Posts etiquetados ‘Asadas’

Me gustan las patatas, en todas sus formas…acompañante excepcional de casi cualquier plato, pero sólas también saben cubrir el expediente con soltura…y si no mira esto.

Las patatas tienen mala fama, se las identifica irremediablemente con aporte calórico excesivo y nada más lejos…100 gramos de patata asada o hervida sólo tiene 80 calorías. En esta receta van asadas al horno, y el relleno no tiene casi nada de grasa y son ingredientes muy sanos, así que nos las vamos a comer y luego nos vamos achupar los dedos…y buscaremos un hueco la semana que viene para repetirlas…porque están de muerte.

Cogemos unas patatas nuevas, de tamaño mediano grande y las limpiamos muy bien, usando incluso un estropajo para quitar toda la tierra que tenga, ya que las vamos a cocinar y comer con piel. Una vez limpitas se pulverizan con AOVE y se meten en el horno, 190 grados, calor arriba y abajo, una hora más o menos, dependerá como siempre del tamaño de las patatas y del horno. Tienen que quedar tiernas. Métele un pincho y tiene que entrar sin esfuerzos.

Mientras tanto vamos preparando el relleno. En una sarten calentamos el culo de AOVE y cuando esté calentito le añadimos una cebolla cortada en juliana, bajamos el fuego y la rehogamos lentamente, para que vaya rindiéndose poco a poco. Cuando la cebolla esté transparente le añadimos unos tacos de jamón serrano y los vamos volteando hasta que empiecen a dorarse. En ese momento le añadimos pimienta negra molida, un poco de sal, ojo que el jamón ya sala, y yogurt natural. Unas finas hierbas le dará un toque excepcional: orégano, tomillo, mejorana, albahaca lo que tengas y te guste.

Damos unas cuantas vueltas y retiramos del fuego. Esperamos a que las patatas estén asadas, y las sacamos del horno. Con cuidado de no quemarse hay que partirlas por la mitad a lo largo, y con una cuchara pequeña vamos sacando pequeños trozos de la pulpa de la patatas. No es necesario sacar demasiada. La idea es hacer un huequito en el centro de la patata que es donde pondremos el relleno.

Una vez que tenemos todas las patatas abiertas, la pulpa que hemos sacado se añade a la sartén con el resto del relleno, y de nuevo la ponemos al fuego, y vamos dando vueltas, para que todos los ingredientes se mezclen a la perfección. Buscamos una textura espesa, densa, así que gran parte del agua del yogurt tendrá que evaporarse. Cuando coja la textura que te gusta lo apartas del fuego.

Las patatas abiertas y semihuecas se salpimentan y se añade el relleno con una cuchara pequeña, repartiéndolo de manera equitativa por todas las patatas. A continuaión se cubren con queso rallado y se mete de nuevo el horno para gratinar, unos minutos hasta que el queso funda y se dore.

Se sirven calentitas, recién salidas del horno. Acompañadas de una ensalada es una comida que te aseguro que repites. En este caso la acompañé de una ensalada de escarola, granada, ajo y limón. Combinación perfecta. La puedes usar como guarnición de alguna carne, incluso como aperitivo… ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 o 2 patatas por persona
  • jamón serrano en tacos
  • 1 cebolla
  • 1 yogurt natural
  • finas hierbas (orégano, mejorana, albahaca, tomillo, salvia…)
  • queso rallado
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se limpian muy bien las patatas y se pulverian con AOVE
  • Se mete en un horno previamente calentado, una hora a 190 grados arriba y abajo. El tiempo depende del horno y del tamaño de la patata. Tiene que quedar tierna.
  • Se sofríe una cebolla en juliana a fuego medio, cuando esté dorada se añaden tacos de jamón serrano y se rehoga hasta que cambie el color
  • Se incorpora un yogurt natural, finas hierbas, sal y pimienta negra. Se remueve todo
  • Cocinar hasta que el yogurt reduzca y quede una textura espesa
  • Las patatas asadas se abren por la mitad, se vacía y se mezcla la pulpa con la salsa
  • Se vuelve a rellenar y se cubre con queso rallado
  • A gratinar hasta que el queso esté dorado.
Anuncios

Alcachofas Asadas

Publicado: 20 diciembre, 2011 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

No hay manera más fácil y más deliciosa de preparar las alcachofas. Para muestra un  botón.

En plena temporada, que yo soy mucho de temporada, hay que comer alcachofas en toda sus manifestaciones ontológicas…perdón, me he equivocado de línea argumentativa…una de las cosas que más rabia me da en el mundo mundial es empezar a pelar una alcachofa y ver en qué se queda. La parte útil es un porcentaje muy pequeño de la hortaliza en su totalidad. Te compras dos kilos de alcachofas que casi has tenido que alquilar un container para llevarlas a casa, y una vez peladas se quedan en una cena ligera  para 2 o para 4 si la acompañas de algo más…Por eso me gusta tanto esta manera de hacerlas. Sólo hay que quitarles el tallo. Comer se acaba comiendo lo mismo, pero el proceso es un deleite.

Las alcachofas tienen que ser frescas, si no lo están mejor haz otra receta donde se cocine o se mezcle con otros ingredientes, porque aquí ella sola se lleva todo el protagonismo. Les quitamos los tallos a la altura de la base. Le damos unos golpes bien fuertes por toda la base, para que las hojas se abran con más facilidad. Hay que ir separando las hojas del centro, para que se abra como una flor.

Se colocan en una bandeja de horno, bien juntitas unas con otras. Se añade sal gorda, pimienta negra molida y un chorreón de AOVE en el interior de cada alcachofa y al horno. 180 grados, arriba y abajo unos 5o minutos, hasta que se empiecen a quemar las hojas de fuera.

Se comen calentitas, se van separando las hojas del exterior, que básicamente sólo se rechupetean por el gustito del aliño. Conforme vas deshojando la alcachofa, la base de la hoja va teniendo cada vez más parte tierna, y cuando llegas al corazón que se come enterito en plan caníbal, se te caen los lagrimones de placer.

Para una cena de estas de dieta o de desintoxiación, para acompañar cualquier carne o pescado, como primer plato…hasta para ver la tele como quien come pipas 😉 . ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Alcachofas
  • Sal Gorda, Pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Se corta el tallo a las alcachofas
  • se las golpea fuerte por la base
  • Se separa bien el centro para que se abran las hojas
  • Se colocan en una bandeja de horno que estén bien apretaditas
  • Se aderezan con sal gorda, pimienta negra molida y un chorreón de AOVE dentro de cada una de las alcachofas
  • Al horno calor arriba y abajo 180 grados unos 50 minutos, hasta que las hojas de fuera empiecen a quemarse
  • Se sirven calientes