Posts etiquetados ‘Asado’

Patorra de Pavo Asada

Publicado: 3 marzo, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Una pata y un horno, sin contemplaciones, sin acompañamientos ni decoro. Minimalismo elevado a la potencia más ecléctica. Tanta sencillez no puede sino entusiasmar.

Puedes tardar menos de 5 minutos en preparala. Optimización absoluta de resultados y trabajo.

Limpias bien una pata de pavo que estará enterita, le quitas las plumitas o pelillos varios que queden, si quedan. Salpimentas por ambas partes.

Coges un pedacito de manteca de cerdo y la derrites, microondas es lo más rápido pero cuidado que no explote y llene de grasa todo el horno. Con un pincel embadurnas ambas partes de la pata, por toda la superficie.

El horno de vapor a 160 grados, mezclando vapor y aire caliente, el horno convencional a 180 grados calor arriba y abajo y algo de líquido en la bandeja, un poco de agua o vino o brandy. Una hora y 20 minutos. En el horno convencional algo menos de tiempo pero luego metes gratinador para que se dore.

En el horno de vapor queda jugoso por dentro y crujiente y vistoso por fuera. Lo puedes acompañar de lo que te de la gana, legumbres, cereales, verduras, hortalizas. Lo que te sobre lo puedes usar como fiambre para bocatas o ensaladas…Rápido y efectivo. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Patorra de Pavo
  • Sal, Pimienta negra
  • Manteca de Cerdo

MANUFACTURA

  • Salpimentar la patorra
  • Pintarla con manteca de cerdo derretida
  • Al horno de vapor, mezclando vapor y aire caliente a 160 grados una hora y 20 minutos

Besugo Asado con Sumac

Publicado: 20 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , ,

Una forma diferente de cocinar el besugo, para disfrutar de su deliciosa carne sin aburrirnos.

El sumac es una especia del mediterráneo oriental, antes por lo visto se usaba bastante en España, pero hace mucho que desapareció, es una planta llamada Rhus Coriaria, en español se llama zumaque, y básicamente se utiliza como sustituto del limón. En según que países lo emplean para ensaladas, en otros para pescados o carnes. Tiene un color rojo vino intenso y bonito, y sabor ácido y un poco salado. Como al besugo el limón le va estupendamente…el sumac no le puede ir mal. Probado y comprobado. Es una buena idea.

Vamos a poner como lecho del besugo unos tomates y unas cebollas.  4 tomates grandes y enteros, lavados y partidos a rodajas de un dedo de grosor. 2 cebollas bien hermosas peladas y partidas a rodajas no demasiado finas. Se esparcen ambos tipos de rodaja sobre una bandeja de horno, sobre papel de cera o de aluminio para no ensuciarla demasiado. Una vez que las tenemos extendidas se espolvorea con finas hierbas, sobre todo orégano, también albahaca, tomillo, romero, lo que tengas a mano y te guste más. También echamos pimienta negra molida, sal y pulverizamos con aceite. Un chorreón de brandy para que cubra el fondo de la bandeja y le aporte un poco de humedad y aroma.

El besugo estará limpio de tripas y desescamado. Lo lavamos bien bajo un potente chorro de agua fría y lo ponemos sobre una tabla. Lo cubrimos de sumac y lo ponemos de ese lado sobre la bandeja con los tomates y las cebollas. Volvemos a espolvorear el sumac por el lado visto y un poco de sal y pimienta. Pulverizamos con AOVE y al horno. 180 grados, calor arriba y abajo unos 45 minutos para un besugo que ronde los dos kilos. El tiempo, como siempre, depende del tipo de horno, de lo grande que sea el  besugo y de cómo nos guste el pescado. Personalmente me gusta  poco hecho, pero eso no significa crudo. Si te pasas de tiempo en el horno, los pescados especialmente se resecan en exceso y pierden todo su arte.

Una vez que está horneado lo ponemos sobre una tabla y sacamos los lomos, intentando quitar todas las espinas que podamos. Se acompaña cada ración con trozos de tomate y cebolla.

Utilizando  sumac no distorsionarás nada el sabor del besugo, simplemente le dará un puntito ácido diferente al limón, pero igual de rico y desde luego más original. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 besugo entero limpio
  • 4 tomates
  • 2 cebollas grandes
  • Finas hierbas (orégano, tomillo, albahaca, eneldo…)
  • Sumac
  • Medio vaso de brandy
  • Sal, pimienta
  • AOVE

MANUFACTURA

  • Se cortan en rodajas medianas los tomates y la cebolla y se colocan sobre una fuente de horno
  • Se aliñan con las finas hierbas, un poco de sal, pimienta negra molida y se pulveriza con AOVE
  • Se añade el brandy al fondo de la bandeja
  • El besugo se cubre de sumac por un lado y se pone sobre la bandeja, se cubre igualmente el otro lado de sumac y se salpimenta
  • Al horno 180 grados calor arriba y abajo unos 45 minutos, depende del tamaño del besugo
  • Se sirve caliente

Pechuga de Pavo Asada

Publicado: 7 diciembre, 2011 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Esta receta se hace sola, necesita prácticamente nada de esfuerzo y es muy práctica, porque tiene muchas aplicaciones. La idea me la dió mi amiga Miriam, así que un besote para ella. Yo la he tuneao un poco….pero sigue siendo igual de fácil y rica…Ya verás, ya…

Se compra una pechuga de pavo entera, entera entera…se lava bien, se le quita la grasilla que se vea y se espolvorea bien con pimienta.

En la procesadora se añaden 5 dientes de ajo, un chorro de mostaza, un buen chorreón de salsa de soja, un chorreoncito de AOVE, un poco de romero y un poco de mejorana. Se bate todo hasta que quede pastoso. Se pinta bien la pechuga por las dos partes. Si se tiene tiempo, se mete a la nevera para que vaya macerando. Si tienes cuerdas o redecillas la usas para apretar bien la carne, si no pues no pasa nada, menos tiempo en el horno. También si andamos con prisas pasamos de macerar y para el horno directamente.

El horno de vapor es maravilloso para los asados, ya se que soy una pesada, pero es que los deja crujientes por fuera y jugosos por dentro. Les da un punto increible. Para una pieza de un kilo o poco más, en un horno convencional calor arriba y abajo 180 grados como una hora, hasta que le pechuga esté bien dorada. En el horno de vapor, si tienes un programa predefinido estupendo, si no, unos 20 minutos de vapor, luego unos 20 minutos de aire caliente a 160 grados y por último, mezcla de vapor y aire caliente durante unos 20 o 25 minutos.

Ahora podemos elegir, servirla caliente cortada en rodajas, acompañada de una ensalada, unas verduras, arroz, lo que quieras. Se le puede hacer una salsa, la que más te guste.

Se puede guardar y se conserva estupendamente. La puedes usar tipo fiambre, para bocadillos, ensaladas, para la pasta, para lo que quieras. Dura unos cuantos días en la nevera y se puede congelar ya rebanada y sacas cuando necesites. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Una pechuga de pavo, (o media) de una sola pieza
  • 5 dientes de ajos
  • 1 cucharada de AOVE
  • pimienta al gusto
  • una cucharadita de mejorana
  • una cucharadita de romero
  • una cucharada de mostaza
  • un buen chorreón de salsa de soja

MANUFACTURA

  • Se baten todos los ingredientes, excepto la pechuga
  • Se pinta la pechuga con el batido anterior
  • Al horno

Se tardan 2 minutos en hacer este plato, y los resultados son impresionantes.

Por supuesto el éxito lo garantizan dos factores, unas buenas costillas de cerdo y darle el punto apropiado. Aunque esto del punto en la carne ya sabemos que puede ser tema de debate, así que como digo siempre, cada uno con sus cadaunadas, pero eso sí, el cerdo que fuera un santo.

Lo único que hay que hacer es después de lavar bien las costillas pincelarlas con salsa de soja, ni más  ni menos. No necesita aceite ni ningún tipo de grasa porque la costilla por sí misma ya maneja suficiente grasa para que el plato quede sabroso. No necesita sal porque el punto salado lo aporta la soja, sin más. Lo único que necesita, además de la soja, es cariño y pimienta negra. En este caso la salsa que empleé es salsa de soja china, que es más intensa y salada que la japonesa, por eso adquiere ese color tan negro.

El costillar se puede hacer entero o separar las costillas individualmente. En el primer caso saldrá aún más sabroso, en el segundo más cómodo.

Cogemos pues las costillas y las colocamos sobre la rejilla del horno. Debajo de la rejilla ponemos otra bandeja del horno, para que todo el chorreo de salsa y grasa no caiga directamente sobre el aparato, que luego es un coñazo tener que limpiarlo. Si además le pones un papel de aluminio a la bandeja que estará debajo, todo mucho más limpio. Con  un pincel se pinta la parte superior de todas las costillas, sin ningún pudor, a brochazo limpio que queden bien untadas. En la bandeja que está debajo para recoger la grasilla, se le añade un buen chorreón de vino y otro de coñac, para que se vayan evaporando con el calor y los efluvios emborrachen la carne. Se mete en el horno, previamente calentado, a unos 160 grados, grill y aire caliente, en la parte media, y esperar a que coja un color dorado, será como una media hora, depende del horno.

Se saca la bandeja del horno, se le dan las vueltas a todas las costillas, se vuelven a pintar de soja y de nuevo al horno, hasta que se doren. Esta vez será algo menos de tiempo, entre 15 o 20 minutos como mucho. Cada uno le dará el punto que le gusta, más o menos churruscadas. Se puede echar por encima el líquido que haya sobrado del vino y el coñac reducido con la grasa y la soja que haya chorreado…Ahora solo queda ponerse gocho. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Costillas de cerdo, como 400g por persona
  • Salsa de soja
  • vino y coñac
  • pimienta negra

MANUFACTURA

  • Se colocan las costillas sobre la rejilla del horno y se pintan con salsa de soja
  • Se mete en el horno a 160 grill y aire caliente unos 30 minutos la rejilla con las costillas y una bandeja debajo con vino y coñac
  • Se les da la vuelta, se vuelven a pintar y de nuevo al horno unos 15 minutos