Rwanda

Octubre 2009. Un país en la carretera

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 En Octubre de 2009 realicé una ruta con Kananga,  Gorila Trek. En este enlace puedes ver los detalles, un viaje increible.  (http://www.pasaporte3.com/africa/viajes/uganda-rwanda/uganda-rwanda.php).

19 días recorriendo el corazón de la región de los grandes lagos africanos, visitando desde bosques primarios a zonas de sabana, y parques naturales. La gran atracción del viaje era la visita a los Virunga, grandes volcanes frontera entre Uganda, Rwanda y Congo, único hábitat natural de los gorilas de montaña. Pero los gorilas, a pesar de la magia, no fueron la única atracción del viaje.

Rwanda es un país que vive en la carretera. Mires donde mires ves miles de pequeñas colinas, rebosantes de vegetación tropical y terrazas de plantaciones. Todas sumergidas en una neblina sempiterna que las envuelve en una luz mágica y misteriosa.

La tierra de vez en cuando se resquebraja al paso de una carretera, que a veces es de asfalto, las menos, a veces tierra, otras barro y piedra… Los surcos rompen la piel de las colinas y trazan los caminos de la vida. Las casas están al lado de la carretera, los colegios están al lado de las carreteras, los mercados están al lado de la carretera. La gente vive al lado de las carreteras.

Montados en el camión de Kananga es fácil comprobar la vida del país, y la esencia de sus habitantes. Los ruandeses son cálidos, amables, siempre tienen una sonrisa extremadamente blanca y pura que ofrecerte, sincera, abierta, plena. El paso del gran camión en el que viajábamos siempre era motivo de algarabía, los niños corrían colina abajo cuando nos veían acercarnos, simplemente para saludarte al pasar por su trozo de carretera, por su pedazo de vida. La excitación era generalizada, y la sensación increible.

Rwanda se está despegando poco a poco de un horripilante pasado. Hace poco más de 10 años era el infierno, el horror más absoluto que nadie pueda imaginar. Ahora se están reinventando, lo están haciendo con una dignidad y una fortaleza dignas de admiración. Ya no hay H ni T, como los llamábamos al referirnos a hutus y tutsis para evitar incomodarles, ahora hay ruandeses.

Rwanda es mucho mas que un genocidio histórico, y mucho más que un parque para visitar gorilas. La experiencia de contactar con la gente es única, quedan muy pocos países en el mundo donde te miren con curiosidad, respeten tu espacio y a la vez sientan unas terribles ganas de saber de ti, de tocar tu extraña piel blanca y de que hagas cualquier gesto que acepten como acercamiento. Respetuosos, limpios, aún no corrompidos por el turismo y la propina inconsciente. Ese es el tesoro de Rwanda.

Hoy en día, a pesar de no disponer de mucha infraestructura para el turismo, es uno de los destinos que recomiendo enfervorecidamente. Se trata de un lugar muy seguro y muy tranquilo, con una naturaleza impresionante, y una gran variedad de primates que sólo aquí podrás encontrar. Yo que tu, si pudiera, lo pondría en mi lista de destinos pendientes.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s