Descartes el Científico

Publicado: 18 mayo, 2012 en Ciencia, Filosofía
Etiquetas:, , , ,

¿Descartes?…¿Ese no era filósofo?…Claro que sí, que lo era. Pero como la mayoría de hombres de su época era muchas más cosas. Entre ellas, científico. Ahhhh, es verdad…¡el método cartesiano!

Pero no os voy a hablar del método cartesiano.  Descartes fue padre de una de las corrientes que mayor relevancia tuvo en su época y en épocas posteriores, el Mecanicismo, desarrollando la versión más coherente y amplia del mismo. No por ello menos descabellada, ¡ojo!, desde nuestra perspectiva actual del conocimiento científico. No vamos a quitarle ni mucho menos el mérito que tuvo. Pero desde luego si vamos a sorprendernos con la ciencia que hacía.

Pretendía con su modelo presentar una ciencia demostrativa capaz de abarcar todas las cualidades y propiedades de todos los objetos existentes en el universo. Einstein no fue el primero en tener ese sueño.

Seguro que a poco que conozcais la faceta filosófica de Descartes, lo de pienso luego existo es una de las frases más míticas que se piensan y existen. Para llegar a ella se basó en la duda metódica, que era la base de todo su sistema de pensamiento. Es decir, se duda de todo, absolutamente todo, y al hacerlo se descubre que el sujeto que duda tiene que existir (cogito ergo sum).

Pero ese sujeto no es un sujeto empírico o biológico, ya que podemos dudar de nuestro cuerpo, sino una sustancia pensante, inmaterial, carente de extensión espacial. Además, este sujeto de conocimiento descubre que tiene algunas ideas que lo sobrepasan, como la de Dios, cuya infinitud no puede proceder de una criatura finita y debe ser adventicia. Luego Dios existe. Con este razonamiento que consideraba impecable demuestra la existencia de Dios. Pero no se queda ahí. Por procedimientos similares, Descartes nos demuestra que además de existir, Dios no nos engaña, que causa el alma y sus ideas, de manera que nos podemos poner a trabajar tranquilos, Dios nos garantiza el éxito.

Descartes identifica la materia con la extensión espacial, pues esta es la única propiedad clara y distinta sin la cual no se pueden concebir los cuerpos. Piensa un poco en esta asociación porque es el alma máter de su sistema. Al establecer un dualismo tajante entre res extensa (los cuerpos) y res cogitans (los espíritus de Dios y el alma), reducía la naturaleza a un mecanismo inerte creado y jaleado por Dios. Ratzinger estaría encantado si todos los científicos siguieran siendo cartesianos.

La primera conclusión evidente es que la materia, o extensión, reduce los cuerpos a la pura geometría del espacio, de manera que todo cuanto existe es el movimiento relativo de las partes de esa extensión espacial. Todas las interacciones son mecánicas por choque y empuje de trozos de extensión.

La identificación de materia y extensión aseguraba el carácter geométrico de la materia. Bien. Pero llevaba necesariamente a un mundo pleno  y a la eliminación del espacio vacío como contradictorio.

Como no existe el vacío, todo es materia/extensión en movimiento, y ese movimiento  provoca el desgaste y la fragmentación de los cuerpos materiales en tres tipos de elementos. Descartes tenía una teoría acerca de los tres posibles elementos que conforman cualquier materia, es decir, que lo conforman todo, todo y todo:

  • Tierra, tercer elemento, formado por partículas gruesas e inertes, que componen los cuerpos ordinarios.
  • Éter, segundo elemento. Se obtiene cuando las aristas del tercer elemento se fragmentan y pulen formando un fluido elástico, compuesto por pequeñas esferas en contacto que llenan los espacios interplanetarios, transmitiendo las interacciones de forma instantánea.
  • Fuego, primer elemento, formado por las raspaduras de las partículas del éter. Como son tan diminutas y tremendamente rápidas, pueden llenar, con acoplamiento perfecto, cualquiera de los intersticios dejados entre las partículas mayores, impidiendo la formación de vacíos.

El programa mecánico de Descartes, por tanto, consistía en reducir todos los fenómenos a los movimientos de esta materia cualitativamente neutra, común a todo el Universo y geométrica, por lo que no aceptaba en física principios que no sean aceptados en matemáticas. Para verlo clarito, el Sol y las estrellas estarían  compuestos  del primer elemento (fuego), el aire del segundo (éter) y la Tierra y todo lo que está en ella del tercero (tierra).

Recapitulemos pues: materia y movimiento son los principios últimos de toda explicación física, habiendo sido creados por Dios en una cantidad finita e indestructible. Por lo tanto sobran principios ocultos, agentes activos, formas sustanciales y similares, en definitiva a todo lo que hoy llamamos campos o fuerzas.

La única causa generadora de movimiento fue Dios en el momento de la Creación, y lo hizo en una cantidad dada que ahora conserva en el mundo de modo que sea siempre constante. Aunque la cantidad global no varíe, su distribución local sí lo hace, para dar lugar a los constantes cambios observados. Esto, señoras y señores, era ciencia, con método y razón. Ciencia de la buena.

Imaginaros como sería cualquier movimiento, que necesariamente se produciría en un espacio lleno de materia, porque el vacío se lo había cargado de un plumazo. Cualquier interacción implica una circulación en un vórtice. Imagínate la cantidad de interacciones a computar en el más sencillo de los choques…completamente inmanejable. Aún así, se lanzó a explicar toda clase de fenómenos. Desde su cama, porque salir salía poco. Lo suyo era pura deducción metodológica, matemática teórica y abstracta.

Un ejemplo sin desperdicio lo constituye el sistema planetario. Toda la materia celeste gira en una serie de vórtices contiguos. La Tierra está en reposo respecto a las partículas del vórtice que la arrastra. Los espacios celestes están formados por vórtices de éter, uno de los cuales arrastra los planetas en torno al Sol, que está formado por fuego, porque las partículas mayores de éter poseen más tendencia inercial a perserverar en línea recta, alejándose del centro, que las de fuego, que son las más chiquitas. Los planetas, formados por el tercer elemento, son arrastrados por el vórtice a la distancia de equilibrio de su tendencia centrífuga con la del éter circundante. El éter gira con velocidad máxima en los límites del vórtice, que es por donde circulan los cuerpos celestes más rápidos, los cometas. Ahí lo llevas.

Para explicar la luz del Sol, exponía que el primer elemento (bolas menores) que gira en la estrella solar tiende a salir tangencialmente por efecto de la inercia rectilínea, como la piedra de la honda, cosa que impide el segundo elemento o éter circundante (bolas mayores). Ahora bien, éste recibe la constante presión del fuego y, dada su estructura, la transmite instantáneamente hasta la tierra. Maravilloso. De Broglie seguro que se inspiró en esto…

Descartes consideraba ingenua la idea de que el peso es una propiedad inherente de la materia, y despreciaba la posibilidad de que lo causase la mutua atracción de los cuerpos, por ser ésta una fantasía infundada…

La gravedad era ingenua. La Tierra, tan grande, no se mueve tan deprisa como la capa del segundo elemento en que está sumergida. Cuando las pequeñas esferas o glóbulos del material fluido llegan al centro de la Tierra, se desvían, y se les obliga a ir hacia afuera, tangencialmente. Se forma así un remolino secundario en torno a la Tierra… la Tierra está rodeada por un remolino secundario de materia celeste que tiene una velocidad mayor, y por lo tanto una mayor fuerza centrífuga, que la materia terrestre. Si se suelta un cuerpo, una piedra, digamos, sobre la superficie de la tierra, no podrá mantenerse arriba con la materia celeste, y será empujada hacia abajo, y habrá materia celeste que ascenderá y ocupará su lugar. De esta explicación puramente mecánica, o, más bién, centrífuga, de la gravedad, se sigue que todo cuerpo grande sufrirá un empuje hacia el centro. Maravilloso.

La cantidad de fenómenos abordados de esta manera es abrumadora, incluyendo el origen de la Tierra, de los océanos… Todo ello sin lágrimas, ni misterios, sino a base de partículas, movimientos, choques y presiones. Desde luego tuvo mérito.

Evidentemente todo era inventado y difícilmente podía funcionar, pero cautivó la imaginación de los científicos europeos y les enseñó a ingeniar mecanismos que pudiesen tratarse matemáticamente para la predicción cuantitativa de los fenómenos. Aunque hicieran falta herramientas matemáticas y tecnológicas para resolver un simple choque elástico que tardarían siglos en aparecer.

Gracias a Descartes los restos del naturalismo renacentista desaparecieron por toda Europa. Su sistema mecanicista embaucó a todos los científicos de la época. Por todas partes desarrollaban su mecanicismo y sus consecuencias…Excepto en Cambridge, donde un tal Newton tenía una visión pelín diferente del asunto…

Esta entrada también ha sido publicada en  Hablando de Ciencia

Anuncios
comentarios
  1. bloodykefka dice:

    Estuve viendo tus comentarios en Hablando de Ciencia y me ha surgido una duda sobre el hecho de que la filosofía y la ciencia van de la mano. ¿Te refieres al hecho de que son diferentes pero complementarias? Lo digo porque a mi ambas me sirven para responder a preguntas pero las cuestiones que yo me hago con la filosofía son diferentes a las que intento responder con la ciencia.

  2. Cuestión de opinión.
    En mi caso, no concibo nada que tenga que ver con la física moderna sin considerar la filosofía.
    En general, todo aspecto científico tiene un lado filosófico, pero no al revés.
    Ponte un ejemplo de eso que dices que respondes con la ciencia…seguro que puedes filosofar al respecto.
    Recuerda que en su origen, la ciencia no existía como tal, era una parte de la filosofía, la filosofía natural.

  3. bloodykefka dice:

    “En general, todo aspecto científico tiene un lado filosófico, pero no al revés.”

    Esto es lo que ya las hace diferentes, que haya cosas qué sólo puedas responder con la filosofía.

    Claro que puedes filosofar al respecto, pero creo que no me has entendido. Cuando yo me pregunto ¿Cómo surgio el hombre? Recurro a la ciencia para que me explique el proceso, pero cuando me quiero pregutnar ¿Qué puede significa eso para mi? Uso la filosofía. Yo no voy a usar la filosofía para descibrir los procesos de la naturaleza, donde la observación muchas veces contradice la lógica, ni la ciencia como fuente de valores, donde necesito una explicación que aporte algo a mi vida.

  4. Pues hay gente que sí lo hace…ahí tienes a los cienciólogos 😉
    Precisamente has puesto una pregunta que para mí es más filosófica que científica, el origen del ser humano. Cada uno con sus cadaunadas.

  5. bloodykefka dice:

    Buen ejemplo me pones con los cienciólogos ¬¬ , lo malo es que no son los únicos XD

    Es que no es una pregunta, son dos. Una implica cómo surgimos, y otra implica el por qué surgimos. A la que tú te refieres es a la segunda, aunque pueda tener relación con la primera. Cuando tú explicas la teoría de la evolución, “describes” un proceso, y eso responde a un cómo. Ahora, cuando tú intentas responder con la descripción de ese proceso al por qué de nuestra existencia, estas filosofando. Es el sentido con el que usas la respuesta la que le da una parcela u otra. De ahí nuestra discrepancia.

    Otro ejemplo, con la neurociencia: se han hecho muchos experimentos que relacionan actividades neuronales con funciones de la conciencia y del pensamiento y demás. La explación de esos procesos te los da la ciencia. Pero cuando tú usas esos procesos para decir “el libre albedrío no existe” no estás haciendo ciencia, sino filosofía, porque le estás dando a esa explicación un sentido.

    E incluso más claro, el cientifismo, que afirma que la ciencia es el único método para obtener conocimiento, no es idea “científica”, sino filosófica, y eso siendo benévolos con ella.

    En resumen la ciencia es un método para explicar el mundo, y la filosofía, para entenderlo. Espero no haberte rayado mucho.

  6. bloodykefka dice:

    ¿Cómo que a las dos?

  7. De hecho me refiero a todas, a las dos preguntas sobre el origen del ser humano, ¿cómo?, ¿por qué?…y ¿cuando? ¿para qué?…cualquier aspecto relacionado con nuestro origen para mí es susceptible de reflexión filosófica, en algunos de ellos obviamente también aplica el conocimiento científico.

  8. bloodykefka dice:

    Entiendo, pero creo que entonces me estoy explicando mal. A ver como te lo cuento… la ciencia explica los procesos que ocurren en la realidad, y la filosofía lo que pueden significar. Me sería mucho más facil si hablásemos de que la ciencia “describe” y la filosofía “explica” pero como en otro artículo pusiste que “la ciencia no sólo describe sino que también explica” te lo comento de este modo. Efectuar la pregunta de ¿Cómo se originó el hombre? tendrá un sentido u otro si se hace dese la ciencia o desde la filosofía, al ser actitudes diferentes. Por tanto, son preguntas diferentes. La reflexión filosófica y la científica son diferentes porque buscan “saciar” necesidades diferentes. Espero haberme explicado bien.

    • Te has respondido tu solo, es la misma pregunta y a la vez son preguntas diferentes, porque las enfocas desde dos perspectivas

      • bloodykefka dice:

        Yo diría que más bien es que sintácticamente son la misma, pero semánticamente no. La discrepancia está en el hecho de que cuando he dicho que “la ciencia responde a preguntas diferentes a la filosofía”, te pensabas a que yo me refería de manera “literal”. Es la actitud (filosófica o científica) la que hace que ya la pregunta sea diferente de por sí. Que se usen las mismas palabras importan poco. Vuelvo a decirlo: no es lo mismo las descripciones de fenómenos de la teoría de la evolución o los procesos neuronales que interpretar lo que eso significa para sacar conclusiones. Explicar un proceso es ciencia, y sacar conclusiones que nos sirvan para nuestra vida es filosofía.

        De todos modos si me has entendido perfectamente, y mantienes la misma postura, suscribo la frase de “allá cada uno con sus cadaunadas” XD.

  9. Solrac dice:

    También podemos decir que la Filosofía “pregunta” y la Ciencia “contesta”, una con preferencia por la intuición y la otra por la deducción. En el mismo momento que se logre comprender todo el proceso lógico de algo “metafísico”, ahí mismo deja de serlo y pasa a ser un proceso “físico”. “dad a la Ciencia lo que es de la Ciencia,……”

    • Y al revés también.
      Yo no hablaría de intuición como la “preferencia” de la filosofía, sería rebajar su estatuto epistemológico.
      Tampoco hablaría de deducción como preferencia en la ciencia, sería simplificar su estatuto metodológico.
      Cada una tiene su sitio, yo no osaría quitárselos.

      • bloodykefka dice:

        Para nada estoy de acuerdo, señor Solrac. Precisamente la filosofía es el intento de dejar de explicar las cosas mediante la intuición. A lo que tu te refieres es al pensamiento mágico y a la religión, donde no hay reglas lógicas a la hora de generar pensamientos. Es más yo diría que la intuición es una percepción, no una explicación. Pero bueno, aceptamos barco.

        Por otro lado cuando un proceso metafísico es explicado por la ciencia, y pasa a ser “físico” (aunque no se que decirte viendo la física moderna), la pregunta ¿y eso que significa? sigue sin respuesta y, si queremos y podemos ser racionales, tendremos que tirar de la filosofía. Como dice la autora del blog, decir que una “intuye” y otra “deduce” es simplificarlo. Simplemente explican diferentes facetas de un fenómeno.

        Otra cosa es que lleguemos a unos conceptos tan abstractos que apenas la mente humana pueda ni siquiera concebir. Entonces ahi no tenemos más remedio que tirar de lo que “nos guste más” (lo que intuyamos), pero claro, eso como he dicho antes, es un acto de fe y no se puede considerar universal.

  10. bloodykefka dice:

    Por cierto: Yo también soy sistémico. Si no lo fuera, negaría la necesidad de la relación entre filosofía y ciencia: no sólo ambas se relacionan, sino que las usamos de manera “casi instintiva”. Lo vuelvo a decir: la ciencia te explica un fenómeno, y la interpretación que haces de él, mediante (en teoría) unos supuestos racionales es filosofía. Son acciones diferentes. La física moderna, como tu bien sabes es un gran ejemplo: tenemos unos fenómenos demostrados, pero necesitamos pensar qué significan ello. ¿No decías tú que diferencia hay entre eso y la filosofía? Pues ninguna, porque las interpretaciones que se hacen son filosóficas, no científicas.

    También estoy de acuerdo en que uses las respuestas que te da la filosofía y la ciencia para generar “un conocimiento más grande”. Lo único que digo que en cuanto haces eso, ese conocimiento deja de ser “científico” para pasar a ser “filosófico”, ya que el importante en el sistema de pensamiento que generas es este último, por mucho que se apoye en la ciencia. De hecho, es el factor filosófico, y no el científico, el que hace que dos intepretaciones de la realidad sean diferentes entre ellos y, por tanto, se definan. ¿Me vas a llamar determinista por ello? Hoy en la cama lloraré como un bebe por tu culpa 😉

    Yo sólo he preguntado si estas diciendo que la ciencia y la filosofía son diferentes formas de obtener conocimiento, pero complementarias, o sí lo estás uniéndolo todo en un sistema. Dudo que sea así, viendo tus respuestas, pero en el caso de que lo fuera, te diría que es tan aventurado como cuando me comentaste que no unificase religión y filosofía.

  11. A lo que preguntas te respondí la primera vez que lo preguntaste. Con repetir más veces el mismo argumento no consigues nada. Ni tú aprendes ni a mí me convences.
    Tu ves la ciencia y la filosofía como dos conjuntos con una intersección y un salto entre ellos, es decir dos planos epistemológicos que pueden interaccionar. Yo veo ambos como pura intersección y una pequeña diferencia de entidades, es decir un único plano epistemológico en el que según en la dirección en la que te mueves obtienes unas características u otras. En ese sentido he empleado la comparativa sistémica y determinista. Aunque quizás Deleuze y su plano de inmanencia tenga algo que decir al respecto.

  12. bloodykefka dice:

    “A lo que preguntas te respondí la primera vez que lo preguntaste. Con repetir más veces el mismo argumento no consigues nada. Ni tú aprendes ni a mí me convences.”

    ¿Y quién está buscando conseguir nada? Yo sólo preguntaba si lo habías entendido, por eso lo repetí, y cuando lo has hecho ya he dicho que allá cada uno con sus cadaunadas. Simplemente dije que yo era sistémico en el sentido de que son necesarios relacionar tanto uno como otro para obtener conocimiento, y por eso volví a decir lo mismo. Si tu dices que eso no es ser sistémico, te creo. Al fin y al cabo tu sabes más que yo. Lo siento, pero me ha sonado un poco borde tu respuesta, la verdad.

    Perdona que te lo digo, pero me ha sonado un poco borde, la verdad. Te lo juro, no busco convencerte, ya me dijiste que me entendiste, pero que tú tienes tu opinión. Simplemente quería dejar clara mi postura.

    Y no, no había entendido hasta ahora tu postura:

    “Tu ves la ciencia y la filosofía como dos conjuntos con una intersección y un salto entre ellos, es decir dos planos epistemológicos que pueden interaccionar. Yo veo ambos como pura intersección y una pequeña diferencia de entidades, es decir un único plano epistemológico en el que según en la dirección en la que te mueves obtienes unas características u otras. En ese sentido he empleado la comparativa sistémica y determinista. Aunque quizás Deleuze y su plano de inmanencia tenga algo que decir al respecto.”

    Lo siento, soy un poco corto de mente.

  13. Solrac dice:

    bloody, la magia y la religión son fantasía; la intuición es una función de la razón y por tanto siempre sigue un camino lógico. La diferencia entre una y otra radica en que la intuición establece mediciones o comparaciones rápidas (generalmente mentales) con ideas ya grabadas en cualquier memoria (racional, emocional, refleja) y siguiendo leyes universales fundamentales; y la deducción siguiendo leyes derivadas y especializadas, y contra ideas que habitan solo en la memoria racional. La ontología, que es la rama deductiva de la filosofía, no es el alma de la misma.

  14. Javier. dice:

    Ciencia y filosofía, Pero ese sujeto no es un sujeto empírico o biológico, ya que podemos dudar de nuestro cuerpo, sino una sustancia pensante, inmaterial, carente de extensión espacial. Además, este sujeto de conocimiento descubre que tiene algunas ideas que lo sobrepasan, como la de Dios, cuya infinitud no puede proceder de una criatura finita y debe ser adventicia. Luego Dios existe.

    Una sustancia pensante, y no en cambio el pensamiento, una sustancia pensante y no en cambio la idea de ella, ese sujeto pensante tiene la idea de él mismo, se intuye a si mismo, al que es, a Dios. Luego ese sujeto pensante existe.

    Ciencia y filosofía, si tenemos el plano cartesiano y dibujamos en él a ese sujeto pensante:

    Tendriamos una superficie uniforme y plana. Sería la sustancia de la cual habla Aristóteles.
    Y la forma (esencia) de la cual habla Aristóteles, serían protuberancias sobre esa superficie plana.

    La Evolución, son los cambios en la forma de la sustancia.

    Llegado el momento aparecen los chipotes precursores que dan origen al hombre, levantándose la gran protuberancia.

    la cúspide representaría la autoconciencia del Yo, a través del cuerpo humano

    La autoconciencia de la mente, del sujeto pensante el cual se reconoce a si mismo, la autoconciencia de Dios, de la sustancia.

    El sujeto tiene la idea o el pensamiento de él mismo, pero el sujeto no es el pensamiento ni la idea, ni el cuerpo ni nada empírico o biológico ni un pensamiento, sino la sustancia pensante y se piensa a si misma.

    Por ende la idea de Dios , es solamente la intuición de si misma, Dios es la idea, el pensamiento, pero el que es, Dios verdadero, es el que piensa.

    Y ese es omnipresente, es la sustancia que lo impregna todo.

    Saludos,

  15. Javier. dice:

    ¿de donde sacas eso? el soy es materia?

    ¿yo soy materia? ¿el sujeto es materia ?¿y esto?
    Pero ese sujeto no es un sujeto empírico o biológico, ya que podemos dudar de nuestro cuerpo, sino una sustancia pensante, inmaterial, carente de extensión espacial.

    El sujeto, el que soy, no es materia ni extensión.

    ¿a que le llamas todo? ¿a todo menos yo? porque yo no soy materia ni extension.

    Y no puede haber todo sin incluirme en él.

    Por lo tanto no todo es materia y extensión, a no ser que me excluya del todo y por ende ya no será el todo.

    Si es claro, el sujeto de conocimiento, es el sujeto cognoscente, la sustancia pensante es el sujeto de conocimiento.

    La sustancia pensante es Dios y el pensamiento de las perfecciones divinas es el pensamiento de la sustancia pensante.

    La sustancia pensante se piensa a si misma.

  16. Javier. dice:

    Yo soy una sustancia pensante y pienso en la sustancia pensante que soy.

    Y si en mí está la idea innata de las perfecciones divinas, y si yo no soy una idea, y si Dios debe ser a su vez una sustancia pensante que tenga en él las perfecciones divinas que pienso, pues no es que un Dios me las haya puesto a mi, sino que yo soy ese Dios y me intuyo a mi mismo.

    Pero como decía Hegel, la filosofía solo aparece cuando la realidad ya se ha explicado a si misma, cuando el buho de minerva alza el vuelo a la llegada del crepúsculo.

    Descartes no se dió ni cuenta, que no es un pensamiento , si él mismo lo dijo, yo no soy un pensamiento sino la sustancia pensante.

    Yo no soy la biología, ni la materia, ni la extensión ni el pensamiento etc…. nada de eso,

    ¿como voy a ser finito?

    Le engañó el genio maligno, no se dió cuenta.

    No se dió cuenta siquiera que la idea es innata porque el soy es Dios, el que es, soy, el que soy, Dios.

    alucinarías mucho si lo entiendes perfectamente, porque despues lees ontología o frases bíblicas o acerca del ser o metafísica etc…. y lo entiendes todo.

    Dios es el que es, la palabra Dios significa el que soy, y no es que le bajase un señor barbudo a moisés cuando dijo YO soy el que soy, se me ha aparecido el que es y me ha dado su nombre, yo soy el que soy, sino que se dió cuenta, se iluminó, es un darse cuenta, al igual que buda se iluminó cuando se vió reflejado a SI MISMO en un lago de aguas tranquilas (mente, en si mismo, en la sustancia pensante en la mente)

    Al igual que Jesús bien decía Yo soy la verdad, yo soy la vida, yo soy el camino, yo soy el que es (sustancia pensante) y el hijo (pensamiento).

    Que no somos el pensamiento, sino la mente.

    Y esa es Dios, es única, es el punto hindú en la frente, el cual representa la divinidad , la cual es lo mismo que la mente.

    alucinarías si lo entendieses, pero alucinarías mucho, leer sobre tí, sobre la sustancia pensante que eres.

    sobre el ser(inmóvil, omnipresente,como la sustancia pensante que soy), sobre la verdad.

    Y la filosofía se convierte en ciencia, ya no hay división entre la filosofía y la ciencia, se unifican.

    Y eso es lo que buscaba Descartes, pero el genio maligno le engañó.

    Sin embargo lo tengo casi todo desarrollado ya, y Hegel lo explicó muy bien.

    Y todos los filósofos explican lo mismo, lo mismo de lo mismo, pero unos se iluminan y otros no se iluminan, no se dan cuenta, y esa es la diferencia de obras filosóficas, o partir de yo soy la mente o partir de yo soy el pensamiento.

    Las obras cambia a raiz de eso, pero todas explican lo mismo, alucinarías mucho si lo entieras y me ayudarías a forjar esta nueva filosofía, porque es la piedra filosofal, uno mismo, la unificación de toda la filosofía, y la filosofía

    se convierte en ciencia, que de hecho ya lo es, pero solo para los despiertos.

    Saludos.

  17. Al establecer un dualismo tajante entre res extensa (los cuerpos) y res cogitans (los espíritus de Dios y el alma), reducía la naturaleza a un mecanismo inerte creado y jaleado por Dios

  18. Javier. dice:

    Por Dios, claro, por la sustancia pensante, por la mente.

    por el que es, ¿quien es el que es? ya lo dijo Descates, Soy.

    Y de esa verdad es de donde propone partir siguiendo el método para que la filosofía sea ciencia.

    ¿entiendes que la sustancia pensante es Dios?

    ya está explicado en post anteriores, si quieres lo puedes refutar.

    No hay espíritus de Dios, Dios es espíritu y es único.

    Saludos.

  19. Javier. dice:

    pues yo solo se que soy el que no sabe nada, y por ende se que soy.

    Porque para no saber nada, ha de haber el que no sepa nada.

    por ende solo se que soy.

    Se parte de ahí, soy.

    si es que no entiendo que tan difícil es entender que soy es ser, para ser hay que ser, yo soy, y soy es ser, porque si no soy no soy.

    soy no es no ser, soy es ser.

    ¿que tan difícil es eso?

    ¿tan difícil es comprender lo de los post anteriores?

    ¿tan difícil es entender que la sustancia pensante, no es un sujeto empírico o biológicoy carece de extensión espacial y es inmaterial?

    ¿tan difícil es entender que ese soy yo? ¿tú?.

    el que soy.

    ¿tan difícil es entender que la sustancia pensante no es el pensamiento?

    ¿tan difícil es entender esto? :

    Yo soy una sustancia pensante y pienso en la sustancia pensante que soy.

    Y si en mí está la idea innata de las perfecciones divinas, y si yo no soy una idea, y si Dios debe ser a su vez una sustancia pensante que tenga en él las perfecciones divinas que pienso, pues no es que un Dios me las haya puesto a mi, sino que yo soy ese Dios y me intuyo a mi mismo.

    Es obvio y evidente, Descartes no se dió cuenta, Yo soy una sustancia pensante y tengo en mi las perfecciones divinas que pienso, pero no es que un Dios me las haya puesto en mi, sino que yo soy ese Dios, (como sustancia pensante) no como cuerpo ni nada de eso.

    ¿tan difícil es?

    Busco gente que me ayude a escribir el libro que unifica toda la filosofía, pero nadie se moja, miren que es lógico y contundente, obvio, evidente, irrefutable, verdadero, cierto.

    Salud.

  20. Javier. dice:

    lo pongo mas claro, para que se entienda.

    ¿donde situo la sustancia pensante que soy, la cual es inmaterial, no es nada de la biología, no no es un sujeto empírico o biológicoy carece de extensión espacial y es inmaterial y no es el pensamiento?

    La res extensa: el cuerpo, lo que hay ahí fuera, la casa, la silla etc………

    La res cogitans: los pensamientos, emociones, memorias, etc……

    La res infinita: el ser, Dios, el que es,

    Obviamente en la res extensa no me puedo situar, puesto que no soy nada material.

    Obviamente en la res cogitans tampoco me puedo situar porque no soy pensamiento ni memoria sino sustancia pensante.

    solo me queda situarme en la res infinita.

    mas claro agua.

    salud..

  21. Javier. dice:

    Y por si quedasen dudas Descartes ya dice que Dios es una sustancia pensante.

    Res infinita.

    ¿por qué nadie lo entiende? si es obvio y no es que yo me exprese mal, bien claro que me expreso.

    Lo que pasa es que nadie atiende a la lógica ni a los razonamientos, salen zombies de las universidades, mutantes con la cabeza llena de cosas, incapaces de hilar un pensamiento y de entender la lógica mas sencilla.

    No es que yo me exprese mal, es que no atienden a razones, porque se les derrumba el mundo ficticio que con tanto trabajo y estudio han forjado, y eso no lo pueden permitir, aunque renieguen de la lógica y de la razón por mantenerse zombies perdidos incapaces de hilar un pensamiento.

    Ese es el problema, no yo, yo no soy el problema, la lógica es clara y contundente,

    No encuentro a una persona honrada y honesta que me ayude, todo zombies renegando de la lógica y de la razón, pobre filosofía.

    La filosofía queda en manos de zombies que no atienden al razonamiento ni a nada.

  22. Javier. dice:

    Cuanta razón tenía Heráclito cuando decía:

    Tanto la mente humana como la realidad están regidos por las mismas leyes. El problema es que la mayoría de los hombres parecen distraídos y sonámbulos

    Distraidos y sonámbulos, zombies perdidos.

    Que razón tenía Heráclito.

  23. Javier. dice:

    Cuanta razón tenían tantos filósofos que solo hay que entenderlos, porque es ciencia.

    cuanta razón tenía Platón con su alegoría de la caverna, que cuando entrase nuevamente en la caverna para explicarle a los demás lo que hay fuera, no atenderían a razones, están sonámbulos, pensando que la sombra de la pared son ellos, sin nisiquiera entender que la sombra proviene de ellos y que ellos no son la sombra sino que la sombra es una proyección.

    Cuanta razón tenía Hegel al decir, el espíritu soy yo mismo, la naturaleza es eso que está ahí.

    Cuanta razón tenía Aristóteles al decir que la sustancia primera es el sujeto el cual es por si mismo.

    Cuanta razón tenía Kant, al decir que la naturaleza es Dual, fenómeno noúmeno o cosa en si,

    y que el sujeto cognoscente o trascendente, no es fenómeno mental, por ende ¿que va a ser? la cosa en si.

    Y podría seguir y seguir y seguir,

    pero los zombies no entienden nada de nada, son incapaces de hilar un pensamiento, solo repiten como loros, son incapaces de pensar por si mismos, ni siquiera entiende lo que leen, a ellos se les dice según Heráclito que están presentes pero ausentes.

    Y parecen distraidos y sonámbulos, son mutantes, zombies, no despiertan ni entienden al logos por más que lo hayan escuchado.

    o como decía Nietzsche, que al igual de ridículo y vergonzoso es un mono para un hombre, así lo es un hombre para un superhombre.

    Y que trazón tenía.

    Salud.(y me quedo descansado, ya he soltado la VERDAD a la cara, no me importa vuestra opinión porque las opiniones en filosofía de nada sirven mas que a los monos, son ridículas y vergonzosas, lo que sirve es la lógica y la razón)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s