Posts etiquetados ‘Calabaza’

Cuando los principales ingredientes son de color naranja…está claro el color del que saldrá la crema. Me encanta el naranja, como se ve, como huele y como sabe 😉

¿Cuantos ingredientes naranjas, que no sean las naranjas conoces? Seguro que estos dos: calabaza y zanahoria. Luego lleva otros dos ingredientes, blanco y rojo, que al mezclarlos obtenemos un rosa anaranjado…vengaaaaa admite pulpoooo 🙂

Cogemos pues una calabaza tipo violín, de esas con forma de botellita, porque tienen el tamaño adecuado. Si no cualquier otro tipo de calabaza, pero un pedazo de algo menos del kilo. Se pela, se le quitan las pipas y se parte en cuadrados medianos.

Se coge una zanahoria hermosa, o dos pequeñas, se le quita la piel y el tallo y se pela en rodajas.

Una cebolla mediana y un tomate maduro mediano. Se les quita la piel y se parten en trozos pequeños.

En una cazuela con el fondo de AOVE se echa la cebolla y se empieza a rehogar a fuego bajo. A los 3 minutos más o menos se añade la calabaza y la zanahoria, y se sigue rehogando otros 5 minutos. Añadimos el tomate y seguimos rehogando siempre a fuego lento hasta que el tomate empiece a freírse.

Entonces añadimos las hojas del tomillo fresco, un buen ramillete, pero sólo las hojas, así que un poco de paciencia para quitar toda las ramitas, sal y pimienta. Imprescindible tomillo fresco, con seco no da el mismo resultado. Damos unas cuantas vueltas y cubrimos de agua, pero justo justo cubrir, a menos que te guste más sopa que crema, en cuyo caso un poco más de agua. Subimos a fuego muy fuerte y esperamos a que empiece a hervir, en ese momento tapamos la olla y bajamos a fuego medio. Cocinar hasta que la calabaza esté tierna, que serán unos 20 minutos más o menos.

Cuando todo esté tierno se añaden dos quesitos desnatados y se pasa por la procesadora, y a continuación por el chino, para que quede muy muy fina.

Presentar la crema es bien sencillo, sólo hay que espolvorear con alguna semilla oscura, por ejemplo unas cuantas semillas de sésamo negro. Caliente, tibia…incluso fría. El tomillo fresco da un aroma y un sabor que te sorprenderá. Pruébalo, ya estás tardando. ¡Bueno provecho!

INGREDIENTES

  • 2 calabaza pequeña, tipo violín
  • 1 zanahoria grande
  • 1 cebolla mediana
  • 1 tomate mediano maduro
  • un ramillete de tomillo fresco
  • un par de quesitos desnatados
  • semillas de sésamo negra
  • Sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Pelamos la calabaza y la cortamos en cuadros
  • Pelamos la zanahoria y la cortamos en rodaja
  • Pelamos la cebolla y el tomate y los cortamos en trozos medianos
  • Sofreímos en un poco de AOVE la cebolla, a fuego lento
  • Añadimos la calabaza y la zanahoria, dejamos unos minutos
  • Añadimos el tomate y seguimos pochando unos minutos
  • Añadimos las hojas del tomillo fresco, sal y pimienta
  • Cubrimos de agua y subimos a fuego fuerte para que empiece a hervir
  • En ese momento lo tapamos, bajamos el fuego y dejar unos 20 minutos
  • Añadir un par de quesitos y triturar
  • Pasar por el chino
  • Servir y espolvorear con sésamo negro
Anuncios

Vieiras sobre Coulis de Calabaza

Publicado: 5 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, ,

Un aperitivo elegante y original. Sabores muy delicados. Sorprendente.

Este plato lo probamos en un restaurante muy muy bueno del barrio, al que acudimos menos de lo que quisiéramos porque es muy muy bueno y eso implica que es muy muy caro. Nos gustó tanto que intentamos imitarlo en casa, y aunque la clonación no se ha conseguido, el resultado es igualmente delicioso. Además es bien fácil de preparar.

Las vieiras si son frescas las sacamos de su concha, si son congeladas, pues se descongelan, mejor lentamente, la sacamos el día de antes y las dejamos en la nevera.

Para preparar el coulis de calabaza vamos a necesitar una cebolleta o un puerro, un trozo de calabaza, una nuez de mantequilla, sal, pimienta y un chorreón de nata.

El trozo de calabaza se pela, se le quitan las hebras y las semillas y se corta en pequeños dados. En un cazo se añade la nuez de mantequilla y cuando se derrita incorporamos la calabaza. La cebolleta también se pela y se trocea en pedazos pequeños, se incorpora en el cazo. A fuego muy lento, se salpimenta y se va dando vueltas de vez en cuando por si se pega. Importante fuego muy lento. Si fuera necesario se incorpora un poquito de agua, pero muy poca, hay que evaporarla completamente para obtener la textura que andamos buscando. Un toque de nuez moscada le queda muy bien.

Cuando la calabaza ya está tierna se incorpora un chorreón de nata, si es ligera eso que te ahorras, y se sigue removiendo si se pega. Unos cinco minutos más. Pasamos la salsa por la batidora, y luego por el chino, para que quede muy muy fina.

Las vieiras las hacemos a la plancha, sobre una plancha muy caliente con un poquito poco de AOVE, y nada más. Vuelta y vuelta, un minuto como mucho por cada lado.

Sobre un plato plano se vierte el coulis, que se extienda cubriendo todo el plato. Sobre la salsa se van añadiendo los medallones de vieira. Pon pan cerca porque está de rechupete. Se sirve inmediatamente, las vieiras tienen que estar calentitas, así que mejor si es lo último que haces. El coulis debe estar tibio. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Medallones de vieiras
  • Un trozo pequeño de calabaza
  • Un puerro o cebolleta
  • 1 cucharadita de mantequilla
  • un chorreoncito de nata
  • Sal y pimienta

MANUFACTURA

  • Se prepara el coulis de calabaza cortando la calabaza y la cebolleta en trozos pequeños, y cocinándolas a fuego muy lento con la mantequilla, sal y pimienta
  • Si es necesario incorporar un poco de agua, pero la justa.
  • Cuando esté casi tierna la calabaza se añade el chorreón de nata y se sigue cocinando un rato más. Toda el agua debe quedar evaporada
  • Se pasa por la procesadora y luego por el chino
  • Las vieiras se hacen a la plancha
  • Se cubre un plato llano con el coulis de calabaza y se ponen encima las vieiras

Crema de Calabaza

Publicado: 17 enero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Las cremas de verdura y hortalizas son muy socorridas. Calentitas en invierno son una cena perfecta. La calabaza es una de mis favoritas.

Partimos de una calabaza bien hermosa, o un trozo grande, como de un kilo, hay que quitarle la piel y cortarla en trozos. El tamaño de los trozos dependerá del tiempo de cocción que empleemos. Ten en cuenta que cuanto menos tiempo esté en ebullición menos vitaminas y propiedades se perderán, así que cuanto más pequeños mejor.

Se coge una cebolla bien hermosa y se pela y trocea, en trozos del mismo tamaño que la calabaza.

En una cazuela se cubre el fondo con AOVE y cuando esté caliente se añade la calabaza y la cebolla. Se sofríe a fuego lento unos 5 minutos. Se añade sal y pimienta y se da unas cuantas vueltas más.

A continuación se añade agua, hasta cubrir bien todos los ingredientes. Se sube el fuego para que entre en ebullición y una vez conseguido se mantiene hirviendo a fuego medio hasta que la calabaza esté tierna, unos 15 minutos, dependerá del tamaño de los trozos.

Por último se añade un par de quesitos, desnatados que valen para darle cremosidad sin aportar calorías. Se bate todo bien. Si se quiere una textura aún más fina se pasa por un chino. Se sirve caliente o tibia, acompañada por unos trocitos de pan frito, unas tiras de cebolla frita, o un poco de sésamo negro para decorar. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 kg de calabaza
  • 1 cebolla grande
  • 2 quesitos
  • AOVE, sal y pimienta

MANUFACTURA

  • Trocear la calabaza y la cebolla y sofreírla en un poco de AOVE
  • Añadir sal y pimienta
  • Añadir agua hasta cubrir
  • Hervir hasta que la calabaza esté tierna
  • Añadir un par de quesitos
  • Batir
  • Servir caliente o tibia adornada con trocitos de pan frito, cebolla frita, o sésamo negro

Calabaza Adobada

Publicado: 13 enero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Se trata de una receta típica del sur de España, especialmente de los pueblos de Granada, aunque seguro que la sureña tiene algo que decir al respecto ;). Como ya sabemos que hay tantos adobos como personas en el planeta, considéralo un ejercicio de libre albedrío.

Esta receta vale de guarnición o bien para preparar originales y nutritivas tostas.

Partimos de una calabaza pequeña, o bien de un trozo de una calabaza grande. La cantidad depende de lo que quieras preparar. La calabaza hay que pelarla y cortarla en daditos de aproximadamente un centímetro.

En una cazuela o sartén, cubrimos el culo con AOVE y empezamos a calentar. Cuando esté caliente el aceite, le añadimos los cuadrados de calabaza, ponemos fuego medio y empezamos a rehogar los dados hasta que estén tiernos.

Mientras tanto preparamos el adobo, de la manera tradicional en un mortero, con fuerza y paciencia, o usamos una procesadora para hacerlo en unos segundos. La textura será diferente. Si tienes tiempo y ganas, siempre es mejor hacerlo en el mortero.

Empezamos con unos dientes de ajo pelados a los que les añadimos un puñado de sal, para facilitar el majado. Empezamos el proceso, cuando estén los ajos casi desmenuzados le añadimos pimentón rojo y orégano. Seguimos majando y mezclando bien los ingredientes. Una vez que tengamos una textura pastosa le añadimos vinagre, mitad de Módena, mitad vinagre de vino y mezclamos todo bien, si es necesario añadimos un poco de agua. Tiene que quedar una pasta cremosa, pero espesa. Sobre las cantidades es mejor no decir nada, porque cada uno tiene sus gustos, hay quien no quiere ponerle orégano, otros un diente pequeño de ajo, en cambio otros con mucho ajo…al final es el ensayo y error lo que te dará el punto bueno de adobo. Sólo un consejo, cuidado con el vinagre, porque la calabaza es un sabor delicado, no es como adobar carne o pescado, así que si te pasas de vinagre te puedes cargar el plato.

En mi caso, por si lo quieres usar como referencia, para medio kilo de calabaza usé 4 dientes de ajo, una cucharada de sal, otra de orégano y otra de pimentón, un chupito de cada tipo de vinagre.

Añadimos el adobo a las calabazas y las volvemos a poner a fuego medio, unos 10 minutos, para que la calabaza absorba el adobo. Listo para comer. Lo puedes utilizar sobre tostas de pan crujiente o para acompañar cualquier plato de carne o pescado. Nosotros lo hicimos sobre unas tostas de pan casero y queso crema. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 trozo de calabaza
  • AOVE
  • Ajos
  • Sal
  • Orégano
  • Pimentón
  • Vinagre de Módena
  • Vinagre de vino tinto

MANUFACTURA

  • Pelar la calabaza y cortarla en pequeños dados de un centímetro.
  • Se cubre una sartén con AOVE y cuando esté caliente se añaden los dados de calabaza
  • Se cocina hasta que se ablanden
  • Se pican en un mortero unos ajos con sal, añadimos pimentón y orégano y seguir majando
  • Añadir vinagre, mitad de Módena y mitad normal y mezclar. Acabar de rellenar el mortero con agua. Debe quedar una pasta espesa.
  • Se vuelve a encender el fuego y se añade la picada. Se deja cocer todo durante 10 o 15 minutos, que vaya reduciendo.
  • Se va probando y rectificando de sal hasta obtener el resultado final. Se come sobre trozos de pan o tostadas.

Quinoa con Calabaza y Perejil

Publicado: 23 diciembre, 2011 en Cocina
Etiquetas:, , , , ,

La quinoa no es un cereal, pero se le parece bastante por sus propiedades nutricionales. Como acompañamiento o primer plato, puede sustituir al arroz  para dar un toque de originalidad a los platos. Hoy con calabaza y perejil.

Tenemos de tó en este plato oiga, menuda mezcla de alimentos que nos hemos buscado, desde antioxidantes hasta vitamina C, pasando por todos los oligoelementos, proteinas vegetales de muy buena calidad y carotenos.

La quinoa la puedes encontrar en las tiendas de productos ecológicos, o en tiendas especializadas para vegetarian@s. Es muy típica por sudamérica, en España sólo la conocen prácticamente vegetarian@s y aledaños. Prepararla es muy sencillo, primero se lava bien bajo el grifo, que corra el agua y se elimine una sustancia que amarguea un poco. Despues la ponemos al vapor unos 20 minutos o a hervir unos 15, normalmente necesita una relación de 3 a 1 de agua, pero dependerá de cómo quieras dejarla, completamente seca, melosa o caldosa, como el arroz vaya. El ensayo y error en estos casos es la mejor forma de averiguar cuanta agua hace falta para que quede como a tí te gusta. Yo en esta ocasión la he hecho un  poco melosa. El grano al cocerlo se vuelve transparente. Si primero la tuestas un poco, obtendrás un delicado y tenue sabor a nuez. Yo la hago en el horno de vapor, primero le meto 5 minutos de aire caliente a 240 grados para simular el tueste y luego 20 minutos de vapor. La quinoa tiene un sabor muy sutil, así que el secreto estará en cómo la cocinemos y para qué la usemos.

En una cazuela ponemos calabaza troceada con el fondo de AOVE y empezamos a pocharla, a fuego lento, a los 3 o 4 minutos echamos cebolla picada finamente y seguimos rehogando hasta que la cebolla esté rendida. Una vez conseguido se añade perejil fresco muy picadito y se da unas cuantas vueltas.

Ahora es el momento de echar sal, pimienta negra molida y el zumo de un limón. Damos unas cuantas vueltas más y listo. Puedes escoger entre echar el sofrito sobre la quinoa, quedará con más cuerpo, o bien al revés, echar la quinoa al sofrito y seguir rehogando un poco más, de esta manera te quedará más pastoso.

Para acompañar carnes en salsa es estupendo,  y sobre todo es sano y muy fácil de digerir, especial para días que queremos desitoxicarnos…además la combinación de quinoa con calabaza es espectacular para reducir el colesterol, así que aunque no sea un plato extremadamente delicioso, desde luego es interesante incluirlo en nuestra dieta. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 150 gramos de quinoa
  • 1 manojo de perejil fresco
  • 1 buen trozo de calabaza
  • 1 limón
  • Sal, pimienta negra molida, AOVE

MANUFACTURA

  • Se hace la quinoa al vapor o hervida
  • Se sofríe la calabaza con la cebolla a fuego lento
  • se añade la sal, pimienta perejil y limoón
  • Se mezcla todo con la quinoa

Risotto de Calabaza y Romero

Publicado: 9 noviembre, 2011 en Cocina
Etiquetas:, , , , ,

Hoy un risotto, pobre en ingredientes y espectacularmente rico en sabor y matices.

El secreto de un buen risotto se encuentra en el arroz escogido. El arroz arbóreo es el mejor, arroz de grano redondo. Su equivalente por aquí sería el bomba, también nos valdría un calasparra. La idea es que tiene que ser un arroz que contenga almidón, pero no en exceso. Y que además, lo vaya soltando progresivamente. Si el arroz tiene poco almidón o se cocina muy rápido el risotto te queda muy seco. Si el arroz tiene demasiado almidón o se cocina demasiado lento, el risotto quedará como una pasta infame. La idea es que queden los granos ligados y cremosos, y a la vez al dente….Todo un desafío. Pero es cuestión de práctica y de tener el arroz adecuado.

Partimos de una cazuela con el culo cubierto de AOVE calentándose, a la que se le añade unos ajos laminados, finos. Se empiezan a confitar hasta que empiecen a rendirse. En ese momento se añaden la calabaza, que previamente habremos pelado y cortado en dados pequeños. Se sube el fuego a medio y se saltea  un rato, hasta que empiece a ponerse blanda.

Se añade el arroz, una taza de café por persona, y sube el fuego para rehogarlo durante un minutillo o poco más. Se le añaden unas hebritas de romero. Es impresionante el aroma y delicadeza que le aporta al arroz. Se añade la mitad del agua (el doble mas uno de medidas de arroz) y se mantiene el fuego alto hasta que empiece a hervir. En este momento, se baja a fuego medio, se añade la sal, la pimienta y se empieza a remover casi todo el tiempo.

Cuando el líquido se va consumiendo se va añadiendo poco a poco más. Al quedar poco, se añade un tarro pequeño de nata líquida, y se sigue dando vueltas.

Cuando el arroz esté listo, se añade el queso rallado se da unas vueltas para distribuirlo y se deja reposar un par de minutos.

Se sirve inmediatamente. ¡Buen Provecho!

INGREDIENTES

  • 6 dientes de ajo
  • un trozo de calabaza
  • arroz  arbóreo
  • unas ramitas de romero
  • Nata líquida
  • Queso Grana Padano
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • En una cacerola se pone AOVE a calentar y se añaden los ajos laminados
  • Cuando estén empezando a dorarse se añade la calabaza a daditos
  • Se incorpora las hebras de romero y la pimienta
  • Se dan vueltas hasta que la calabaza empieza a cocinarse
  • Se añade el arroz, la sal  y  se le da unas cuantas vueltas y se añade la mitad del agua
  • Hervir a fuego lento sin parar de remover
  • Añadir el resto del agua de cocción poco a poco. Cuando quede unos minutos se añade la nata
  • Cuando se aparte se añade el queso y se deja reposar unos  minutos
  • Servir a continuación inmediatamente

Curry de Patata y Calabaza

Publicado: 17 septiembre, 2011 en Cocina
Etiquetas:, , , , ,

Este plato es un clásico en la India, sobre todo en el Norte. Al menos allí es donde yo aprendí a hacerlo. Pero supongo que lo podrás encontrar por todo el país, y por supuesto cada zona le dará un toque diferente, como pasa siempre con la cocina.


Si no tienes tiempo, ni ganas, puedes usar un curry ya preparado, pero sale mucho más rico si tú mism@ preparas el curry y son sólo 5 minutillos más…el problema sería tener todos los ingredientes. En este caso, el curry que voy a preparar lleva cardamomo, semillas de cilantro, canela en rama, clavos, cúrcuma,  guindillas y semillas de mostaza, preferiblemente amarilla. No son ingredientes demasiado difíciles de encontrar.

Todos los ingredientes, excepto las semillas de mostaza, se incorporan a un mortero y se procede a machacarlos, hasta obtener un polvo ligero, y se reserva.

Cortamos la cebolla en juliana. Pelamos las patatas y la calabaza y se trocean en cuadraditos medianos.

En una sarten profunda o en una cazuela se añade aceite. En la India se usa una grasa llamada ghee, que es parecida a la mantequilla pero más ligera, lo que ocurre es que es difícil encontrarlo fuera de allí, así que utiliza la grasa más conveniente, desde mantequilla a aceite de oliva, girasol, sésamo…tú mism@.

Cuando el aceite esté caliente añade las semillas de mostaza, pero unos segundos nada más, que tuesten y en seguida añades la cebolla y el polvo de curry. Se dan unas vueltas hasta que la cebolla está dorada, y entonces es cuando se añade las patatas y la calabaza. Se rehoga unos minutos y se añade agua, hasta que cubra más o menos la mitad de los ingredientes, o poco más. Se tapa y se deja cociendo unos 15 minutos más o menos. La idea es que la patata esté tierna. La salsa debe quedar espesita, pero sigue tu gusto. Lo único,  es tener mucho cuidado de no pasarse de tiempo porque la patata se desmorona y pierde un poco de fuerza el plato, conviene que quede enterita.

Para una comida ligera es estupendo, si lo quieres más completo, siempre se puede acompañar de arroz, por supuesto basmati, al vapor o hervido. Con pan ácimo tipo naan o chapati sería ya totalmente indio, pero tampoco hay que pasarse ¿no?

¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 calabaza pequeña
  • 1 cebolla mediana
  • 2 patatas medianas
  • unas semillas de mostaza amarilla
  • AOVE, Sal y Pimienta
  • Para el curry
    • 2 vainas de cardamomo,
    • 3 clavos de olor,
    • 1 cucharadita de cúrcuma,
    • guindilla al gusto
    • 1 ramita de canela
    • 4 o 5 semillas de cilantro

MANUFACTURA

  • Se pelan la calabaza y las patatas y se cortan en cuadritos no demasiado pequeños.
  • Se machacan bien en un mortero todos los ingredientes del curry, excepto las semillas de mostaza
  • En aceite caliente se tuestan un poco las semillas de mostaza y se añade la cebolla cortada en juliana y el curry molido, se le da unas vueltas, hasta que la cebolla esté dorada.
  • A continuación se añade las patatas y la calabaza y se salpimenta. Se añade agua sin llegar a cubrir los ingredientes
  • Se cocina hasta que la patata esté tierna.
  • Se sirve caliente con arroz basmati al vapor o tal cual