El Concepto y el Método de la Metafísica

Publicado: 8 septiembre, 2011 en Filosofía
Etiquetas:, ,

Antes de entrar en faena, lo primero sería constatar el hecho de que la Metafísica ha sufrido un ataque despiadado e incesante durante más de dos siglos. Hume sometió sus conceptos fundamentales, que son el yo, la substancia, y la causa,  a una crítica destructora. Luego llegó Kant y dijo que la metafísica no podía ser una ciencia. Nietzsche hablaba de la Metafísica como ilusión lingüística, y Freud como síntoma neurótico. Diversas corrientes filosóficas, como la filosofía analítica como el estructuralismo han decretado una vez más la muerte de la metafísica. Frente a esta situación se pueden adoptar tres posturas:

  • Usar una nueva metodología de la que se ha extirpado los conceptos tradicionales. Aquí posicionamos pensadores que quieren superar la metafísica como neopositivistas o que la han ignorado, como los estructuralistas
  • Intentar reconstruirla a partir de los elementos aún aprovechables. Aquí se encuentran los pensadores neoescolásticos y algunas tendencias de la hermenéutica y el existencialismo.
  • Intentar superar-subvertir la metafísica tradicional con un método deconstructivo para que surja un nuevo pensamiento. Aquí se abre la posibilidad de hacer una nueva metafísica.

Sólo un pensamiento problemático, que proponga pregunta más que proporciones soluciones podrá abrir un camino más allá de la metafísica. Quizás salir del ámbito del ser sea posible dando vueltas una y otra vez en torno a la pregunta por el propio ser. El carácter problemático de la metafísica le es consustancial desde su origen. Platón situaba el origen de la filosofía en el asombro frente a lo dado, en considerar un problema lo que para todo el mundo era claro y transparente. Sócrates colaba en la pregunta la base de su filosofía. La metafísica aristotélica es ontología en tanto que pretende establecer un discurso unitario sobre el ser, y es teología en tanto que protología o discurso primero sobre el fundamento separado del mundo. Ambas pretensiones quedan frustradas en Aristóteles, la teología se nos muestra inaccesibles y la ontología como incapaz de sustraerse a la dispersión.

La sistematización y teorematización del pensamiento aristotélico llevado a cabo por la escolástica y la mayoría de los comentadores hasta nuestros días, traiciona el estatuto esencialmente problemático y aporético de los planteamientos metafísicos de Aristoteles, y eso ya lo denunciaba Lenin.

No sólo en Aristóteles, en su dialéctica, encontramos un modelo para nuestra concepción problemática de la metafísica, también en la Crítica del Juicio de Kant podemos ver un tipo de juicio que nos puede ser vital. Kant opone los juicios determinantes y los reflexionantes, los primeros nos permiten pasar de lo universal dado a lo particular que queda subsumido en aquél, los reflexionantes parten de lo particular y deben buscar lo universal capaz de determinar dicho particular dado. Lyotard ha retomado esta problemática kantiana, aplicándola al caso de conflictos que no pueden ser resueltos apelando a una ley común, porque dada la heterogeneidad de los discursos enfrentados no existe ningún principio común a los litigantes. También en la Metafísica nos encontramos con el problema de compatibilizar elementos de muy diversa procedencia y además en la resolución de estos problemas no podemos proceder de forma teoremática, deductiva, a partir de un principio común.

La metafísica como pensamiento problemático más que teoremático, es más un arte que una ciencia. Por ello la metafísica actual supone la renuncia a la pretensión de la metafísica clásica de decir la última (y la primera ) palabra sobre la realidad; más aún, supone renunciar incluso a la pretensión de verdad, dejándola en exclusividad a las ciencias. Según Popper, las afirmaciones metafísicas son compatibles con cualquier estado de la realidad porque no dicen nada acerca de ella. Aunque no admitamos esta postura en toda su radicalidad, sí afirmamos que la Metafísica está referida a la realidad de manera mediata y elástica a través de las ciencias y aunque las variaciones de éstas pueden hacer inverosímiles algunos tipos de Metafísica, ésta por su generalidad y abstracción puede resistir mucho mejor que las ciencias el choque con la realidad.

Diversas concepciones metafísicas son compatibles con un estado de las ciencias dado y la elección entre ellas es más cuestión de prejuicios, de estilo de pensamiento o de gusto estético que de una estricta racionalidad. Hay que considerar que existe una relación profunda entre las posiciones metafísicas y la propia personalidad y visión del mundo.

En la metafísica el carácter creativo de la teoría es fundamental debido a la lejanía y abstracción respecto de la realidad, así como a la dificultad que la constatación empírica tiene en este caso. Generalizando lo que afirma Mannoni podemos entender la Metafísica como una ficción, como el producto de un libre ensayo que genera un mito. Las últimas preguntas, que son precisamente las metafísicas no pueden recibir respuesta científica, y por lo tanto son el campo del mito, eso sí, un mito sobrio y controlado pero mito al fin y al cabo.

Este carácter creativo de la metafísica la sitúa entre la ciencia y la poesía y más cerca de ésta que de aquella

La metafísica desde el punto de vista tradicional se divide en Ontología, o teoría del ser en cuanto ser, y Teodicea o Teología natural. Proponemos mantener los términos clásicos introduciendo ciertos cambios en su significación.

Consideramos la Ontología como una reflexión en torno a las grandes ideas de la Razón, en oposición a los conceptos del Entendimiento, propios de las ciencias. En este sentido la Ontología puede considerarse como una teoría de las categorías. Es cometido de la Ontología construir una explicación última de la realidad, propuesta como una ficción arriesgada e inverificable directamente, que complete y sistematice los datos de las ciencias, necesariamente parciales e incompletos. Esta es la función sinóptica y sistemática de la Ontología, que ordena el conjunto de lo real, al menos de forma tentativa y provisional y sin pretensiones de verdad. El sistema metafísico es un sistema abierto, no referido a las esencias de las cosas, sino a sus circunstancias. Es un sistema preparado para acoger el azar, lo imprevisto. Esta Ontología ha renunciado a la verdad y a propocionar un ser fuerte, abierto al hombre y capaz de servir de fundamento seguro y fijo; el objeto de esta Ontología es un Ser débil, construido por el ser humano, y que más que fundamento es abismo. Nuestra Ontología es pues, descentrada, múltiple, fundada sobre un ser débil, azaroso, más abismo que suelo firme, que somete a los entes a una dispersión y a una errancia continua, a una deriva permanente y sin fundamento o, a lo más, fundada más que en unas raíces, en unas bases, en los márgenes, en una frontera en continuo desplazamiento, ni interior ni exterior.

Respecto a la Teodicea, sus temas fundamentales son el estudio del problema del mal en el mundo y la cuestión del sentido de la existencia humana. El aspecto de Teología natural queda eliminado ya que no es posible decir nada sobre Dios fuera de la fe religiosa. Lo radicalmente otro es la única forma de aludir a Dios dentro de un discurso racional no basado en la fe, como deseo de que no triunfe el asesino sobre la víctima, como esperanza de que los humillados y ofendidos sean redimidos, como recuerdo de todo el sufrimiento humano acumulado que impide todo optimismo fácil. Lo infinito ha sido creado por los hombres para aliviar su radical finitud, su anhelo de apertura a la trascendencia. La Teodicea, reformulada de esta manera, es la afirmación radical de la finitud humana; junto a la esperanza de que esta finitud no sea la última palabra, la verdad absoluta.

El problema fundamental que debe resolver una Teodicea, aparte de dar sentido último a la vida del hombre, es el de la existencia del mal en el mundo. Según Weber, las teodiceas religiosas históricas han respondido a esta cuestión de tres maneras principales:

  • Mediante la escatología mesíanica, un redentor divino o humano vendrá y cambiará la forma de vida aquí en la tierra
  • Mediante la creencia en el más allá, en el que se compensarán el bien y el mal realizados en la tierra
  • Mediante la noción de transmigración de las almas, según la cual el mérito y la culpa son retribuidos en este mundo en una vida futura cuyo nivel ontológico dependerá de cómo se haya uno portado en la última encarnación

El pensamiento metafísico no puede renegar de  un método que ha de integrar en su seno el carácter aporético de la pregunta metafísica. El método de la Metafísica no puede ser ingenuo y ha de tener en cuenta la dificultad de su problemática.

Dado el carácter radical, último y casi misterioso de las preguntas metafísicas, no disponemos de un camino real, de un método seguro, como en otras ciencias. Más bien debemos irlo construyendo paso a paso, de forma paralela al propio proceso del pensamiento.

Entendemos el método metafísico como un camino en el sentido que según Benveniste tiene la palabra sánscrita panthah, que no es simplemente un camino en tanto que espacio a recorrer de un punto a otro. Implica pena, incertidumbre y peligro, tiene rodeos imprevistos, no está trazado previamente ni corre de manera regular. Es más bien un intento de franquear una región desconocida y a menudo hostil.

Tenemos la ventaja de poder disponer, por primera vez en toda la historia de la cultura mundial, de una información  bastante amplia y fidedigna de casi todas las tradiciones culturales existentes o pasadas de la tierra. Esto nos permite confrontar ideas, hacer chocar textos, relacionar elementos dispares que despliegan  nuevos significados al insertarse en distintos contextos.

El método de esta Metafísica contemporánea es un método hermenéutico, ya que se concibe como un arte de interpretación de los textos, buscando la inserción de textos de diferentes procedencias en  un texto último común. Utiliza también la inducción y la deducción en relación con los datos proporcionados por las ciencias y las artes, pero es fundamentalmente un método analógico y metafórico. Este carácter le aproxima al arte y la literatura contemporáneos.

Todas estas características se pueden resumir diciendo que es un método estructural que define un orden y busca la explicación de este sistema ordenado mediante la construcción de una estructura, que se supone que corresponde a la estructura real empírica e inteligible que organiza los hechos a nivel subyacente.

La estructura buscada por el análisis estructural es un soporte explicativo de los hechos, configura lo real y además es ley de transformaciones que permite su comparabilidad; la estructura no es unívoca sino que sólo tiene sentido como un sistema de transformaciones que genera todas las posibilidades de configuración que puede adoptar. Este método estructural no es aleatorio, es riguroso aunque sea anexacto. A la estructura sólo se llega mediante un método de aproximaciones sucesivas.

Es un método propio de supervivientes más que de herederos, ya que está obtenido a partir de los restos del naufragio de la modernidad, más que recibido mediante la transmisión normal de la herencia de la misma. Es un método propio de quienes han perdido las raíces de su cultura,y que se relacionan con ella a través de la discontinuidad radical que ha introducido la crisis que supone la actual civilización nuclear.

Anuncios
comentarios
  1. Copyight con pauta dice:

    Internauta Sin Pauta, has olvidado poner que las ideas de este post no son tuyas sino del Prof. Martínez (de su unidad didáctica de Metafísica de la UNED) o es que yo no lo he visto? Porque, lo que es copiar tan a la silvestre, no creo que lo hayas pretendido, no?

  2. Deduzco por tu comentario que no estás matriculad@ en la asignatura de Metafísica de la UNED, porque tendrías acceso al foro de alumnos de la asignatura virtualizada y no habrías hecho ni la observación, ni la pregunta.

    Si entras en Cadaunadas, o en Apuntes, o en Metafisica…lo mismo encuentras la respuesta que estás buscando…si la estas buscando…

    Saludos

  3. Copyight con pauta dice:

    Pues no, no estoy matriculado en la UNED, pero soy un internauta interesado en el tema del post, y como tal (y como yo muchos otros que también tienen derecho a conocer las fuentes de lo que leen), no estoy obligado ni a leerme más allá de lo que pone el post que, a priori, me interesa, ni tampoco a leer foros a los que no tengo acceso. A mi me ha interesado este post en concreto, y veo que es un resumen de un libro del cual no se cita ni el título. Me parece muy bien que hayas comentado algo en el foro que dices, pero, por respeto a los que te leemos y a los que han tenido las ideas originales, debes citar las fuentes. Lo contrario es PLAGIO, intencionado o no.

    • Todas las entradas relacionadas están agrupadas bajo el mismo epígrafe, y es en esa agrupación donde marco la referencia de la fuente o fuentes. Si no te parece bien la forma en la que lo hago, es tu opinión, respetable como cualquier otra.

      Saludos

  4. Javier. dice:

    explicación última de la realidad, jajajaja.

    Yo tengo el método, la piedra filosofal que todo lo unifica.

    Necesito personas que me ayuden porque hay mucho trabajo que hacer y no poseo todos los conocimientos.

    Bueno, no los podría poseer nunca ni aunque estuviese leyendo las 24 horas del día durante toda la eternidad.

    La metafísica es ciencia, no está mal la metafísica, lo que pasa es que la gran mayoría de las personas no la entienden, falta despertar, falta el darse cuenta.

    ser no es un mito.

    Si alguien me quisiera ayudar, podríamos forjar esa metafísica que unifica toooooda la filosofía con la ontología con la metafísica, con la religión con la teología con la filosofía oriental etc…..

    Queda todo unificado y se entiende todo a la perfección, porque es ciencia, pero solo para el que se da cuenta, si los mismos nazis empleaban esa ciencia para su tecnología.

    Y se puede explicar de manera irrefutable y completamente entendible y ´con lógica pura.

    Eso si, llevaría al fin de la iglesia y de las religiones y a un nuevo entendimiento del universo y del mundo y de nosotros mismos, a una revolución del pensamiento y del entendimiento, a una epoca dorada.

    la ciencia negará, luego dudará y por fin dirá ¡Verdad es!. Y nuestra sapiencia ha quedado atrás. ¡Siglos nos vigilan y contemplan!

    Leyendo lo que ya está desarrollado pero entendiéndolo, sabremos que siglos nos vigilan y contemplan, la sabiduría está ahí esperando a ser entendida, están los libros ahí y son ciencia para el que se da cuenta.

    Saludos.

    • Javier
      ¿Eres consciente que te reconoces a la vez como ignorante y como dueño de la verdad absoluta?
      Para acometer este proyecto que planteas hay que ser no ya sabio, pero desde luego tender a ello.
      No puedes hacer jajaja con un sistema filosófico que realmente no entiendes. Y si lo entiendes y no lo compartes, tampoco puedes hacer jajaja, lo que tienes que hacer es desmontarlo.
      Estoy a punto de acabar la licenciatura de filosofía y no me veo capaz ni por asomo de abordar tu proyecto, del que estás tan convencido y con tanto desparpajo que da miedo.

      Saludos

  5. Javier. dice:

    La explicación última de la realidad es tambien la explicación primera, yo soy el alfa y el omega.

    Salud.

  6. Javier. dice:

    No soy dueño de la verdad absoluta, nadie es dueño de si mismo, yo no soy dueño de mi mismo.

    La verdad se es, yo soy la verdad, no poseo la verdad, sino que lo soy.

    no es lo mismo ser que poseer.

    Sabiduría no es conocimiento, nadie se vuelve sabio por conocer mucho y por leer mucho, nadie, sino le daríamos libros a un zoquete y este se tornaría sabio.

    Sabiduría es autoconocimiento, conocimiento de si mismo, sabiduría es saber, no conocer, sino saber, si consigo despertarte me ayudarás, porque alucinarás.

    pero para ello tienes que tener disposición a entender y a no evadirte de la lógica, la puedes refutar, pero no evadirte.

    te dejo 5 preguntas esperando contestación lógica y no evasión, para empezar:

    ¿El no ser puede leer acerca del ser o puede escribir acerca del ser?

    ¿El que no es puede escribir acerca del que es o puede leer acerca del que es?

    ¿Como es que en la misma bíblia hay textos del que es hablando en primera persona?

    ¿Quien es el que es? ¿Tú eres o no eres?

    Aparte de las 5 preguntas que espero respuesta y no en cambio evasión, y espero respuesta una a una, y no un texto para evadirse, dejo aquí los fundamentos principales de esta nueva filosofía los cuales tambien los pongo a refutación:

    Es evidente y claro, que si el ser es único y yo soy, soy el ser único porque no hay otro.

    Es evidente y claro que si solo es Dios y yo soy, solo puedo ser Dios, porque no hay otro.

    Es evidente y claro que la mente no es fenómeno mental porque no es nada sentido y notado, sino la que siente y nota, por ende es noúmeno Kantiano.

    Es evidente y claro que yo soy la mente y no en cambio nada sentido y notado.

    Es evidente y claro que no hay forma de la sustancia (esencia) sin determinación, sin cualidad, cantidad, y para ello es necesaria la medida.

    Es evidente y claro que soy es ser.

    Es evidente y claro que soy.

    A refutación lo pongo todo.

    Salud.

  7. fernanda dice:

    discula me puedes citar esta pagina en normas apa 6ta edicion xfa es de urge

  8. salva dice:

    vaya! me siento asombrado por los comentarios…) jajaj! Alfa? Omega? … dotar de cintificidad al conocimiento metafísico? Querido amigo, te sugiero, si sigues con tu mánifico proyecto, que te sumerjar a tu ritmo en aquella maravillosa obra de 1927 “Ser y tiempo” ; conocida para los que participamos en la comunidad filosófica con cierto criterio, como una de los trabajos surgidos de la la fenomenología existencialista. Como todo el mundo medianamente sabe, si está relacionado con la disciplina filosófica, hablamos de un trabajo inconcluso. Te aconsejo una insuperable introducción a ” Ser y tiempo” de G. Vattimo . Quién sabe, podrías establecer los nuevos fundamentos de una metafíca axiomática. Saludos, y suerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s