Dave Holland y Pepe Habichuela, Juntos Pero No Revueltos

Publicado: 14 noviembre, 2011 en Música
Etiquetas:, , , , , , ,

Ciclo de Jazz “Hands”: Dave Holland y Pepe Habichuela

Auditorio Nacional de Música. Sala Sinfónica.

Madrid 13 de Noviembre de 2012

Dave Holland es inglés y bajista de jazz. Pepe Habichuela es español y guitarrista de flamenco. ¿Cualquier parecido es pura coincidencia?

Dentro del mítico festival de Jazz  San Juan Evangelista, en su XXX edición, hemos tenido la suerte y el honor de ver a estos dos especímenes juntos. No  iban solos, Pepe Habichuela estaba bien acompañado de sus compañeros habituales de faranduleo, Josemi Carmona a la  guitarra y Bandolero y Juan Carmona a la percusión. Y con todos ellos, Dave Holland al  contrabajo.

Dave Holland se ha codeado con gente tan absolutamente magistral como pueden ser Corea o Davis y es uno de los contrabajistas de jazz más importantes del momento, con una discografía impresionante a sus espaldas. Pepe Habichuela procede de una estirpe divina, en esto del flamenco, hermanos, padres y primos conforman uno de los núcleos duros de la evolución del flamenco en nuestro país, que es como decir en el mundo. Se ha codeado con figuras de la talla del Camarón y de Morente, que no es poco.

Pues de estos dos grandes monstruos en sus respectivos campos, no va a salir nada malo si se juntan…Hands salió en el 2010, despues de estar tocando juntos e intercambiando conocimiento en directos por todo el mundo durante unos años. Mucho respecto y mucho interés por ambas partes

El concierto de ayer, de casi dos horas de duración, recorrió básicamente el disco. La entrada fue grandiosa. El primero Holland, alto, delgado y estilizado, detrás los Carmona y el Bandolero, y sin más contemplaciones que ponerse las gafas por aquello de me estoy haciendo mayor y no veo tres en un contrabajo. Se lanzan con unas bulerías, Puente Quebrao: primeros los cajones, y después los primeros rasgueos de Pepe Habichuela, que estremecen sin contemplaciones. Al poco entra Holland y nos quedamos alucinados, viendo como hasta patalea y todo al ritmo del flamenco. Realmente ha cogido la historia. Esto puede ser muy grande…el solo que se marca al contrabajo nos deja a todos alucinados. Flamenco puro con alma de jazz, muy interesante, muy interesante, muy sorprendente…el contrabajo sonaba puro, profundo, sonoro, rotundo…muy bien.

Después de una pequeña presentación siguen con un fandango, Hands,  donde el contrabajo de nuevo aporta al flamenco la elegancia del jazz. Pero esto es flamenco. Ni siquiera es fusión, es flamenco.

A continuación se marcan Joyride, lo más alejado del flamenco que sonó esa noche, pero la percusión parecía como tímida, demasiado comedida, como  buscando el hueco, aunque al final se marcaron un solo de cajones donde bandolero se desató por completo.

Y ahora empiezan los movimientos de ficha, porque estuvieron hasta el final del concierto cambiando la escena, ahora salgo yo, ahora entras tú. No me gustó demasiado ni la idea ni los resultados. Para el cuarto tema se quedan solo los percusionitas y Holland de nuevo se marca un solo estupendo a media entre los dos mundos, muy equilibrado, y los cajones empiezan a seguirle, pero como sin alma…no me acaban de convencer, les falta algo.

Sale Pepe y se van los demás, se queda a solas con Holland y se marcan la Taranta del disco dedicada a Camarón, y que lleva precisamente ese nombre. Lo de Pepe es muy grande, sin duda el mejor de la noche. Su guitarra transporta, tiene alma, y sentimiento, y pasión, y todo lo bueno que debe tener un músico. Al rato se incorpora Holland y empiezan un diálogo de intercambio de acordes. Quizás abusaron de este recurso en lugar de desparramar conjuntamente. Aún así fue muy emocionante y sentido, como no podía ser menos. Estuvieron juntos, pero no revueltos.

El siguiente tema lo interpretó en solitario Pepe Habichuela. Sin palabras, esencia pura, pura magia. Siguió Pequeñas Cosas, esta vez con Josemi Carmona y Juan Carmona a la guitarra y Bandolero en percusión. Josemi no paraba de repiquetear con su brillante zapato izquierdo de charol negro. Este señor toca que se sale.

El octavo tema empieza con un cajoneo estupendo y cuando Bandolero salta a las congas todos al unísono liándola parda…esta sí que desborda pasión. Al final, los cajones entran en una cabalgada sin fin, donde parecen metralletas. Estupenda. Tan estupenda como la rumba con la que terminaron, El ritmo me lleva.

Por supuesto el público quería más, así que el bis fue inevitable, unos tangos para cerrar el concierto, Subí la cuesta.

Pues me dejó a medias. Aunque la segunda mitad del concierto subió de tono y pasión, el sonido en general lo sentía lejano y apagado, la única que sonaba como debía era la guitarra de Pepe Habichuela. Lo mismo era la sonorización, dos pequeñas torres de altavoces a ambos lados del escenario para cubrir toda la sala sinfónica quizás se queda corto, y quizás esa fue la causa de que no me  llegara la pasión ni el arte que debía estar cociéndose abajo. Las percusiones me parecieron muy comedidas. Josemi Carmona muy bien, excepcional, y los maestros pues estupendos. Por algo son maestros. Pero el resultado no me hizo levitar, ni erizarme los vellos de la nuca, ni salir con una sonrisa de oreja a oreja que te dura unos días…habrá que intentarlo de nuevo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s