Posts etiquetados ‘Dulce’

Sablé Bretón de Chocolate

Publicado: 6 abril, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

No tienes muy claro lo que es, pero como lleva chocolate debe estar bueno 😉

Mirando la foto ya es cuando piensas…bueno no…lo siguiente 🙂

La masa o pasta sablé es un clásico de la repostería, vale para pastas, bases de tartas, y para estas pequeñas delicias llamadas sablés bretones. Sable significa arena en francés, y hace referencia a la textura que tiene esta masa, es como arenosa. Lo bueno que tiene, además de ser muy fácil y deliciosa, es que una vez hecha aguanta en la nevera una semana y la puedes congelar.

Prepararemos por un lado los sablés, que serán como pequeños híbridos entre tartaletas y minibizcochitos, y por otro lado el chocolate con el que luego lo cubriremos.

Para preparar los sablés batiremos mantequilla a temperatura ambiente hasta conseguir una textura cremosa, lo que se llama punto pomada. Se incorpora el azúcar poco a poco, mezclando todo bien.

A continuación se incorpora, también poco a poco la yema de 3 o 4 huevos, dependiendo lo grande que sean, que previamente se habrán batido. Todo bien mezclado y homogéneo.

Ahora añadimos una pizca de sal, un par de cucharadas de cacao en polvo y levadura. Movemos bien la masa y vamos incorporando la harina poco a poco, mientras vamos amasando. La harina conviene tamizarla. Yo suelo usar harina integral y al tamizar se quedan las cáscaras fuera, dejándolo más fino.

Hay que amasar todo bien, un ratito, tampoco estamos haciendo pan, y le vamos dando forma de rulo. Una vez que tengamos un rulo lo envolvemos en papel film y lo metemos en la nevera, mínimo una hora. Tiene que estar bien frío porque el siguiente paso será cortarlo en rebanadas, que iremos poniendo sobre una fuente de horno.

Teniendo ya las rodajas sobre una bandeja de horno y un papel de cera para que no se pegue, hay que hornear a 190 grados, calor arriba y abajo, unos 13 minutos. No introducir los sablés hasta que se alcance la temperatura adecuada.

Por otra parte, para preparar el chocolate solo tenemos que mezclar la leche con chocolate de cobertura hasta que se disuelva completamente. Yo prefiero el sabor del chocolate negro, así que en vez de leche utilizo un poco de agua, la justa para derretir el chocolate. Según te guste el chocolate, le añades más o menos leche o agua, para que quede más o menos espeso.

Una vez que tenemos los sablés horneados, yo le hago una pequeña hendidura en caliente, con la maza del mortero en el centro, para que luego al cubrirlo con chocolate quede bien centradito y no se desparrame. No presionar demasiado porque la masa se resquebraja. Haciendo un chocolate bien espeso también conseguiremos que no se desparrame…que si se desparrama tampoco pasa nada 😉

Cubriremos los sablés una vez horneados con el chocolate. Dejar enfríar para que el chocolate se ponga duro, lo puedes meter en la nevera. Pero antes de comer, conviene sacarlo para que coja la temperatura ambiente. Ahora ya sólo queda disfrutar como un poseso, no puedes comer sólo uno, garantizado. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES (Salen unos 15)

  • 300 gramos de harina
  • 3 o 4 yemas de huevo
  • 120 gramos de azúcar
  • una pizca de sal
  • 125 gramos de mantequilla
  • 10 gramos de levadura
  • 10 gramos de cacao en polvo
  • 250 gramos de chocolate negro de cobertura
  • leche o agua

MANUFACTURA

  • Batir mantequilla a punto pomada y mezclar bien con el azúcar
  • Añadir poco a poco las yemas de huevo previamente batidas y seguir removiendo
  • Añadir tamizada la harina, sal, cacao y levadura
  • Mezclar todo bien y amasar un poco
  • Darle forma de rulo, envolverlo en papel transparente y a la nevera durante mínimo una hora para que se ponga duro
  • Cortar en rebanadas y hornear a 190 grados arriba y abajo unos 13 minutos
  • Preparar el chocolate calentando la leche o el agua y añadiendo las barras de chocolate de cobertura
  • Se cubre cada sablé bretón una vez horneado con el chocolate y se deja enfriar

Ladrillitos de Chocolate

Publicado: 1 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Después del ladrillazo de chocolate, no podía quedarme con las ganas de hacer una versión más pequeñita y menos chocolateada, para una merienda tonta…así que unos ladrillitos de chocolate que os cuento.

Pensé que sobrarían, y no quedó ni uno, cayeron todos devorados vorazmente. Yo probé uno y casi me derrito, tuve que tomar dos más. Son ligeros, relativamente hablando por supuesto, jugosos y deliciosos. Estoy babeando solo recordarlos…que debilidad esto del chocolate.

Partimos de la receta del bizcocho clásico, con unas pequeñas variaciones. Las rayaduras son opcionales, si quieres las quitas, si no, puedes echar rayadura de naranja, la combinación con el chocolate es increíble, pero el limón no queda igual de interesante. A la mezcla le vamos a añadir 75 gramos de chocolate de cobertura derretido. Mejor si es chocolate negro, intenso, sin leche. El resto como en la receta. También puedes sustituir la nata por un yogurt natural.

Como son ladrillitos, habrás deducido que uso un molde que le haga honor al nombre. Utiliza molde de madalenas o de flanes. La idea es que sean porciones individuales monodosis.

 

 

 

 

 

 

Ni que decir tiene que le puedes añadir a  la masa del bizcocho trozos de chocolate, de nueces o avellanas, de pasas, de lo que te de la gana.

Se mete el molde en el horno precalentado a 180 grados arriba y abajo y se hornea hasta que cuando pinchemos con algo punzante salga limpio. El tiempo como siempre dependerá del horno y de la profundidad de los moldes. En mi caso fueron unos 25 minutos.

Si utilizas moldes tradicionales, conviene que lo engrases un poco antes de verter la masa del bizcocho, para que luego sea fácil desmoldar.

Una vez listos sacar del horno, y dejar que se enfríen lentamente. Cuando estén tibios, desmoldar con cuidado y esperar a que se enfríen del todo para comer.

Si se diera la sorprendente situación de que te sobraran, guárdalos en algún cacharro hermético para que se conserven mejor. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

MANUFACTURA

  • Se prepara la masa del bizcocho clásico siguiendo las instrucciones de la receta, sin rayadura de limón y añadiendo el chocolate de cobertura derretido
  • Se vierte en moldes individuales
  • Al horno a 180 grados arriba y abajo hasta que al pinchar salga limpio, unos 20 minutos, depende de los moldes y del horno
  • Cuando estén tibios se desmoldan y a comer

 

Seguro que si dices muffins queda más glamuroso. Pero aquí tenemos una palabra estupenda que nos libra del snobismo…vamos a hacer madalenas, y vamos a empezar con algo sencillito, vainilla y chocolate.

La base que vamos a emplear para estas madalenas es básicamente la misma que para los bizcochos, así que también podrían llamarse bizcochitos. Partimos de un yogur natural, cuyo tamaño será la medida de referencia para el resto de los ingredientes.

Volcamos el contenido el yogurt en un bol, y añadimos la misma cantidad de azúcar y un cuarto de medida de AOVE. Una cucharada de esencia de vainilla y una de levadura y la yema de dos huevos. Batimos todo bien, despacito, pero con decisión.

Cogemos la clara de los dos huevos y la ponemos a punto de nieve. La incorporamos en la mezcla, así como dos medidas de harina, pero la harina se irá añadiendo poco a poco, para ir mezclando bien todos los ingredientes.

Cuando estén bien mezcladitos se añaden las perlas de chocolate y se vuelve a remover con delicadeza para que se distribuyan por toda la masa.

Una vez tenemos lista la masa, se distribuye por los moldes, que previamente habrás engrasado si es necesario. Los moldes de silicona no necesitan de grasa adicional, son estupendos para este tipo de reposteria. Metemos en el horno a 175 grados, con calor arriba y abajo hasta que al pinchar las madalenas, el utensilio con el que pinchemos salga limpio, en mi caso unos 30 minutos.

Cuando estén frías se desmoldan…y a coméeeeerselas. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 Yogurt natural (medida de referencia)
  • 2 medidas de harina
  • 1 medida de azúcar
  • 1/4 medida de AOVE
  • 1 huevo
  • Una cucharada de esencia de vainilla
  • Perlas de chocolate
  • Levadura

MANUFACTURA

  • Se bate el yogurt con el azúcar, la yema del huevo y la vainilla
  • Se añade la levadura y la harina poco a poco
  • Se añade la clara a punto de nieve
  • Cuando esté todo bien mezclado se añaden las perlas de chocolate
  • Se rellenan los moldes
  • Al horno a 175 grados calor arriba y abajo hasta que se pinche la masa y salga limpio el utensilio, unos 30 minutos

Bizcocho Clásico

Publicado: 11 enero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , ,

Una receta más para hacer bizcocho…pero no es una más…es una menos…en esto del bizcocho sí que es cierto que cada maestrillo tiene su librillo, así que os presento mi librillo.

Se trata de la base, de un bizcocho que luego puedes usar tal cual, porque está delicioso, o bien luego puedes convertir en una tarta, a base de rellenar, añadir ingredientes, o cubrir con lo que te de la gana…mermeladas, frutas, chocolate, crema, nata, virutas, frutos secos….imaginación al poder.

Es muy sencillo de hacer, como todos los bizcochos, cogemos una medida de referencia, que puede ser una vaso por ejemplo, y vamos añadiendo en un gran bol, una medida de nata, una de azúcar, dos de harina, 2 yemas de huevo, 2 claras a punto de nieve, levadura y rayadura de naranja o de limón.

Dependiendo de qué tipo de levadura utilices, la cantidad irá variando, puedes usar levaduras artificiales, las que sólo actúan durante el tiempo de cocción, o incluso harina con la levadura incorporada, así te aseguras de que es la cantidad perfecta.

Se baten bien todos los ingredientes y se vuelca sobre el molde, previamente engrasado. Al horno, 175 grados, arriba y abajo, hasta que al pinchar con algo salga limpio, el tiempo dependerá de la cantidad que hayas hecho y por supuesto de tu horno, en mi caso fue 40 minutos.

Como he comentado anteriormente, cuando salga del horno ya está listo para comer…o para empezar a montar tu tarta favorita, en cuyo caso conviene que el bizcocho esté frío, para evitar que se desmorone al cortarlo. 

Se puede utilizar un yogurt en lugar de la nata, en cuyo caso también se le añadiría aceite de oliva o mantequilla, media medida. El toque es completamente diferente. Si  lo vas a utilizar como base para una tarta, añade un cuarto de medida de grasa en lugar de la mitad.

Si utilizas moldes de silicona, espera a que esté bien frío para desmoldarlo y evitar que algunas partes se queden en el molde… ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 bote de nata
  • 1 bote de azúcar
  • 2 botes de  harina
  • 2 yemas
  • 2 claras a punto de nieve
  • levadura
  • rayadura de limón o naranja

MANUFACTURA

  • Se baten bien todos los ingredientes
  • Se hornea a 175 grados arriba y abajo hasta que al pinchar salga limpio, unos 40 minutos

Roscón de Elvis, B.B. y el León

Publicado: 4 enero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , ,

En la república independiente de mi casa, los únicos reyes que se reconocen son  el amigo Elvis, por su arte,  el gran mago B.B., por su padre, y el León, por naturaleza, así que, esta festiva receta no podía llamarse de otra manera. Me dejo al amigo Kerry, otro gran rey, pero no creo que sea muy monárquico…

Esta receta requiere de un poco de paciencia, pero los resultados merecen la pena, no hay nada como llevar un roscón casero para dejar patidifusos al personal, acostumbrado a la pastelería industrial. Así que no te de pereza, que sólo se hacen una vez al año…si no eres vicios@…

En un bol grande comenzamos a tamizar harina de fuerza, unos 350 gramos. Añadimos en el centro unos 100 g de azúcar, la ralladura de una naranja y levadura madre previamente disuelta en un vaso pequeño de leche tibia. Se mezcla todo bien con una espátula. Si utilizas levadura en polvo no sería necesario disolverla en la leche. En cualquier caso, la cantidad a poner dependerá del tipo de levadura que utilices, pero siempre que sea natural, que incrementen el volumen antes de la cocción. Para unos 350 g de harina, si es levadura madre fresca con unos 10 o 12 gramos sería suficiente.

A continuación ponemos a punto de pomada unos 75 g de mantequilla, es decir, que no esté derretida totalmente, pero tampoco dura, tiene que quedar cremosa. La añadimos al  bol. También incorporamos la yema de un huevo, además de una cucharada de aroma de azahar y una cucharada de ron añejo. Se mezcla todo y se lleva a una superficie enharinada donde lo amasaremos un buen rato, hasta que deje de pegarse.

Si es necesario añadir un poco más de harina, hacedlo con cuidado, la justa, porque si añadimos harina en exceso el roscón no quedará esponjoso.

Cuando se consiga el punto de que no se pegue a la mesa, o casi, se mete de nuevo la bola de masa en el bol y se cubre con film, se deja reposar hasta que la masa duplique su volumen, dependiendo del tipo de levadura que hayas añadido será un par de horas más o menos. Si se realiza en una zona cálida se acelerará el proceso.

Una vez duplicado el volumen, se vuelve a amasar, para que suelte todo el aire de la fermentación, y cuando lo hayamos hecho se coge la masa y se le hace un agujero en el centro, con los dedos de las dos manos.

Se extiende el agujero hasta darle la forma característica de roscón. Se pone sobre una bandeja y papel de cera. Procura que el agujero sea bien grande, porque el roscón seguirá creciendo y se podría acabar cerrando, con lo que dejaría de ser roscón para convertirse en torta. Se cubre con lo que queramos decorarlo. Aquí la fruta escarchada no es bienvenida, así que lo cubrimos de almendras crudas laminadas y azúcar que iremos cogiendo con los dedos bien mojados para que se vaya haciendo gurruñitos que iremos dejando por toda la superficie del roscón. Se vuelve a cubrir y esperamos que crezca de nuevo, una hora más o  menos.

A continuación lo pintamos con cuidado con un huevo batido, que cubra bien todas las partes del roscón, para que luego coja un color dorado y bonito y en el horno.

El horno estará previamente calentado a 160 grados, arriba y abajo. Metemos el roscón una media hora, hasta que el roscón esté doradito. Ojo que no se queme, y se hace relativamente rápido.

Si tienes intención de rellenarlo, espérate a que esté bien frío para abrirlo por la mitad. Se me olvidaba, metemos un pequeño Elvis de sorpresa…¡Buen provecho!

INGREDIENTES (unas 8 personas)

  • 350 g Harina de fuerza
  • 100 g de azúcar
  • 75 g de mantequilla
  • ralladura de una naranja
  • una cucharada de aroma de azahar
  • 2 huevos
  • un vaso pequeño de leche tibia
  • levadura madre
  • 1 cucharada de ron añejo
  • almendras crudas
  • azúcar blanca para decorar

MANUFACTURA

  • Se tamiza la harina sobre un bol grande
  • Se añade la ralladura de la naranja, la levadura disuelta en un vaso pequeño de leche tibia y el azúcar,  y empieza a mezclarse todo con una espátula
  • Se añade la mantequilla, el aroma de azahar y la yema de un huevo, se sigue batiendo
  • Cuando la masa esté bien homogénea se pasa a una superficie para amasar a mano
  • Se añade un poco más de harina, sólo si es necesario. Tiene que despegarse pero con la mínima harina
  • Se pone de nuevo el bol y se tapa, dejando reposar hasta que la masa duplique su volumen, preferiblemente en un sitio cálido
  • Se vuelve a amasar para que suelte el aire y se le da la forma de roscón
  • Se le añade la decoración, azúcar y almendras laminadas
  • Se pone sobre una fuente de horno, se cubre  y se deja reposar de nuevo hasta que vuelva a duplicar volumen.
  • Se pinta bien con huevo batido
  • Al horno 160 grados arriba y abajo hasta que se dore, una media hora.

Diferentes, sorprendentes. ¡Prúebalas!

 

La manteca de cerdo no es un ingrediente habitual en la repostería. Pero al final, para hacer buenos dulces se necesita una materia grasa, que puede ser aceite de semillas o de oliva, o mantequilla, o manteca,  que sería la versión más ibérica de todas.

Para hacer estas galletas debemos comenzar por derretir la manteca de cerdo y el chocolate. La cantidad de chocolate es al gusto, yo he puesto la misma cantidad de ambos productos, 200 gramos, y han salido unas 22 galletas de tamaño mediano. Una vez bien derretidos hay que esperar a que se enfríe por completo, ya que vamos a añadir huevo y no queremos que se cuaje.

Una vez enfríada la mezcla, se añaden 3 cucharadas soperas de azúcar blanca y 1 una cucharada sopera de azúcar avainillada, que le dará un aroma estupendo. También se añade una cucharada pequeña de sal, yo suelo utilizar sal de maldon cuando las galletas llevan chocolate, ya que la mezcla del chocolate con el crujiente de la sal es una mezcla espectacular. Se mezcla todo bien y se añaden dos huevos y una cucharadita de canela en polvo. De nuevo se mezcla todo hasta que la masa esté bien homogénea. Todo esto se puede hacer con batidor.

Ahora es el momento de añadir la harina, que será blanca, refinada, especial de respostería. Se va añadiendo poco a poco, al principio podrás seguir usando la varilla de mezclar, pero cuando se haga consistente, habrá que ponerse con las manos en la masa, nunca mejor dicho. Se va añadiendo poco a poco harina hasta que la masa se separe fácilmente de la superficie y de tus manos. Ese es el punto que buscamos. Se cubre con papel transparente y se mete en la nevera. La idea de enfría la masa es para que el corte de la masa con el molde de las galletas sea más limpio, pero no hace falta.

Se extiende la masa, no demasiado fina, como un centímetro de grosor, y se van cortando las galletas. Si no tienes molde o quieres darle un aspecto más rústico, haz pequeñas bolitas y luego las aplastas. Se ponen las galletas sobre una bandeja de horno con papel encerado.

Se hornean a 160 grados hasta que estén doradas, unos 12-15 minutos. Se sacan del horno y se colocan sobre una rejilla para que se enfríen. Se meten en una caja hermética y dispuestas para comer. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 200 gramos de manteca de cerdo
  • 3 cucharadas soperas de azúcar
  • 1 cucharada sopera de azúcar avanillada
  • 1 cucharada pequeña de sal de maldon
  • 2 huevos
  • 200 chocolate de cobertura
  • 1 cucharada pequeña de canela molida
  • harina blanca

MANUFACTURA

  • Se derriten la manteca y el chocolate y se espera a que se enfríen
  • Una vez frío se añade el azúcar, la canela molida y la sal de maldon, se bate bien
  • Se añaden los huevos, y se bate bien
  • Se va añadiendo harina poco a poco y amasando, hasta que la masa deje de pegarse en las manos
  • Se mete en la nevera una hora
  • Se extiende la masa y se cortan las galletas
  • Se hornea a 160 grados hasta que estén doradas

ChocoBanano

Publicado: 4 noviembre, 2011 en Cocina
Etiquetas:, , , , , ,

Esta receta viene directamente de Guatemala, la primera receta chapina que pongo. Pero no la última, aunque pensándolo bien, creo que es algo que puedes encontrar por muchas partes del planeta…pero bueno, ahí lo llevas.

Es lo que llaman por allá una refacción, es decir, algo de comer, pero en plan tengo hambre y no es la hora. Es lo que yo llamo una bomba de sabores y calorías.

La combinación del chocolate con el plátano es una gran desconocida a este lado del planeta, pero no para todos. Tengo por estos lares un muy buen amigo que es un auténtico fan, con lo que este postre, sin lugar a dudas, va dedicado para él.

La pena es que al ser la primera vez no ha salido como debiera….ooooooohhhh. ¿Por qué? Pues trajimos un par de preparados para el chocobanano, de dos marcas diferentes, a ver que tal. Y que tal, pues mal, bastante mal. No me gustó nada porque resultó un chocolate muy suave y sobre todo muy graso, demasiado graso. Un sabor nada agradable. Así que la próxima vez que lo haga, está claro que  lo mejor para este postre es un buen chocolate negro de cobertura, que puedes encontrar en cualquier parte. No todo el mundo tiene el preparado a mano, y si lo quieres pídemelo porque el que me sobra no creo que lo use…la aventura es la aventura.

Aunque se llama chocobanano,  también se puede hacer con otras frutas, fresas o piña por ejemplo combinan muy bien con el chocolate…cuada uno tendrá sus preferencias.

La fruta escogida se pela o se lava bien y se corta en trozos no demasiado grandes, pero tampoco pequeños. Se les ensarta un palo, como el de las brochetas o similar y se cubren con papel transparente. Al congelador una hora. Nosotros lo hicimos con plátano y con fresas.

Si es con el preparado, se pone a fuego lento y se derrite hasta que se licúe, si es con chocolate de cobertura se procede a preparar como venga en las instrucciones o como la experiencia de cada un@ le dicte…al microondas, al baño maría, a fuego lento, con mantequilla, con canela…sin nada mas…La cuestión es tener la cobertura derretida para cuando saquemos la fruta del congelador.

Una vez licuado el chocolate, y pasada una hora de congelador, se saca la fruta, se retira el papel transparente y se va introduciendo en el chocolate, más fácil imposible. Se va poniendo sobre una bandeja que tenga papel encerado para que no se pegue, y cuidado de separarlas bien entre ellas, para que luego el chocolate, al solidificar no las una en una sola pieza y te destroce el postre…a mí me pasó 😦

Se puede servir inmediatamente, o se puede meter en la nevera y servir frío. Esta segunda opción parece más interesante. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Plátanos
  • Fresas
  • Chocolate de cobertura o preparado de chocobanano

MANUFACTURA

  • Se pelan y trocean los plátanos
  • Se cortan en trozos medianos y se introducen un palo
  • Se cubren con flim y se meten en el congelador una hora
  • Se licúa el chocolate
  • Se van bañando los trozos de fruta en el chocolate y se ponen sobre papel encerado
  • A la nevera hasta el momento de servir