Posts etiquetados ‘Crema’

Cuando los principales ingredientes son de color naranja…está claro el color del que saldrá la crema. Me encanta el naranja, como se ve, como huele y como sabe 😉

¿Cuantos ingredientes naranjas, que no sean las naranjas conoces? Seguro que estos dos: calabaza y zanahoria. Luego lleva otros dos ingredientes, blanco y rojo, que al mezclarlos obtenemos un rosa anaranjado…vengaaaaa admite pulpoooo 🙂

Cogemos pues una calabaza tipo violín, de esas con forma de botellita, porque tienen el tamaño adecuado. Si no cualquier otro tipo de calabaza, pero un pedazo de algo menos del kilo. Se pela, se le quitan las pipas y se parte en cuadrados medianos.

Se coge una zanahoria hermosa, o dos pequeñas, se le quita la piel y el tallo y se pela en rodajas.

Una cebolla mediana y un tomate maduro mediano. Se les quita la piel y se parten en trozos pequeños.

En una cazuela con el fondo de AOVE se echa la cebolla y se empieza a rehogar a fuego bajo. A los 3 minutos más o menos se añade la calabaza y la zanahoria, y se sigue rehogando otros 5 minutos. Añadimos el tomate y seguimos rehogando siempre a fuego lento hasta que el tomate empiece a freírse.

Entonces añadimos las hojas del tomillo fresco, un buen ramillete, pero sólo las hojas, así que un poco de paciencia para quitar toda las ramitas, sal y pimienta. Imprescindible tomillo fresco, con seco no da el mismo resultado. Damos unas cuantas vueltas y cubrimos de agua, pero justo justo cubrir, a menos que te guste más sopa que crema, en cuyo caso un poco más de agua. Subimos a fuego muy fuerte y esperamos a que empiece a hervir, en ese momento tapamos la olla y bajamos a fuego medio. Cocinar hasta que la calabaza esté tierna, que serán unos 20 minutos más o menos.

Cuando todo esté tierno se añaden dos quesitos desnatados y se pasa por la procesadora, y a continuación por el chino, para que quede muy muy fina.

Presentar la crema es bien sencillo, sólo hay que espolvorear con alguna semilla oscura, por ejemplo unas cuantas semillas de sésamo negro. Caliente, tibia…incluso fría. El tomillo fresco da un aroma y un sabor que te sorprenderá. Pruébalo, ya estás tardando. ¡Bueno provecho!

INGREDIENTES

  • 2 calabaza pequeña, tipo violín
  • 1 zanahoria grande
  • 1 cebolla mediana
  • 1 tomate mediano maduro
  • un ramillete de tomillo fresco
  • un par de quesitos desnatados
  • semillas de sésamo negra
  • Sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Pelamos la calabaza y la cortamos en cuadros
  • Pelamos la zanahoria y la cortamos en rodaja
  • Pelamos la cebolla y el tomate y los cortamos en trozos medianos
  • Sofreímos en un poco de AOVE la cebolla, a fuego lento
  • Añadimos la calabaza y la zanahoria, dejamos unos minutos
  • Añadimos el tomate y seguimos pochando unos minutos
  • Añadimos las hojas del tomillo fresco, sal y pimienta
  • Cubrimos de agua y subimos a fuego fuerte para que empiece a hervir
  • En ese momento lo tapamos, bajamos el fuego y dejar unos 20 minutos
  • Añadir un par de quesitos y triturar
  • Pasar por el chino
  • Servir y espolvorear con sésamo negro
Anuncios

Crema de Calabaza

Publicado: 17 enero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Las cremas de verdura y hortalizas son muy socorridas. Calentitas en invierno son una cena perfecta. La calabaza es una de mis favoritas.

Partimos de una calabaza bien hermosa, o un trozo grande, como de un kilo, hay que quitarle la piel y cortarla en trozos. El tamaño de los trozos dependerá del tiempo de cocción que empleemos. Ten en cuenta que cuanto menos tiempo esté en ebullición menos vitaminas y propiedades se perderán, así que cuanto más pequeños mejor.

Se coge una cebolla bien hermosa y se pela y trocea, en trozos del mismo tamaño que la calabaza.

En una cazuela se cubre el fondo con AOVE y cuando esté caliente se añade la calabaza y la cebolla. Se sofríe a fuego lento unos 5 minutos. Se añade sal y pimienta y se da unas cuantas vueltas más.

A continuación se añade agua, hasta cubrir bien todos los ingredientes. Se sube el fuego para que entre en ebullición y una vez conseguido se mantiene hirviendo a fuego medio hasta que la calabaza esté tierna, unos 15 minutos, dependerá del tamaño de los trozos.

Por último se añade un par de quesitos, desnatados que valen para darle cremosidad sin aportar calorías. Se bate todo bien. Si se quiere una textura aún más fina se pasa por un chino. Se sirve caliente o tibia, acompañada por unos trocitos de pan frito, unas tiras de cebolla frita, o un poco de sésamo negro para decorar. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 kg de calabaza
  • 1 cebolla grande
  • 2 quesitos
  • AOVE, sal y pimienta

MANUFACTURA

  • Trocear la calabaza y la cebolla y sofreírla en un poco de AOVE
  • Añadir sal y pimienta
  • Añadir agua hasta cubrir
  • Hervir hasta que la calabaza esté tierna
  • Añadir un par de quesitos
  • Batir
  • Servir caliente o tibia adornada con trocitos de pan frito, cebolla frita, o sésamo negro

Crema de Coliflor y Manzana al Curry

Publicado: 4 septiembre, 2011 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Esta crema es diferente, interesante y original. Mezcla ingredientes de toda la vida con otros más exóticos, y la combinación es deliciosa.

Se parte de una buena coliflor, que desgranamos en arbolitos y lavamos bien. Las manzanas se pelan, se les quitan las pepitas y se parten en cuartos. Se pone todo en una bandeja de horno y se salpimenta. Se le añade un chorreón de Aceite de Oliva. Para este tipo de cosas viene fenomenal un pulverizador de aceite.

Se mete la bandeja al horno y se asan la coliflor y la manzana, tienen que quedar tiernas y un punto dorado. Como siempre depende del horno, pero a 180 calor arriba y abajo puede tardar unos 45 minutos, puede que una hora.

Mientras se hacen, se sofrie en una sartén el ajo y la cebolla con aceite de oliva y aceite de sésamo. El aceite de sésamo lo puedes encontrar en los chinos, ten en  cuenta que el aceite de sésamo que usa para cocinar no es el mismo que se usa para aromatizar. El aceite de sésamo para cocinar suele venir en  botellas grandes, de litro, y es un aceite claro tipo el de girasol. El aceite de sésamo para aromatizar no se cocina, se usa siempre en crudo, y se añade al final de los platos, en ensaladas…Suele venir en un bote más pequeño y es muy oscuro y denso, tiene un aroma espectacular. Cuando estén pochados el ajo y la cebolla es cuando se añade el curry. Respecto al curry puedes elegir entre varias opciones, en polvo, en pasta, en pastilla, muy picante, medio, suave…hay muchos tipos de curry, y ahora es relativamente fácil de encontrar en los supermecados. Usa el que más te guste y en la cantidad que más te guste, para empezar, con una cuchara va bien, luego la próxima vez que lo hagas sabrás si te gusta con más…o no te gusta!

Una vez que la coliflor y las manzanas están asadas, y el ajo, la cebolla y el curry sofritos, se mezcla todo y se bate. Se va añadiendo caldo poco a poco, hasta obtener la textura que te guste, más espeso o más cremoso o más ligero. El caldo que he usado es caldo del puchero, pero se puede usar caldo de pollo, de verdura, incluso caldo de tetrabik. Si lo hacemos con agua la crema perderá mucho, así que lo de usar caldo es imprescindible.

Para servirlo, se puede añadir unas semillas de sésamo tostadas por encima y unos hilitos de aceite de sésamo para aromatizar, también se puede añadir en lugar del sésamo unas tiras de cebolla frita. Muy caliente y muy gustoso. A disfrutarlo!

Ahora para los estresaos:

INGREDIENTES

  • 1 coliflor mediana
  • 2 manzanas reineta
  • unos dientes de ajo
  • 1 cebolla pequeña
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Aceite de sésamo para cocinar y para aromatizar
  • Curry
  • Caldo
  • Sal y pimienta
  • Semillas de sésamo tostado

MANUFACTURA

  • Asar en el horno a 180 grados la coliflor y las manzanas salpimentadas y rociadas con AOVE
  • Sofreir ajo, cebolla y curry con AOVE y aceite de sésamo
  • Poner todo en la batidora, añadiendo caldo hasta que tenga la textura que nos gusta
  • Rectificar de sal
  • Presentar con semillas de sésamo tostadas y chorreón de aceite de sésamo para aromatizar.
  • Se toma muy caliente

Ahora que estamos en temporada, los calabacines se convierten en un casi todos los días, y si no le echamos un poquito de imaginación puede hacer que aborrezcamos a esta deliciosa y versátil cucurbitácea. La crema de calabacines es todo un clásico, pero con este calor, a mí personalmente los platos calientes me apetecen poco. Conclusión, hagamos una crema de calabacines que sea diferente y que se tome fría. Vamos al lio…

La  empezaremos como una crema de calabacines de toda la vida, lavándolos y cortándolos en trozos medianos. Se puede quitar la piel, esto tiene ventajas e inconvenientes, como todas las decisiones que se toman en la vida. Al usar el calabacín con piel estamos aportando más vitaminas y fibra al plato, al quitársela le estamos aportando más untuosidad y delicadeza a la crema, sale más fina, claro la fibra es lo que tiene, que muy fina no es. Así que como siempre, cada uno con sus cadaunadas y para gustos colores.

En una buena cacerola con aceite en el fondo se añaden una cebolla a trozos medianos y un par de puerros igualmente troceados. Se les rehoga un poquito y cuando cojan color se añaden los calabacines, 3 o 4, si queremos hacer cantidades más grandes, incrementar cebollas y/o puerros. Se empieza a rehogar todo junto, dandole vueltas de vez en cuando, hasta que veamos que están todos rendidos. Se añade agua, para que cubra y chup chup hasta que todo esté tierno.

Una vez conseguido, se pasa por la batidora para obtener la crema, y se le añade un yogur natural, sal y pimienta, el zumo de un limón y una cucharada o dos de tahina. Se vuelve a batir para que esté todo bien mezcladito y a la nevera, ya que es una crema que se sirve fría.

 

A la hora de servirla, se vierte en cuencos, y se va añadiendo a cada uno de ellos unas migas de queso feta y una semillas de sésamo que previamente habremos tostado en una sarten o en el horno, en este caso usé el grill unos 6 minutos y mezclé sésamo blanco y negro que queda más vistoso.

 

Se trata de un plato fresco, original, delicioso y muy sano, así que no hay excusas para no probarlo. Está realmente bueno, y sorprende un montón. Se puede prescindir de la tahina si no tienes, no va a cambiar mucho el sabor del plato, pero el sésamo tostado y las virutas de feta son imprescindibles para darle el toque diferente. Muy rica.

Resumiendo a efectos prácticos todo lo dicho:

INGREDIENTES

  • AOVE, Sal, Pimienta
  • 3 calabacines hermosos
  • 2 puerros
  • 1 cebolla
  • 1 yogur natural (sin azúcar )
  • zumo de limón
  • tahina
  • queso feta
  • semillas de sésamo tostadas

INSTRUCCIONES RÁPIDAS

  • Se trocean la cebolla, los puerros y los calabacines y se rehogan en aceite
  • Se añade agua y se lleva a cocción hasta que estén tiernos
  • Se trituran añadiendo sal, pimienta, yogur, la tahína y el zumo de limón
  • Se sirve frío espolvoreando migas de feta y sésamo tostado