Archivos para febrero, 2012

El libre albedrío es la capacidad de elección. Creer en el libre albedrío supone que el ser humano es capaz de elegir y tomar sus propias decisiones. A priori, asuntos como éste son una cuestión filosófica por excelencia. Pero tiene claras connotaciones de otra índole, desde la religiosa hasta la jurídica, pasando por la psicológica, la ética y por supuesto la científica.

En un universo determinista, el libre albedrío parece imposible. Si todo lo que acontece es resultado inevitable de una serie de causas previas, no queda lugar para la decisión. Pero…¿estamos en un universo determinista? Einstein diría que sí, Planck diría que no. Marx, Schopenhauer, Spinoza, Nietzsche…todos ellos dijeron no al libre albedrío. ¿Tú que dirías?

Hay científicos que aseguran que pueden demostrar que, eso que llamamos libre albedrío es una ilusión, y por lo tanto, los filósofos deben sentirse instigados a repensar el asunto, como si no estuviera ya más que requetepensado…

Puedes ver en la revista Nature, un artículo titulado Neuroscience vs philosophy: Taking aim at free will., que es el que me ha servido de punto de partida para esta entrada. Este artículo…y el fabricante de Caramelos sabor Ciencia, que me propuso el desafío…hace ya unos cuantos meses, todo hay que decirlo. Pero el reto era grande y las obligaciones aún más.

En el artículo puedes leer todos los detalles, aquí nos quedaremos con el hecho de que, basándose en ciertos experimentos, deducen que tu cerebro toma las decisiones bastante antes de que tú seas consciente de que estás tomando una decisión. El experimento del que se habla analizaba el retardo que podía haber entre el nivel inconsciente y el consciente del cerebro y acaba descubriendo que es el nivel inconsciente el que toma la decisión.

Bien, como diría Jack the Ripper, vayamos por partes.

En primer lugar, consciente o inconsciente, mi cerebro soy yo. Mi identidad, mi esencia y mi ser residen en mi cerebro.  Y por lo poco que sabemos de esa caja mágica, es que hay varias partes y cada una se encarga de cosas distintas. Pero todas conforman mi yo.

Mi cerebro reptiliano actúa, no piensa ni siente, se encarga de cosas tan básicas como autorregular el organismo cuando éste lo demanda. Es decir, hablamos de pura supervivencia y en ese contexto no aplica el concepto de libre albedrío. Si fuera así, podríamos suicidarnos decidiendo dejar de respirar 😉 . En este contexto somos animales regidos por el instinto, que es la pura antítesis del libre albedrío. Nadie habla del libre albedrío de una lagartija. Cuando se habla de libre albedrío nos referimos a otra cosa más compleja.

El mesoencéfalo se encarga de cosas algo más sofisticadas, como traer el pasado al presente, con lo que se producen los procesos de aprendizaje, la memoria, y se activa cuando nos emocionamos. Emociones y conocimiento sí que influyen en nuestras decisiones. Aquí residen todas las fuentes de nuestros deseos y sentimientos, controla la vida emotiva. Las emociones son la base de nuestra conducta. Está claro que de existir el libre albedrío, el mesoencéfalo tendría un papel predonimante.  Todos los mamíferos disponen de mesoencéfalo plenamente desarrollado. ¿las vacas tienen libre albedrío?… Pues lo mismo…

Por último podríamos hablar del telencéfalo, asociado a los mamíferos de última generación por decirlo de alguna manera. Primates, cetáceos…los más listos. Porque este cerebro está asociado con unas capacidades de entendimiento más sofisticadas. La corteza cerebral está relacionada directamente con el desarrollo social. Nuestro proceso racional de entendimiento y de análisis es superior al resto de seres vivos precisamente porque nuestro telencéfalo es el más desarrollado de todos,específicamente su región frontal, es la que nos permite adquirir conocimientos, desarrollar sociedades, culturas, tecnologías y lo más importante: comprender las leyes que rigen el universo. O al menos creérnoslo. En el sistema neocortical es donde se llevan a cabo los procesos intelectuales de orden superior. Permite la capacidad de poner el futuro en el presente y permite el razonamiento, ambas capacidades propiamente humanas.

En el hemisferio izquierdo del neocórtex en concreto es donde se encuentra la capacidad de análisis, junto con la lógica, la relación causa-efecto, el razonamiento hipotético, la precisión y exactitud. Herramientas todas ellas bastante relacionadas con la toma de decisiones.  Aquí se encuentra la voluntad consciente. ¿la voluntad consciente es el libre albedrío? Yo diría que no, que estamos ante conceptos distintos. En cualquier caso, de existir el libre albedrío, en el telencéfalo estaría el meollo del asunto.

Si consideramos al ser humano como un sistema complejo, que ciertamente lo es, y consideramos que su cerebro es donde residen las funciones que lo definen y determinan de una manera esencial y dinámica, el concepto de libre albedrío en mi opinión, sería un compendio fruto de la interacción de mesoencéfalo y telencéfalo.

Lo que realmente pone de relevancia este experimento y otros similares es que nuestras decisiones no se toman a nivel consciente, tal y como nos gustaría, porque eso nos daría una sensación de control bastante absoluta acerca de nuestro libre albedrío…hago esto porque yo quiero hacer esto. Y lo que sucede en realidad es que yo quiero hacer esto porque mi subconsciente ha tomado la decisión por mí. Las decisiones son inconscientes. Pero es que yo también soy mi subconsciente y mi inconsciente,  y esa decisión se ha tomado en función de una serie de parámetros que estaban almacenados en mi mesoencéfalo y sobre todo dirigidos por mi telencéfalo. En ambos casos, es mi mundo vivido el que los ha llenado de datos.

Para llegar a una decisión concreta he seguido unos patrones determinados, sólo míos, condicionados por mi arquitectura conceptual, cognitiva y emocional. Si eso no fuera así,  nadie en el mundo sería previsible, ni sabría como actuaría a priori en ciertas situaciones. Y la mayoría de los seres humanos son así en la mayoría de las situaciones.

Ahhhhh, es cierto, hay gente imprevisible, y gente que se sorprende a sí misma y a los demás continuamente…incluso la gente previsible a veces sorprende con alguna salida de su comportamiento habitual. Pero no es lo común. Probablemente, si fueramos capaces de analizar las reacciones bioquímicas que acontecen en tu cerebro cuando te estás sorprendiendo a tí mismo, y añadir todos los parámetros emotivos y cognitivos necesarios,  seguro que al introducirlos en tu patrón de decisión daría como resultado eso que tú llamas sorpresa… Todo es cuestión de tener todas las variables y aplicar un pensamiento complejo. Así de fácil y de difícil a la vez.

No estoy diciendo que seamos máquinas….¿o puede que si? Si tienes un sistema lo suficientemente complejo como para no poder acotar todos los parámetros y variables que intervienen…tienes al ser humano. Lo que antes se llamaba alma, o lo que se llama corazón, al final todos son reacciones bioquímicas dinámicas que se realimentan por las emociones, el mundo vivido y el conocimiento, y todo ello en tiempo real. Sistema complejo y homeostático, repleto de propiedades emergentes, abierto y absolutamente dinámico. Un sistema en el que lo inconsciente se alimenta y se determina por lo consciente, que a su vez es influido por lo inconsciente en una interacción infinita y construtiva. Ese es mi libre albedrío. Esa soy yo.

La cuestión era que el experimento concluye que no existe el libre albedrío porque apretar botones con una mano u otra se decide a nivel inconsciente. Desde mi punto de vista esto es un salto ontológico, sin red y bajo un abismo insondable, al extrapolar un ejercicio puntual de control de pensamiento a uno de los conceptos más controvertidos de todos los tiempos. Apuesto por un concepto de libre albedrío que estaría continuamente definiendo nuestra realidad en cada momento. Consciente o inconsciente, yo soy mi mundo vivido, conformado por mis decisiones.

Besugo Asado con Sumac

Publicado: 20 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , ,

Una forma diferente de cocinar el besugo, para disfrutar de su deliciosa carne sin aburrirnos.

El sumac es una especia del mediterráneo oriental, antes por lo visto se usaba bastante en España, pero hace mucho que desapareció, es una planta llamada Rhus Coriaria, en español se llama zumaque, y básicamente se utiliza como sustituto del limón. En según que países lo emplean para ensaladas, en otros para pescados o carnes. Tiene un color rojo vino intenso y bonito, y sabor ácido y un poco salado. Como al besugo el limón le va estupendamente…el sumac no le puede ir mal. Probado y comprobado. Es una buena idea.

Vamos a poner como lecho del besugo unos tomates y unas cebollas.  4 tomates grandes y enteros, lavados y partidos a rodajas de un dedo de grosor. 2 cebollas bien hermosas peladas y partidas a rodajas no demasiado finas. Se esparcen ambos tipos de rodaja sobre una bandeja de horno, sobre papel de cera o de aluminio para no ensuciarla demasiado. Una vez que las tenemos extendidas se espolvorea con finas hierbas, sobre todo orégano, también albahaca, tomillo, romero, lo que tengas a mano y te guste más. También echamos pimienta negra molida, sal y pulverizamos con aceite. Un chorreón de brandy para que cubra el fondo de la bandeja y le aporte un poco de humedad y aroma.

El besugo estará limpio de tripas y desescamado. Lo lavamos bien bajo un potente chorro de agua fría y lo ponemos sobre una tabla. Lo cubrimos de sumac y lo ponemos de ese lado sobre la bandeja con los tomates y las cebollas. Volvemos a espolvorear el sumac por el lado visto y un poco de sal y pimienta. Pulverizamos con AOVE y al horno. 180 grados, calor arriba y abajo unos 45 minutos para un besugo que ronde los dos kilos. El tiempo, como siempre, depende del tipo de horno, de lo grande que sea el  besugo y de cómo nos guste el pescado. Personalmente me gusta  poco hecho, pero eso no significa crudo. Si te pasas de tiempo en el horno, los pescados especialmente se resecan en exceso y pierden todo su arte.

Una vez que está horneado lo ponemos sobre una tabla y sacamos los lomos, intentando quitar todas las espinas que podamos. Se acompaña cada ración con trozos de tomate y cebolla.

Utilizando  sumac no distorsionarás nada el sabor del besugo, simplemente le dará un puntito ácido diferente al limón, pero igual de rico y desde luego más original. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 besugo entero limpio
  • 4 tomates
  • 2 cebollas grandes
  • Finas hierbas (orégano, tomillo, albahaca, eneldo…)
  • Sumac
  • Medio vaso de brandy
  • Sal, pimienta
  • AOVE

MANUFACTURA

  • Se cortan en rodajas medianas los tomates y la cebolla y se colocan sobre una fuente de horno
  • Se aliñan con las finas hierbas, un poco de sal, pimienta negra molida y se pulveriza con AOVE
  • Se añade el brandy al fondo de la bandeja
  • El besugo se cubre de sumac por un lado y se pone sobre la bandeja, se cubre igualmente el otro lado de sumac y se salpimenta
  • Al horno 180 grados calor arriba y abajo unos 45 minutos, depende del tamaño del besugo
  • Se sirve caliente

Saco de Espinacas con Melva Canutera

Publicado: 19 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, ,

Versión ultra ligera de una lasaña. Bueno no, lo siguiente…

Vamos a coger un molde tipo pudin para montar el saco, y la sábana del saco serán hojas de papel de arroz.

Pero lo primero que haremos será preparar las espinacas. Frescas o congeladas, si son frescas lávalas muy bien, si son congeladas, descongélalas. En una sarten con un poquito de AOVE se trocean unos dientes de ajo y se pican y se empiezan a saltear a fuego bajo. A los 4 minutos mas o menos se incorporan trocitos de tomate seco. La cantidad al gusto. Se sigue salteando un buen rato hasta que el ajo empiece a ponerse dorado.

Es el momento de añadir las espinacas, que habremos escurridos muy bien de toda el agua que sueltan. Subimos a fuego muy fuerte y salpimentamos. Sin parar de mover rehogamos hasta que no quede nada de agua.

En el saco que montaremos intercalaremos capas  de espinacas  preparadas de esta manera con capas de melva canutera. La encuentras en lata, por supuesto en aceite de oliva. Si no sabes lo que es, la melva es un túnido, primo hermano del atún, pero  de textura y sabor mucho más delicado y diferente tanto al atún como al bonito. Es decir, es un pesccado azul con todo lo bueno que eso implica. La melva canutera es la melva más joven, por lo tanto de tamaño más pequeño, y mucho más jugosa.  Se trata de una conserva muy típica de mi tierra, pero la encuentras en cualquier supermercado un poco decente ;). Si no lo conoces o no la has probado nunca…ya estás tardando…

Ya que tenemos dispuestos los dos ingredientes del saco, vamos a montarlo. Escogemos un molde tipo pudin y lo forramos con hojas de papel de arroz, que previamente tenemos que ir hidratando en agua tibia para que coja la textura blanda y moldeable. Y vamos alternando. Empezamos con una capa de espinacas, otra de papel de arroz, otra capa de melva, otra de papel de arroz, y así hasta acabar los ingredientes. Terminamos con papel de arroz intentando cerrar el saco.

Puedes presentarlo frío, tal cual, pero yo lo prefiero tibio, templadito, queda mucho más agradable. Así que en el momento de presentarlo, dale un golpe de horno de unos minutos. Partir en rebanadas con cuidado, para que no se desmorone el saco. Verás que sorpresa más grata…¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Medio kilo de espinacas
  • una lata de melva canutera en aceite de oliva
  • tomates secos
  • hojas de papel de arroz
  • ajo
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se hierven las espinacas escurriendo al final todo el agua
  • Se saltean las espinacas con ajo y tomate seco, añadiendo un poco de sal y pimienta
  • Se prepara el molde y se cubre con hojas de papel de arroz
  • Se añade una capa de espinacas
  • Se cubre con papel de arroz y se añade una capa de melva canutera
  • Se ponen varias capas alternativas, terminando con una capa de papel de arroz
  • Al horno para dar consistencia, unos 15 minutos con calor arriba y abajo a 180 grados
  • Se desmolda se sirve templado

El Gran Caos

Publicado: 18 febrero, 2012 en Cadaunada
Etiquetas:

Leo poca novela. Mucha menos de la que me gustaría, entre mis estudios de filosofía y mi trabajo de tecnología leo y leo y leo, y no me quedan ganas de leer más. Por eso cuando acabo exámenes me parece un momento estupendo para cambiar de aires y leerme una, dos o tres novelas….antes de empezar de nuevo a la carga.

Como si no hubiera novelas en el mundo, esta vez he retomado una serie de mi adolescencia, porque tenía interesantes y difusos recuerdos, y me apetecía reactivar esas sinapsis a punto de disolverse. Algo ligerito para descargarme de tanta intensidad conceptual, tanta complejidad ontológica y tanto acrónimo abusivo. Me va a venir estupendamente…pensar lo justo y reflexionar menos, que los resets del cerebro son imprescindibles…Y voy, y me encuentro con esto…

[…]

El 1° de mayo de 2134, tres de los mayores Bancos internacionales se declararon insolventes a causa de los prestamos fallidos. Al cabo de dos días, el pánico se había extendido por todo el mundo. Más de mil millones de terminales domésticos con acceso a los mercados financieros mundiales fueron usados para vender carteras individuales de acciones y bonos.

La sobrecarga de comunicaciones en el Sistema de la Red Mundial fue inmensa. Las máquinas de transferencia de datos del SRM se vieron puestas a prueba mucho más allá de sus capacidades y especificaciones de diseño. La red de datos retrasó las transacciones primero minutos, luego horas, contribuyendo a dar un impulso adicional al pánico. A final de la semana dos cosas eran evidentes: que más de la mitad de los valores cotizados en Bolsa se habían visto reducidos a la nada, y que muchos individuos, grandes y pequeños inversores que habían utilizado al máximo sus opciones de crédito, se hallaban ahora virtualmente arruinados.

Las bases de datos de apoyo que mantenían el control de las cuentas bancarias personales y transferían automáticamente el dinero para cubrir descubiertos empezaron a destellar mensajes de desastre en casi un veinte por ciento de los hogares del mundo. En la realidad, sin embargo, la situación era mucho peor. Sólo un pequeño porcentaje de las transacciones conseguía pasar a través de los ordenadores de apoyo porque los índices de dalos en todas direcciones estaban mucho más allá de todo lo que había anticipado.

En lenguaje de ordenador, todo el sistema financiero mundial cayó en modo “deslizamiento de ciclo”. Miles y miles de millones de transferencias de información de menor prioridad eran “pospuestas” por la red de ordenadores, mientras las tareas de mayor prioridad eran atendidas primero. El resultado de esos retrasos de datos fue que en la mayoría de los casos las cuentas bancarias electrónicas particulares no recibieron durante horas, o incluso días, los cargos correspondientes para cubrir las crecientes pérdidas del mercado de valores.

Una vez que los inversores individuales se dieron cuenta de lo que estaba ocurriendo, corrieron a gastar todo lo que aún les quedaba, mostrando sus saldos antes de que los ordenadores completaran todas las transacciones. Cuando los gobiernos y las instituciones financieras comprendieron plenamente lo que estaba ocurriendo y actuaron para detener toda aquella frenética actividad, ya era demasiado tarde. El confundido sistema se había desmoronado por completo..

[…]

La crónica de los horrores del Gran Caos se halla reflejada en miles de textos de historia. En los primeros dos años, los problemas principales fueron el desorbitado crecimiento del desempleo y las quiebras, tanto personales como de grandes compañías, pero esas dificultades financieras parecieron perder importancia a medida que las filas de los sin hogar y los hambrientos seguían creciendo. Comunidades de tiendas y chozas empezaron a aparecer en los parques públicos de todas las grandes ciudades en el invierno de 2136-37, y los gobiernos municipales respondieron luchando valientemente para hallar formas de proporcionarles servicios.

[…]

Este texto, si no lo has descubierto ya, está extraido de Rama II, de Arthur C. Clark, libro escrito en 1989. En concreto del capítulo 4 titulado el Gran Caos y capítulo 5 Despues del Hundimiento. Conclusiones: varias…

  1. Esto me suena tela…¿a tí no?. Tiene un tufillo…
  2. Tengo miedo.
  3. La realidad siempre siempre, siempre, siempre supera a la ficción, y a la ciencia…y a la ciencia ficción. Grandes autores de este tipo de novela han acabado convirtiéndose en visionarios, agoreros pero visionarios.
  4. De donde no hay no se pué sacá
  5. Para que unos ganes otros pierden
  6. Aunque intentes escapar de tu naturaleza, fracasas. Intentado huir de la filosofía y de la tecnología me encuentro de bruces con una reflexión donde ambas se unen de manera ¿agorera o visionaria? y me deja  pensativa y triste…todos somos escorpiones…

Ahí si us quedais pensando…¿sí?,¿no?, ¿todo lo contrario y ambos a la vez?

Berenjenas Rellenas de Arroz

Publicado: 16 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

…al estilo turco: Zeytinyagli Patlican Dolmasi…pero no del todo, ya que como casi siempre me sucede, me cuesta horrores seguir al pie de la letra una receta…así que ahí lo llevas.

El relleno de arroz lo puedes encontrar pinchando aquí. Se trata de una receta turca, y el arroz queda fenomenal para hacer todo tipo de rellenos de verduras. En el libro del que saqué esta receta de relleno también aparecían unas berenjenas rellenas, pero como ya he comentado, preferí dejar volar la imaginación, que si la ato en corto se me estresa y acaba saliendo por derroteros poco  confesables 😉

  Haremos media berenjena por persona, las asamos enteras en el horno, calor arriba y abajo unos 40 minutos, lo suficiente para que la carne quede tierna, pero sin que se queme la piel. Cuando estén asadas las abrimos transversalmente por la mitad y le sacamos la carne. Esta se trocea y se añade al arroz, junto con media tarrina de queso crema.

Se remueve todo muy bien y se empieza a rellenar las berenjenas. Como ves en las fotos, están  bien petaditas…tenía mucho arroz y quería gastarlo todo, así que…

Una vez que tienes las berenjenas rellenas las vuelves a meter en el horno, pero esta vez con el gratinador fuerte, y las dejas un ratillo hasta que el arroz empiece a churruscarse. Será el momento de sacarlas del horno y disfrutarlas.

¡Buen provecho!

INGREDIENTES

MANUFACTURA

  • Se asan las berenjenas en el horno, 40 minutos enteras, a 180 grados calor arriba y abajo
  • Se abren transversalmente y se saca la pulpa
  • Se prepara el relleno de arroz, incluyendo en la receta la pulpa de la berenjena y media tarrina de queso crema
  • Se rellenan las berenjenas con el arroz y se pone a gratinar en el horno hasta que se empiece a churruscar

Interesante mezcla, aunque no te lo parezca. Y sana, y ligera, para compensar otras menos sanas y menos ligeras.

Cuando las cantidades a comer son pequeñas, parece que no, pero hacer los trozos pequeños hace que cunda más. Si tienes para cenar 100 gramitos de ternera, y lo miras en un filete te entra una pena…en cambio, si lo conviertes en carne picada, y la mezclas con unas verduras la cosa cambia por completo…la cara también 🙂

Así que cena de dieta esta noche. 200 gramos de ternera picada y un calabacín, troceado en forma de palitos. Para dos, no te pienses, que excesos los justos.

Los salteamos con un poquito poco de AOVE caliente, sobre el que previamente habremos rendido unos cuantos dientes de ajo troceados en rebanadas. A mí me gusta mucho el ajo, así que 5 dientes está bien. Vamos a darle vidilla con unas guindillas verdes rebanadas, que siempre se agradecen quienes lo agradezcan…el resto puede obviarlo. Un par de ellas suficiente. Se saltea todo bien y cuando los ajos estén dorados añadimos la carne picada, volteamos hasta que se le quite el color de crudo y entonces añadimos los calabacines, troceados en bastones de tamaño medio. Añadimos pimienta negra molida y subimos el fuego.

Echamos un chorreón de vinagre de arroz y un buen chorreón de salsa de soja. Removemos a fuego muy fuerte para que se consuma el líquido. Servir calentito.

¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 calabacín
  • 200 g de ternera picada
  • 2 guindillas verdes frescas
  • 5 dientes de ajo
  • Pimienta negra
  • Vinagre de arroz
  • Salsa de soja
  • AOVE

MANUFACTURA

  • Salter los ajos en rebanadas en un poco de AOVE, fuego medio bajo
  • A medio hacer se incorporan un par de guindillas verdes en aritos
  • Añadir la carne picada y rehogar hasta que desaparezca el color de carne cruda
  • Añadir el calabacín troceado en forma de bastones
  • Espolvorear con pimienta negra molida
  • Subir el fuego y añadir chorreón de vinagre de arroz y chorreón de salsa de soja
  • Fuego muy fuerte y sin parar de mover hasta que se consuma el líquido

Tarta de Cebolla y Roquefort

Publicado: 13 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , ,

Irás al infierno…no lo dudes…

Por gula y por lujuria…lo menos. Cuando hagas esta tarta ten muy presente que no van a quedar ni las migas, y que son un montón de pecados condensados en una preciosidad dorada. Pero la aventura es la aventura, y en esta vida hay que arriesgar…😉

Un par de cebollas bien hermosas, 3 si son medianas, se pelan y se trocean en aros. Se sofríe en un poco de AOVE bien caliente, a fuego medio, hasta que estén doradas. Se salpimentan al gusto y se añade un bote de nata y unos 300 gramos de queso roquefort.

A fuego lento se va deshaciendo el queso  y mezclándose con todo los ingredientes.

Mientras tanto en un molde de tarta se cubre con papel de cera si es necesario y se pone una placa de masa brisa que se pincha aleatoriamente con un cuchillo. Se mete en el horno, previamente calentado a 180 grados unos 15 minutos, con calor arriba y abajo.

En un bol se baten tres huevos y se añade las cebollas con el queso y la nata una vez cocinados. Se mezcla todo bien.

Se saca la base del horno, se vierte el relleno extendiéndolo bien y se vuelve a meter en el horno, unos 15 o 20 minutos más, hasta que el huevo esté cuajado. Pinchas y que salga limpio el cuchillo.

Se puede servir fría, pero caliente está mucho más buena. Acompáñala de una ensalada para rebajar tanta intensidad, porque es  intensa y poderosa. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 placa de masa brisa
  • 2 cebollas grandes
  • 300 gramos de queso roquefort
  • 1 bote de nata
  • 3 huevos
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se sofríen las cebollas en aros hasta que estén doradas
  • Se salpimentan
  • Se añade el queso y la nata
  • Se derrite todo y se cocina unos minutos
  • Se baten los huevos en un bol y se añade la cebolla con el queso
  • Se mezcla todo bien
  • Se pone la masa sobre un molde y se hornea 15 minutos a 180 grados
  • Se saca, se vierte el relleno y se vuelve a meter en el horno hasta que el huevo cuaje

Bulgur Pilâvi (Guiso de Bulgur)

Publicado: 12 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Bulgur…este…. ¿lo cualo?, trigo partido…aaaaahhhhh valeeee

El bulgur fue para mí un gran decubrimiento, en croquetas, en ensaladas tipo tabuleh, y en guisos. Tiene un sabor muy interesante y versátil. El bulgur no deja de ser trigo, sólo que se prepara de una manera muy especial, medio cociendo el grano y luego rompiéndolo. Hierro, fósforo, magnesio y vitaminas, fácil de digerir y sin grasas. Ya te lo he vendido… Lo encuentras en tiendas de productos vegetarianos, ecológicos, herbolarios…¡¡¡pruébalo!!!

Se trata de una receta turca extraida directamente de un libro que nos trajimos de nuestro viaje a Estambul. Al final de la entrada os pongo los ingredientes y la manufactura tal y como aparecen en el libro, por si quereis ser fieles. Yo he hecho unos cuantos cambios para adecuarnos a las necesidades del entorno. Fundamentalmente es sustituir margarina por AOVE, mucho más sano. Los tiempos también los he tomado con cierta libertad.

El bulgur lo lavamos bien en agua fría y lo escurrimos.

Mientras tanto en una cazuela vamos dorando una cebolla hermosa (para un vaso de bulgur), se trata según los tiempos de la receta de dorarla, no de pocharla ni rendirla, bien doradita. En la receta usan margarina, cosa que no entiendo siendo Turquía un país Mediterráneo, pero en cualquier caso, yo usé AOVE, por supuesto. Lo mismo la margarina le aporta una textura o sabor especial al bulgur, pero sigo prefiriendo aceite de oliva.

Cuando la cebolla esté dorada se añade el bulgur, y se remueve durante un buen rato, unos 15 minutos, para que se vaya dorando.

A continuación se añade un tomate grande, pelado y en daditos. Se remueve, se incorpora sal y pimienta y se añade caldo o agua, en proporción uno y medio a la cantidad de bulgur.

Se tapa la cazuela y se deja a fuego medio durante 10 minutos, a continuación se dejan 20 minutos más a fuego muy bajo.

Una vez reposado estará listo para comer, si bien te recomiendan moverlo a conciencia antes con una cuchara de madera. Se trata de una receta muy simple, con sabores directos, con lo que si lo utilizas de primer plato lo mismo convendría acompañarlo de alguna verdura más, o bien ponerle más cantidad de cebolla y tomate, personalmente me encanta tal cual, pero reconozco que es un sabor un poco espartano. Para acompañar carnes o pescados es  estupendo tal cual, con el pescado especialmente sorprendente. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES (6 personas)

  • 2 vasos de bulgur
  • 4 cucharadas de margarina
  • 3 cebollas medianas
  • 1 tomate grande
  • 3 vasos de caldo de carne o agua
  • 1/2 cucharada de sal

MANUFACTURA

  • Derretir la margarina y dorar las cebollas picadas
  • Agregar el bulgur lavado y escurrido
  • Saltearlo removiendo continuacmente durante 15 minutos
  • Agregar el tomate pelado y cortado en pedacitos, sal y caldo
  • Revolverlos y tapar, dejar hervir a fuego mediano unos 10 minutos
  • Dejarlo sobre fuego muy lento durante 20 minutos.
  • Revolverlo con una cuchara de madera y servir

Empanada de Bacalao con Pasas

Publicado: 11 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , ,

Receta venida directamente de los alrededores de Vigo, Chapela en concreto, no se puede tener mejores referencias. Está increiblemente deliciosa, bueno, no tan increible, porque el bacalo es todo un lujo y garantía de calidad.

Empanadas hay muchas, esta, junto con la de zamburiñas son mis favoritas. La masa de la empanada la puedes comprar ya preparada, o bien prepararla tú. Yo nunca he hecho la masa, siempre la compro porque la verdad es que sale bastante bien, pero no descarto lo más mínimo ponerme manos a la masa, nunca mejor dicho, y hacerla personalmente. Para la próxima.

Esta vez nos vamos a limitar a abrir el paquete de masa fresca y preparar el relleno. De base bacalao, desalao,buenas migas ricas, un día antes en agua, cambiándola varias veces y mejor en la nevera, para que la temperatura sea constante y el proceso de desalado sea más efectivo.

En una sartén grande, cubrimos el fondo con AOVE, y cuando esté caliente añadimos una cebolla bien grande cortada en juliana, damos unas cuantas vueltas e incorporamos un puerro cortado en aros. A fuego medio bajo vamos sofríendo ambos ingredientes. A los 5 minutos le añadimos un par de tomates bien maduros, a los que les habremos quitado la piel y las pipas y los habremos troceados en cuadritos más bien pequeños. También añadiremos un puñado de pasas.

Salpimentamos y seguimos rehogando hasta que el tomate esté frito. Añadimos entonces las migas de bacalao, en trozos medianos, Removemos todo  con delicadeza y apagamos el fuego.

En una bandeja de horno, sobre papel de cera ponemos una de los trozos de la masa, cubrimos con el relleno, y ponemos encima la otra plancha. Cerramos los bordes doblando la capa de abajo sobre la de arriba. Pinchamos la superficie con un tenedor, de manera aleatoria. Se pinta toda la superficie con un huevo batido y al horno  a 180 grados arriba y abajo hasta que la masa esté dorada. Se puede comer caliente o fría, aguanta unos días estupendamente y por supuesto, está increiblemente gustosa. Ideal para comer fuera de casa, insuperable para comer dentro, una ensalada y el paraíso…¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Masa de empanada, 2 hojas
  • Migas de bacalao desaladas
  • un puñado de pasas sultanas
  • 1 puerro grande
  • 1 cebolla grande
  • 2 tomates maduros
  • Sal, pimienta, AOVE
  • 1 huevo

MANUFACTURA

  • El bacalao se pone a desalar el día de antes, cambiando el agua repetidamente
  • Se sofríe en una sarten con AOVE el puerro, la cebolla los tomates sin pepitas y sin piel, todo pequeñito
  • Cuando estén pochados se añaden las migas de bacalao y se rehoga un minuto. Se añaden las pasas sultanas, sal y pimienta
  • Se prepara la empanada, poniendo la primera hoja sobre papel encerado, el relleno en medio y la segunda hoja sobre el mismo.
  • Se pincha con un cuchillo por algunas partes y se pinta con huevo
  • Al horno calor arriba y abajo 180 grados hasta que se dore

Straccetti Tricolor

Publicado: 10 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , , ,

La cantidad de tipos de pasta que tienen los italianos yo creo que ni ellos mismos la conocen. No hay nada como darse una vuelta por tiendas especilizadas para descubrir auténticas maravillas. Los straccetti son una de mis pastas favoritas.

Los straccetti no son tan populares como los macarrones, así que os pongo unas fotos en crudo y hervidos para que veais la pinta que tienen. En este caso se trata de straccetti con germen de trigo, maravillosos. Como no se encuentran salvo en tiendas especializadas en productos italianos, yo utilizaría para este tipo de recetas una pasta tipo nido o cintas, larga y plana.

Para el color rojo elegiremos tomates secos. Maravilla culinaria que uso con asiduidad, pero especialmente para la pasta. Me encantan. Los tomates secos normalmente hay que hidratarlos antes de cocinarlos, así que conviene meterlos en un bol, bien cubiertos con agua tibia, para que vayan volviéndose turgentes y vayan mostrando todo su aroma y sabor.

Para el color verde, alcaparras. Mejor si las puedes encontrar en sal, porque son completamente diferentes a las alcaparras en vinagre. Puedes enjuagarlas un poco para eliminar el exceso de sal. Aunque el color verde rabioso y bonito se lo darán unas hojas de albahaca frescas.

Para el color blanco utilizamos ricota o requesón, en su defecto podemos sustituirlo por queso blanco fresco, o cualquier otro queso pero que sea de sabor muy suave, por ejemplo mozzarella fresca.

Rojo, blanco y verde…sorpresa!!!! son los colores de la bandera italiana, como italiana es la receta, venida directamente de los alrededores de Civitaveccia, de la mamma de un buen amigo mio.

La albahaca le va sensacional a esta receta, así que no te cortes en aumentar el verde. Yo no tenía, pero me quedé con las ganas de incorporarla. Por eso el verde del tricolor me ha quedado un poco cojo, pero ponerle bicolor y medio…tampoco era el plan.

La preparación es bien sencilla. Hervimos los straccetti unos 5 minutos en abundante agua con sal. El tiempo dependerá del tipo de harina con el que esté hecha la pasta y del gusto que quieras darle, como siempre.

Mientras vamos preparando el acompañamiento tricolor. En una cazuela con el fondo cubierto de AOVE añadimos 4 dientes de ajo cortados en láminas no demasiado finas. A fuego lento lo vamos dorando, y cuando empiece a tomar color le añadimos los trozos de tomate seco, del tamaño que más te guste. Damos unas cuantas vueltas más, para que el tomate se vaya tostando un poco y suelte los aromas al aceite.

A continuación incorporamos las alcaparras y unos dados de requesón. Sal, pimienta y por supuesto, peperonccini…guindillas para entendernos, siempre al gusto, y si no gusta pues no se le echa. Pero al igual que la albahaca, el pique a este plato le va fenomenal.

Mezclamos bien todos los ingredientes, a fuego bajo, e incorporamos la pasta. Unas vueltas más para que coja la pasta todos los sabores y distribuir los ingredientes y estamos listos para ir a la mesa. Plato completísimo, pero una ensalada de acompañamiento tampoco le queda mal. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 250 g de Straccetti
  • 250 g de requesón (o queso fresco o muy suave)
  • Tomate seco, un puñado
  • Ajos, 4 dientes
  • Alcaparras, un puñado
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se cuecen los straccetti con abundante agua salada. El tiempo dependerá del tipo de harina, pero normalmente unos 5 minutos para que quede al dente
  • Los tomates secos se habrán puesto previamente a hidratar en agua tibia
  • Se parten en trozos pequeños los tomates secos y en trozos medianos el requesón
  • En una cazuela con el fondo de AOVE caliente se añaden los ajos rebanados y se empiezan a dorar
  • Cuando cojan color se añaden los trozos de tomate seco y se da unas cuantas vueltas para que el tomate adquiera un tono tostado.
  • A continuación se incorporan las alcaparras y los trozos de requesón.
  • Se salpimenta y se añade la pasta ya hervida y se le da unas vueltas para distribuir bien los ingredientes
  • Servir inmediatamente