El Filósofo Piojo

Publicado: 4 septiembre, 2011 en Cadaunada, Filosofía
Etiquetas:, ,

Cuando piensas en un filósofo, se te podrían venir dos imágenes a la cabeza, por aquello de los opuestos. Llamemos a la primera imagen el filósofo subterráneo. Este especimen es aquel llamado así por hundir sus raíces en la tierra. Lo que busca es la sustancia de los entes, la esencia de la realidad en sí misma. A lo más profundo que se pueda llegar ahí llegará el filósofo subterráneo. El filósofo subterráneo por antonomasía podría ser Aristóteles, quizás Nietzsche también se movería por las profundidades. En verdad son muchos los topos de la filosofía.

Por otro lado estaríamos con lo que podríamos llamar filósofo ascensional, cosmonauta o Pekenike. Es aquél que busca más allá del planeta Tierra. El que buscará un lugar más allá del sol…en las estrellas. Platón y su mundo de las ideas fue el primer Pekenike de la historia de la humanidad, al menos la que ha llegado hasta nosotros.

A poco que sepas de filosofía Platón te suena, y Aristóteles probablemente también. Pero si te hablo de Deleuze se te cambia un poco el gesto en la cara. Si te hablo de Guattari tu rostro se convierte en una mueca desencajada…¿lo cualo?. Pues estos dos señores, Deleuze y Guattari, filósofos ellos, escribieron un interesante libro, cuyo resumen podrás encontrar un día de estos por estas páginas. El libro en cuestión se llama ¿Que es la filosofía?. En el nos enseñan que el filósofo debe ser un filósofo piojo. Hartos de tristes profundos y flipados etéreos, propusieron un nuevo modelo de filósofo, al que llamaron el filósofo piojo.

Las funciones principales de un filósofo que se autodenomine piojo deben ser fundamentalmente dos: dejar a un lado el ultradeprimente racionalismo maniatado por el rigor y la objetividad y ser un ente totalmente hilarante y festivo. Un filósofo que no busque ni lo más profundo ni lo más elevado. Un piojo lo que hace es quedarse en la superficie de su huesped. El filósofo piojo debe quedarse en la superficie de las cosas, y al igual que el piojo, como parásito que es, se rie del ser vivo que le alimenta, el filósofo piojo debe realizar una observación superficial crítica y cínica de todo lo que le rodea. El mundo en su máxima expresión sería la cabeza del filósofo piojo.

El filósofo piojo, por tanto, debe superar a la razón, y para hacer esto, que no es nada fácil, debería basarse en las paradojas y llegar a contradicciones, es la única manera de superar la depresión que el racionalismo nos provoca. Su trabajo se vuelve por tanto una perversión. Es decir, el filósofo piojo es un pervertido que pretenderá inventarse nuevos conceptos, teniendo siempre en cuenta que éstos se unirán a otros previamente creados por otros filósofos, piojos o no, de manera que se vaya ampliando la red lingüística, base de nuestras relaciones y de nuestro mundo.

Además , tenemos el hecho de que incluso a los que amamos la filosofía, muchas veces se nos hace muy cuesta arriba. Pocos filósofos tienen espíritu divulgativo, eso que está tan de moda en el ámbito de la Ciencia. Hay libros que son realmente una ascensión al Everest, y si coges el atasco del fulano de turno que se ha leido previamente el libro y te ha hecho un análisis/crítica/resumen/interpretación…puede ser peor el remedio que la enfermedad. Siempre he sido de la opinión que cuanto más sabes de un tema, más fácil puedes hacérselo a los demás, pero mi experiencia me dice continuamente que mi opinión no debe ser correcta, porque sigo sin enterarme de la misa la media en la mayoría de los casos.

Ser oscuro, farragoso y antididáctico no puede ser el objetivo de un filósofo que se precie. Si de algo puede ser útil la filosofía, es haciéndola llegar a tod@s. Desde luego ese es un esfuerzo adicional, porque no solo hay que entender las cosas, sino que hay que traducirlas al lenguaje ordinario. Al igual que en la ciencia, al traducir a un lenguaje que no es el suyo propio, se pueden perder matices, pero los conceptos, que era algo que Deleuze analizó con mucho detenimiento, al final son accesibles para tod@s.

Por un lado acepto mi parte de culpa de seguir fomentando el lenguaje áspero y repleto de frases subordinadas, sobre todo cuando te metas por las secciones para Veteranos, porque ahí mi aportación básica es resumen, síntesis, y en algunas ocasiones análisis, además de tratarse de temas muy concretos y que se tratan con cierta profundidad, de manera que si se pretende explicar todos los conceptos que aparecen, la entrada se convertiría en un Quijote o dos (por supuesto estoy hablando del volumen que ocuparía). Estas entradas están enfocadas a un público que está habituado al lenguaje filosófico, y aunque la traducción al lenguaje ordinario no es el objetivo en esas entradas, siempre intento usar expresiones claras y concisas, lo menos ambigüas posibles. No siempre puedo, incluso en alguna ocasión concreta y escasa no quiero. Pero si bajo etiqueta de Paja mental, como esta que estás leyendo, encuentras que no estoy escribiendo para todos los públicos…envíame una colleja por correo urgente, hazme el favor.

Moraleja: de mayor quiero devenir  piojo…y aspiro a perecer filósofa, o cuanto menos en el intento.

comentarios
  1. axax12 dice:

    Yo me conformaré con devenir en liendre (devenir, devenir, por qué me suena tanto a Hegel). Guattari, desde que lo descubrí (escrito en alguna parte) me pareció que tenía el nombre más sonoro de todos los filósofos. Me lo imagino con “rastas” y fumándose un “joint”. Y dice que es un filósofo piojo. Decididamente será una lectura para este invierno, si se deja.
    Un saludo desde el planeta cuero cabelludo.

  2. joe dice:

    Hola!. No te parece filotecnóloga que la filosofía sigue también los tiempos?. Esto del filósofo piojo, no suena actual?.

  3. Espero que sí, algo que no se mueva con los tiempos se queda desfasado rápidamente, y su interés decrece al mismo ritmo que el desfase. Creo que tampoco es que la filosofía sea algo dinámico y flexible al mismo ritmo que los tiempos que nos toca vivir, pero sí que hay filósofos que están a la altura de las circunstancias. Por ejemplo, un filósofo contemporáneo que se precie, debe incluir la tecnología como parte integrante de cualquier sistema, hipótesis o conceptos que analice, y si no lo hace, está totalmente desfasado. Si la ciencia te va dejando ver el caos que nos rodea, como va a pretender la filosofía no incluir el caos…

  4. Pulgano dice:

    Afortunadamente, ya estás en ello: joven y filósofa, encuentras el placer en el comer y la música, supongo que otros lugares, incesablemente más gustosos e inconfesables en público, que suerte tienes chica, con querer queriendo más………………………..

    • Suerte sí, actitud también. Ganas de aprovechar cada minuto y sacarle todo el partido del mundo. Es un esfuerzo diario, que compensa con creces.

      • Anónimo dice:

        Sigue así, yo ya te sigo -incluso con tu fenomenal distinción de contextos- y sin tagarninas ya, desgraciadamente, la proliferación de conejos de campo es lo que tiene, sobre todo para quienes los animales no nos han hecho nada, !sólo nos dejan disfrutar de las vistas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s