Posts etiquetados ‘Antropología’

Claro que también podría haberlo titulado: Malo, seré malo. La cuestión es que cuando me he puesto a pensar de manera no ortodoxa en el mal, lo primero que se me ha venido a la mente es la música, ¡qué raro! El mal, la maldad en el arte en general, música, cine, literatura…da mucho juego, mucho más que el bien, si no que se lo digan a Keyser Söze, Cruella Deville o al Doctor Muerte. Pero ¿qué es realmente el mal?

Anda ya un poco manida la eterna discusión entre  el hombre es malo por naturaleza: homo homini lupus,y tranqui colega la sociedad es la culpable, que sociedad no hay más que una y a tí te encontré en la calle. ¿Soy mala o me hacen mala?. ¿Es la desigualdad que genera la sociedad la fuente de todos los males? ¿Me puedo seguir manteniendo buena en una sociedad mala?

Me atrae mucho la idea de que el ser humano se ha precipitado a la hora de construir sus reglas morales. Mucho antes de conocer nuestra naturaleza y nuestras limitaciones, ya había establecida una moralidad que luego a través de la tradición y el conservadurismo recalcitrante fomentado por fanáticos religiosos y políticos corruptos se ha seguido conservando. Han impedido que la moral progrese para seguir esclavizando a los pueblos, y seguimos viviendo con una moral que corresponde a la infancia del ser humano, que no nos permite expresarnos como individuos libres que somos. Está claro que cuanto menos se conoce acerca del mundo que te rodea, más fácil es encontrar el mal a tu alrededor, la ignorancia y la superstición son una base fundamental para crear y fomentar el mal, y la historia nos avala en esta conclusión. La religión y la política son el culmen de la ignorancia y la superstición y base para el dominio y subyugación de las mentes ignorantes. El terror domina las masas y el mal provoca terror, por lo que ha sido una herramienta ampliamente utilizada por la iglesia y los gobiernos de las distintas épocas y culturas de la raza humana.

La percepción del mal como imperfección se nos queda un tanto lejana al pueblo llano.El mal se puede enfocar como privación y defecto, y debilidad y desproporción y error, y frustración del objetivo, de la belleza, de vida, de inteligencia, de razón, de perfección de causas. Pero lo imperfecto no tiene porqué ser malo. Somos seres imperfectos, la naturaleza no es infalible. Lo infinito y lo perfecto son términos que están superados, o al menos deberían. Dios no tiene nada que ver con el mal, Dios no existe, el mal sí. Lo infinito y lo perfecto son ideas. Quizás si pueda estar más cerca el mal de las expectativas erróneas que nos formamos acerca de nuestra vida y de la felicidad. Cuando no conseguimos nuestros objetivos nos frustramos y esa frustración puede canalizarse hacia el mal. 

Que el hombre es malo por naturaleza quiere decir que sabe lo que está mal por las leyes morales que le han inculcado y aún así las trasgrede. Pero esa trasgresión no tiene por qué ser continua. Es decir, nos saltamos las reglas, pero sólo a veces, un poquito, o siempre que podemos. Somos buenos y malos a la vez y en diferente medida. Según avanzamos en la vida y según la vida nos vaya tratando seremos más o menos malos. Al menos tendremos la capacidad de ser tanto buenos como malos, y además esa capacidad estará supeditada al contexto en el que estemos sumergidos. Eso es lo que tiene el libre albedrío. Si no consideras que hay una entidad superior, llámalo Dios, llámalo quark, llámalo X, que equilibre el mal cósmico para que el bien sea el vencedor sempiterno, lo llevas un poco más crudo, ya que tendrás que asumir que los hijos de puta se saldrán con la suya sin ninguna contraprestación en la otra vida. Entonces es cuando tú tomas la decisión de cuánto de malo quieres ser, cúanto de bueno, cuánto te cabrea que el mal venza y cuánto te gusta. Recordad que entre el 3 y 7% de nosotros somos sociópatas y esto del mal como que nos la repanpinflaría.

Por lo tanto, ante el mal se pueden adoptar diferentes posturas. Los hay que lo aceptan pero le niegan cualquier tipo de superioridad frente al bien, como por ejemplo los cristianos, para los que el mal es carencia y privación y siempre está supeditado al bien. Los hay que se dan cuenta de que existe y tratan de buscar su origen y sus causas históricas para que mediante el análisis de las mismas podamos proceder a eliminarlos. Los hay que lo provocan para afirmarse como ser humano frente al mundo y frente a Dios.

Y los habemos que lo contemplamos como una parte intrínseca e inherente de la realidad, que hay que aceptar y afrontar, hay que usar y negar, pero en ningún caso podemos eliminar. Eliminar el mal sería eliminar la cultura, la sociedad, la raza humana, la naturaleza y en defnitiva la realidad. No podemos eliminar algo que nos trasciende, el mal es como la verdad, está ahí fuera y tu puedes formar parte de él o no, compartirlo o no, pero no puedes alterar su esencia, su realidad es independiente de la tuya. El ser humano lleva el mal dentro, al igual que el bien, ambos forman parte constitutiva de su naturaleza, y algún día descifraremos los genes que nos hacen ser proclives hacia un lado u otro de la balanza.

Anuncios

La primera vez que escuché este término fue en el título de una canción de Ministry titulada tal cual, N.W.O. New World Order. Con la curiosidad característica de mi mismidad y sin tener internet, que por aquellas haberlo habíalo pero en las oficinas del departamente de seguridad nacional americano o similiares, busqué las letras de esta canción que tanto me ponía. Sin tener tampoco mucha idea de inglés procedí a una rústica traducción que más o menos me dió una idea somera de lo que significa el concepto.

El tema venía a decir básicamente que eramos todos enemigos unos de otros, máquinas que esconden sus lágrimas y tienen un corazón de piedra, en lucha eterna hasta la muerte. Una letra de soledad y promesas rotas. Desesperación y miseria eran las componentes de un nuevo orden mundial. Caos y negritud. Real y oscuro como la vida misma. Cuando se es joven y antitodo punk, era fantástico ver cómo grandes artistas compartían tu visión apocalíptica de la sociedad humana. No Future!

Años despues, mucho más madurado el inglés, el concepto y la vida, me encuentro con igual desesperanza acerca del genero sapiens. Sólo algo tan radical como el concepto de un nuevo orden mundial puede realmente salvarnos. Pero para que sea una esperanza pragmática, no puede ser un nuevo orden mundial al estilo de Mad Max. Tiene que ser un nuevo orden mundial basado en la educación de las nuevas generaciones. Una educación que plante con fundamento y fortaleza  los pilares de una nueva visión del mundo. Una nueva visión del mundo que no sea monetariocentrista y que fomente los valores de la solidaridad y la igualdad.

Mundial significa que debería abarcar a toda la humanidad. Plantear una educación revolucionaria enfocada al cambio en sociedades en las que el agua y la comida, derechos y necesidades fundamentales no solo del ser humano sino de cualquier ser vivo, son un lujo o directamente inexistentes, suena cuanto menos utópico. No hablemos ya de sociedades donde la propia vida es el lujo.

Mientras la cúpula financiera sea la que gobierna el mundo y no los políticos, no hay solución. Mientras los políticos sigan siendo dogmáticos, marrulleros, prevaricadores, corruptos, mientras se sigan representando a sí mismos o a la entelequia miserable que es el partido, y mientras nos traten como a estúpidos lobotomizados por el consumo, no hay solución. Mientras sea el dinero el centro de nuestra existencia, seguirá habiendo desigualdades y seguirá habiendo injusticias sociales. Seguirá habiendo hambre, miseria y frustración. Será imposible aplicar el paradigma de la educación y por lo tanto será imposible dar el salto hacia un nuevo orden mundial que no sea al estilo de la cúpula del trueno. Sálvese quien pueda.

Por supuesto que no estoy hablando de una idea ni nueva ni transgresora, ni siquiera original. El mundo está lleno de manifiestos similares por todas partes, estoy diciendo lo que miles de voces dicen, pero yo tenía necesidad de que la mía también se oyese, aunque fuera para decir lo mismo.

El saber es poder, el pensar es poder. Los griegos ya hablaban de la paideia, educación, como lo que te convierte en realmente humano. Los romanos lo tenían tan claro que lo tradujeron por humanitas. No hace falta saber latín. Los romanos eran esos individuos que pasaban las tardes de domingo jaleando a las bestias y a los gladiadores, excitados por la sangre y la muerte,  pero eran también conscientes de la importancia que una buena educación implicaba para una buena clase dirigente. Podríamos matizar quienes eran más barbaros, realmente podríamos…

Ruido de Rabia es lo que necesitamos: primero serán los maestros, después los gobernantes. Cuando las generaciones probetas del nuevo orden mundial dieran su fruto, nuestros gobernantes serían sabios, filósofos, honestos y claros. Trabajarían por el ser humano y no por los complejos sistemas económicos financieros que nos rodean. Pero para ello las generaciones actuales deberían hacer algo. Hablemos pues del movimiento en Aristóteles, aquello tan manido y tan útil de en acto y en potencia. Y pongamos el ejemplo más claramente entendible. Una semilla es en acto una semilla, en potencia un roble. En las condiciones adecuadas una semilla puede devenir roble, roble por lo que simboliza de fortaleza. En condiciones adversas este roble puede que nunca llegue a ser fuerte y poderoso, incluso puede que ni siquiera llegue a germinar. El movimiento de los Indignados podría ser una primera semilla hacia este nuevo orden mundial. El tiempo dirá en qué deviene. Pero el tiempo al final sólo recopila y sumariza las actuaciones de millones de voluntades individuales. Tú como individuo tienes algo que decir, tienes algo que aportar. Puedes seguir en tu sillón asumiendo que no hay solución, o puedes indignarte y aportar tu granito de arena. Personalmente creo que la cosa está muy negra. Lo veo muy complicado. Pero también tengo claro, que aunque esté todo perdido, siempre queda molestar. Estamos en ello…

Me vengo a referir, al hecho de que todos asumimos que la especie humana es la más evolucionada. Teniendo en cuenta que el hombre procede del mono ( sí, lo siento, procede del mono, ¡asúmelo!) y que tenemos una serie de monos que comparten prácticamente todo el código genético, lo que quiero poner de manifiesto es que conforme nos alejamos en el tiempo evolutivo, encontramos especies cuyo comportamiento parece más evolucionado que el nuestro. Ojo, que considero como punto de partida que la agresividad y la violencia forman parte de un comportamiento más primitivo. Y no todo el mundo estará de acuerdo con ello. Claro que incluso hay gente que no está de acuerdo con nuestra simiesca procedencia.

Contextualicemos.

Hace 24 millones de años, año arriba año abajo, los Cercopitecos, o monos del viejo mundo, vivían en los árboles de las pluviselvas africanas, porque hace 24 millones de años África todavía no agonizaba sino que rebosaba vida por los cuatro puntos cardinales.
Sigamos la línea evolutiva de los Cercopitecos hasta llegar entre 9 y 10 millones de años, donde aparece el  Ouranopithecus, antepasado común a monos y hombres.Sin tener muy claro en qué momento, porque muchas fuentes aportan fechas muy diferentes, la cuestión es que se separan dos familias: los Póngidos (orangután, gorila, chimpancé, bonobos) de los Hominoideos primitivos, que algunos millones de años después acabaremos siendo nosotros.

Parece ser que todos están de acuerdo en que el primero que sale de la línea evolutiva es el orangután,  luego sale el gorila, y por último el chimpancé. Orangután, gorila y chimpancé no son nuestros antepasados, pero sí que compartimos antepasados comunes con ellos. Es decir, el chimpancé es el primate vivo más cercano al hombre, después el gorila y después el orangután.
De los hominoideos, el más antiguo es el llamado Orrorin Tugenensis, con 6 Millones de años de antiguedad. Podría decirse que ese sí que es el antepasado de los homínidos en general y del homo sapiens en particular. Pero del señor Orrorin ya hablaremos en otra ocasión

Para centrarnos en la separación entre Póngidos y Hominoideos, tenemos que hablar de la Tricotomia Evolutiva, la cual puede tener diferentes indicios:

  • Estudios de proteínas inmunológicas hechas por Goodman en los años 60, que nos muestran que los seres humanos están más cercanos a los chimpancés, después a los gorilas y por último a los orangutanes.
  • Trabajos de hibridación genética comparada, que suponen un mejor reloj molecular que se calcula comparando las diferencias del ADN y las edades de separación de especies según el registro fósil y sus diferentes edades calculadas por diferentes radioisótopos
  • La separación entre chimpancé y hominoideo se calcula en 2.3M- 9.2M años de acuerdo con diferentes estudios. Lo que si puede la genética es establecer vecindades evolutivas entre especies. Los estudios de comparación de cromosomas añaden un peso de evidencia a los estudios inmunológicos y moleculares.
  • Según los estudios cromosómicos los orangutanes son los póngidos más primitivos. Los gorilas los chimpancés y los Hominoideos se separarían casi a la vez en tres diferentes líneas, una tricotomía evolutiva pero con un clado más precoz en los gorilas, siendo los chimpancés nuestros parientes más cercanos.

También podemos hablar de la alternativa de Schwartz basada en los rasgos más que en  las moléculas. Se basa principalmente en el estudio del esmalte y la característica de los molares. Los chimpancés y los gorilas tendrían una corona más grande y un esmalte más fino que los hominoideos. Esta teoría sostiene que los orangutanes (esmalte grueso, corona grande), serían los hominoideos más estrechamente emparentados. La crítica a esta teoría es que el esmalte grueso era una característica común a todos los primitivos hominoideos y que se ha perdido en la actualidad en el gorila y el chimpancé.El problema es que el registro fósil para hominoideos miocénicos es extremadamente pobre y mientras esto suceda los estudios moleculares, aunque imprecisos en cuanto a un reloj molecular, son más certeros en cuanto al diseño de la cladística evolutiva.

Por último también está la hipótesis de la divergencia tardía. Se basa en las diferencias morfológicas observadas en las evidencias fósiles. La separación chimpancé hominoideos habría sucedido entre 4-5 millones de años cuando la fricción de las placas tectonicas arábiga y africana ocasionaron el valle del Rift y separaron una regíon occidental boscosa y selvática donde quedaron los póngidos y una zona semiárida con protosabana donde se desarrollarían los homínidos. La separación geográfica desarrollaría caracteres “autapomórficos” (propios de cada especie) para cada una de las ramas: pre-gorilas al norte del rio Zaire; pre-australopitecus en el Levante del Rift y pre-chimpancés en el centro de África. Sin embargo los análisis isotópicos  muestran que en Mioceno Medio no hubo sabanas abiertas desarrolladas en el África oriental al menos de forma general, aunque pudiera haber microclimas localizados muy precisos.

Existe por tanto una gran confusión y muchas teorías:

  •      Una familia de Póngidos (gorila, chimpancé, orangután) y otra de homínidos. Teoria claramente antropocéntrica (Simpson)
  •      Un taxón para Homínidos y otro para Pan (chimpancé y bonobo) y Gorilla (Gorila) en conjunto dejando al orangután en un taxón diferente y más primitivo.
  •      La teoria de Goodman según la cual chimpancés y humanos deben ser incluidos dentro del mismo género con un antecesor comun (LCA) (Last Common Antecesor).

Lo que sí parece claro es que estamos a un 1% de diferencia cromosómica con los chimpancés, a un 2% con los gorilas y a un 3% con los orangutanes. Pequeños porcentaje, grandes diferencias. La diferencia cromosómica es directamente proporcional a la distancia en la línea evolutiva.

Partamos de la base de que los tres póngidos tienen una inteligencia más que aceptable y unas características culturales propias y distintivas. Utilizan herramientas y se comunican entre ellos.

El Orangután, el más alejado evolutivamente de nosotros, sapiens sapiens, es un bicho de lo más pacífico, extremadamente pacífico, tímido y solitario, que pasa gran parte de su vida en los árboles minimizando el gasto energético. Se llaman por su nombre y sólo se pelean por cosas básicas, territorio y sexo. Compartimos el 97% del ADN con ellos.

Después viene el Gorila, con el que compartios el 98% de nuestro genoma. Ni feroz ni peligroso, sino pacífico, tímido, afectuoso e inteligente. Expresa felicidad, tristeza y soledad. Se pasa la vida durmiendo, descansando, comiendo. Viven en grupos familiares. Nunca buscan problemas, pero defienden familia y territorios, y son capaces de dar la vida por ellos. Parece que ese punto porcentual en el genoma les ha llevado a incrementar la vida familiar respecto a los orangutanes, más anacoretas ellos, pero no les ha afectado en absoluto a su forma de interactuar con su entorno y otros congéneres, que en ambos casos sigue siendo pacífica, tranquila y evitando problemas.

Ahora hablemos de chimpancés y bonobos, los más cercanos a nosotros, con un 99% de coincidencia genética, que se dice pronto. Son extremadamente inteligentes, resuelven problemas mentalmente, se pueden comunicar con los humanos usando el lenguaje de los signos, reaccionan ante la desigualdad. Increible, muestran altruismo, compasión, empatía, amabilidad, paciencia y sensibilidad. Podría decirse que tienen muchas de las capacidades que permiten la socialización, como nosotros. Pero además, especialmente los chimpancés comunes ya que los bonobos parecen algo más sofisticados, son muy agresivos en general. Guerrean entre grupos continuamente, aunque a veces no pasa del puro postureo otras veces hay sangre y muerte. Cometen infanticidio y canibalismo. Despedazan por puro placer y divertimento a otros monos más pequeños de otras especies que finalmente acaban matando y comiéndose. Estoy ya sí que empieza a parecerse a nosotros. Violencia y agresividad gratuita para con el resto de especies y entre tus propios congéneres. Humano, demasiado humano.

Parece ser que la evolución avanza en todas las direcciones, para lo bueno y para lo malo, cuanto más evolucionado se está, mejor dotado para realizar el bien y el mal, y mejor raciocinio para distinguir entre el bien y el mal, y aún así seguir siendo malvado.

Conforme nos vamos acercando en la escala evolutiva al hombre, más inteligente se vuelve el individuo, y mas cruel y despiadado. La evolución se plantea como un arma de doble fijo, cada pequeño porcentaje de adn que nos diferencia nos hace más dioses y más viles.  El homo sapiens sapiens muestra cada vez más su debilidad por sólo uno de estos dos filos. Nos iría mejor siendo pacíficos y no buscando problemas, en cambio, somos nuestro peor enemigo. Homo homini lupus…

Estudiar la evolución humana implica estudiarlo todo, o casi. Desde la genética y toma genoma pastilla de goma, hasta la tecnología, pasando por la prehistoria, el lenguaje, la política y todo lo que se te ocurra. Por supuesto, como su propio nombre indica, la antropología también tiene que estar en esta lista que tiende a infinito. Y ya sabemos lo que sucede cuando se tiende a infinito…que el infinito se seca.

Para evitar acabar en un campo estéril de sinsentido y sobreinformación, hay que renovarse o morir, y partir en pos, como Indiana, de un objeto perdido, que en nuestro caso no es el arca, pero se le parece.

Dentro del proceso de hominización hay que contemplar de manera intrínseca  la propia evolución como cambio. Las transformaciones que dan lugar a los homínidos deben situarse en el contexto de las transformaciones geológicas y climáticas del globo durante el Pleistoceno,  no, ya no había dinosaurios, así como en la evolución de la flora y la fauna por este motivo. Bien, estos son condiciones necesarias pero no suficientes para la evolución de los homínidos.

Centremos un poco el asunto. Hominización son los procesos evolutivos desde la separación  con los chimpancés…hace como unos 5 millones de años. Esta separación da lugar al género Homo.

El producto de estas transformaciones y consolidaciones denominadas Hominización, no es una especie biológica con habilidades culturales, sino la posibilidad misma de la existencia de tal especie como homo sapiens sapiens. La unidad biopsicosocial de la humanidad sólo puede expresarse desde la localidad histórica y singularmente determinada. Por tanto, también importan aquellos procesos por los que un individuo deviene ser humano, persona, sujeto reconocido y partícipe de una comunidad cultural determinada, que incorpora un proceso de vida biopsicosocioculturalmente construida.

            Podríamos pensar que la evolución human es la larga marcha de los homínidos hacia el saber y el conocimiento, sin embargo, en esta evolución hay muchas líneas discontinuas que no llevan a ningún sitio. Claro que no hemos nacido por generación espontánea y podemos trazar el linaje de nuestros ancestros. Pero deberíamos desechar nuestra visión lineal y progresista de la historia e introducir una brecha para el azar, lo imprevisto, la probabilidad a partir de lo posible, el caos.

Todas las culturas tienen una explicación para la diversidad, la transformación, la permanencia y estabilidad. En la mayoría de las tradiciones culturales los humanos proceden de los dioses. El Antiguo Testamento contiene una historia de la humanidad que parte de un estado prístino de supuesta pureza y ausencia de necesidad, a otro donde van apareciendo el hambre, la enfermedad,… actividades económicas,guerras,las leyes e instituciones, cultos y religiones, el capitalismo, etc. Nuestra modernidad desacralizadora y naturalista, procedente de la filosofía griega, reformulada en el renacimiento y consolidada en lo natural, nos ha desposeído de tan reconfortante origen ubicándonos en lo natural.

La Teoría de Sistemas Dinámicos puede ayudarnos a indagar sobre todo este embrollo del quienes somos, de dónde venimos incluso pueda atisbarse el hacia donde vamos.

Evolución, cultura y complejidad. La humanidad que se hace a sí misma, de Eugenia Ramírez, es un interesante libro que recoge una serie de teorías e investigaciones sobre la evolución humana desde perspectivas biológicas, psicológicas y socioculturales. En Libros Sintetizados (http://wp.me/P1Bnwz-ae) puedes encontrar un resumen detallado de todo esto y mucho mas.