Heidegger y la Deconstrucción de la Metafísica

Publicado: 16 enero, 2012 en Filosofía
Etiquetas:, , ,

La diferencia ontológica y el Dasein

Heidegger parte en su análisis de la Metafísica de lo que denomina la diferencia ontológica entre el Ser y el Ente. La Metafísica occidental en tanto que ontología ha ligado siempre el ser al ente, haciendo depender el primero del segundo. Heidegger pretende oponerse a este olvido del Ser proponiendo más que una superación de la Metafísica, que sería su destrucción,una asunción que permita el establecimiento del lugar de la Metafísica, su localización.

 Heidegger considera que el fundamento de la Metafísica lo constituye la verdad del Ser en sí mismo más allá de la referencia del Ser al ente. Un pensamiento que se proponga experimentar el fundamento de la Metafísica ha abandonado la Metafísica. Supone ir más allá del pensamiento representativo, inaugurar otro tipo de pensamiento que quizás tenga algo que ver con la poesía y el arte.

Antes de intentar salir de la Metafísica busquemos con Heidegger su fundamento. Esta búsqueda tiene que ser forzosamente histórica, genealógica, ya que desde el principio Heidegger ha vinculado de manera esencial el Ser al Tiempo. Su obra Ser y Tiempo fue concebida como la explicitación y estructuración de la pregunta que interroga por el sentido del ser, se presentan los dos problemas fundamentales que plantea el desarrollo de dicha pregunta: la fijación del ente que funciona como primario en estas preguntas (el Dasein) y la apropiación del modo de acceso a dicho ente. El primer problema nos lleva a la formulación de una analítica ontológica del ser-ahí como un poner en libertad el horizonte para una exégesis del sentido del ser en general, horizonte que se nos revela como temporalidad, como tiempo. El segundo problema nos lleva a la cuestión de la destrucción-superación de la historia de la ontología.

El preguntar por el Ser es radicalmente un pensar histórico, el análisis de la historiografía filosófica es la premisa fundamental para poder plantear dicha pregunta por el Ser de los entes. La ontología fundamental se plantea como analítica existencial del Dasein, a partir de la cual será posible plantear la elaboración de las otras ontologías regionales. El Dasein no se identifica con el hombre concreto, sino que es más bien el ámbito en que se produce la apertura del hombre hacia el Ser. El existencialismo francés, especialmente Sartre y Merleau-Ponty, explotará posteriormente la noción de Dasein entendida como el sujeto humano, en su sentido ético y existencial.

La metafísica occidental como onto-teología

Además del análisis existencial del Dasein, la explicitación de la pregunta por el Ser exige una deconstrucción de la historia de la Metafísica. Para Heidegger la pregunta por qué es la Metafísica nos lleva al análisis de la historia, ya que el ser es un ser epocal, cuyo destino es esencialmente epocal, es la historia universal.

Las épocas fundamentales en la historia del Ser, aquellas detenciones básicas para considerar el Ser de los entes, han sido la presentación del Ser

  • por Platón como idea,
  • por Aristóteles como energía,
  • por Kant como positio,
  • por Hegel como concepto absoluto,
  • por Nietzsche como voluntad de poder.

Todos estos conceptos son palabras del Ser que responden a la pregunta por el Ser. Lo común a todas estas respuestas es que el Ser se entiende como presencia. La relación esencial entre el Ser y la presencia es la forma en que se ha captado en la historia de la Metafísica occidental la temporalidad del Ser. Heidegger resume así la relación entre Ser y tiempo: La Presencia (Ser) pertenece al claro abierto al retirarse (tiempo). El claro abierto al retirarse lleva consigo la presencia. Esta sumisión del sentido del Ser a la presencia del ente presente es lo que ha producido ya desde el origen de la Metafísica el olvido del Ser como diferencia entre el Ser y el ente. La diferencia entre el Ser y el ente, en cuanto diferencia de lo que sobreviene y la llegada es el diferir que vela y desvela de ambos. Aparece claramente el Ser como diferencia.

Heidegger coloca la diferencia entre Ser y ente en el diferir que precede la esencia de la diferencia e ilumina de esta manera el destino del Ser desde su origen hasta su cumplimiento. La Metafísica al pensar el ente como tal en su totalidad ha olvidado la diferencia como diferencia, al centrarse en los entes como diferentes y la búsqueda del fundamento de los entes. Este fundamento aparece como el Ser en el que se funda el ente, pero el ente supremo aparece como el fundante, como la causa primera que justifica todos los entes.

De aquí la dualidad de la Metafísica: por un lado analiza el Ser del ente como lo más general y en este sentido es ontología, y por otro analiza el Ser como el ente supremo y en este sentido es Teología. La constitución onto-teológica de la Metafísica deriva del prevalecer de la diferencia, que conduce al ser como fundamento y al ente como fundado-fundante justificante a diferir el uno del otro y a volverse el uno hacia el otro.

Nihilismo y Modernidad

La época moderna aparece caracterizada por Heidegger por la técnica basada en máquinas, la ciencia, la consideración del arte como expresión estética de la vida humana, la concepción del obrar humano como cultura y la desdivinización o secularización del mundo que cristianiza la imagen del mundo y a la vez transforma el cristianismo en una visión del mundo.

La época moderna surge cuando el mundo se convierte en imagen, el conocimiento en representación y el hypokeymenon se convierte en sujeto por obra de Descartes, lo que supone la conversión de la Metafísica en teoría del conocimiento.

Heidegger interpreta la técnica no como un simple instrumento de transformación del mundo, sino como un modo de des-ocultar, como un poner que se impone. La imposición como constelación del Ser y del hombre es el preludio de una noción que introduce Heidegger para aludir a algo que se encuentra más allá del Ser, el ámbito a través del cual el hombre y el ser se encuentran en su esencia.

El ámbito en el que el propio Ser encuentra su sitio, la posibilidad de pensar el Ser sin el ente, está ligado a la posibilidad misma del ámbito en el que el propio Ser encuentra su sitio. Pensar el Ser más allá de la Metafísica exige que se abandone el Ser como fondo del ente a favor del hay, entendido como donación. La apropiación y culminación de la Metafísica como olvido del Ser cosubstancial al propio Ser, se asocia a Heidegger como en Nietzsche y Jünger, con la superación y culminación del nihilismo, lo cual supone abandonar el lenguaje de la Metafísica para poder pensar la cuestión de la morada del Ser, de su localización.

Una filosofía que queda como estética no puede ser una solución aceptable al problema de la superación de la Metafísica. La solución de este problema está en la posibilidad de construir una nueva hermenéutica a partir de la existencia, un nuevo arte de la interpretación capaz de captar los problemas de la época del nihilismo consumado.

El pensamiento que va más allá de la Metafísica se acepta como finito, caduco y mortal; la superación de la Metafísica no podrá nunca ser más que una distorsión del pensamiento metafísico que sitúa la diferencia como lo inicial, como lo previo, anterior incluso a la diferencia ontológica que separa al Ser del ente.

Heidegger alumbra la posibilidad de un pensamiento transmetafísico, pero no lo logra, convirtiéndose en el último gran metafísico, que abre posibilidades aprovechadas por Vattimo, Derrida, Deleuze, entre otros, pensadores de una diferencia radical previa al Ser mismo y capaz de descentrarlo continuamente en un juego sin fin de diferencias entendidas como trazas materiales en un continuo diferir.

Anuncios
comentarios
  1. Como dice Luis Racionero en el prólogo de Morbo, hay mucha metaf sica de la buena en el libro de Roser.

  2. Javier. dice:

    Todo es problema de lenguaje, mal planteamiento:
    la diferencia ontológica entre el Ser y el Ente. La Metafísica occidental en tanto que ontología ha ligado siempre el ser al ente, haciendo depender el primero del segundo.

    Esto no es así verdaderamente, sino que los entes dependen del ser.

    Sin ser no hay entes que valgan, sin noúmeno no hay fenómeno, sin sustancia primera aristotélica no hay esencia o forma de la sustancia, sin sujeto no hay objeto.

    El ser es único , omnipresente, indivisible, inmutable no cambia siempre es el mismo, etc…..

    Los entes son muchos.

    Los entes dependen del ser, no en cambio el ser de los entes.

    El ser sin entes es el ser inexistente, empleo ese concepto para explicarlo, es el yo sin ello.

    el que es pero que nada siente ni nada nota, ni un pensamiento ni una percepción ni nada de nada y sin embargo es.

    aunque obviamente no lo sepa.

    El ser se arroja a la existencia con la primera forma de vida, por la cual empieza a sentir y notar algo , y se desintetiza en subjetivo y objetivo, en yo y ello.

    no se que sentirá o percibirá una bacteria, pero algo percibe.

    a medida que la evolución avanza, el ser se va diversificando en los diferentes entes, en las diferentes formas de vida, percibiendo por cada una de ellas lo que permita percibir esa forma, si no hay ojos el ser no ve.

    hasta llegar a la forma humana donde el ser se torna conciente de si mismo, y puede decir yo soy el ser y soy el mismo en todos los entes, me experimento a mi mismo en la diversidad.

    Saludos.

  3. Javier. dice:

    El ser inexistente para que se entienda mejor, sería la sustancia pensante de descartes sin pensamientos.

    o sería el sujeto cognoscente de Kant (el cual es la cosa en si por mas que digan) sin conocer.

    puedo poner mas ejemplos.

    ese ser ES, pero nada siente ni nada nota, por lo tanto equivale a la nada subjetiva, a la nada para si.

    no es la nada porque el ser es, pero es la nada subjetiva.

    Salud.

  4. jma3000 dice:

    Estoy de acuerdo con Javier.

    El ser es lo que es, el ente es una manifestación concreta del ser. El ser es un concepto universal (todo aquello que es) , el ente un concepto particular (cualquier objeto real o racional de lo que es. del ser).

    El ser es la abstracción, la generalización de todo lo que es. Lo que la realidad es. El ente un objeto cualquiera del ser, de lo que es, de la realidad que es.

    La pregunta de Heidegger de ¿por qué hay ser y no más bien nada? no tiene sentido en tanto que el ser es lo que es y no hay forma de que sea lo que no es; es decir , que no sea; que el ser sea el no ser; porque la única propiedad (lo que lo identifica, lo que lo define) del ser es que es.

    La pregunta de Heidegger implica una actitud religiosa.

    • Sartre y otros existencialistas en cambio no lo estarían.
      “El ser es lo que es” para algunos es una definición, para otros una perogrullada que no aporta información.
      Saludos

      • jma3000 dice:

        Tienes razón, así parece, pero no es; pero más que perogrullada parece una tautología al estilo de las de Kant (los juicios analíticos sobre los que levantó todo un edificio teórico insostenible pero ingenioso). Pero el razonamiento original es de Parménides.

        Si te das cuenta todo el edificio del conocimiento se basa en una tautología: el principio de identidad y en sus dos replicas (variaciones al mismo tema): el principio de no contradicción y el de tercero excluido.

      • ¿Tautología? Yo diría que no. Un caballo es un caballo en mi pueblo se llama perogrullada.

        Una tautología es una expresión que forma parte de una lógica proposicional, es decir, una proposición compleja a partir de proposiciones simples unidas por un conector lógico. Y aunque conceptualmente sí coincidan, ya que se trata de decir lo mismo, formalmente no. “El ser es lo que es” es un enunciado afirmativo, un elemento simple, no una proposición compleja. No hay conectivos lógicos por ninguna parte y no se realiza inferencia. No aporta ninguna información.

        Cuando te refieres al edificio del conocimiento, si sólo entiendes por conocimiento el científico estararía de acuerdo contigo hasta cierto punto. Pero es que yo considero que el científico es uno de los posibles tipos de conocimiento, no el único. Las aproximaciones artísticas y filosóficas forman parte también del conocimiento humano. En estos casos, sobre todo en el artístico no aplican esos pilares necesariamente.

        Saludos

        • Juan Manuel dice:

          ¡Pero maja, qué me has dejao frio!
          Con eso de la lógica proposicional, los conectivos y tal!
          ¡Eso ya es atacar con artillería pesada!
          ¡Y aparte me has echado encima a Sartre!
          ¿Que no estarán los europeos pensando en volver a invadir América, sobre ahora que España está ganando todo?
          Me has enfriado mi sonrisa dominical.
          Saludos 🙂

  5. Hombre Juan Manuel, que mas buscao tú… no era mi intención, de todas formas si tu media sonrisa se queda como la del saludo, tienes más que suficiente
    Te mando yo sonrisa y media y así completas
    Saludos 🙂 🙂

    • Hola, maja.

      La perogrullada mayor es el olvido del ser. El verbo ser a nadie se le ha olvidado, se usa todos los días, al igual que todos los verbos. El verbo ser usa para señalar a todo aquello que es. Así como el verbo correr se usa para todo aquello que corre.

      El ser no existe, por eso nadie lo ha encontrado y por eso a nadie se le ha olvidado.

      Me llama la atención que nadie ha desenmascarado la vacuidad de Heidegger.

      Su subjetivismo es alarmante, lo que encuentra en su conciencia lo confunde con una realidad más allá de la metafísica. Lo sorprendente es que los demás filósofos (Sartre, Derroda, Deleuze) se lo crean, eso si que es alucinación colectiva. Por eso sus filosofías dado de que reciben de Haidegger influencia son garantía de juegos de palabras, de poesía en el mejor de los casos. En la poesía inventas, imaginas; seres, escenarios, sucesos; y no tienes límites de ninguna clase, todo se vale.

      Maja, lo que entiende por historicidad Heidegger no es lo que la gente común entiende. Lo histórico en Heidegger es un instante único fuera del tiempo histórico (del que entendemos los comunes mortales, del que aparece en los calendarios, los periódicos y que sirve para celebrar los cumpleaños) en que por ejemplo el ente se abrió al ser (Qué es metafisica?)y generalmente lo sitúa entre los griegos.

      Su fuente de conocimientos es el análisis filológico de los términos hasta llegar a su origen griego, una vez localizado el termino griego que dió origen al termino alemán que estudia, le confiere a través de rebuscados análisis, que nadie entiende, un significado que se acomoda misteriosamente a sus propósitos de “investigación”.

      Extraviado en Ser y Tiempo ya no sabe si el ser es el dasein, o si el dasein es una manifestación del ser, y de allí inventa un existencialismo (pues ya no sabe a donde ir) y el libro acaba siendo una una antropología (la problemática del dasein) y no una ontología (¿que es el ser?).

      Heidegger representa un atraso para la filosofía entendida como conocimiento de la realidad. Si la filosofía son juegos de palabras en búsqueda de una metarealidad(como ha sido especialmente de Kant para acá) lejos de la comprensión de la gente común, entonces esta filosofía supongo debe de ir muy adelantada.

      Saludos. 🙂

  6. Buenas buenas!

    Tengo una consulta para plantear: En donde dice ” La Presencia (Ser) pertenece al claro abierto al retirarse (tiempo). El claro abierto al retirarse lleva consigo la presencia. Esta sumisión del sentido del Ser a la presencia del ente presente es lo que ha producido ya desde el origen de la Metafísica el olvido del Ser como diferencia entre el Ser y el ente.”

    Se puede resumir que lo que quiere decir Martincito es que EL SER NO ES PERO SERÁ SER CON EL TIEMPO????

    La verdad es muy intrincado este Heidegger.
    Desde ya muchas gracias!!

    • Sí que es intrincado, sí.

      Lo que quiere decir es que el Ser no es Ser sin tiempo, el Ser es un Ser aquí y ahora. El Ser siempre es se, pero considerándolo en contexto, nunca aíslado ni absoluto.
      La presencia del Ser está por encima del mismo ser
      No te creas que me enteré muy bien de la filosofía de martincito, pero creo que van por ahí los tiros,
      ¡¡¡¡Gracias por preguntar!!! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s