Ambrose Akinmusire en el Auditorio Nacional

Publicado: 18 marzo, 2012 en Música
Etiquetas:, , , ,

Ciclo de Jazz del Auditorio Nacional

Ambrose Akinmusire

Madrid, 17 de Marzo de 2012

Ambrose Akinmusire. Nombre peculiar donde los haya. Probablemente nunca lo hayas escuchado, cuesta un pelín aprenderse el apellido del tal Ambrose, pero una vez que lo escuchas…imposible olvidarlo. Si te gusta el Jazz, jazztás tardando 😉 .

Este pedazo de músico tocó anoche en el auditorio Nacional de Música, un escenario completamente a su altura, dentro del ciclo de Jazz organizado por el CNDM, Centro Nacional Para la Difusión Musical. Sí, la música de calidad tiene que estar subvencionada. Es una pena, pero es así. Aunque la pena de verdad es que las subvenciones son cada vez menores y los melómanos al final son los que salimos perdiendo.

El señor Ambrose Akinmusire, que toca la trompeta, iba acompañado de un elenco de músicos habitual: Walter Smith III, saxo tenor, Harish Raghavan al contrabajo,  Sam Harris, piano y Justin Brown a la batería. Formato de quinteto para una velada de la que esperaba algo más.

Un poco de contexto para los amantes de los orígenes y los porqués. Antes de cumplir 17 años, cuando la mayoría de sus congéneres se entretienen con la consola y el facebook, este caballero ya había compartido escenario con Joe Henderson, Joshua Redman o Steve Coleman. Llamarlo niño a lo mejor sería excesivo, pero prodigio no suena descabellado.

A los 25, es decir en 2007, ganó la Thelonious Monk International Jazz Competition, cuyo jurado incluía a músicos como Quincy Jones o Roy Hargrove, principiantes y neófitos como quien dice… Un año después, publicó su primer disco como solista, Prelude to Cora (Fresh Sound), por el que recibió excelentes críticas. Disco muy recomendable, sorprendente en la primera escucha, porque trae reminiscencias setenteras, un poco de psicodelia quizás, pero tras unas cuantas escuchas, prestando atención a los detalles, ves como detrás hay un compositor muy muy interesante y un intérprete aún más, y como el título anuncia, fresco, muy fresco.

Recientemente ha tocado con artistas como Herbie Hancock o Wayne Shorter. Queda claro que su proyección es más que una realidad, y salió de la rampa de lanzamiento con soltura. El año pasado recibió dos de los premios otorgados por la Jazz Journalist Association: como Artista Revelación y como Trompetista del Año. ¿Te ha quedado claro ya, no? Por reconocimientos y premios no será. Pero por talento y genialidad tampoco.

Ambrose Akinmusire fichó por Blue Note, no podía ser de otra forma, y publicó When the Heart emerges glistening, donde compone 10 de los 12 temas. Este segundo disco, en mi opinión es aún mejor, mucho más intenso y creativo, los derroteros por los que desparrama son más duros que en su primera obra, pero sigue evidenciando la maestría de este trompetista. No es bop, no es free, pero es jazz del mejor calibre. Desde el primer al último tema, la trompeta es espectacular.

¿El concierto?…fffffffffffffuuuuuuuuu!!!!!! Frío. Entraron muy tímidos y muy serios, quizás demasiado serios. A la mitad del concierto, cuando Akinmusire presentó a su banda (el no fue presentado así que me quedé con las ganas de saber como suena su apellido…), se relajaron un poco y hasta se le vió aparecer un par de veces una sonrisa blanca y amplia. Pero no se prodigaron en carantoñas. Disfrutando cada uno en solitario, sin mucha comunicación entre ellos, sin mucho feeling.

El primer tema muy buen sabor de boca, una trompeta vibrante, emocionante y tierna, seguido de un diálogo entre la trompeta y el piano, quieto y sostenido. Luego se unen todos durante un ratillo y mientras Akinmusire se retira al fondo del escenario, cosa que hizo en mi opinión demasiadas veces, el saxo cogía el protagonismo. Batería y contrabajo sonando como un muro rítmico lleno de matices metálicos y contundentes. En definitiva, una presentación excepcional que parecía anticipar lo bien que nos lo íbamos a pasar.

Pero fue como si mostraran todas sus cartas en estos primeros 12 minutos. El piano fue bastante neutro todo el tiempo, no le ví ni un sólo momento de brillantez, fue el único instrumento sin hacer solo y mostraba tendencias más clásicas que jazzísticas…un tanto soso :(.

El batería muy bueno, muy muy bueno. Pero siempre estaba ahí, no hubo ni un sólo segundo sin su presencia, cierto es que tocaba todos los vértices y todas las superficies que tenía a su disposición, y con cierta delicadeza y originalidad, y cierto que hizo un solo que fue como una marabunta, como la mayor apisonadora del planeta. Pero debería saber cuando no hay que estar.

El contrabajo también parecía interesante, y luego no aportó mucho más que lo que mostró en el primer tema. Hizo un solo un tanto extravagante y en mi opinión decepcionante.

El saxo elegante y correcto pero sin ser excepcional, aunque tuvo un par de momentos muy muy buenos.

El concierto tuvo un par de momentos realmente álgidos, en el tercer tema la trompeta fue realmente transgresora,  sonando como con múltiples voces  que se reclamaban espacio entre ellas, creo que fue lo que más me gustó, sin duda. También algunos ramalazos de desarmonía total entre saxo y trompeta, en el segundo tema, que me gustaron mucho. El bis a base de solos con el que terminaron…no me parece un adecuado fin de fiesta…

La calidad de la trompeta de Akinmusire es indudable, realmente es un virtuoso de la velocidad y la fluidez, tiene una increíble habilidad para generar nuevos patrones e intervalos y hay momentos en los que parece que te habla en un lenguaje nuevo. Pero no tuvo mucho protagonismo. Se quedó en segundo plano más veces de lo que sería conveniente para un artista de su talla y más teniendo en cuenta que el grupo lleva su nombre, dejando todo el peso a una banda, que siendo, por supuesto como no podía ser de otra forma, buenos músicos, no están a su altura, o cuanto menos no fueron capaces de enseñárnoslo. No había calidez ni emoción, no estaban vibrando al unísono, no había pasión.

Si Akimusire hubiera sido realmente el alma mater del concierto, como se refleja sobre todo en su segundo disco, habría sido un conciertazo, y no dejó de ser, una agradable noche de jazz, que probablemente recordaré cuando Akinmusire se convierta en leyenda…

Anuncios
comentarios
  1. ternasco power dice:

    a veces pasa q grupazos luego en el directo no marcan tanto, aun así pásate el discorro q el jazz me gusta bastante

  2. la semana que viene los tienes, los dos, ofcurs!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s