Posts etiquetados ‘Espinacas’

Ya se empieza a convertir en un clásico. Me encantan las lasañas, y sobre todo de espinacas, cambiando las láminas de pasta de trigo por láminas de papel de arroz pasa de ser un plato contundente a ser un plato muy muy ligero, original y muy bueno. Así que ¿por qué no probarlo?

Para esta lasaña usaremos ingredientes muy básicos y casi inmediatos. Un huevo por persona que pondremos a cocer hasta que queden duros. Un bloque de espinacas de unos 100 gramos por persona, una lata de atún al natural de las pequeñas por personal

Abriendo la lata el asunto del atún está solucionado, pero las espinacas las saltearemos con unos ajos y un yogurt o queso crema para darle un poquito de vidilla.

Para montar la lasaña se van alternando las hojas de papel de arroz con los diferentes ingredientes. Las hojas hay que hidratarlas previamente en agua tibia, hasta que sean manejables, y si las cocinas que sea durante muy muy poco tiempo, ya que se vuelven a endurecer. Vamos, que es un plato que se toma frío o tibio. Ideal para las cenas de verano, incluso para comidas ligeras.

Adornarla un poco espolvoreamos alguna semilla negra para que contraste con el blanco de la última capa de papel de arroz, sésamo negro, amapola, chía…incluso mostaza negra. Quedará estupendamente. ¡Buen provech0!

INGREDIENTES (por persona)

  • 100 gramos de espinacas
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de queso crema
  • 2 dientes de ajo
  • 1 lata de atún
  • Sal, pimienta, AOVE
  • 4 hojas de papel de arroz

MANUFACTURA

Unos restos, algo de imaginación, y te sale un platazo de los de categoría.

Me encanta el rabo de toro estofado, y como ya comenté, siempre suelo hacer más cantidad para luego utilizarlo en un arroz delicioso. En esta ocasión, el rabo de toro lo utilicé para hacer unos rollitos con pasta vietnamienta, combinados con unas espinacas salteadas. Combinación estupenda, una mezcla de sabores lujuriosa.

El rabo de toro, una vez estofado lo tenemos que deshuesar y hacer hebras, pero lo dejamos con las zanahorias y el resto de los ingredientes.

Las espinacas las vamos a preparar salteadas con ajo y tomate seco.

En una sartén con el culo de AOVE ponemos los ajos picados a rehogar a fuego lento, y añadimos trozos pequeños de tomate seco. Vamos rehogando hasta que los ajos estén bien doraditos.

Echamos las hojas de espinacas bien lavadas y rehogamos a fuego muy vivo, hasta que reduzcan por completo su volumen. Salpimentamos y dejamos que consuma todo el agua. Tiene que quedar lo más seco posible porque si no luego empapará el rollito y no quedará lustroso.

Ahora vamos a montar los rollitos. Despues de hidratar en agua tibia cada hoja de papel de arroz, ponemos en la parte centrada baja una porción de las espinacas salteadas, encima una porción del rabo de toro estofado. Se pliegan los laterales sobre el relleno y se rueda el rollito hacia la parte superior.

Una vez que tenemos los rollitos montados, los espolvoreamos con sésamo negro y le damos un calentón de horno. La idea es sólo que se calienten, ya que todos los ingredientes están cocinados y el papel de arroz si se hornea en exceso quedará tieso y nada agradable.

Se sirve caliente o templado. A disfrutar y sorprender ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Rabo de toro deshuesado y deshilachado
  • unos dientes de ajo
  • unos tomates secos
  • hojas de espinacas
  • Hojas de papel de arroz
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se estofa el rabo de toro siguiendo esta receta
  • Se deshuesa y se deshilacha
  • Se pican los ajos a rebanadas y se saltean con un poco de AOVE y unos tomates secos en trozos pequeños
  • Se incorpora las espinacas, se sube el fuego, se salpimenta y se cocina hasta que se consuma toda el agua
  • Se hidratan las hojas de papel de arroz y se van montando los rollitos poniendo una capa de las espinacas salteadas y otra del rabo de toro estofado
  • Se cubren con sésamo negro y se calientan en el horno

Receta de mi tierra y los alrededores. Como buena legumbre es un primer plato y puede que único, pero este plato en pequeñas raciones de aperitivo o tapa es todo un lujo.

Unos garbanzos son siempre bien agradecidos, la verdad es que están  buenos de cualquier manera, pero este potaje es especialmente sabroso y sobre todo, nada de grasa, sólo la que aporta el AOVE.

Los garbanzos se ponen en remojo la noche de antes. Esta receta admite garbanzos de bote, para los que no tienen tiempo ni ganas. Yo dispongo de tiempo y me sobran las ganas, sobre todo para alimentarme de primera, así que no me cuesta nada echarlos en agua la noche de antes, y luego echarlos a la olla. Si le echas además un par de hojas de laurel, unos clavos, cuéntalos porque luego hay que quitarlos y no mola encontrarse uno y morderlo, un tomate entero y una cebolla entera, pues mucho mejor. Yo le añadí sal de chile, para darle el punto picante, pero sal normal es lo suyo.

En abundante agua se cuecen, dependiendo del tipo de olla que tengas tardarán más o menos tiempo en estar tiernos, yo uso una exprés de toda la vida y con una hora quedan estupendos. Si le añades unos trozos de tocino de jamón o de hueso tendrán más sustancias, pero no es necesario.

Una vez tiernos se cuela el caldo, reservándolo, y se tiran los clavos y las hojas de laurel.

En una sartén con el culo de AOVE se ponen a freír 3 o 4 dientes de ajo, pelados y enteros y un par de rebanadas pequeñas de pan. Dorándolos bien por todas partes.

Ajos y pan una vez fritos, se batirán junto con el tomate y la cebolla, a mano o a máquina, como prefieras, el pan siempre queda mejor en el mortero, pero cada uno con sus cadaunadas. Se añade también a la picada un puñadito de semillas de comino. Si has cocido tú los garbanzos y le has puesto el tomate y la cebolla, también se trituran en este momento.

Una vez batido todo se vierte sobre una cacerola ya caliente y se rehoga un rato, cuando el aceite ya esté haciendo de las suyas se añade una cuchara generosa de pimentón y rápidamente incluimos unos 300 gramos de espinacas, si son frescas mejor, pero las congeladas también nos valen.

Rehogamos a fuego fuerte hasta que las espinacas hayan disminuido de volumen, entonces añadimos los garbanzos y damos unas cuantas vueltas. Salpimentamos y cubrimos con parte del caldo de cocer los garbanzos, el resto lo puedes reutilizar para lo que se te ocurra…o tirarlo.

A fuego vivo y destapado se deja cociendo unos 10 minutos, no debe quedar muy caldoso. Se sirve bien calentito y está de muerte. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 350 gramos de garbanzos
  • 300 gramos de espinacas
  • un par de rebanadas de pan
  • 3 dientes de ajo
  • 1 tomate
  • 1 cebolla
  • unos clavos
  • un par de hojas de laurel
  • una cucharada de pimentón
  • un puñadito de cominos
  • Sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Los garbanzos en remojo la noche de antes
  • Se cuecen una hora en olla rápida, o hasta que estén tiernos, en abundante agua con sal, laurel, clavos, y el tomate  y la cebolla pelada, enteros
  • Una vez cocidos se reserva el caldo, la cebolla y el tomate y se tira el resto
  • En una sarten con el culo de AOVE se pone a freír las rebanadas de pan y los ajos, pelados y enteros
  • Cuando estén bien dorados se retira del fuego, se vierte sobre un vaso de la batidora y junto con los cominos, el tomate y la cebolla se bate todo.
  • En una cazuela se echa la picada y se da unas vueltas, a continuación se añade una cucharada generosa de pimentón y en seguida se incorporan las espinacas
  • Se da unas vueltas hasta que bajan de volumen y se echan los garbanzos, y un poco del caldo de cocerlos
  • Se deja hirviendo a fuego fuerte durante unos 10 minutos y se rectifica de sal.

Me gusta cuando me sorprendo, y con esto me llevé toda una sorpresa. Impresionante como pocas 🙂

Experimento de los que sales no triunfante, lo siguiente, vamos, que para los próximos invitados cae casi seguro. Anoche pasó de ser una triste cena hipocalórica a un espectáculo de pirotecnia gastronómica…claro que si no me animo yo…

Espinacas, frescas o congeladas, a tu elección, medio kilo para dos timbales. En cualquiera de los dos casos se preparan salteadas con 4 dientes de ajo y 200 gramos de ternera de buena calidad picada. Las espinacas, si son congeladas, obviamente hay que descongelarlas primero…

El orden del salteo es el siguiente, como siempre sartén con AOVE, cuando esté caliente se añaden los dientes de ajo peladitos, a mi me gusta a rebanadas, pero los picas como más te guste. Fuego medio y cuando empiecen a coger color se añade la carne picada, se sube un pelín el fuego y se añade sal y pimienta negra, unos trocitos de macis finamente picados  y pimienta rosa machacada con el culo del cuchillo, martillito o similar. Se rehoga hasta que la carne pierda el color de crudo, y a continuación se incorporan las espinacas y se sube el fuego muy fuerte, para que el agua que vayan soltando se vaya evaporando rápidamente.  Añadimos un yogurt natural y dos cucharas hermosas de mostaza fuerte. Seguimos cocinando hasta que toda el agua se evapore, no queremos nada nada de caldito, así que sin parar de remover para que no se pegue.

Ahora vamos a montar los timbales, los haremos con hojas de papel de arroz, unas 4 por timbal. Las hojas de papel de arroz las puedes encontrar en tiendas de productos asiáticos, las buenas de verdad son vietnamitas, y son las que suelen usar ellos para los rollitos fríos. Se pueden tomar en platos fríos o calientes y dan muchísimo juego. Usé dos moldes para ir montando el timbal, uno cuadrado y otro redondo. Creo que quedan mejor los redondos.

Las hojas de papel de arroz hay que pasarlas unos segundos por agua tibia para que se pongan flexible. Cogemos un molde y lo colocamos sobre el plato de presentación. Incorporamos una hoja de papel de arroz y luego lo cubrimos con el relleno de carne y espinacas. Repetimos la operación hasta que el timbal tenga 3 o 4 capas. La última que sea de papel de arroz.

Lo metemos en el horno para darle un calentón, con el gratinador unos minutos, lo suficiente para que coja calor y la hoja superior un poco de color, pero como todos los ingredientes están ya cocinados, no es necesario tenerlo demasiado tiempo.

Para servirlo lo espolvoreamos con unas semillas de chía por ejemplo, o sésamo, lino, amapola, mostaza, lo que más rabia te de, porque en este caso todo le va fenomenal.

Servir tibio….delicioso, exquisito, delicado…¡Buen provecho!


INGREDIENTES (2 timbales)

  • medio kilo de espinacas
  • 4 dientes de ajo
  • 200 gramos de ternera picada
  • una cucharadita de Macis
  • Pimienta Rosa, 4 o 5 granos
  • Pimienta Negra molida
  • Semillas de Chía
  • 1 Yogurt natural
  • 2 cucharadas de Mostaza especiada
  • Papel de arroz
  • Sal y AOVE

MANUFACTURA

  • En una sartén con AOVE caliente se añaden los ajos picados y se saltean a fuego lento
  • Cuando empiecen a coger color le añadimos la carne picada y subimos un poco el fuego. La salteamos hasta que pierdan el color de crudo
  • Le añadimos unos granos de pimienta rosa que previamente habremos machado, pimienta negra molida y unos trocitos de macis rayado.
  • A continuación añadimos las espinacas y subimos fuerte el fuego, para que el agua consuma rápidamente.
  • Se incluye un yogurt natural y dos cucharadas de mostaza fuerte.
  • Se remueve todo para que no se pegue y se consuma todo el líquido.
  • Se monta el timbal alternando hojas de papel de arroz que previamente habremos hidratado en agua tibia con las espinacas. La última capa de papel de arroz
  • Se mete en el horno a gratinar unos 5 minutos.
  • Se sirve espolvoreado de alguna semilla

Saco de Espinacas con Melva Canutera

Publicado: 19 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, ,

Versión ultra ligera de una lasaña. Bueno no, lo siguiente…

Vamos a coger un molde tipo pudin para montar el saco, y la sábana del saco serán hojas de papel de arroz.

Pero lo primero que haremos será preparar las espinacas. Frescas o congeladas, si son frescas lávalas muy bien, si son congeladas, descongélalas. En una sarten con un poquito de AOVE se trocean unos dientes de ajo y se pican y se empiezan a saltear a fuego bajo. A los 4 minutos mas o menos se incorporan trocitos de tomate seco. La cantidad al gusto. Se sigue salteando un buen rato hasta que el ajo empiece a ponerse dorado.

Es el momento de añadir las espinacas, que habremos escurridos muy bien de toda el agua que sueltan. Subimos a fuego muy fuerte y salpimentamos. Sin parar de mover rehogamos hasta que no quede nada de agua.

En el saco que montaremos intercalaremos capas  de espinacas  preparadas de esta manera con capas de melva canutera. La encuentras en lata, por supuesto en aceite de oliva. Si no sabes lo que es, la melva es un túnido, primo hermano del atún, pero  de textura y sabor mucho más delicado y diferente tanto al atún como al bonito. Es decir, es un pesccado azul con todo lo bueno que eso implica. La melva canutera es la melva más joven, por lo tanto de tamaño más pequeño, y mucho más jugosa.  Se trata de una conserva muy típica de mi tierra, pero la encuentras en cualquier supermercado un poco decente ;). Si no lo conoces o no la has probado nunca…ya estás tardando…

Ya que tenemos dispuestos los dos ingredientes del saco, vamos a montarlo. Escogemos un molde tipo pudin y lo forramos con hojas de papel de arroz, que previamente tenemos que ir hidratando en agua tibia para que coja la textura blanda y moldeable. Y vamos alternando. Empezamos con una capa de espinacas, otra de papel de arroz, otra capa de melva, otra de papel de arroz, y así hasta acabar los ingredientes. Terminamos con papel de arroz intentando cerrar el saco.

Puedes presentarlo frío, tal cual, pero yo lo prefiero tibio, templadito, queda mucho más agradable. Así que en el momento de presentarlo, dale un golpe de horno de unos minutos. Partir en rebanadas con cuidado, para que no se desmorone el saco. Verás que sorpresa más grata…¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Medio kilo de espinacas
  • una lata de melva canutera en aceite de oliva
  • tomates secos
  • hojas de papel de arroz
  • ajo
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se hierven las espinacas escurriendo al final todo el agua
  • Se saltean las espinacas con ajo y tomate seco, añadiendo un poco de sal y pimienta
  • Se prepara el molde y se cubre con hojas de papel de arroz
  • Se añade una capa de espinacas
  • Se cubre con papel de arroz y se añade una capa de melva canutera
  • Se ponen varias capas alternativas, terminando con una capa de papel de arroz
  • Al horno para dar consistencia, unos 15 minutos con calor arriba y abajo a 180 grados
  • Se desmolda se sirve templado

Tarta Salada, sana, nutritiva y deliciosa, sí son espinacas, y sí, es deliciosa. Creételo o mejor aún, compruébalo.

Las espinacas son una de las verduras más interesantes, apenas aporta calorías y como tienen mucha fibra, dan sensación de saciedad. Son buenísimas para los ojos, para los problemas de mácula, sequedad, fotofobia. Dos son los responsables de estas bondades, la luteína y la zeaxantina. Para los nenes es estupenda, porque tiene gran cantidad de folatos, impresdincibles para evitar deficiencias. Por supuesto antioxidantes, ayuda a evitar la retención de líquidos porque es muy alta en potasio y baja en sodio. Hierro, ácido fólico, oligoelementos varios…Una joya de la naturaleza.

Me gusta comerlas crudas, en ensalada, pero en esta ocasión la vamos a adornar de algunos ingredientes más, que le van a aportar el toque calórico…y lo rico rico para que hasta lo que odian las verduras puedan disfrutar de ellas.

Partimos de hojas de espinacas, verdes y frescas. Se lavan bien y se dejan escurrir el agua. En una sarten grande se cubre el fondo con AOVE y cuando esté caliente se añaden unos ajos cortados en rebanadas finas. Se baja el fuego para que se vayan confitando poco a poco.

Cuando empiecen a coger color se añade un buen puñado de pasas y otro de frutos secos variados, y se sigue dando unas vueltitas hasta que los frutos secos se doren. En ese momento se añaden las espinacas y se sube el fuego muy alto, para que suelten la menor cantidad de agua posible. Se salpimenta todo, y se cocina a fuego vivo hasta que las espinacas estén rendidas. No tardará más de 5 minutos.

En un bol batimos 3 huevos con fuerza, y le añadimos un bote de nata ligera. Volvemos a batir todo bien. Se le añaden las espinacas con las pasas y piñones y se remueve todo para que esté homogéneo.

La base de la tarta la puedes hacer tú, o la puedes comprar hecha, puedes usar hojalde, masa brisa, incluso masa para empanadas. Es cuestión de gustos. Sobre un molde enharinado se pone la masa y se recortan los bordes. Se añade encima la mezcla preparada y se cubre con tiras de masa.

Al horno, 170 grados, arriba y abajo unos 35 minutos, hasta que el huevo esté cuajado: pinchas y que salga limpio. Se puede comer fría o caliente, aguante en la nevera unos cuantos días, y está deliciosa. Es ideal para llevar a reuniones de amigos, picnics, o para lo que quieras. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Hojas de espinacas frescas
  • Un puñado de pasas de corinto
  • Un puñado de frutos secos
  • 4 dientes de ajo
  • AOVE, sal y pimienta
  • 3 huevos
  • 1 bote de nada ligera
  • Una base de masa

MANUFACTURA

  • Se sofríen los ajos con las pasas y piñones
  • Se añaden las espinacas, sal y pimienta y se saltean
  • Se baten 3 huevos y un bote de nata y se añade el salteado
  • Se pone la masa sobre un molde enharinado y se cubre con la mezcla
  • Al horno con calor arriba y abajo 170 grados 35 minutos