Panamá

Panamá. Octubre 2015

Tras dos semanas en Costa Rica con mi amiga del alma @DisorderStrange, por la costa del Pacífico cruzamos la frontera con Panamá, Paso Canoas. Allí cogimos un bus hasta David y luego un taxi hasta el aeropuerto, donde teníamos un coche de alquiler.  Este viaje no era de sufrir. Para nada. Aún así, la mieldalcoche que nos dieron nos impactó sobremanera, ¡cómo echábamos de menos a la vaca loca!, nuestro compañero de aventuras en Costa Rica.

Boquete

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde David fuimos directas hacia Boquete. No llevábamos hotel reservado ni ganas de darlo todo para encontrar la superganga. El primero que vimos, que fue el segundo intento, nos gustó y allí nos quedamos. Nada de sufrir. Maravillosa terraza con vistas al volcán Barú, escuchando el río Calderas, camas confortables y FRESQUITO, ¡oh sí!. Después de tanto tanto tanto calor y tantos tantos bichos, Boquete es un paraíso. Paseamos por los alrededores del volcán, y a pesar de que nos habían informado que para visitar una finca de cafetales era imprescindible contratar una excursión de unas tres horas con degustación y demás historias…total 45$, entramos en la Finca Lérida a “tomar un café”. Y lo tomamos, delicioso como pocos, pero después de estar unas horas deambulando por la finca, jardines de flores increíbles, colibríes por todas partes, y subiendo la montaña abarrocá de cafetales, árboles cuajados de epifitas por doquier. El paraíso.

Santa Catalina

Pueblito de pescadores venido a más desde que un jipi loco en los 60 descubrió LA OLA. Infraestructura básica para surfistas, restaurantes, hoteles y unas olas estupendas. Allí vive mi prima con su familia, y en su casa estuvimos descansando unos días. Hamaca, cerveza, buena comida y buena compañía…¿qué más se puede pedir?

P.N. Isla Coiba

Uno de los atractivos de Santa Catalina es que es el mejor punto de partida para ir al parque nacional de Isla Coiba. Aquí, y aunque la isla Coiba y las múltiples islitas que la bordean son maravillosas, lo maravilloso de verdad está bajo el agua. Y a pesar de ir con una GO PLO aguática, como ésta no llegó operativa a su principal cometido, no pude reflejar la belleza que hay bajo las transparentes aguas del parque. Tampoco se habría acercado demasiado a la realidad submarina.  En este vídeo nos aproximamos a Granito de Oro, bordearlo bajo el agua fue una experiencia maravillosa.

Al desembarcar miles de cangrejos ermitaños, que llaman caricacos, acuden a nuestro encuentro, pero sobre todo al encuentro de nuestra tortilla.  Bajo el agua, bandadas de peces multicolores que nunca tocas, nunca te tocan, y que brillan a tu alrededor con un destello multicolor, pequeñas mantarrayas sesteando semienterradas, peces globo, tiburones pequeños, morenas escondidas…corales… Y de camino a Isla Coiba ballenas jorobadas y delfines. Maravilloso.

Panamá City

Ciudad de Contrastes.

El Panamá Viejo, primer enclave español asolado por los piratas, es una pasada arqueológica, sobre todo porque veníamos del Parque Arqueológico de El Caño, única experiencia arqueológica del viaje y que la verdad, nos decepcionó un poco. Panamá Viejo conserva todavía ciertas edificaciones como el aljibe y varios conventos e iglesias que te transportan a los albores de la Edad Moderna. El trazado bordeando el mar, ayuda a visualizar lo que fue esa ciudad en su esplendor.

El casco viejo, barrio de San Felipe, vive bajo una espada de doble filo, que va remodelando cada edificio dotando al barrio de su antiguo esplendor colonial, mientras va desalojando a los humildes vecinos que luchan por mantener la vivienda y la dignidad. El turismo no combina con los pobres. Parte del gobierno, incluido el presidente y el ínclito ministro de cultura señor Blades, residen en este barrio, con lo que es habitual que no puedas atravesar ciertas calles que se cierran con barreras y mucha policía…

Al finalizar nuestra visita, nos relajamos tomando unos zumos naturales y contemplando este inesperado espectáculo. Manifestación contra la privatización del canal y todos los servicios que abarca…reivindicación desgraciadamente familiar…

El skyline de Panamá Ciudad es espectacular, y la avenida Balboa un punto de referencia absoluto para disfrutarlo, de día y de noche. Las luces multicolores de los gigantes de cristal y hormigón se entremezclan con el mar y la contaminación provocada por un tráfico endemoniado que no avanza porque todos quieren pasar por el mismo sitio al mismo tiempo…

El Canal de Panamá es una auténtica maravilla, estuvimos un par de horas viendo cómo tres barcos hacían la travesía en dirección Norte, desde el Pacífico hasta el Caribe, en la esclusa de Miraflores. Ver como las miles de toneladas se van elevando de manera casi imperceptible y como se abren y cierran las compuertas es sobrecogedor. Maravillas de la física y la ingeniería.

En este vídeo puedes ver cómo un enorme carguero hongkonita va subiendo hasta nivelarse con la altura del lago Miraflores.

Y en este otro cómo se abren las primeras compuertas:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Natá de los Caballeros

Para que el viaje desde Santa Catalina hasta Panamá City no fuera tan pesado, nos hicimos  una parada intermedia para ver el Parque Arqueológico de El Caño, que pasó sin pena ni gloria; más por las mosquitos que nos envolvieron, que por lo pequeño y poco espectacular. Nos planteamos una parada en Coclé y de camino pasamos por Natá de los Caballeros, donde hicimos una corta parada para contemplar la Basílica de Santiago Apóstol, una de las primeras iglesias coloniales del Pacífico, la única que sigue en pie.

El paso de Costa Rica a Panamá

Cruzamos por Paso Canoas, la frontera más accesible de las tres que hay entre ambos  países. Llegamos al pueblo y fuimos directamente a echar gasolina antes de devolver a la vaca loca, nuestro inquebrantable Fortuner garante de nuestra inefable seguridad y ociosidad despreocupada. La gasolinera era Panameña, pero nosotras estábamos en Costa Rica. El concepto de frontera entre países es ciertamente difuso y arbitrario, pero el grado de imbricación al que se llega en Paso Canoas no recuerdo haberlo experimentado en ninguna parte del planeta que conozco.

Panameños y Ticos pueden adentrarse en el territorio del vecino sin ningún trámite hasta cierto límite del que no pasan. Límite arbitrario y relajado.

Tras dejar con mucho temor y temblor a la vaca loca, el chico de la agencia se ofreció a acompañarnos y ayudarnos con los trámites en la frontera. Pinta de princesas desvalidas no teníamos, pero sí un buen rollo que se ve que funciona. Con lo cual, uno de los momentos que podrían haberse convertido en el horror, fue de lo más gratificante, sorprendente y rápido. En vez de 3 horas bajo una lluvia, de esas de las que se va acabar el mundo ¡válgame!, conformando parte de un engranaje burocrático que no entiendes y te sulivella de lo ineficiente ¡pardiez! fue un paseo de 15 minutos de un sitio a otro poniendo sellos,rellenando impresos y por supuesto pagando, lo primero. Lo mejor de todo, aparte de pasar una frontera porque yo lo valgo, fue el momento del registro de equipaje.

En la misma frontera ya ves claramente la diferencia entre unos y otros. Panamá no tiene ejército, pero no es tan cool como Costa Rica. Porque la policía tica toma pipas fresquitas a la sombra mientras guasapean y la policía panameña, altamente militarizada, es CHUNGA DE COJONES. Son los más malotes, el rictus de apandador despiadado se lo enseñan en la academia. Pero ésta que suscribe se empeñó en sacar una sonrisa a los que registraron las maletas con ávida diligencia y  vaya si lo consiguió. Pero ya está, ya no sonrió ni uno solo de los policías que nos encontramos, que fueron muchos. Papeles del coche, pasaporte…en ningún país que he visitado me han pedido tantas veces la documentación.

Hay que decir a su favor, que nos perdonaron la vida cuando casi nos saltamos el control de seguridad que hay en la panamericana entre David y Santiago de Veraguas. El “perdone señor polícia somos guiris tontunas y no damos pa más” a veces funciona. Con fuscos y todo, miedito.

El cambio de país es mucho más que una policía distinta. Es una actitud distinta de la gente. No voy a decir que Costa Rica sea inmune a los encantos de los yankis, pero Panamá parece inmersa en el sueño de vida americano, sólo que a este sueño no llegan los panameños, sino los venezolanos y judíos que controlan gran parte de los business del país. Los centros comerciales son los puntos neurálgicos, las marcas, las modas y el lujo son los grandes paradigmas que siguen y persiguen. No quiero ofender a nadie, pero la pesadumbre que traigo de Panamá es la gran ignorancia que he visto en la mayoría (gran mayoría) de panameños con los que nos relacionamos. Ignorancia a lo mejor no es la palabra más acertada, pero era una sensación de como si el idioma y su significado no representaran la realidad, y la tuvieran que procesar repetidas veces, y ser validada por el entorno cercano reiterativamente. Cuánto más te alejas de las grandes ciudades más se nota esto.

En Panamá hay ricos muy ricos y pobres muy pobres. La clase media es anecdótica. El sistema escolar es tremendamente vetusto y deficiente. En Costa Rica hay mucha clase media, además de ricos y pobres: tienen el mayor índice de alfabetización del planeta, ellos dicen el 100%. Conversar con un ciudadano medio de ambos países es una experiencia completamente diferente. Los ticos transmiten vida, energía, amabilidad, generosidad, curiosidad e inquietud. Los Panameños son huraños y poco comunicativos. Cierto que de paseo no puedes ni acercarte a la idiosincrasia de un pueblo. Pero mi prima (un besote Ana), que vive allí desde hace casi 10 años, me da la razón, digo yo que algo habrá…

Panamá tiene una importante ganadería, y eso se traduce en una importante merma de la naturaleza. La selva se ve desgarrada por zonas de pasto que desencajan el paisaje. Están empezando a tomar conciencia del gran potencial turístico que tienen, pero por ahora salvo puntos concretos, es un país más de viajeros que de turistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s