Memento Mori

Publicado: 31 agosto, 2011 en Cadaunada, Filosofía
Etiquetas:, , , ,

Cuando piensas en el sentido de la vida, inevitablemente aparece la muerte. Memento Mori es una expresión latina que significa Recuerda que vas a morir. No se trata de ser agorero ni cenizo, pero una de las primeras evidencias que saltan en la reflexión sobre el sentido de la vida es que le buscamos sentido a la vida porque somos conscientes de nuestra muerte. Somos conscientes de que esto se acaba. 

Cuando las cosas van mal, o no van a nuestro gusto, o estamos ante momentos difíciles, es cuando nos planteamos el sentido de nuestras vidas. Si somos felices, nos sentimos realizados, nuestros sueños y expectativas se cumplen…¿quién se para a pensar en el sentido de su vida? La percibimos como plena y satisfactoria y por lo tanto tiene sentido por sí misma, ni siquiera la muerte te preocupa porque está allá lejos. Cuando te enfrentas a situaciones difíciles, cuando es el sufrimiento o la inconsistencia la que domina tu existencia, cuando consideras que estás vacío…entonces es cuando te planteas: ¿Por qué estoy aquí? ¿Para qué? ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy?. También se realiza este tipo de preguntas gente ociosa, curiosa y/o masoquista, que en líneas generales puede considerarse feliz y afortunada, pero como humanos que somos, nos gusta de vez en cuando sumergirnos en nuestra ignorancia y buscar preguntas sin respuestas, regodeándonos en el barro de la puerilidad.

Una de las posibles respuestas, puede provenir del sinsentido. Es decir, directamente la vida no tiene sentido, no tiene por qué tenerlo. Lo que tú eres y cómo tú vives no coinciden. Ves las cosas de manera diferente a como después te suceden, nada sale según lo previsto, tus planes se van continuamente al traste, no entiendes el mundo y a veces te sientes como un actor en un decorado, que normalmente es de otra película. Sentimos nuestra vida cotidiana como falta de autenticidad, pero por otro lado, es nuestra propia vida cotidiana la que en la mayoría de las ocasiones nos mantiene ocupados, de manera que ni nos acordamos de estas pajas mentales,  que sólo de vez en cuando nos atacan.

Pero, ¿se podría llevar una vida con sentido,  incluso cuando el mundo te supera?. Bueno, podríamos encontrarle algo de sentido si la conectáramos con las grandezas del ser humano. Básicamente cuando te interesas por aspectos como el arte, la ciencia y la filosofía, incluso la política, aunque esta última va perdiendo puntos por momento, y se va rezagando en la lista de grandezas humanas hasta casi pasar a la lista de las miserias. Cuando te interesas por estos temas, es cuando tu vida particular se convierte en universal, porque formas parte de un todo que está más allá de tí mismo. Compartes tu vida con más seres humanos y por lo tanto se palpa mejor la autenticidad de la misma. 

Incluso en nuestra sociedad consumista y alienante es posible llevar una vida propia y diferenciada de la masa informe que componen las hordas de borregos que nos rodean, o formar parte de la dicha masa informe. Si siendo un borrego eres feliz, sé un borrego, adelante,  bala como el mejor. Si no lo eres, búscate la vida, búscate una vida, búscale un sentido a tu vida, busca tu felicidad, ábrete al mundo y transfórmalo, transfórmate a tí mismo.

Si crees en Dios lo tienes más fácil, la religión siempre ha sido un pilar fundamental para dar sentido a la vida. Siempre reconforta saber que hay un algo más allá de las estrellas, que hay otra vida en la que seré feliz. La religión ha sido, de hecho sigue siendo, un arma de doble filo, ya que por un lado ofrece un sentido a la vida y a la finitud del ser humano, Memento Mori, y por otro ha sometido a la humanidad al conformismo y la resignación. Como los malos serán castigados en el juicio final, y todos los desgraciados y humillados serán recompensados con el reino de los cielos, puedo seguir con esta vida que me asfixia y me ata a un convecionalismo que ni comparto ni me planteo, porque no se acaba aquí. Asumo y subsumo.  Cuando la gente se preguntaba, ¿por qué esto es así? La respuesta era clara y evidente…porque ha sido siempre así, porque así fue en el origen. Religiones como la islámica, donde la sharia es la que guía la vida, esto cobra mayor relevancia. Pero religiones tan diferentes como la hindú también fomentan esta sumisión y resignación con el karma, el dharma y el ciclo de reencarnaciones en busca del nirvana. Todas las religiones eliminan el mal y el sinsentido, las injusticias y malandrinadas. Dios, sea el que sea,  otorga el sentido último a través de la eternidad y nos resuelve el hambre infinita que tenemos de inmortalidad. Memento Mori…¿y qué?. Básicamente el sentido de la vida, según estas perspectivas, está más allá de la propia vida.

Pero que pasa cuando Dios ha muerto, ¿se muere también la idea de una verdad absoluta? ¿nos quedamos sin sentido? Bueno, más bien sería lo contrario. Cuando Dios muere es cuando el ser humano puede definir su propio sentido, sus propios principios morales, sus pautas de actuación y comportamiento. Es cuando somos realmente libres para crear nuestros propios valores que no tienen por qué ser calcados de nadie ni de nada. Nos cargamos los valores iguales para todos. Esto también es un arma de doble filo, porque podemos caer en la anarquía y la inconsistencia existencial. Además de ya no ver nada claro cual es el sentido de nuestra vida.

 Si planteamos el sentido de nuestra vida como parte integrante de un todo nos aseguramos un poco de trascendencia. Mi vida no se acabaría con mi muerte. Ese todo podría ser, por ejemplo, el fluir histórico. Al ser parte de la historia, como que se nos quita este agobio de finitud que enmarca nuestras vidas. Pero pocos seres humanos pasan a la historia, es más, a menos aún nos importa que nuestro nombre trascienda y que nos recuerden unos cuantos siglos despues. Eso no da sentido a mi vida. Tampoco se la da el sentirme parte integrante de un pueblo, una nación, un estado, un partido político. El sentido de mi vida tiene que estar en mí. Y seguro que algo tiene que ver con mi felicidad. Pero como la felicidad es algo individual que cada uno de nosotros tiene que conseguir por su cuenta, según nuestras aspiraciones y pretensiones particulares, a lo más que podríamos llegar es a construir una sociedad que posibilite esto al eliminar las diferencias no queridas y estimular las diferencias libremente asumidas por los seres humanos. Y esto en mi pueblo se llama utopía.

El sentido de la vida es algo, por tanto, individual, ético, y parece que utópico. Si usamos la esperanza o la utopía para dar sentido a la vida, más bien la estamos usando como subterfugio para poder soportar una vida fragmentaria y caduca. Al final no nos queda otra que ser irónicos con nuestras propias esperanzas y utopías. Pero bueno, como decía Kortatu, aunque esté todo perdido, siempre queda molestar, de manera que aunque tengamos bastante claro que no vamos a conseguir un mundo mejor donde nuestra vida adquiera un sentido que no le encontramos, hay que seguir luchando por conseguirlo, más que nada, para seguir manteniéndonos humanos.

El sentido de mi vida está relacionado con mi identidad, tanto individual como colectiva. No hay sentido si mi identidad no está consolidada, si no me siento segura. Y esto de sentirse seguro cada vez es más difícil. Antes estaba el mito y la religión que aportaban la escala de valores, una escala fija y estable basada en la tradición. Y no hay nada que te haga sentir más seguro que la estabilidad. Las cosas se hacen así por tradición, y ésta es la que dota de sentido a la vida humana en relación con el resto de individuos en particular y con el cosmos en general. Pero la modernidad, industrial y capitalista, lo que hace es separar lo económico, de lo político y de lo ideológico. Lo que antes sustentaba la religión ahora se convierte en una ciencia que nos habla de la verdad, una moral que nos habla de la rectitud y un arte que nos habla de la autenticidad o belleza.

Para yo construir mi identidad, que es la que dará el sentido a mi vida, estando inmersa en una sociedad en la que por un lado se priman los valores individuales sometiéndolos a un consumismo exacerbado, mientras por otro lado grita globalización…lo tengo bastante complicado. La esquizofrenia a la que me enfrento probablemente me supere y acabe siendo yo la esquizofrénica. La identidad que me construya tiene que ser compatible con la complejidad de la sociedad a la que pertenezco, que sea compatible con unos principios éticos universales y coherentes. Estamos hablando de justicia, igualdad y respeto por la dignidad de los seres humanos como personas individuales. ¿Utopía de nuevo? Pues va a ser que sí.

La política no ha conseguido sustituir a la religión para dar sentido. Los partidos políticos apestan, y no dejan de ser más que mafias legales que no representan los intereses de los ciudadanos. Ahí tenemos el germen de los indignados, como muestra un botón. El estado democrático de derecho, el estado del bienestar, parece cada vez menos viable, además de privilegiar cada vez más los intereses económicos respecto a los de los ciudadanos. Esta es la única alternativa de subsistencia que los mercados le permiten. Los intereses particulares de unos pocos se anteponen a los de los ciudadanos, las multinacionales, los lobbies y los mercados son los que marcan las reglas del juego, los bloques militares hipotecan las políticas exteriores de los países. Yo no me siento identificada con esta visión del mundo, así desde luego no voy a encontrar sentido a mi vida.  La crisis de motivación y legitimación en la que estamos inmersos se fundamenta en la desigualdad existente. En uno tiempo de avances tecnológicos espectaculares, seguimos manteniendo los mismos valores que las sociedades pre-industriales, de hace más de dos siglos. Esta asincronía es la que turba y perturba, la que no cuadra y descuadra la relación entre economía e ideología. Como el capitalismo no ha sido capaz de crear una ideología capaz de dar sentido a la vida, lo que hace es acallar la pregunta a base de recompensas monetarias, y como estas son tan escasas, no satisfacen las expectativas de nadie, mientras que en paralelo el sistema alimenta nuevas expectativas que nunca podrán cumplirse por estar totalmente fuera de tus posibilidades. Todos querríamos ser ricos, pocos lo son. Los valores hedonistas son los que estimulan el consumo de masa, pero son totalmente incompatibles con los valores de trabajo y ahorro asociados a la producción. El trabajo ahora no es una vocación, es un instrumento para consumir. Trabajo porque necesito dinero. Necesito dinero para consumir. La identidad y los valores se buscan en el consumo, no en la producción.

Estamos pues inmersos en un bazar psicodélico donde la moneda de cambio es el hedonismo pop. El arte se ha disuelto en nuestro día a día, el pop, el diseño, la publicidad. El arte ya no es lo sublime, ya no representa los ideales de la humanidad, sino que se ha convertido en un producto más de consumo, que se compra, se utiliza y se tira, reflejando el sinsentido de la vida cotidiana. Tenemos, la mayoría, una actitud cínica delante de un sistema que no nos representa y en el que no creemos. Un sistema que manipula la innovación y la creatividad y sólo deja pasar aquello que es acorde con el sistema. Este sistema es incapaz de generar sentido.

La única manera de superarlo es una reestructuración de la sociedad, una re-evolución que rompa claramente con un sistema que no funciona, el capitalista, y que enfrenta el ideal democrático de autogobierno y autodecisión a una figura de poder autoritaria que acepta la democracia como pantomima. 

Tenemos que construirnos, tenemos que darnos identidad y tenemos que dotarnos de sentido. Sólo pensarlo me agota.  Construcción precaria cuanto menos, que tiene que partir de nuestras pasiones y ponernos en camino de nuestra razón. Tenemos que asumir nuestra caducidad y tenemos que estar abiertos al azar y a la inconsistencia, sin abandonar ideales, pero siendo conscientes del carácter utópico de los mismos. Por lo tanto cinismo e ironía son los pilares de una vida con sentido, Memento Mori.

Anuncios
comentarios
  1. joe dice:

    Hola!. Tantos lados por donde abordar el tema me hace pensar que no puede darse un único sentido. Me gusta pensar que las personas “solo” somos el producto de una evolución azarosa de millones de años, y que esta tiene su origen en las estrellas. Las implicaciones de esto son maravillosas y trascienden el pensamiento. Las consecuencias: cualquiera de las utopias que has mencionado y más. Nada es gratis, hay que luchar y tener los co**nes para aguantar el tipo en todo momento. Un saludo filotecnóloga!.

    • Eso del polvo de estrellas sí que es una buena respuesta para el de dónde venimos. Además a poco que lo pienses también responde a lo de quienes somos. Y lo mejor de todo es que igualmente responde al adónde vamos.

  2. Lorena dice:

    Yo tb pienso que somos fruto de una casualidad cósmica, y tb me mareo pensando qué sentido tiene estar aquí haciendo lo que hacemos. No comparto para nada la visión católica de “padecer en esta vida para disfrutar en la otra” , cómo me encantaría encontrarme con alguien que viene de esa otra vida y me cuente, pero hasta que llegue ese revelador momento, en la única que creo es en ésta, la que vivo es ésta, la que tengo que exprimir es ésta, que sé que caduca y encima no sé cuando! Frases tan desgastadas por utilizadas como “Carpe Diem” o “vive y deja vivir” han perdido el sentido real, aprovechar el momento, es aprovechar y disfrutar el momento vital, la vida en el amplio sentido, con los altibajos y desequilibrios, con las caídas y remontadas. Creo que para conseguir eso, unas nuevas normas, un nuevo orden, el hombre debería volver a poner los pies en la Tierra, en el planeta como hogar. Si seguimos destrozándolo minuto a minuto, no habrá debate sobre hacia dónde vamos o qué sentido tiene la vida, porque no tendremos hogar donde vivirla. Ahí lo dejo.

  3. lorena dice:

    Lo veo utòpico pq la raza humana es egoísta, el mundo es mio y me lo cargo como quiero, y con toda la información que tenemos, no somos capaces de evolucionar como especie, creo q estamos avocados a la extinciòn. Tal cual.

  4. jose a leon dice:

    joer, por aqui se ha oido mucho a Siniestro… Filo, no me he leido el post, estoy de vacas en africa y con una conexion pesima, perosolo con leer los comentarios no se porqué me viene a la cabeza siniestro total., en algún otro post ya te he leido alguna referencia… ¿No nos querrás llevar a algún huerto ochentero? Je je

  5. Leon El Africano, mis comentarios y entradas están petaos de referencias musicales, y no solo ochenteras, abarco todas las épocas y todos los estilos…o casi, así que un premio al que sea capaz de hacerme una lista con todos: bote de mermelada de higos jeje

  6. Anónimo dice:

    Yo creo que la muerte no es mas que el despertar a otra consciencia infinitamente mas amplia,sin prejuicios ni miedos ,un despertar a la union con la totalidad,y la vida no es nada mas que un sueño lleno de miedos y prejuicios absurdos que nos llevan a la infelicidad y a la ansiedad por ser mas que el otro o mejor creyendo con esto que seremos mas felices , dejando en el camino lo mejor de nosotros mismos siendo nuestros talentos malgastados en luchas sin fin,cuando cada ser es unico y especial y tiene que tratar de mejorarse a uno mismo sin limites , desarrollando sus talentos y ocupandose cada cual de cumplir con sus sueños.
    Para ello lo primero que hay que hacer es saber cuales son nuestros sueños.

    • Completamente de acuerdo contigo en que cada ser es único, y especial y que malgastamos gran parte de nuestra vida con objetivos que son totalmente futiles. Por desgracia para mí, no creo en una vida más allá de la muerte de nuestro cuerpo físico, yo creo que por eso soy tan escéptica y pesimista sobre nuestro futuro. La mejor manera de vivir es como bien dices, mejorándose a uno mismo como persona, y como individuo, desarrollando tus talentos y tus sueños. Aún así, eso no significa sentido para algun@s

  7. Camilo dice:

    Mi humilde opinión, es que lo que cada uno creamos y esperemos, apenas tiene ningún sentido para los demás, mirado “científicamente”.
    El yo creo, yo no creo, de unos y otros vale lo mismo a la postre hoy. La complejidad psicológica humana, a poco que sepas algo, te hace encoger el juicio cuando sabes de opiniones. Las vidas y los ejemplos vitales hablan un poco mejor.
    Con el memento mori se intentaba, por una parte, reponer el miedo a unas postrimerías horribles, y por otra a relustrar el hambre de “no perecer” , siempre anidado en el corazón humano, para impulsarle a creer, esperar, de un modo no racional.
    Bien, pero aquí, en este tema, entran cosas de la mente muy personales y mucho más complejas.
    El rechazo precoz y profundo de muchos “a no se qué” también les precipita a no creer nada ni esperar nada de un modo irracional.
    El discurso lógico, creo, solo lleva a reconocer, no que haya o no haya nada, sino que no sabemos nada. Y a negar autoridad a los que inventaron muchas formas concretas, idolátricas cierto, de dioses con fines diversos.
    Pero yo creo que no se puede “concluir” el tema de si hay Dios, y qué tipo de “Dios” nos encontraremos después de morir, con una negación absoluta, ¿Qué sabemos?¿No supone también una cierta soberbia infundada el afirmar tal cosa? ¿No es cierto que nos percibimos como pequeñas, infinitesimales, partes, transitorias, de un Universo que cada día descubrimos más grande y más enigmático?
    Spinoza identificaba la naturaleza entera con Dios, -Deus sive natura- y la conclusión al ateismo basada en el mal (para nosotros) del mundo, y/o en los malos ejemplos de los (representantes de los) cristianos, islámicos, etc, tampoco es del todo una obligada y generalizada conclusión de premisas verdaderas sobre el tema, por más que las religiones lo dejen tan demasiada y concretamente manido y trillado.
    Una cosa, creo yo, son los cuentos infantiles de la mayoría de las religiones sobre dios, y otra el tema real en sí, desnudado de connotaciones culturales y experienciales previas.
    En fín, en este tema me gusta encontrar gente con el entendimiento “blando” para apreciar y reconocer las bases de nuestra ignorancia más que gente con el entendimiento “duro”, atrincheradps en sus verdades, (y en sus ocultos rencores, quizá), desparramables y casi imponibles a los demás.
    Pero, ea, todos tenemos el sino de morir, y en casi todo lo aprendible, acerbo tan aceleradamente inabarcable hoy, se puede mantener y ampliar aquello de la medicina. “ars longa, vita brevis”.
    Quiero decir, que si para llegar a una conclusión sobre la divinidad en/del mundo hay que llegar a saber todo lo que se puede saber, ese arribar está negado a la mayoría de los humanos, por no decir a todos. Matemáticamente, a la mayoría de los humanos les está negada una conclusión racional sobre el tema de dios..
    Entonces, si lo hay, debe ser su alcance de otra manera, no saliendo de mi voluntad, sino, si El existe, de la suya..
    Y si no, aquí estamos, a oscuras, diciendo y pensando cualquier cosa, sin sentido, con un sentido “débil”, sin esperanza, o fabricándonos señuelos a la esperanza, dale que te pego…Y lo peor, creyendo y pregonando virtudes sociales, cuando, de cara o a ocultas, se hace una vida individual y consumista a tope.

    Camilo

  8. Anónimo dice:

    De nada.

    Estoy admirado de lo que sabes y del rendimiento de tu tiempo….
    Y de la generosidad de compartir tantas cosas interesantes -por no decir nada de las recetas- sobre todo de los apuntes de las asignaturas que cursas o has cursado, con el trabajo que te habrán costado.,,
    Muchas gracias, por mi parte,

    Con media docena de “Filotecnólogas” se arreglaba España y me reía yo del mundo,,,!

    Camilo

    • Jajajaja, no lo tengo yo tan claro!!!! Hay cosas que no tienen arreglo.
      De todas formas, considero que el tiempo es lo más valioso que tenemos, y por lo tanto hay que gestionarlo lo más eficientemente posible.
      Encantada de que te pases por aquí con tus aportaciones
      Un saludo

  9. Cuando le decimos a una mujer que “morimos por darle un beso”, hay que entenderlo literalmente. No morimos de ganas de darle un beso, estamos muriendo porque esa es nuestra condición, estamos a cada minuto más cerca de la muerte, nos puede tocar en 40 años o en media hora. Puede ser que no nos quede más que unos pocos instantes de vida, podríamos irnos a dormir y nunca despertar, y siendo la vida es así de efímera, sabiendo que cada minuto es sagrado, no queremos utilizar nuestros últimos minutos en estar con nuestros amigos, ni con nuestra madre, ni salvando al mundo, no aterrados llorando. Morimos literalmente, y estamos aún vivos no por la patria ni por una ética, sino por darle un beso a una mujer hermosa.
    Morimos por darles un beso, estamos “muriendo” y estamos “por darles un beso”, ténganlo en cuenta la próxima vez que les digan un piropo.

    Se pueden decir muchas más cosas de la muerte, pero nadie se muere por decirlas, mejor hablar de mujeres, besos y piropos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s