebasura de la TDT, en HD por supuesto. Lobotomía, electroshock, fuera cerebro, un zombi mas. Cierto, a veces se necesita tener el encefalograma plano, o lo más parecido a eso. A veces quiero estar chopito. Pero no, no puedes ser un zombi mas del tiempo estrictamente necesario para el reabastecimiento espiritual. Tienes una vida, algunos hasta tenemos la suerte de tener lo que vulgarmente se conoce como tiempo libre. Aprovéchalo, porque el tiempo que dejas atrás ya sabemos que no vuelve, y el tiempo que estás viviendo se escapa chorreando como agua entre los dedos.

Pregúntate por el mundo, por la realidad, por el yo, quienes somos, de dónde venimos, a dónde vamos…No se trata de estar en todo momento trascendiendo, la inmanencia y el regodeo son fantásticos, pero igualmente no se trata de estar todo el puto día hablando de Mourinho o de la duquesa de Alba. ¿e o no e?

Seguro que alguna o cientos de veces te has parado a pensar que nuestra cultura está siguiendo un patrón erróneo. Cuando nos fijamos en los niños, probablemente es cuando se llega a esta conclusión. En esta cultura no se valoran los pensamientos, la diferencia, la espontaneidad, la creatividad. Cada generación parte de unos supuestos inherentes. Damos cientos de cosas por sentadas, que pueden ser ciertas o no. Pero es que además tenemos la certeza histórica de que en la mayoría de los casos no son ciertas. La mayoría de los supuestos sobre los que nos basamos, sin cuestionarlos, son estadísticamente falsos, pero nos atrapan y en muchos casos ni siquiera somos conscientes de ellos, que es lo más triste de todo.

El materialismo moderno capitalista priva a la gente de la necesidad de pensar y de ser responsable, y constantemente la religión hace lo mismo. Todos somos un misterio, sin duda alguna un gran enigma. El hecho de plantearnos las preguntas más profundas crea maneras nuevas de estar en el mundo, hace la vida más alegre e interesante. Estamos condicionados para creer que el mundo exterior es más real que el mundo interior, y el nuevo modelo de ciencia, cuyo paradigma está en vigor actualmente, dice justo lo contrario. Afirma que, lo que nos pasa dentro, crea lo que pasa fuera. Hay una realidad física sólida como una piedra, en cambio, ésta sólo existe cuando choca con alguna otra pieza de la realidad física. Esa otra pieza podemos ser nosotros y por supuesto tenemos debilidad por esos momentos pero no tenemos porqué ser nosotros, puede ser una piedra que pasa volando y que interactúa con la masa difusa de cosas lo cual desde luego provoca que la masa adopte una existencia concreta.

Dios y la religión siempre han sido los principales mecanismos de mantener a los seres humanos doblegados a la tradición y al control. En esta era de avances tecnológicos y científicos vertiginosos, seguimos teniendo un concepto de lo más horrible, supersticioso y atrasado de Dios. La gente acepta las reglas sin problemas cuando se les amenaza con grandes frases de un castigo eterno. Pero eso no puede ser Dios, y cuando lo manifiestas te conviertes en ateo, agnóstico, o irreverente y blasfemo. Dios debería ser más grande que la mayor de las debilidades humanas, y también más que la grandeza de la destreza humana. Dios debería incluso traspasar nuestras mejores acciones al intentar imitar a la naturaleza en su magnificencia absoluta. ¿Cómo puede un hombre o una mujer pecar contra una mente tan grande? ¿Cómo puede una pequeña unidad de carbono en la Tierra, un lugar apartado de la Vía Láctea, de la parte más alejada, traicionar a Dios Todopoderoso? No puede, es imposible. El colmo de la arrogancia es el colmo del control de los que crean a Dios a su imagen y semejanza. Si hago esto dios me castigará, si hago esto se me premiará. Se trata de una descripción muy pobre que intenta planificar un camino vital que debemos seguir, pero con resultados deplorables porque lo bueno y lo malo no existe, así estamos juzgando las cosas de una manera muy superficial. ¿Significa eso que estás a favor de la depravación, libertinaje, pecado?. No, solo significa que tienes que mejorar la comprension de las cosas a las que te enfrentas, y la herramienta está en tu poder. Con algunas de las cosas que hago evolucionaré con otras no, pero desde luego no se trata del bien o del mal. No hay ningun dios que condene a la gente, todo el mundo es dios.

Si piensas, tienes opinión propia, tienes iniciativa, tienes preferencias. Puedes acabar llegando a la conclusión de que estar alienado es bueno. Vale, es tu actitud existencial, pero has llegado a ella por la reflexión y no por la desidia. Si piensas te cuestionas las cosas, si piensas puedes plantear alternativas, incluso encontrar soluciones. Si piensas molestas, y ya sabes…aunque esté todo perdido, siempre queda molestar. Por lo tanto, la actitud correcta ante la vida en sociedad, que todos deberíamos luchar por mantener y fomentar es Cogito ergo Perturbo.

Anuncios
comentarios
  1. axax12 dice:

    A mi pensar me hace feliz. Aunque no sea un gran pensador. Pero creo que hay que combinarlo con un cierto distanciamiento para no hacerse “mala sangre”. Aunque sobre todo hay que rodearse de gente maravillosa que piense. No importa que disientan, eso es la pimienta de la vida. Ya sabemos que es la sal.

  2. lorena dice:

    Uy con lo que me gusta a mi molestar/chinchar!! El reloj no vuelve atrás pero…siempre se le puede volver a dar cuerda. Me ha gustado mucho el post, me ha recordado alguna conversacion de sobremesa eterna tras una cena en la q no arreglas el mundo pero casi te lo crees.

  3. Jose A Leon dice:

    Que buen post Filo! Yo, siendo un menda que normalmente piensa demasiado, la mayoría de las veces en bucle, me encanta a veces dejarme llevar y hacer cosas sin pensar, eso me da tambien un poco de sal a la vida… pero claro, en mi no es lo normal, es cierto que en la sociedad que vivimos y que hemos construido todos, no es una sociedad que fomente el pensamiento ni la crítica… o hacemos algo o vamos camino de dejarles a nuestros hijos. no se, “¿un mundo infeliz?”

  4. lorena dice:

    Vamos mejorando, las 6:56… 😉

    La clave está en construirte TU mundo “feliz”. Las desigualdades, hambrunas, desgracias…forman parte del mundo y con eso hay q aprender a vivir, desde el pequeño espacio q cada uno ocupa, siempre se puede hacer algo para introducir cambios, no todos estamos destinados a ser premio Nobel de la Paz, pero si podemos mejorar pequeñas cosas en nuestro entorno, enseñar a nuestros hijos a pensar, a ser criticos y a mirar alrededor con ganas de moverse.

    Para el pensamiento en bucle, lo q yo llamo centrifugar, hay una técnica que funciona bastante bien que se llama simple y llanamente hablarlo. El punto de vista de otra persona en la que se confíe (esto es importante, claro), de repente introduce una o muchas variables q consigue liberarte por un lado y por otro descubrir otros ángulos desde donde mirar. Con esto no he descubierto América lo sé pero ¿no estamos hablando de pequeños logros?

    • Jose A Leon dice:

      No te queda más remedio que aprender a vivir con eso y con las circustancias por donde la vida te lleva, a veces te embuclas pensando en que todo podría haber sido diferente, pero no hay nada como pisar fuerte la tierra para devolverte a la realidad.

      Lo de la hora, Filo tendrá que hacer algo al respecto… creo que está una hora atrasado.

    • Amén Lorena

      Enviado desde mi iPhone

  5. lorena dice:

    A eso justamente me refería con volver a darle cuerda al reloj, lo que queda por vivir sí se puede cambiar, centrifugar en exceso sobre lo pasado solo causa angustia, no renueva, no libera, no enseña, solo duele.

    Filotecnóloga, necesitamos un post culinario!!

  6. lorena dice:

    No, si lo del post culinario era por dedicarnos a Think less, eat more, q nos haces meternos en unas conversaciones…:)

  7. Scruz dice:

    Muy buena reivindicación. Eso sí, diré que aunque cada vez más y más gente se une al ejercito de Zombies nihilistas, también, por suerte, creo que cada vez hay mas gente que, como en este blog, aboga por pensar y ser feliz pensando. (de ahí que esté de moda ser un cientófilo o como leches se diga).

    De todas formas, haré un poco de abogado del diablo y diré que creo que cuando la gente, en este mundo moderno, habla de pensar menos, se refiere a obsesionarse, pero claro, no todo el mundo lo entiende así. Algunos, de hecho, ni entienden, ni ná de ná.

  8. El Guf dice:

    Lo importante es vivir y ser feliz a tu manera… Que mas da como sea? Algunos piensan y son felices, otros no y también son felices… Eso es lo que cuenta en este suspiro de tiempo llamado vida. Yo lo siento por mi descendencia pero yo voy a vivir pensando en mi felicidad y en lo que
    Me gusta hacer… Si no les dejo un mundo mejor lo siento pero es lo que les toca vivir a ellos y hay que apechugar…

  9. joe dice:

    Pensar mucho te abstrae de la realidad. O es el estar ausente lo que te permite pensar?. Por que si no pensar siempre ha estado mas o menos asociado a clases sociales privilegiadas?. Por que hay cosas, como la desigualdad social, que por más que se piensen no cambian?. Solo hay que pensarlo una vez y después actuar, porque solo pensar solo hará feliz a quien no vea más allá de su propio pensamiento.

    • Desde luego sólo pensar no vale de mucho, pero usar el pensamiento como herramienta multidisciplinar es lo que reivindico, especialmente antes de actuar. No rechazo la espontaneidad ni mucho menos, pero nos iría mucho mejor meditando antes de actuar en según qué circunstancias. Otro punto clave que has puesto de manifiesto, pensar estaba asociado a las clases dominantes. Es una forma de que todos estemos en igualdad de oportunidades. Es mucho mas fácil dominar y subyugar a gente ignorante, e o no e?

  10. inmaculada dice:

    Desde luego no hay que aceptar la trampa del orden natural pues es un concepto creado por el hombre que podemos modificar. Actuar sin reflexión, sin comunicarte con el tú que tienes dentro te priva de asomarte a un mundo particular por descubrir, mejor o peor, pero elegido por ti.
    La falta de pensamiento crítico: envejece, empobrece y envilece (como diría mi suegra), pero no olvidemos que es una opción tomada por muchos en esta sociedad tan acelerada que convierte al individuo en mero instrumento y así no es dueño de sí mismo. No es mi caso, todo lo contrario.
    Ante cualquier duda paro y me cuestiono, desde lo más existencial hasta lo más insulso, esto me permite preservar mi estabilidad personal y me libra de la neurosis que se vive cuando uno se deja arrastrar sin tiempo para meditar. Me hace sentir que soy yo la que pasa por la vida y no ella por mí. Si conservamos cada cual el dominio y la responsabilidad de sus actos sin dejarnos invadir por el exterior lograremos ser unos individuos medianamente realizados.
    Tengo que admitir que no se puede estar siempre en la cresta de la ola, al menos yo. A veces me dejo llevar conscientemente y el mayor pensamiento que tengo al día es si saco carne o pescado del congelador. También lo disfruto, estar en un segundo o tercer plano en tu vida te da perspectiva, ves ángulos diferentes, te sitúa, da margen y relativizas todo. Te dejas invadir para luego volver ¡A LA CARGA DE NUEVO!
    Filo este post da para mucho…

  11. bloodykefka dice:

    Y tanto que da para mucho. No se porque me meto, si a la pobre dueña del blog la voy a estresar con mis objeciones. Intentaré ser claro XD.

    Por un lado, yo estoy de acuerdo con ella, hay que pensar, siempre, intentar ir más allá y reflexionar para buscar nuevas soluciones a los problemas. En cierto modo, pensar es lo que nos ha hecho sobrevivir y prosperar.

    Sin embargo, considero que si bien pensar está infravalorado en esta sociedad, creo que no se puede sobrevalorar. Me explicaré un poco mal, así que posiblemente tendré que ser corregido.

    Como se ve, yo soy una persona insegura, no sólo eso, sino que se nota que soy joven y me queda mucho aprender de la vida. Sin embargo, tengo una cosa clara: el pensar no es la cualidad que más valoro de una persona, porque puedes ser un genio y pensar mucho… y un auténtico gilipollas. He conocido a personas muy cultas, reflexivas e inteligentes, que luego han caído en el error más absurdo y me han hecho daño. Se han dejado llevar por sus emociones “sin pensar”. Por otro lado, es mucho más fácil dominar a una persona emocionalmente que en base a razones. Por tanto, si bien pensar es importantísimo ¿No lo sería aún más tener un equilibrio emocional? ¿Es más, si no eres emocionalmente estable, podrás meditar con claridad?

    Por otro lado, podríamos ahondar en las causas de que pensar esté infravalorado. En realidad, al ser una herramienta para sobrevivir, todo el mundo acaba pensando y reflexionando. Sin embargo, no es una experiencia agradable, como si confundiéramos pensar con “darle vuelta a las cosas” como bien se ha dicho antes (de hecho yo soy la prueba viviente de seo XD). Muchas veces decimos que es que la gente es necia y la miramos por encima del hombre, pero yo creo que en realidad es que tienen miedo a sentirse perdidos, un miedo que todos tenemos. ¿Cómo se puede hacer para superar ese miedo?

    • En ningún caso se dice que pensar sea lo único.
      Pensar de hecho no es una cualidad, como tú bien dices en el segundo párrafo, es una herramienta, que puede o puede que no esté relacionada con lo que tu llamas emocional.
      Decían los griegos que la virtud está en el término medio. El equilibrio en cualquier aspecto es lo mejor casi siempre.
      Cada uno valoramos cualidades diferentes. Yo quiero que mis amigos sean buena gente, también los quiero divertidos, pero seguro que alguna vez se han portado como cabeones o han sido unos setas.
      Pensar pensamos todos, unos mejor, otro peor, unos como costumbre otros cuando no tienen mas remedio. Pensar mucho no es sinónimo de ser listo, ni de gente brillante. Pero pensar poco si es de gente que no se preocupa por el entorno y la posición que se ocupa en él. Tenemos los dos extremos, los que piensan poco porque su vida es tan miserable que solo pueden preocuparse por su supervivencia, y los que lo tienen todo hecho yno tienen que preocuparse por nada. En medio, todo un abanico.
      Lo que no entiendo bien es cuando dices que se produce ese miedo. ¿Pensar es lo que da miedo?
      Porque yo lo veo justo al revés, pensar te hace libre. ¿Puede que lo que te de miedo es la libertad?

      • bloodykefka dice:

        Que quede claro que yo considero pensamiento y emoción cosas diferentes, aunque en algunas culturas no se hace tanta distinción.

        En realidad por lo que he leído estos días (aunque me puedo equivocar), la mayoría de los pensamientos si que deriban de las emociones. Es decir, tú tienes unas inclinaciones y con la razón les das forma. Más o menos como decía el experimenteo del cerebro reptiliano. No obstante, y aquí es cuando yo me equivocaba, bajo algunas circunstancias pensamiento y emoción pueden aparecer a la vez o incluso que la razón llegue primero, y de ésta derive la emoción. Pero la mayoría de las veces lo primero es sentir. Por eso creo que es tan importante para poder pensar las emociones. Yo creo (y permíteme que me ponga un poco místico) que eso es lo que querían decir los budistas con el rollo ese del sufrimiento y el deseo. Obviamente que tu tengas unas determinadas emociones no implica que no puedas controlarlas, pero creo que eso es otra historia.

        Y por supuesto, muchas veces pensar bien te permite tener equilibrio emocional, pero hablando con muchas personas puedes intuir que los motivos por que defienden una postura muchas veces son emocionales. Alguna mala experiencia, algun acontecimiento que te provoque un prejuicio, falta de personalidad, etc. Por eso muchas veces cuando debate, no busco entender la postura contraria, sino por qué mi interlocutor la defiende. Y hacérselo ver.

        El problema no es la libertad en sí, sino la angustia, el sentirnos perdidos. Si algo aprendí del libro de Fromm era precisamente eso, que tenemos miedo a que “nos rompan los esquemas” que hemos ido poco a poco construyendo en nuestra vida, dándole a ésta sentido, y que por eso, después quitarnos las cadenas de la religión, lo único que hemos hecho es buscar otras cadenas. Cuando tienes que reflexionar, tienes que modificar (o reconstruir), sin ningún manual (en libertad), esos esquemas mentales y enfrentarte de nuevo a esa angustia, o al menos esa es mi experiencia. Y hay gente que le tiene tanto miedo a eso que teme a pensar. Sin embargo, te digo una cosa, y eso no tiene discursión: algunos temas nos dan más miedo que otros. Tú y yo (menos obviamente) podemos ser unas personas cultivadas, que seguramente algunas opiniones nos costará revisarlas más que otras, y muchas veces es por temor a aceptar cosas que no nos gustan. Ya te dije que mi principal motivo para defender el libre albedrío es emocional, porque tengo mucho miedo de que todo sea mecanico. Espero haberme explicado bien, si no lo entiendes, dimelo, que ya sabes como soy de lioso, y no suelo ser muy claro.

        Fijate que (siendo importante la razón) yo me fijo tanto en las emociones que a mi me cuesta entender el algo escepticísmo como la aplicación del “pensamiento crítico”. Para mi es algo así como:

        – Apertura mental para escuchar otras opiniones.
        – Prudencia para aceptarlas o no.
        – Y sobretodo humildad para hacer autocrítica.

        Y esas tres cosas son más bien “emocionales”.

        Bueno ya acabo el tocho, que me pongo entusiasmado y no paro jaja. Intentaré dosificar mis intervenciones XD.

  12. Si, te he entendido, lo has puesto muy ordenado y estructurado, cosa que te agradezco.
    De todas formas, noto cierta tendencia en tus razonamientos a moverte en línea recta, del blanco al negro, a la contraposición.
    Mi enfoque a estas alturas de la vida es sistémico. Las relaciones son multidireccionales e interactivas. No se trata de que sea más importante el pensamiento o la emoción. Se trata de que son dos cosas diferentes e interaccionan entre ellas, junto con otros parámetros.
    Desde luego, estoy de acuerdo en que unos temas dan más miedo que otros, y también pienso que para pensar de la manera más objetiva que siempre, no tratando de jutificar tu universo, sino entendiendo porque has llegado a ese tu universo, hay que ser muy valiente. Mucho. Porque tienes que estar preparado para asumir las consecuencias.
    Lo normal es cuando se llega a conclusiones que no nos gustan, nos molestan o nos rompen los esquemas, las camuflamos, maquillamos, montamos argucias y contraargumentos para justificar que las cosas no son así.

  13. bloodykefka dice:

    “De todas formas, noto cierta tendencia en tus razonamientos a moverte en línea recta, del blanco al negro, a la contraposición.”

    Te voy a contestar con una pregunta ¿Si tú hubieras dicho lo contrario, que defiendes la actitud de pensar menos, qué crees que hubiera hecho? Ahí te lo dejo.

    “Mi enfoque a estas alturas de la vida es sistémico. Las relaciones son multidireccionales e interactivas. No se trata de que sea más importante el pensamiento o la emoción. Se trata de que son dos cosas diferentes e interaccionan entre ellas, junto con otros parámetros.”

    Vamos que intentas darle un enfoque global a las cosas ¿no? Si… acabo de buscar lo que es el pensamiento sistémico XD. De todos modos aunque intentes liberarte de las parcialidades, nunca podrás. El mero hecho de que existir ya te da una percepción diferente a la mía por ejemplo.

    Por supuesto, al ser cosas diferentes son importantes, a secas. Necesitamos de las dos para ser lo que somos. No obstante, si concretamos, tenemos que dar cierta importancia a una respecto a al otra. En este caso, que es digamos, el día a día, los sentimientos son la base que luego la razón moldea. Cuando tú tienes un evento en tu vida, primero sientes y luego intentas razonar ese sentimiento. Es como decía Kant, que primero la experiencia, pero que sin la razón, experimentar no te sirve de nada. Otro ejemplo sería el de Antonio Salas en su último libro, en el que aprendió mucho más viendo a palestinos llorar en España que con todos los libros y seminarios sobre terrorismo a los que fue. Lo que pasa es que sin todo ese conocimiento académico, sin esa base, sus experiencias como infiltrado no le hubiera servido de mucho.

    Luego está el hecho de que los argumentos más persuasivos son los que apelan a las emociones. ¿Con quién estás más cómoda con alguien con el que conectas y te entiende o con alguien que te da argumentos razonables, pero que no te gustan? Yo no digo que el pensar no sea importante, pero ya conozco a suficientes personas como para saber que prefiero a alguien sensato a alguien que enmascara su cerrajón mental bajo una fachada de racionalidad. Que aprender no es acumular concimientos, sino ser conscientes de ellos. Una mente equilibrada no sólo es la que piensa mucho, sino la que sabe controlar sus emociones. Paradógicamente a estas conclusiones he llegado pensando mucho.

    Por tanto, estoy de acuerdo contigo en el hecho de que hay que pensar más (o mejor), pero considero que hubiera quedado mejor si hubieras ahondado en las causas de la irracionalidad en vez de escribir el enésimo (para mí) alegato a favor de la razón, cuando, tanto tú como yo, muchas veces hayamos siendo igual de irracionales. De poetas y de locos todos tenemos un poco. Y es aquí cuando llegamos a mi útlima citación.

    “Desde luego, estoy de acuerdo en que unos temas dan más miedo que otros, y también pienso que para pensar de la manera más objetiva que siempre, no tratando de jutificar tu universo, sino entendiendo porque has llegado a ese tu universo, hay que ser muy valiente. Mucho. Porque tienes que estar preparado para asumir las consecuencias.

    Lo normal es cuando se llega a conclusiones que no nos gustan, nos molestan o nos rompen los esquemas, las camuflamos, maquillamos, montamos argucias y contraargumentos para justificar que las cosas no son así.”

    Exacto, tan valiente que es imposible llegar a ese grado de valor.

    Nos quejamos de lo necia que es la gente, como dándonos de liberados. ¿Te acuerdas que te dije que me metí aquí siguendo debates entre Ciencia y Religión? Pues bien, era porque no comprendía como personas tan cultas, tan inteligentes y que tanto sabían de su profesión como dicen que son los científicos escépticos podían portarse de una manera tan dogmática como cualquier fanático religioso. ¿Conclusión? Da igual que seas científico si eres un gilipollas dogmático y vehemente. Que te ecuentres a una persona diciendo que “ser agnóstico, ignóstico o apateísta es lo más coherente para el escepticismo” y le contesten con un “eres un blandengue que no te quieres mojar, lo suyo es ser ateo” no es muy racional (ni tolerante) que digamos. Y eso de que te dijeran “de que la ciencia lo explica todo y la filosofía no sirve de nada” es otra perlita para enmarcarla. Por tanto, me parece mucho más respetable una persona que es lo suficientemente humilde como para reconocer su irracionalidad y te escucha para aprender y mejorar sus defectos que un listillo que esconde su necedad en capas y capas de cientifismo. De poco me sirve que una persona razone si luego se convierte en un fanático de sus propios pensamientos, y eso nos puede pasar a tí y a mí. De todos modos, yo soy joven, quizás sea demasiado sentimental y cuando sea más mayor, piense de otro modo.

    Hala, otro tochaco, si es que me pierdo. Al menos estoy aprendiendo a ordenar mis ideas, que es lo importante.

  14. Desde luego que sí, mucho más ordenadito 🙂
    Si es que además, estoy de acuerdo con casi casi todo lo que planteas, lo único que no entiendo muy bien que me has querido decir con la primera frase:

    “Te voy a contestar con una pregunta ¿Si tú hubieras dicho lo contrario, que defiendes la actitud de pensar menos, qué crees que hubiera hecho? Ahí te lo dejo.”

    Acabo de releer la entrada, porque hace ya unos meses que la escribí, y no estoy de acuerdo en que es un alegato a la racionalidad. De hecho el concepto de pensamiento y la actitud que propongo es bastante más global e incluye esas emociones que tanto te gustan.

    Por supuesto que es mejor un ignorante buena gente que un listo gilipollas, está claro. Pero ese no es el tema que se trata. Se trata de que somos borregos porque es más fácil. La gente que se plantea las cosas es la que genera problemas, la gente que se aliena es la que sigue un juego que le perjudica y ni se inmuta.

    Lo que planteo es que puedes ser borrego, pero que sea tu elección, que seas consciente.

  15. bloodykefka dice:

    “De hecho el concepto de pensamiento y la actitud que propongo es bastante más global e incluye esas emociones que tanto te gustan.”

    Exacto, ahí es donde yo quería llegar. Quería que me aclarases ese punto, porque, sin ánimo de ofender, muchas de tus pajas mentales suenan a rollo “soy una incomprendida que está por encima de la masa” y me sorprendería dada la experiencia que tienes. Tienes mucha cultura, obviamente, has conseguido “pensar por tí mísma”, pero a veces ese rollo de “yo no me creo tonto” es una gafapastada susceptible a otros tipos de alienaciones. Como ves, y como te dije la otra vez intento debatir mucho porque me interesa conocer el motivo de por qué una persona dice tal o cual. Por supuesto, (y esto lo habrás intuído) el parrafito que escribes sobre la religión es el que más me interesa, pero comprenderás que no hiciera alusión a él para no liar más la marrana, además eso da para otro tema en el cual metería cosas personales, por tanto, no merece la pena ir por ahí.

    La frase en entrecomillado explica porque paso del blanco al negro tan rápido, a la contraposición. Si hubieras defendido lo contrario, posiblemente mi respuesta hubiera cambiado para generar debate XD. Mayeútica lo llamán ¿no?. Dicho de otra manera, yo simplemente me adapto a lo que pone el texto 😛

    De hecho estoy rodeado de personas que se piensan que ya “han abierto los ojos” y cuando los escuchas te dan ganas de llorar… les replicas y te tiras 3 horas enarbolando y refutando los mismos argumentos una y otra vez sólo porque no quieren dar su brazo a torcer (orgullo puro y duro). Y eso hacerlo en un bar desde las 12 hasta las 3 de la mañana un sábado noche es una fucking ruina, doy fe de ello. A mi lo que realmente me jode no es que una persona sea “tonta”, es que encima “se crea lista”. Y encima “tonta” realmente no es, pero que se convierta en una “tonta” que parezca “lista” me escama y mucho. Que al menos reconozcan lo que son. Que me venga un Rouco Varella disfrazado de escéptico me parece insultante. Menos mal que hay gente mucho más tolerante y educada.

    • Lo de soy una incomprendida no va conmigo. Me trae al pairo que me comprendan o no. En general.
      Lo que si es cierto es que desde siempre he estado en minoría, por mis gustos, mis aficiones, mis costumbres…lo que sea. Pero siempre me he rodeado de gente afín con la que compartir. Así que decididamente no van por ahí los tiros.
      No tengo ni idea de lo que quieres que te aclare…

  16. bloodykefka dice:

    “Lo que si es cierto es que desde siempre he estado en minoría, por mis gustos, mis aficiones, mis costumbres…lo que sea.”

    Yo no lo llamaría “minoría”. Diría más bien que te sales de la norma, para hablar de mayorías y minorías habría que hacer estudios para comprobarlo XD. De todos modos te he entendido, a mi me pasa algo similar respecto a mi entorno, y lo peor es que yo no puedo rodearme de gente afín 😛 Sin embargo, hay vida más allá del entorno.

    A ver, no me tienes que aclarar nada, lo que quería decir es que hemos llegado al punto al que yo quería. Como te he explicado antes, he ido a contraposición para comprobar algunas cosas sobre mi interlocutora, es decir, sobre tí. Algunas cosas del texto me parecían interesantes de comentar porque no las tenía muy claras y con la frase:

    “De hecho el concepto de pensamiento y la actitud que propongo es bastante más global e incluye esas emociones que tanto te gustan.”

    Ya me has aclarado lo que quería saber. Obviamente somos de la misma opinión 😉

    Como ves yo también soy un maladrín, aunque no la supero con su manía de ponerme fotos de comida que rozan el erotismo, señora maestra.

    • Salirse de la norma no es minoría. Y yo estoy en minoría y no necesito al CIS para que me lo confirme.
      Dos ejemplos claros: no hay una norma ni para escuchar cierto tipo de música ni para escoger una carrera. Y la música que yo escucho nunca salió en la radiofórmula y en la carrera que escogí casi no había chicas.

  17. bloodykefka dice:

    Pero por esa regla de tres todos somos minoría en “algo” ¿No?

  18. Siempre seremos minoría en algo, porque somos únicos e irrepetibles. La cuestión es cuando eres minoría para la mayoría de las cosas. Ahí cambia el cuento

  19. Juan Manuel dice:

    Hasta donde observo toda la gente piensa, pensar es parte de la naturaleza humana y es imposible prescindir de ello. Cada quien piensa de acuerdo a su circunstancia.

    Si alguien no piensa en términos de la teoría de la relatividad, de física cuántica, de Aristóteles, Kant o de Heiddeger eso no significa que no piensa; cada uno piensa en función de su edad, grado de escolaridad, sexo, posición socioeconómica, preferencia política, geográfica, cultural, musical, deportiva, etc., somos individuos únicos.

    Incluso aquellos “corchos” que se dejan llevar por la corriente y que se la pasan pegados a la tele, los videojuegos y el móvil, piensan, y son lo que son porque así lo han razonado y decidido, aun si no han leído a los grandes pensadores, filósofos o literatos.

    Piensan, tienen opinión propia, tienen iniciativa, tienen preferencias. Han llegado a la conclusión de que estar alienado es bueno. Esa es su actitud existencial, han llegado a ella por la reflexión y no por la desidia.

    Y por tanto son parte de esta realidad multi dimensional en la cual interaccionan con otros individuos, grupos, instituciones, gobiernos, entidades políticas, industriales, comerciales, educativas, etc.

    “Pensar menos y vivir más” es un razonamiento que invita a salir del bucle que lleva a la inmovilidad, pero es una fórmula tan válida y arbitraria como la que invita a “vivir menos y pensar más”, el caso es que no hay modelos de existencia absolutos.

    • Hola Juan Manuel,
      estoy de acuerdo en tus conclusiones, si la gente decide conscientemente lo que es y lo que quiere, cualquier opción es correcta porque es la suya.
      Lo que no comparto en absoluto es que la gente piensa. Me incluyo como gente que soy. La aplastante mayoría de las actividades que mantenemos a lo largo de un día están sustentadas por la inercia, la rutina, la familiaridad.
      Incluso en la toma de decisiones concretas, muchas veces no es el pensamiento racional el que determina la alternativa a escoger, sino que nuestro lado pasional es que suele tomar la iniciativa.
      Ojalá pensara igual que tú, pero tengo muy poca confianza en mi especie. Por supuesto estoy hablando de porcentajes, claro que hay gente que piensa. Pero la mayoría se cree que lo hace.
      Saludos

  20. jma3000 dice:

    Silvia, yo creo que ese automatismo en que vivimos es la forma estándar de pensar. Entiendo que estés desencantada con nuestra especie, pero eso no prueba que no pienses, y menos tú que es claro que usas más la cabeza que el promedio.

    El pensamiento es un hecho indiscutible, pero nuestra animalidad vence a nuestra racionalidad. El pensamiento es un accidente extraño en el universo, pero poco significativo para la naturaleza, en el largo plazo la naturaleza se impone al ser humano.

    Saludos.

    • Hola jma3000
      No digo que no pensemos, digo que lo hacemos mucho menos de lo que creemos.
      La mayoría de las veces actuamos por instinto y/o inercia, y deberíamos pararnos a reflexionar más a menudo.
      Un saludo y gracias por comentar.

  21. Me gusta la propuesta de pensar más. Pensar en un sentido libre de pensar como actividad creativa, no como empresa intelectual. Pensar en el mismo sentido en que el artista piensa su obra, pensar con “lógicas descentradas” o desde una subjetividad anti-objetiva algo que innove en el mundo; pensar algo que expresa el descontento con el mundo mediante la creación de mundo nuevo. Es un pensar que es a la vez una práctica estética, ética y política.

    ¿Suena lindo, pero es que hay alguna fórmula para lograrlo? Un punto de partida podría ser reconocer a la percepción como una parte importante de la actividad de pensar, buscar siempre la maravilla, aprender a rastrearla, cuando la intuyamos ya va a haber ingresado a nuestro pensamiento y solo es cuestión de ver cómo repercute en el resto de nuestras ideas. No diría pensar distinto, no tengo por qué cambiar de pensamiento, pero dejar que la maravilla me perturbe el pensamiento confiando en que va a perturbar para bien.
    Es que pensar lo conocido (aprender) no puede ser sino una preparación para luego ir y decir “acá estoy, yo pienso ésto desde tal lugar”. Volver al pensamiento permeable a lo que no está pensado, flexible para incorporarlo y diestro para trabajarlo.

    Saludos!

    • Gracias por tu aportación Francisco, interesante reflexión.
      Igual que cuando paseas por tu ciudad habitual sin pararte a contemplar la belleza que te rodea, de la misma manera pasamos por la vida. Tan solo hay que pararse un momento, bajarse de esta vorágine que es nuestro día a día y que nos envuelve aislándonos de muchos estímulos que filtramos por cotidianos. Aplicando la filosofía del carpe diem y valorando cada momento de nuestra existencia es como yo me lo planteo.
      Un saludo y gracias por compartir tus pensamientos.

  22. Voltaire dice:

    delectable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s