Archivos para febrero, 2012

Filetitos de Pavo con Guindilla Verde

Publicado: 28 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, ,

Me encuentro una guindillas verdes frescas en el mercado, y no puedo evitarlo, me tiro en plancha a por ellas…ya veré después en qué las uso. Os presento uno de los usos de después, improvisación sobre la marcha, tampoco es que haya inventado la rueda, pero ha salio güeniiiiiiiiiiismoooooo.

La cocina olía que nos estaba poniendo nerviosos…es pavo, que cosas… En realidad iba buscando pechugas de pollo de corral, pero no había, y para pollo de piscifactoría 😉 prefiero pavo. A ver cómo te las apañas para que no quede seco. Pues para empezar compras pechuga de pavo….mal vamos. Pártela en filetitos finos y así enderezamos algo el camino. Filetitos, escalopines…trozos de tamaño mediano y finitos.

Con las guindillas le damos un punto picante y diferente, además al ser frescas el sabor es mucho más agradable. Si te gusta el picante y te las encuentras, no dudes en comprarlas.

En una sartén grande o cazuela se cubre el culo con AOVE, lo justo oye que estamos a dieta, partimos una cebolla en juliana y 5 dientes de ajo en rebanadas y los ponemos a fuego bajo a que se vayan entreteniendo. Cuando lleven unos 5 minutillos añadimos guindillas verdes frescas, rebanadas. ¿Cuantas? Tú mism@, yo le eché 4 para un kilo de filetitos, y era perfecto el picor, así que a mí me habría gustado más… unas 6 o 7 :). Lo suyo es que cojas la guindilla, le pegues un corte y te la lleves a la boca…la lengua te dirá lo que pica la guindilla y así tu ya calculas cuantas le echas.

Seguimos rehogando hasta que los ingredientes empiecen a dorarse, cogiendo un color y un brillo bonitos y un olor estupendo. Añadimos los filetitos de pavo, procurando que toquen directamente el fondo de la sartén, vamos retirando las verduritas para hacer hueco. Subimos el fuego. La idea es quitarles el color de crudo, que se doren un poquito, pero a fuego muy vivo, ya que luego van a cocer un poco. También puedes hacer esta operación en primer lugar, dorar los filetitos, los retiras y luego echas las cebollas, ajo y guindilla. Añade pimienta negra molida a los filetitos, pero no sal.

Una vez que el pavo ha tomado un color un poco dorado se añade un buen chorreón de vinagre de arroz y un buen chorreón de salsa de soja. Se tapa la cazuela y en cuanto se ponga a hervir se baja el fuego. Se deja cociendo unos 15 minutillos, puede que algo menos. !Vas a flipar! ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Pechuga de pavo hecha filetitos finos
  • 4 guindillas verdes frescas
  • 5 dientes de ajo
  • 1 cebolla grande
  • vinagre de arroz
  • salsa de soja
  • AOVE y pimienta

MANUFACTURA

  • Se cortan las guindillas en rodajitas, la cebolla en juliana y los ajos en rebanadas. Se sofríe todo con AOVE hasta que estén dorados.
  • Se añaden los filetitos de pavo al fondo de la sartén y se sube el fuego para que se doren
  • Cuando estén con un color bonito se añade un buen chorreón de vinagre de arroz y un buen chorreón de salsa de soja
  • Se baja el fuego y se tapa, se deja cocinando unos 15 minutos

Bar El Pico. De Barrio

Publicado: 28 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , ,

Seguimos con la sección De Tapas por Malasaña. Ahora es el turno de El Pico, un bar de toda la vida, de mantel de papel con cuadritos y comensales con mono azul y manchas de pintura en el almuerzo y gente joven y dicharachera al caer el sol. Rompe la estética moderna y glamourosa del barrio…pero es que el señor Sebín ya estaba allí antes de que los modernos llegaran…y ahí sigue. ¿El secreto? Por supuesto una buena comida y un buen servicio. En un barrio donde en vez de camareros encuentras generalmente actores en paro, es de agradecer que te sepan tirar una caña en condiciones y tratarte con profesionalidad. Sin dudas un bar para ir asiduamente, por precio, por ambiente, por comida y por servicio.

Ponen tapa con la caña, y como ya sabeis, a mí este pequeño detalle ya me vale para el beneficio de la duda. Y las tapas dependen del día, según lo que tienen, pero siempre está muy  buenas. Pero lo que me convenció, sin ninguna duda, fueron los torreznos, los mejores del planeta. Frititos, jugosos, en su punto de sal….Im Presionante 😉

El menú del mediodía es comida casera, casera, pero casera de verdad, y buenísima. No esperes grandes moderneces en plato pequeño. Sus lentejas con chorizo y su cocido (los miércoles) con fama en el barrio.

Tienes todas las raciones que te puedas imaginar, las croquetas están excelentes, la tortilla también, el revuelto de morcilla, la oreja es buenísima…la lista es bastante amplia. Yo me quedo con los torreznos, siento una debilidad inconfesable por los torreznos de este bar. Pídelos sin dudarlo, no hay mejor tapa con la cerveza.

Justo en frente, hay un restaurante llamado La Fragua de Sebín.  Como ya dejé caer hace unas líneas, el tal Sebín fue el fundador de El Pico, que luego pasó a sus hijos, Rafa y Toñín, que luego montaron este restaurante, que es de lo mejorcito del barrio. Pero esa es otra historia que contaré en otra sección. Sólo apuntar que estos hermanos son de los mejores profesionales de hostelería que te encuentras por el barrio. Sin duda.

En definitiva, unas cañas de barrio y unas tapas de impresión. ¡¡¡Si vais…ya me contais!!!

Bar El Pico

C/Divino Pastor 12

Malasaña

Gelatina de Yogur Natural con Miel

Publicado: 27 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , ,

Un postre ligero y original.

Postre muy ligero para terminar una comida no tan ligera, o para portarse bien y seguir siendo golosón.

Se prepara rápido y fácil. Sólo necesitamos un yogur natural de medio litro y un sobre de gelatina neutra, sin sabor a nada. Miel, por supuesto, para darle el toque golosón.

Hacemos la gelatina siguiendo las instrucciones, normalmente es un sobre para medio litro de agua, se echa un poco para desleir la gelatina y el resto se pone a hervir. Cuando llegue a punto de ebullición se vierte sobre el bol donde está la gelatina y se mueve para que se diluya completamente.

Añadimos lentamente el yogurt natural, removiendo continuamente. Podemos añadir algo de edulcorante para endulzarlo, o muchíiiiisimo mejor, un par de cucharadas rotundas de miel. Mover bien para que quede todo homogéneo.

El contenido del bol se mete en los moldes donde lo vayas a presentar, no uses moldes para luego sacarlos, tipo flaneras o moldes de silicona, porque al ser yogurt, la textura de la gelatina no será tan contundente como para que no se te destruya al desmoldar. Así que viértelos sobre copas chulas, o boles pequeños.

A la hora de presentar puedes acompañarlo de pasas, nueces, incluso introducir estos elementos en el proceso de fabricación de la gelatina. Nosotros como estamos hipocalóricos, lo endulzamos con edulcorante, pero negaré haberlo hecho ;), y pusimos la miel aparte para quienes fueran afortunados de poder usarla. Por supuesto nada de pasas, ni nueces ni pequeñas dosis de lujuria pecaminosa…espartanos a más no poder…y aún así estaba buenísimo y super fresco.

Servir recién salido de la nevera. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • medio litro de yogurt natural
  • unas hojas de gelatina neutra
  • un par de cucharadas de miel
  • pasas y nueces para decorar

MANUFACTURA

  • Se deslíe la gelatina, siguiendo las instrucciones
  • Se añade la miel y se disuelve bien
  • Se incorpora el yogurt poco a poco sin parar de mover
  • Se vierte en moldes y a la nevera, unas dos horas mínimo, o hasta que cuaje
  • Servir acompañados de unas pasas y trozos de nueces espolvoreadas

Makis de Surimi y Pepino

Publicado: 25 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Un clásico de la gastonomía nipona…

Los makis de maguro son mis favoritos, ya caerán en breve, pero anoche teníamos ganas de makis y tiramos de otros ingredientes también muy utilizados para tal efecto.

Los makis son unos rollitos de arroz cubiertos de alga y rellenos de ingredientes varios. Los japoneses tienen una gastronomía excelente, y como sucede en estos casos, el éxito lo tienes prácticamente asegurado si utilizas buenos ingredientes.

Hay un arroz que es especial para hacer sushi y makis, y lo puedes encontrar en las tiendas de productos especializados, pero al fin y al cabo se trata de un arroz de grano corto, redondo, y aquí tenemos de eso y te saldrá más barato. El resto de ingredientes sí que conviene tenerlos porque sino el sabor japonés desaparecerá.

Partiremos pues de arroz de grano redondo, nosotros hicimos 60 gramos de arroz y nos dió para un rollo, bien petadito, podría haber dado para dos rollos finitos. El arroz hay que lavarlo muy bien en agua fría, hasta que el agua deje de salir blanca y salga totalmente transparente. Entonces lo ponemos en un cazo a hervir con agua, un poquito de sal, un poquito de azúcar, un chorreón de sake y otro de vinagre de arroz. Cuando empieza la ebullición lo tenemos 2 minutos a fuego muy fuerte, luego bajamos a fuego medio durante 5 minutos y por último a fuego muy bajo unos 15 minutos.

Una vez que esté cocinado se cuela el agua sobrante y el arroz se extiende sobre una superficie para que se enfríe. La tradición manda abanicarlo, para que se enfríe suavemente…tú mism@.

Ahora vamos con el relleno, en este caso surimi y pepino. El surimi lo partimos en barritas muy finas, el pepino lo pelamos y también lo partimos en bastones finos y alargados.

Vamos a montar los makis. Cogemos una esterilla de bambú, herramienta imprescindible para formar el rollo, y la envolvemos con papel transparente. Sobre la esterilla colocamos una hoja de alga nori, con la parte más brillante hacia fuera. Nos humedecemos un dedo y lo embadurnamos de wasabi, y pintamos con el dedo toda la superficie del alga, cuidado con el wasabi que es muy potente, hay que usarlo con precaución. A continuación, distribuímos el arroz por toda la superficie del alga, dejando uno de los extremos sin arroz, que será por donde cerremos el rollo. Se colocan los ingredientes en el centro del alga.

Una vez que tenemos los ingredientes en el centro, procedemos a enrollar el maki, con cuidado, presionando con fuerza para que quede bien compacto. Cuando estemos cerca del borde sin arroz, lo humecedemos para que el rollo selle bien. Si no tienes claro como se hace, puedes encontrar miles de vídeos donde te lo explican en tiempo real. No es complicado, con un par de rollo que hagas ya le coges el punto.

El rollo se parte por la mitad, y luego cada una de las mitades se parte en tres trozos, como mandan los cánones, que ya sabeis que los japoneses son muy fieles a sus tradiciones.

Consejos básicos, el alga tiene que ser de calidad, en algunos supermercados encuentras alga nori que es incomible y te arruinará el plato.Prueba con cualquier ingrediente que se te ocurra que te pueda gustar, eso sí, si es en crudo que sea de buena calidad.

Para servirlos, colócalos sobre una superficie plana y que cada comensal disponga de un pequeño cuenco, en el que se verterá salsa de soja y wasabi al gusto de cada uno. La salsa de soja debe ser suave, tipo japonesa, porque una salsa de soja de cocinar china por ejemplo es demasiado salada y agresiva y se trata de un plato con un sabor muy suave y equilibrado. El maki se pasa por la salsa y a disfrutarlo. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Hojas de alga NORI, una cada 6 makis
  • unas barritas de surimi
  • un pepino
  • arroz de grano redondo, unos 40 gramos por rollo
  • un chorreoncito de sake
  • un chorreoncito de vinagre de arroz
  • una pizca de azúcar
  • una pizca de sal
  • wasabi
  • salsa de soja

MANUFACTURA

  • Se lava bien el arroz y se cuece en abundante agua, los primeros dos minutos a fuego muy fuerte, luego 5 minutos a fuego medio y por último 15 minutos a fuego mínimo. En el agua de cocer el arroz se echa una pizca de sal, una pizca de azúcar y un chorreón de vinagre de arroz y otro de sake. Todo el tiempo debe estar tapado.
  • Una vez hervido se cuela para retirar el agua sobrante y se extiende sobre una superficie limpia para que se enfría.
  • Una vez frío se procede a rellenar los makis
  • Se cortan las barritas de surimi y el pepino pelado en tiras finas y estrechas
  • Se cubre con papel transparente la esterilla
  • Sobre la esterilla se pone una hoja de alga nori, con la superficie brillante hacia fuera, con un dedo cubierto en wasabi se repasa el alga
  • Se cubre con arroz bien extendido, dejando uno de los laterales sin arroz
  • En el centro se colocan las baritas de surimi y pepino
  • Se procede a enrollar el maki, humedeciendo la parte de alga sin arroz para que selle bien el rollo
  • Se parte el rollo por la mitad y cada una de las mitades en tres trozos
  • Se sirve acompañado de salsa de soja suave y wasabi que cada comensal mezclará al gusto

Taberna Mozárabe. El Buen Gusto

Publicado: 24 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, ,

Seguimos con la sección De Tapas por Malasaña . Ahora le toca el turno, a, probablemente, uno de mis sitios favoritos…si no el favorito der tó.

Escondida detrás de Plaza España, se encuentra esta joya. Una taberna decorada con mosaicos de arte mozárabe, música sacra y renacentista, y unos señores que la llevan de lo más profesionales, en todos los aspectos. Un trato muy agradable y correcto, los camareros son un encanto y muy muy tranquilos, aunque el sitio esté petao, tienen siempre clarísimo el orden y no se les olvida nada de nada.  Superprofesionales. Un ambiente a veces bullicioso, normalmente agradable y una comida que quita el sentío.

Te ponen una tapa con cada caña que te pidas, y una tapa estupenda. Esa costumbre, que no se prodiga mucho por estas tierras, es de lo más agradecida. Las tapas son pequeñas dosis de lo que puedes encontrar en su carta. Y la carta no tiene desperdicio.

No se ni por donde empezar. El paté, paté casero, a la pimienta. Como es casero no siempre sabe igual, a veces más potente, otras más intenso…siempre absolutamente delicioso, es puro vicio comerse una tosta de ese paté y es casi imposible no pedirse otra, porque son tirando a pequeña. Ya sabes, las buenas fragancias vienen en botes pequeños 😉

Por donde seguimos…flamenquines. Deliciosos. Dorados y crujientes, con el punto justo de fritura y para nada aceitosos. Con una carne y un jamón de primera. Impresionantes. Mejillones tigres, orgasmo empanado. Saben freir muy bien, se nota que usan aceite de buena calidad y que lo reciclan con asiduidad…como harías tú en tu casa.

La tortilla. Me deshago sólo de pensarlo. Suele estar poco hecha, un poco crudita por dentro, así que te tiene que gustar así, pero madre mía los lagrimones se me caen con esta tortilla, y yo para las tortillas soy muy mía…no como tortilla de papas en cualquier sitio, y por cierto, es algo que no se me da nada bien hacer en casa. Pero no tengo pena, que para eso ya tengo a mí pare, que él sí que hace las mejores tortillas del mundo. ¡¡¡Un besote papa!!!!

Carne a la pimienta. AAAAAggggghhhhhh….esto empieza a ser obsceno, pedirás más pan para mojetear la salsa, porque es absolutamente deliciosa…

Hay algunas cosas más en la carta, croquetas, queso con guindillas, ensalada de cangrejo, albóndigas…da igual lo que te pidas, porque está todo de homenaje. Me acuerdo de casi todo lo que ponen y lo he probado casi todo…eso es señal de que realmente deja huella. Además no es nada caro. Tiene un precio más que justo y razonable para la calidad que te ponen. Saben tirar las cañas como en pocos sitios, y el vino de la casa está bastante decente. Eso sí, la carta de vinos no es demasiado extensa…no podía ser todo perfecto 😉 .

Normalmente está bastante lleno, pero a veces, sorprendentemente encuentras sitio en la barra o incluso en alguna de las escasas mesas. Si llegas en el momento justo podrás sentarte y disfrutar tranquilamente de una velada en un sitio precioso, con unos camareros entrañables, una música inesperada y deliciosamente tranquila…Pensándolo bien, casi mejor que no vayas, y así me dejas sitio 😉

Taberna Mozárabe

C/ De los Reyes, 6

Plaza España

Madrid

Pollo Tandori

Publicado: 23 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , ,

Receta india, mogola para ser más exactos.

Este plato te lo suelen presentar en los restaurantes hindúes con trozos de pollo de un rojo rabioso sobre unas cebollas en juliana crujientes. Pero en la India no es siempre así. De hecho yo nunca lo encontré así…

Para que sea pollo tandori lo que realmente se necesita es macerar el pollo en yogurt con especias y asarlo en un horno tandori. El tanduri, tandoori o tandori es un horno de piedra que cocina a temperaturas muy elevadas. Yo no tengo un horno de estos en mi casa, pero le meto caña al que tengo y hago como que si ;).

Tampoco quiero hacer el pollo en trozos, prefiero hacer pechuga en daditos. Así que un par de pechugas de pollo, preferentemente de corral, que limpiaremos bien de las grasillas varias que las acompañan y partiremos en dados de tamaño mediano tirando a un poco grandes.

Salpimentamos el pollo y lo hundimos en un bol en el que previamente habremos mezclado medio litro de yogurt natural con un puñado de especias indias varias. Puedes comprar curries ya preparados, incluso con el nombre tandoori, con el que obtendrás el color rojo rabioso del que hablaba al principio. Lo único en que todos los curries para el tandori están de acuerdo es el uso de garam masala, que entre otras muchas especias lleva cominos, ajo, pimentón, jengibre…hasta 70 y mas tipos de especias. Si tienes ingredientes e imaginación te instaría a que prepararas tu propio curry, que es como hacen l@s cociner@s indi@s en su casa. El color rojo rabioso lo dan el pimentón y la cayena, si usas más cúrcuma le dará un toque naranja…así que libertad sin límites.

El pollo se deja macerando en la mezcla de yogurt y especias durante unas horas, preferiblemente un día completo, incluso algo más.

Cuando lo vayas a cocinar, sácalo de la nevera un rato antes. Lo extiendes por la parrilla del horno sobre la que habrás puesto un papel de cera o de aluminio. Las piezas preferiblemente separadas. Se pone a fuego muy fuertes, 210 grados con calor arriba y abajo y cuando las piezas estén doradas se les da la vuelta para que se doren igualmente por el otro lado. En cuando tengan un color bonito las sacas del horno. No las dejes dentro reposando porque con el calor residual el pollo se secará, y lo que hemos conseguido con tanta temperatura es que quede dorado por fuera y jugoso por dentro.

Se puede servir acompañado de arroz basmati, verduras varias, cebollas en juliana que podemos poner debajo del pollo mientras se hornea…incluso lo puedes usar cortándolo en trozos más pequeños, para una ensalada, una pasta…lo que se te ocurra…¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 2 pechugas de pollo de corral hecha daditos
  • medio litro de yogurt natural
  • Especias varias (curries indios o caseros)

MANUFACTURA

  • Se mezcla el yogurt con las especias
  • Se salpimenta el pollo
  • Se mezcla el pollo con el yogurt y se deja macerando en la nevera un día
  • Se extiende por la parrilla del horno, 210 grados arriba y abajo hasta que esté dorado por las dos partes.

En  La Incertidumbre del Tráfico IP, traté de poner de manifiesto, que era cada vez más interesante y necesario tratar de unificar los planos de paquetes y óptico.

La red IP está compuesta de routers conectados entre sí. Cada router está en una ubicación o PoP (Point of Presence) diferente. Los routers deciden para cada paquete que reciben, por dónde lo tienen que sacar. Pero hasta ahí llega su trabajo, que no es poco. Para que el paquete llegue al router destino, necesita de una red de transporte o de transmisión, que es la que facilita la conectividad, no sólo de las redes IP, sino de todas las redes en general.

La red de transporte para largas distancias es una red óptica. Se utilizan sistemas DWDM para transmitir la información. Se trata de un sistema que utiliza una multiplexación en longitud de onda, de manera que cada longitud de onda es capaz de transportar información de manera independiente, cada longitud de onda es un canal y todos los canales van sobre la misma fibra óptica.

Las redes de paquetes y las redes ópticas son dos mundos separados. Pero si hubiera algún tipo de interacción entre ellos, se produciría una eficiencia importante para afrontar la incertidumbre del tráfico IP. La red IP detectaría sus necesidades de transporte y al hablar con la red óptica, ésta le proporcionaría los caminos requeridos. A día de hoy, estos caminos se provisionan de manera estática y modificarlos o ampliarlos requiere de una serie de actuaciones y procedimientos que no son ni ágiles, ni flexibles, ni dinámicos. Agilidad, flexibilidad y dinamismo son justo las capacidades que estamos buscando en las redes de nueva generación.

Podemos entonces abordar esa integración desde dos perspectivas diferentes, que no son excluyentes sino complementarias. Es decir, podemos afrontar la integración desde cada una de ellas o combinándo ambas:

  • Integrando el plano de datos. El Plano de datos representa los datos reales de los usuarios. Por ejemplo, los bits de información contenidos en los flujos de datos de un circuito óptico que lleva un servicio o múltiples servicios.
  • Integrando el plano de control. El Plano de Control es una entidad donde reside parte de la inteligencia de la red. Automatiza funcionalidades dentro de una red, como añadir o eliminar circuitos y restaurarlos una vez que se ha solventado el fallo que produjo su caída. Abarca protocolos de señalización internodos e intercomponentes, descubrimiento de la topología, anuncio y reserva de recursos, cálculo de caminos y cálculos de enrutamiento e información a intercambiar, y gestión automatizada de los estados de los enlaces.

La interfaz UNI (User Network Interface) se posiciona como una gran valedora de este tipo de soluciones. UNI es la interfaz de señalización fuera de banda que permite a un router de la capa IP solicitar servicios de conectividad a los equipos de la capa de  red óptica de transporte, facilitando así una coordinación multicapa.

Integración del Plano de Datos

Actualmente los elementos de red que componen las redes de paquetes IP son los routers, y los elementos de red que componen las redes ópticas son, (simplificando) los ROADM (Multiplexores Ópticos de Extracción e Inserción Reconfigurables). Se trata de equipamiento diferenciado e independiente. Se ubican en sitios distintos. Es decir, hablamos de cajas diferentes que no tienen nada que ver entre ellas.

De cara a la integración del plano de datos, se plantean tres posibles alternativas:

  • Overlay: El equipamiento de  paquetes y óptico seguirán estando en dos cajas distintas, pero se hablarán entre ellos usando  UNI
  • Augmented: Los transpondedores, que son los elementos necesarios para realizar la conversión de óptico a eléctrico y viceversa y que actualmente forman parte de los ROADM, pasarían a formar parte de los routers
  • Integrado: Tenemos una única caja con todas las funcionalidades necesarias tanto a nivel de paquete como a nivel óptico. Es decir, tendríamos un nuevo elemento de red que sería la  fusión del router y el ROADM

Cada una de ellas con sus ventajas e inconvenientes, sus seguidores y detractores. Por ejemplo, considerando aspectos de flexibilidad, las propuestas integradas y aumentadas tienen bastante que perder frente a la elevada flexibilidad que ofrece la propuesta overlay.

Si hablamos de tener diferentes suministradores en las dos capas, el modelo integrado deja de tener interés.

De cara a la madurez tecnológica, el modelo overlay es el que parece mejor posicionado, y de cara a un análisis de costes no está nada claro cual sería la opción ganadora, sobre todo en abstracto, sin aplicarlo a un escenario concreto.

Integración del Plano de Control

Cada red tiene su propio plano de control.  Si conectamos los planos de control de la red de paquetes y la red óptica mediante interfaces UNI, al establecerse un flujo de comunicación entre ambas, en el mismo idioma…se entenderían.

Se plantean igualmente tres modelos posibles a seguir

  • Modelo Único: Existe un único plano de control integrado, sin separación entre capas. Es decir, no se trata de que hablen entre ellos, sino que sólo hay uno.
    • Las redes de paquetes y las redes ópticas se tratan como una única red integrada desde el punto de vista del plano de control.
    • La red IP y la red de transporte utilizan la misma instancia de los protocolos de encaminamiento y señalización.
  • Modelo Coordinados: Los planos de control están separados y hablan entre ellos.
    • Mantiene una señalización común para ambos planos mediante UNI
    • Los encaminamiento en cambio están completamente separados
    • La red IP se configuraría automáticamente mediante el sistema de gestión.
  • Modelo Separado: Los planos de control seguirían siendo completamente independientes:
    • La señalización entre ellos se realizaría mediante UNI
    • La red IP se configuraría de manera manual

De nuevo, cada uno de los modelos tienen ventajas e inconvenientes. Si hablamos de escalabilidad, el único modelo que la garantiza es el separado, en los otros dos habría que hacer estudios sobre escenarios concretos para poder hacer una estimación.

El modelo único queda descartado en una política de muchos suministradores. El modelo separado es el más maduro, seguido del coordinado y finalmente el único, que se encuentra más lejos en el tiempo.

Las implicaciones de realizar la integración de los planos de control, en cualquiera de las opciones planteadas son considerables. Los problemas asociados también. Por lo pronto, estándares y tecnologías tienen que dar el pistoletazo de salida. Pero cuando tienes claro el camino que debes tomar, no por ser farragoso hay que desanimarse…

Lentejas Estofadas con Verduras

Publicado: 22 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , ,

Clásico de la gastronomía española. Comida de andar por casa que sabe a gloria. Dedicado a los que no consiguen unas buenas lentejas, que haberlos haylos, que me lo han dicho ;).

Me encanta invitar a amigos y familiares a comer a casa. Es todo un lujo poder compartir con los seres, más o menos queridos,  las cosas ricas que se me ocurren. Pero no se me ocurriría poner unas lentejas en una comida con invitados…al menos cocinadas de esta forma. ¿Por qué?

Se trata de una receta de comida casera, casera, casera, para un día cualquiera. Cuando invitas se supone que te luces haciendo cosas diferentes y muy ricas…La anécdota, que hay anécdota, es que cuando estaba estudiando en la universidad, es decir, cuando estaba más tiesa que una mojama,  e invitaba a mis compis a comer, que ya por aquellas me gustaba y mucho hacer de anfitriona gastronómica, siempre me pedían lo mismo. ¿Que quereis que os ponga? La respuesta era unánime….¡¡¡Lentejaaaaaaaas!!! Barato y fácil, eso está hecho. Vamos, que me salen ricas, muuu ricas, y eso que sólo las estofo con verduras, si le metiera chorizo o similares, sería para derramar lagrimones…

Bueno ya está bien de autobombo. Preparemos las lentejas estofadas. Lo primero es que no tengo unos ingredientes fijos. Verduras las que haya en la nevera. Pimiento verde, cebolla, tomate, puerro, calabaza, berenjenas, calabacines…lo que te de la gana. Lo picas pequeñito y lo refríes con el fondo de la olla cubierta de AOVE.

Yo usé en esta ocasión un tomate, un pimiento verde, una cebolla y un trozo de calabaza. Todo bien refritito. En esta ocasión, y sin que sirva de precedente, le añadí un trozo de tocino de jamón ibérico, pero no es lo habitual, sólo verduritas.

Cuando estén bien pochadas le añadimos las lentejas, que habrán estado en remojo un buen rato antes, algo más de una hora sería suficiente, a mí me gusta dejarlas más. Incluso se pueden cocinar sin meterlas antes en remojo, tardan más, pero puede hacerse, aunque a mí no me gusta.

Añadimos también una cucharada de pimentón dulce y un par de hojas de laurel. Se cubre todo bien bien de agua, que no se vean las lentejas, se salpimenta y se cierra la olla. Se sube el fuego a tope hasta que empiece a hervir. Se baja el fuego al punto de que siga hirviendo pero tenue. Si es olla rápida 15 minutos más que suficiente, si es olla normal, vete mirando, pero en 45 o 50 minutos deberían estar.

Aguantan estupendamente en la nevera y congelan muy bien (si le añades patata y las vas a congelar quítalas antes). Se sirven bien bien calentitas…¡seguro que no las dejas! ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Medio kilo de lentejas
  • 1 tomate maduro grande
  • 1 cebolla grande
  • un trozo de calabaza
  • 1 pimiento verde
  • 2 hojas de laurel
  • Pimentón dulce

MANUFACTURA

Casa Julio. Tradición y Secretos

Publicado: 22 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:,

Continuando con la sección De Tapas por Malasaña, toca el turno a Casa Julio. Tiene fama de las mejores croquetas del mundo. En esto de las croquetas las pasiones se desatan con excesiva facilidad, por lo que no voy a decir ni si, ni no, ni todo lo contrario. Lo que sí voy a decir es que están de muerte. Todas, porque hay de muchos tipos.

Casa Julio es uno de los bares más tradicionales de Malasaña. No hace mucho que era un antro cochambroso con el suelo lleno de baches, sillas y mesas recicladas y paredes desconchadas y con aspecto de postguerra…pero donde se comía estupendamente y había un tufillo a tradición y casticerío.

Le dieron un lavado de cara hará unos pocos de años, y ahora es un sitio pequeñito, agradable, sin pretensiones, pero muy apañao…y donde se sigue comiendo de muerte.

Antes y despues del lavado de cara, mantiene en sus paredes fotos de gente famosa que ha ido pasando por el lugar…y no te puedes creer lo que verás…con decirte que a las croquetas le llaman las croquetas de Bono…La señá Maite sabe muy bien como cocinarlas, y sobre todo como guardar el secreto, ni el afamado refresco de cola puso tanto empeño en mantener a salvo la receta. Lo se de muy buena tinta…tengo infiltrados en la cocina 😉

Se puede comer de menú, pero lo interesante es ir a tomar unas raciones. Pidas lo que pidas, te va a encantar, porque está todo requetebueno.

Mis favoritos…las papas arrugás con mojo picón….que por cierto le tengo yo cogío el punto a ese mojo que casi casi lo clavo…cualquier día cuelgo la receta. Las famosas croquetas, de diferentes sabores, espinacas con queso, jamón, queso azul, setas…para mí sin duda la de espinacas se llevan el cum laude.

Pegas, pues que como es pequeño y muy bueno y los U2 se hicieron fotos…siempre está lleno, aaaahhh….y que no ponen tapa con las cervezas. El resto, estupendo. Así que si andas por la calle de la Madera, y tienes la suerte de que hay un hueco, no dudes en entrar a tomar unas cañitas con media de croquetas variadas y una de papas arrugás con mojo. Fijo que no te arrepientes

Casa Julio

C/Madera 37

Malasaña

El tráfico en las redes IP tiene fundamentalmente dos componentes. Por una parte está el tráfico que se establece entre usuarios y servicios que presta esa red IP. Si se establecen sesiones P2P (Peer to Peer) entre clientes de una misma red IP, ese tráfico permanece dentro de dicha red IP. En cambio, si el cliente busca información que no se encuentra disponible en la red IP, saldrá hacia las interconexiones para buscarlo, en otras redes IP del mismo país, o hacia la salida internacional, en busca de redes IP de otros países donde se conectan los servidores en los que reside la información y/o el servicio que el usuario anda buscando.

Cuando los programas P2P hicieron su aparición se produjo dos efectos principales en las grandes redes IP. Por una parte, el tráfico sufrió un incremento considerable. Por la otra, gran parte de ese incremento fue asumido dentro de las propias redes, ya que se establecían conexiones entre clientes de la misma red. Estamos hablando de la época de oro del emule y demás familiares y los torrents.

Con la aparición de páginas de descarga directa, el perfil del tráfico sufrió un importante cambio. Como los servidores de este tipo de páginas se encontraban en países muy concretos y te ofrecían la posibilidad de acceder a los contenidos de manera mucho más rápida, el tráfico P2P fue decreciendo lentamente a la par que se incrementaba el tráfico que iba dirigido a las interconexiones, en busca de esos pocos países donde residían los servidores de descarga directa. Estamos hablando de Megaupload, Rapidshare y demás familiares.

Ahora llega el FBI y pega un portazo a una de las principales páginas de descarga directa, y el resto aplican el dicho de…cuando las barbas de tu vecino veas pelar…Consecuencias inmediatas, el tráfico de interconexión desciende drásticamente mientras se va recuperando las antiguas costumbres peer to peer.

La moraleja de este cuento es que el tráfico IP crece, más o menos rápido, pero crece. Lo que no sabemos es cómo. Creo que ha quedado claro que las aplicaciones y los usos serán los que determinen como dimensionar y planificar una red IP. No es lo mismo llevarlo todo a un punto o un par de puntos que distribuirlo por toda tu red.

La cuestión es que en cualquier momento puede aparecer cualquier nueva killer application que te vuelva a poner patas arriba los patrones de tráfico de tu red y tire por tierra todas tus previsiones de planificación y gestión de recursos. Con esta incertidumbre manifiesta, una integración entre el plano IP y el plano óptico empieza a cobrar sentido por encima de las pretensiones de algunos jugadores específicos que siempre habían apostado por ello.

La red IP enruta el tráfico estupendamente, pero si no tiene asociada una red óptica que transporte los paquetes de un router a otro, nos vale de bien poco.

En la mayoría de las redes de los grandes proveedores de servicio, red IP y red óptica conforman dos mundos independientes en todos los sentidos, operativo, diseño, planificación, gestión… Pero en estos tiempos revueltos, empieza a  tomar forma la idea de que si dispongo de una planificación flexible , dinámica y conjunta de mis recursos IP y de mis recursos ópticos seré mucho más eficiente a la hora de enfrentarme a nuevos cambios del veleta tráfico IP, afrontándolos de manera ágil, dinámica y por supuesto efectiva en costes.

Eso sólo sería viable si existe algún tipo de integración entre los planos de control de ambos mundos. Es decir, si la red IP se constituye como cliente de la red óptica y es capaz de solicitar servicios de conectividad en tiempo real. Y la red óptica es capaz de servirlos.

Pero esa es otra historia, de la que hablaremos en otro cuento…