Posts etiquetados ‘Aceitunas Negras’

La sala puttanesca es una de mis favoritas. Ligera  y deliciosa. El secreto como siempre está en el tomate, una buena salsa de tomate es la gran diferencia. Se puede partir de tomate triturado o entero al natural, en lata siempre es más cómodo, pero si utilizas tomates frescos pues muuuucho mejor. Personalmente me encanta con los tomatitos cherry, le dan un toque estupendo.

En una sartén o mejor cacerola se añade el fondo bien de aceite, que lo cubra. Me gusta usar aceite de guindilla que suelo tener preparado, porque el toque picante es imprescindible en este plato…excepto para el que no le guste claro!. Si no se tiene aceite de guindilla, pero gusta el pique, pues se puede añadir peperonccini, o guindillas, siempre al gusto y con cuidado de no pasarse. Se pica ajo en rodajas, 4 dientes grandes o más, al gusto.

Se pica una lata de anchoas en trozos pequeños y se echa después de los ajos. Los ajos se cortan según guste, finitos o medianos, incluso gruesos, pero la anchoa conviene cortarla bien pequeña porque la idea es que desaparezca en la salsa.

Se va dando vueltas hasta que el ajo esté rendido y la anchoa prácticamente haya desaparecido. No conviene fuego muy alto porque el ajo se quema. A continuación se echan los tomatitos cherry ( o la lata de tomate natural), sal y una pizca de azúcar que contrarresta la acidez del tomate, así que si te gusta ácido pues no se la echas. Se va dando vueltas y a los 10, 15 minutos se añade aceitunas negras y alcaparras, pimienta, orégano y a seguir dando vueltas hasta que el tomate esté frito. Las alcaparras en sal están mucho mas ricas que las alcaparras en vinagre, pero son más caras y más dificiles de encontrar. Pero si tienes la oportunidad te lo recomiendo.

Se añade la salsa puttanesca a la pasta…una vez cocida claro ; )…Esta salsa va mejor con las pastas largas, tipo tallarines, espaguettis, cintas, pero ya sabemos, cada uno con sus cadaunadas.

Y  buen apetito! . ¡Qué rico!

Este plato es ideal para el verano, eso no quita que lo puedas hacer en cualquier época del año, ya que las berenjenas, que son su ingrediente base las encuentras siempre. Pero es un plato que se puede tomar frío y caliente, es ligero y delicioso, pero rico rico rico.

Se parten de una buena berenjena que se lavan bien y se cortan en rodajas, no demasiado finas, pero tampoco demasiado gordas. Las salpimentas y ahora puedes hacer varias cosas. Se pueden pasar por un poco de harina y freir en aceite muy caliente, luego vas poniendo las rodajas sobre papel absorbente para que suelte grasa. Las berenjenas absorben mucha cantidad de aceite al freírlas, y si encima las rodajas no son demasiado finas, más aún. Si consigues que no te queden aceitosas, la tarta será mucho más jugosa y sabrosa, peeeeeeero considerablemente más calórica. Así que la alternativa para eliminar grasas es meter las rodajas berenjenas al horno y asarlas o hacerlas directamente a la plancha. Si eliges estas opciones, después de salpimentarlas habrá que rociarlas con un poco de aceite de oliva. En ambos casos os aseguro que la tarta queda bien rica y además de tener menos calorias, es bastante menos trabajo, sobre todo si las asas al horno. Normalmente eso es lo que hago yo.

Por otra parte se mezcla en un bol unos huevos, para una berenjena gordita como 4 huevos. Se añade un trozo de queso feta desmigado, normalmente viene en tabletas de unos 200 gramos, yo se la echo entera. También se añaden unas aceitunas negras cortadas en rodajas. Se mezcla todo y se añade un poco más de sal y pimienta, esto ya se sabe, depende del gusto y de la tensión arterial de cada uno. También hay que añadir tomate, en este caso puedes añadir tomate frito, si es casero muuucho mejor, unas 5 cucharadas bien hermosas. Si no tienes, es preferible añadirle un bote de tomate triturado, en lugar de frito de bote, ya que en el tiempo que estará en el horno, el tomate se cocinará lo suficiente y quedará mucho más natural y suave. También puedes añadir algunas hierbas aromáticas a la mezcla, el orégano por supuesto le queda especialmente bien. Finalmente se añaden las rodajas de berenjenas y se mezcla todo bien, con cuidado, para que quede homogéneo pero sin destrozar las berenjenas.

En un molde de horno, que previamente se ha embadurnado con aceite y pan rallado o se le he puesto un trozo de papel de horno, la idea obvia es que no se pegue la tarta, aunque puedes atreverte a no hacer nada, ya que el huevo es lo que cuaja y si sale bien no tiene por qué pegarse.  Se vierte la mezcla anterior sobre el molde o fuente.

Al horno, 180 grados, calor arriba y abajo y hasta que el huevo se cuaje, lo de siempre, pinchas y si sale limpio está ok, normalmente entre 30 y 45 minutos. Se puede servir recién sacada del horno, pero igualmente recién sacada de la nevera o a temperatura ambiente. Cada uno descubrirá cómo le gusta más. Vale de aperitivo, o de primer plato, incluso de segundo. Se puede acompañar de una ensalada o solita. ¿Quien da mas?

Ya verás lo bueno que está y lo fácil que es. Para mí fue un descubrimiento, y desde entonces lo hago frecuentemente durante todo el año. Bon Appétite!!!

Como siempre, instrucciones e ingredientes resumidos, para los estresaos.

INGREDIENTES

  • 2 berenjenas grandes
  • un paquete de queso feta (unos 200 g)
  • 4 huevos
  • aceitunas negras
  • tomate frito o tomate triturado
  • AOVE, Sal, Pimienta
  • Orégano

MANUFACTURA

  • Se cocinan las berenjenas previamente cortadas en rodajas, fritas, asadas o a la plancha
  • Se bate en un bol los huevos,  el queso feta desmigado y el tomate. Se añaden las aceitunas en rodajas y el orégano, y después con cuidado las berenjenas
  • Se vierte la mezcla en un molde y se mete al horno hasta que el huevo cuaje
  • Se sirve frío, caliente, tibio, como más te guste