Posts etiquetados ‘Guatemala’

Guatemala. Experiencia Completa

Publicado: 2 diciembre, 2011 en Viajes
Etiquetas:, , , ,

En Octubre de 2011 viajé con Ambar a Guatemala y Honduras. En este enlace puedes ver los detalles del viaje: http://www.pasaporte3.com/centroamerica/viajes/guatemala_honduras/guatemala_honduras.php En este otro puedes ver fotos.

Probablemente sea el viaje más completo que jamás he realizado. De Honduras no puedo decir casi nada, porque sólo estuvimos en Copán, un yacimiento maya impresionante. Pero de Guatemala puedo decirlo todo, porque Guatemala lo tiene todo.

Guatemala tiene una naturaleza exuberante, las selvas más hermosas que jamás puedas imaginar, plagadas de vida animal y vegetal. El reino de las epifitas y los insectos. Verde esmeralda. Agua omnipresente, cae del cielo sin tregua, llena los ríos, los lagos, las lagunas, los caminos, hasta las carreteras a veces se convierten en rutas fluviales. No puede ser de otra forma. La exuberancia exige un precio.

Guatemala tiene paisajes extremos, volcanes hermosos, poderosos, vivos, fulgurantes, cubiertos de ceniza, de café y de selva. Cubiertos de bruma en su cima, horadando el cielo. Tiene montañas hermosas, Las Verapaces y los
Cuchumatanes están plagados de historia, de cultura viva, de flores extrañas, y de costumbres conservadas a lo largo del tiempo.

Guatemala tiene el lago Atitlán, rodeado de volcanes, es un entorno mágico, poderoso. Puedes percibirlo, es muy fácil sentirlo. Surcar sus aguas y recorrer su perímetro te deja sumergirte en toda su fuerza. Los pueblos que lo rodean son orgullosos y pintorescos. Huxley decía que era el lugar más bonito del planeta. Probablemente tuviera razón.

Guatemala tiene fervor, el pueblo indígena es muy creyente, y mantiene un sincretismo brillante y compacto que no se deja achantar con el paso de los años y de las modas. Tienen al Masimón, extraña figura procedente de la época colonial que nunca llegará a ser santificada por la iglesia romana, y tienen sus antiguas creencias mayas, todas ellas mezcladas, como los colores de sus vistosas vestimentas, con religiones como el catolicismo, el evangelismo, mormones, testigos de jehová…cualquier religión será bienvenida.

Guatemala es la cuna de la cultura Maya. Los yacimientos, restos y museos que te encontrarás por todo el país son impresionantes, interesantes e insuperables. Los señores mayas crearon un universo único y especial, y cuando visitas yacimientos como Aguateca o Tikal o Ceibal puedes percibir su magia, su encanto. Las piedras te atrapan como el árbol estrangulador que crece en las selvas que las rodean. Las estelas te cuentan el pasado. La selva conserva y oculta. Maravilla arqueológica.

Guatemala tiene un pasado colonial glorioso. La Antigua de Guatemala, con su futuro incierto debido a las inconsistencias de la naturaleza, y sus 7 colores forman una mancha en medio del valle en el que se encuentra, de una belleza sobrecogedora. Pasear por las calles de La Antigua es como disponer de una máquina del tiempo, iglesias semidestruidas reflejan la importancia que la ciudad tuvo en su época de capital. Los avatares de la naturaleza hicieron que perdiera ese papel. Ahora es un reducto de paz y tranquilidad.

Guatemala es color. Guatemala son todos los colores. Imprescindible

Pepián de Pollo

Publicado: 14 noviembre, 2011 en Cocina
Etiquetas:, , ,

Plato guatemalteco por excelencia. Te lo puedes encontrar por todo el país, con diferentes matices en ingredientes y en forma de cocinarlos. Se trata de un plato con mucha historia y tradición. Yo he recogido una serie de recetas que tengo de varias provincias, y al final, como siempre he hecho lo que me ha parecido. El resultado es muy interesante. Todos repitieron 😉

Muchos de los ingredientes que se incluyen en esta receta no son fáciles de encontrar en España, en algunas tiendas especializadas en productos sudamericanos es posible que haya. De todas formas, pongo los ingredientes por los que se puede sustituir, y aunque nos saltemos la fidelidad a los productos de la tierra, podremos hacernos una idea del sabor que nos ofrece.

Empezamos por el pollo, que se parte en trozos pequeños y se pone a hervir con abundante agua y sal, unos 20 minutos. Se saca el pollo y se reserva el caldo.

Despues cogemos unos tomates que hay que limpiar bien y asarlos al horno. En la receta original se usan miltomates, que son unos tomatitos pequeños y verdes, de sabor más suave que el tomate al que estamos acostumbrados. Como el miltomate fresco es bastante difícil de encontrar, se puede sustituir por unos tomates que estén verdes, y sean más bien pequeños. Unos 6, y además un par de tomates maduros. Despues de asarlos se quita la piel.

En un mortero se pone el tomate asado troceado, junto con un par de chiles guaques, que son unos chiles dulces, casi no pican. El sustituto por aquí sería un par de pimientos choriceros o un par de ñoras. Se añade un poco de canela, pimienta negra y achiote, que es un colorante rojo que podemos sustituir por nuestro colorante alimentario, que dará un toque más naranjado que rojo, o por cúrcuma india, que dará un toque diferente. Se muele todo bien, hasta que quede una pasta homogénea.

En una cacerola con AOVE caliente se añade esta pasta y se le da unas cuantas vueltas. A continuación de incorpora un puñado de semillas de sésamo blancas, o ajónjoli y un par de cucharadas de pepitoria, que es un polvo a base de semillas de calabaza machacadas.

Se incorpora un litro del caldo de hervir el pollo y unos 50 gramos de chocolate negro, Se machacan una rebanada de pan frito y unas almendras y se incorpora al caldo. Por último una cucharadita de azúcar y un chorreón de vino. Se deja hervir unos minutos y a continuación se incorporan los trozos de pollo

Se deja cocinar a fuego lento durante unos 20 minutos. Se sirve caliente, acompañado de un arroz blanco hervido con unas semillas de cardadmomo. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 Pollo de corral
  • 2 Chiles Guaque
  • 6 miltomates (o tomates verdes pequeños) y 2 tomates maduros
  • Chocolate
  • Unas almendras crudas
  • Semillas de sésamo blanco
  • Canela
  • Pepitoria (semillas de calabaza molidas)
  • Achiote (colorante rojo)
  • Pan frito
  • Azúcar
  • Caldo
  • Vino
  • Sal, pimienta negra molida y AOVE

MANUFACTURA

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Guatemala es el corazón del mundo maya. Los mejicanos acabaron asumiéndolo. Las grandes capitales y ciudades mayas están repartidas principalmente por la zona del Petén, pero no en exclusividad. Restos por descubrir están repatidos por todo el país. Miles de yacimientos detectados vía satétile esperan su turno para salir a la luz…la inmensa mayoría de ellos no lo harán. La belleza de las construcciones semidestruidas, sumergidas entre rincones de selva espesa y exuberante hacen de la experiencia arqueológica algo emocionante, excitante y sublime.

El pueblo maya sigue vivo. Sigue manteniendo tradiciones. La cultura maya sigue respirando, adaptada a los nuevos tiempos. Decía una de las magníficas personas que nos hemos encontrado por el camino que a los señores mayas se les estudia por los restos arqueológicos…y al pueblo maya se le estudia por la basura que queda alrededor de estos…Siglos despues, muchos de los aspectos que definían la jerarquía y la clase social maya siguen candentes hoy en día. Sigue habiendo señores y vasallos, y no sólo en este pequeño trozo del planeta.

La cultura y la mitología maya son fascinantes, y cuando vas visitando los diferentes yacimientos, vas aprendiendo pequeñas cosas que luego montas en tu cabeza, conectando todas las piezas sobre un rico puzle, complejo y diverso. El origen de la cultura maya  lo medio conocemos gracias al Popol Vuh, un libro encontrado en la iglesia de Chichicastenango, que pudo sobrevivir a las feroces llamas de Fray Diego de Landa, que se cargó toda la documentación escrita relacionada con este pueblo que consideraba satánico….en fin…

El Popol Vuh relata unos cuantos mitos que explican el origen de la naturaleza y de los seres humanos. Hay curiosas coincidencias con otros mitos y religiones. Por ejemplo, el hecho de que una de las mujeres primigenias diera a luz a unos gemelos siendo virgen, o que hubo un diluvio que mató a los hombres de madera, por vanidosos, y entonces los dioses primigenios hicieron a los hombres de maíz, cuyos herederos son los que pueblan el planeta hoy en día. Por ello los mayas se reconocen a sí mismo y se autodenominan como los hombres de maíz.

El primer yacimiento que visitamos fue Zaculeu. Está a las afueras de Huehuetenango. Es un experimento fallido que demuestra como una mala restauración puede cargarse un entorno. Los habitantes de la ciudad lo utilizan como sitio de recreo y divertimento. La verdad es que para hacerte una idea de cómo eran las estructuras antes de su deterioro es un buen ejercicio. Pero la mala restauración llevada a cabo le quita gran parte del encanto.

Luego, cruzamos la frontera de Honduras, y apenas a unos kilómetros se encuentra Copán. Esto ya empieza a ser una maravilla. Las ruinas se diseminan por una zona selvática. Hay pirámides semienterradas, por una parte ves una montaña de musgo y vegetación, por la otra ladera, vislumbras los escalones. El museo de Copán es imprescindible, porque te da una visión extra que complementa estupendamente lo que luego ves en las ruinas de la ciudad. Hay una escalinata repleta de jeroglíficos que es una auténtica maravilla, puedes tirarte horas fijándote en cada uno de los escalones. Maravilloso

De vuelta a Guatemala, el siguiente yacimiento que vimos fue Quiriguá. Este sitio es famoso por tener las estelas más grandes de las que se tiene constancia. Las estelas son unos grandes bloques de piedra, tallados con figuras de reyes, guerreros, hechiceros, siempre algún señor maya importante. Los bloques se colocan en vertical, en posiciones que tienen algún significado astronómico concreto. Los mayas tenían uno conocimiento extremadamente avanzado sobre astronomía. En Quiriguá mataron al rey más famoso de Copán, conocido como 18 conejo (aunque debería ser 18 cotusa). Este rey fue invitado a Copán, y sin sospecharlo, allí fue hecho prisionero y asesinado. En los restos de Quiriguá puedes ver en las estelas alusiones a este hecho. Y un altar de sacrificio, realmente espeluznante, donde se supone que cometieron el magnicidio. Tiene la figura postrada del rey y unos canales horadados por los que se supone que circularía la sangre….

Luego fuimos a Tikal, la ciudad más grande, mas hermosa y mas completa. Tiene un montón de templos, palacios y casas que hacen necesario un mínimo de 5 horas para pasear por la selva en busca del siguiente montón de piedras. Los monos aulladores te siguen por todo el camino con un ruido ensordecedor, y los monos arañas protegen sus territorios de maneras poco ortodoxas. La zona de el mundo perdido de Tikal es espectacular. Subir a uno de los grandes templos y contemplar la vista desde el cielo es alucinante. Toda la selva a tus pies. Solo ves una alfombra infinita y mullida de verdes copas de árboles, y a lo lejos, las cúspides de los dos templos más elevados. Recuerda el paisaje vagamente a Bagan, en Myanmar. La Ceremonia maya multitudinaria que nos encontramos en la Gran Plaza de Tikal, fue una nota inesperada y emotiva de color que engrandeció aún más la experiencia.

Navegando por el Río de la Pasión y la laguna de Petexbatún se llega a dos entornos realmente espectaculares y mágicos. Por el entorno en sí y por los restos que te encuentras. Tienen un encanto especial. Unido al hecho de que el acceso no es apto para todos, y que por el poco turismo y la lluvia lo vimos completamente solos, y eso añade un valor dificilmente calculable. A pesar de que los caminos estaban inundados y nos tuvimos que meter por selva profunda, a pesar de los mosquitos y arañas que nos acribillaron, y a pesar de la lluvia, que no nos dejó ni un momento de tregua, disfrutamos como nunca. En ambos enclaves, las estelas son de una delicadeza, una belleza y una originalidad, que no encontramos en ninguno de los demás sitios.

Ceibal, como su propio nombre indica está lleno de Ceibas. Para llegar al yacimiento, desde el río hay que subir unas escaleras cubiertas de moho resbaladizo que luegon da paso a una escalera mucho mas bonita que el tiempo y la naturaleza han ido formando con las raíces de los árboles. Mientras seguimos ascendiendo alucinamos con la fauna y la flora del entorno, espectacular. La plaza central del yacimiento es pequeña, pero tiene muchísimo encanto. Es una ciudad increíble, y en la maqueta que encontramos al final del recorrido lo pudimos comprobar.

Aguateca, mi favorita. Para llegar al yacimiento desde el río hay que subir unas empinadas escaleras y luego puedes ir directamente a ver las ruinas o bien darte una vuelta por la selva de unas dos horas. Empieza subiendo un buen trecho por la ladera de una colina. La ciudad está protegida por una falla y un acantilado, que no ves si vas directamente al yacimiento, y ambas son impresionantes, no puedes perdértelos. Por este motivo fue el lugar escogido por los habitantes de Dos Pilas, otro yacimiento cercano que no pudimos visitar. Estuvieron 70 años sin parar de guerrear ni uno solo de ellos…aún así tiene una zona residencial de casas y palacios impresionante. Los monos aulladores nos estuvieron siguiendo por gran parte del recorrido, menuda banda sonora…

Ambos yacimientos están siendo restaurados con nuevos métodos arqueológicos. Los árboles que crecen en medio de las estructuras se dejan tal cual están, de manera que las raíces ayudan a soportar las propias estructuras en deterioro. Algunas zonas siguen cubiertas por la selva, ya que se conservan mejor que al descubierto, por lo que la mayor parte del entorno son montículos selváticos.

Mis favoritos:

  • Chaak, el dios de la lluvia, omnipresente, está por todas partes, en máscaras propias, en los tocados, en los glifos de las estelas…hasta en las sandalias!!!
  • Los dientes de jade. Tenían la costumbre de hacer grandes trabajos dentales, y muchos morían en el intento. Era típico que los grandes señores tuvieran todos sus dientes recubiertos de jade, que era la piedra real por excelencia, tenía poderes mágicos y curativos.
  • Los tocados que llevan los señores maya en la cabeza. Desde plumas de quetzal hasta hojas de palma, con coronas de dos y tres pisos. Al parecer, a los señores mayas, de pequeño, les deformaban la cabeza, de manera que los tocados les sentaran estupendamente.
  • El polen lisérgico que aspiraban para entrar en trance. Conocían un montón de drogas psicoactivas para contactar con el inframundo y con los cielos…aparece como un micrófono al lado de la boca del señor maya.
  • El símbolo de la palabra, aparece a veces al lado de la boca en algunas estelas. El símbolo es como una espiral rodeada de puntitos…Me emocioné al saber lo que significa. ¡Qué hermoso!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Guatemala mantiene una gran presencia de arquitectura colonial en la mayoría de sus pueblos y ciudades. Incluso en la aldea más recóndita puedes encontrar una iglesia de la época colonial, o lo que queda de ella.

La ciudad colonial por excelencia es La Antigua, declarada patrimonio de la Humanidad, y con razón. Más de 30 iglesias en diferentes estados de conservación pueblan esta ciudad, más bien pequeña, de unos de 45.000 habitantes. La Antigua es una ciudad tranquila, encantadora. Los 7 colores permitidos salpican las fachadas de las diferentes casas. Las ventanas enrejadas casi a ras del suelo, rebosantes de columnas y de flores están por todas partes. Las casas son de una sola planta, y las calles paralelas y perpendiculares, empedradas. Una cadena volcánica rodea la ciudad, la vigila y la mantiene en alerta. Es toda una delicia pasear por sus calles.

Fue en su momento la capital de Guatemala, pero los continuos terremotos y erupciones que la asolan y la abocan a una destrucción inevitable, hicieron que perdiera el protagonismo de otras épocas. La mayoría de las iglesias, en ruinas, son un fiel ejemplo de tanta violencia natural. En ruina arquitectónica y en ruina espiritual, porque la mayoría de los antigüeños se han pasado al evangelismo.

La Antigua se detuvo en el tiempo, paseando por sus calles no es muy difícil imaginarse que estás viviendo unos siglos atrás. Ahora ha pasado de capital del reino de Guatemala, a la ciudad por excelencia para aprender español, con lo que es uno de los sitios del país donde encontrarás más extranjeros, de habla inglesa fundamentalmente. Por ello, la ciudad dispone de modernas cafeterías y restaurantes que contrastan con la bruma colonial que la envuelve. Al pasear vas alternando casas preciosas, con casas abandonadas, iglesias y conventos, como las de San Francisco, La Merced, el hospital de San Pedro, la catedral de San José, la plaza de Armas, el ayuntamiento, el arco de Santa Catalina…

Otras iglesias de las que vimos, dignas de mención son las de Cobán y Lanquín. Blancas encaladas, pero cubiertas de líquenes negros que le dan un aspecto vetusto y cómplice. Todo pueblo que se precie tiene una plaza principal con su palacio de armas, normalmente rectangular y pespunteado de arcos semicirculares a lo largo de toda la fachada.

Pero la Iglesia más bonita del mundo se encuentra en San Andrés de Xecul. Cuando estás delante observándola no puedes creerlo. El amarillo de la fachada es de una brillante fuerza que magnetiza y enamora. La cúpula que cubre el altar mayor asemeja una carpa de circo. La iglesia está plagada de alusiones a la cultura maya. Es la mezcla perfecta de sincretismo entre en el catolicismo colonial y la mitología maya. La presiden dos jaguares que simbolizan a los gemelos que originaron el pueblo maya, por debajo a ambos lados, los Reyes Católicos, junto a borrachos, músicos, una virgen embarazada. Todo ello con colores vivos y formas naif redondeadas. Impresionante. Creo que es lo más hermoso que hemos visto, sin dudas.

También es digno de meción el pequeño pero coqueto fuerte de San Felipe, que separa el Río Dulce y el Lago Izabal, uno de los más grandes del país. Los españoles lo usaban como frontera para controlar el tráfico de mercancias. Fue quemado 3 veces por los piratas, pero ahí sigue, dando un encanto especial a la zona.

Guatemala no reniega de su pasado colonial, los españoles no somos rechazados y vilipendiados, sino que tienen un sereno recuerdo de lo que hicieron los conquistadores hace ya unos cuantos siglos, Fray Bartolomé de las Casas probablemente tenga bastante culpa de esa no del todo mala imagen que dejaron. Los guatemaltecos no odian, sino que compilan todas las etapas de su historia y las aglutinan para dar origen a una realidad única en la que viven.

Impresiones del Pueblo Chapín

Publicado: 27 octubre, 2011 en Viajes
Etiquetas:, , , , , ,

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Por dónde empiezo y por dónde acabo?

Los chapines son un pueblo orgulloso de su origen y de su historia. La mantienen viva y adoptan una actitud integradora para casi todo. Son tranquilos, evitan las confrontaciones, tremendamente amables y educados, dispuestos a echar una mano a los demás.

Empecemos por la política. Estaban en el período entre la primera y segunda vuelta, por lo que las carreteras estaban sembradas de propaganda electoral y la política y los políticos era un tema habitual de conversación por todas partes. Hay algo que comparten, me atrevería a decir, todo el pueblo de Guatemala, y es algo que compartimos en más sitios del planeta. Los políticos son una mierda. Estamos hartos. Este lema aparecía de vez en cuando en la carretera, en grandes carteles. La política hace daño al corazón. Los políticos sólo tienen un objetivo, hacerse ricos a costa del pueblo. Lo asumen con una naturalidad pasmosa. No hay políticos buenos. El voto en el campo se compra por una bolsa de apenas 1o doláres de valor que contiene una manta y algunas semillas de frijoles, maiz…El campesino se siente reconocido, tenido en cuenta, reconfortado y ofrece a cambio fidelidad eterna. Es tan sencillo.

La Ciudad de Guatemala es una ciudad peligrosa, casi todos llevan un arma y los robos, atracos y autosecuestros son relativamente habituales. Pasear por el casco histórico de la ciudad es poco más que jugar a la lotería. Pero cuando te alejas a otras zonas del país, la cosa cambia. Aunque en la zona del Río de la Pasión estuvimos escoltados por la policia. Se habían incrementado de manera alarmante los atracos a lanchas con turistas. Claro, normal. La pobreza y el hambre hace estragos en algunas zonas del país, la falta de interes por mejorar y trabajar también se encuentra en algunas zonas, de manera que un asalto a una lancha de gringos te puede resolver un año. Nosotros no hemos tenido ningún problema. Cuestión de suerte o no, al final tienes que saber con quien tratas y donde te metes. No puedes jugar con el peligro. Hay que ser prudentes, y cautelosos. Pero esa es la actitud aconsejable cuando viajas a cualquier parte del planeta.

Para el transporte, lo que más usan son los school bus americanos, reciclados y tuneados. Los conductores de estos autobuses van como locos, y no es raro encontrarte accidentes por las carreteras, las cuales no suelen estar en muy buen estado debido a los hundimientos y desprendimientos continuos causados por las lluvias, los terremotos, los volcanes y los políticos, que al quedarse con el dinero, generan infraestructuras muy deficientes.

El pueblo guatemalteco es extremadamente religioso. Extremadamente. Es habitual encontrar iglesias y asambleas de Dios cada pocos kilómetros, en  medio de la nada. La religión católica está perdiendo adeptos a espuertas. Los evangelistas, mormones, testigos de Jehová y demás sectas se están repartiendo el pastel de la fe guatemalteca. Las iglesias católicas aparecen desiertas en muchos pueblos, mientras las asambleas evangelistas rebosan de fieles devotos. Es normal escuchar como bendicen la mesa antes de comer, o como preguntan con desparpajo interesándose por tu religión.

Se pueden distinguir tres tipos de paisanos. Los que tienen un origen maya, en mayor o menor medida. Hay muchos grupos mayas diferentes, cada uno con su propio lenguaje, y sus particularidades culturales: costumbres, fiestas, formas de vestir, y de celebrar. Quiché, Mam, Escuintla, Kekchi, Kakchiquel…En muchas zonas, el pueblo indígena está retomando la importancia que tenía antaño. La mayoría de mayas se dedican al comercio, además al carecer de intermediarios, y vender directamente sus productos en los mercados, es gente que sobrevive con bastante holgura y dignidad.  Normalmente el indígena es amable y cálido, pero ciertos pueblos como los que habitan en Santiago de Atitlán, los tzutuhil, son hoscos, hostiles y huraños. Tienen fama de indomables, hasta echaron a los españoles y a los guerrilleros de sus tierras…Las mujeres indígenas suelen ir ataviadas con sus huipiles típicos, según la zona y la etnia, diferentes formas y colores. Los hombres están abandonando su vestimenta típica y sólo en algunos lugares los encuentras ataviados a la antigua usanza.

Luego tenemos la cultura garífuna, centrada en la zona del Caribe. Negros cuyo origen se encuentran en las plantanciones de esclavos de hace un par de siglos. Cuando fueron liberados en Centroamérica, emigraron hacia las zonas caribeñas, y Guatemala no es una excepción. La cultura garífuna tiene grandes similitudes con el África negra, es gente que a pesar de la ignominia a la que fueron sometidos mantienen sus orígenes con gran orgullo, y madre mía como se mueven, genética pura. Luego están los mestizos, que no son aceptados socialmente ni por unos ni por otros, se llevan la peor parte.

No todo el mundo habla español. Quien quiere llegar a ser algo, tiene que aprender español. Te encontrarás gente que no tiene ni idea, gente que sabe lo justo para comerciar con gringos, y gente que habla un extraño español, que más o menos puede llegar a ser inteligible. Las palabras que usan muchas veces difieren considerablemente del castellano, pero es muy fácil entenderlas por el contexto.Tienen un español, super visual, muy divertido. Me ha encantado poder comunicarme con tanta profundidad con tanta gente. Está claro que si la barrera del idioma desaparece, la experiencia del viaje es mucho más profunda, rica e interesante.

Algo de caos y autonomía circula por el país. Cuando subíamos a los Cuchumatanes teníamos la intención de llegar hasta el pueblo de Todos Santos Cuchumatán, donde los hombres siguen vistiendo al estilo tradicional, con pantalones rojos a rayas blancas. Era día de mercado, con lo que el ambiente estaba asegurado. Pero la carretera estaba en construcción, y son los propios obreros los que deciden cuando y por cuanto tiempo se abre. Así que estuvimos una hora parados, esperando a que abrieran. Nos pusimos en marcha, y a los 10 minutos nos volvieron a parar. Ya no había nada claro, y ninguna probabilidad de que pudiéramos llegar al pueblo ni mucho menos de que pudiéramos salir ese día, con lo que decidimos dar la vuelta y bajar a Huehuetenango. Increíble pero cierto.

Mantienen las tradiciones ancestrales vivas, adaptadas a los nuevos tiempos pero con la esencia de sus antepasados. Tuvimos la inmensa suerte de ver una celebración Maya en la Gran Plaza de Tikal. Por lo visto, es habitual que los grupos mayas se reunan en los entornos que ellos consideran sagrados, para celebrar sus ritos y fiestas. Los entornos sagrados suelen ser espacios naturales o restos arqueológicos de antiguas ciudades mayas. La experiencia fue espectacular. Cientos de indígenas, ataviados con sus trajes típicos, rondando alrededor de una impresionante hoguera en la que kilos y kilos de copal ardían, generando un humo negro, denso y mágico. Los indígenas rondaban alrededor de la hoguera, danzando al ritmo de la marimba, y ofreciendo a la hoguera lo que más les gusta, el cacao, el café, licor…Un grupo de bailarines, ataviados con los trajes típicos, ejecutaron la danza de la conquista. la mitad de ellos iban con máscaras que simulaban las caras de los españoles, la otra mitad con máscaras de animales. Una experiencia maravillosa.

Una de las zonas míticas a visitar es el mercado de Chichicastenango, uno de los más antiguos e importantes de Centroamérica. Un poco decepcionante, porque las decenas de puestos, a pesar de explotar con un colorido maravilloso, presentaban todos la misma mercancía, enfocada directamente para el gringo. Sólo una pequeña zona, oscura, escondida en medio del mercado, estaba destinada a los productos que ellos comprarían. La gente, se apiñaba en las escaleras de la iglesia, donde se vendían flores y se platicaba sobre la vida. En el interior, pequeños rituales sincréticos. En la Iglesia de Chichicastenango se encontró el Popol Vuh, que sería el equivalente a la biblia de los mayas. El cementerio de Chichicastenango es multicolor, como en el resto del país, y cuando paseas por el, da una sensación de vitalidad y optimismo de la que carecen los cementerios a los que estamos acostumbrados. De nuevo ceremonias mayas con diferentes fines nos encontramos realizándose en su interior. Y muchas, muchísimas tumbas de niños pequeños. Escalofrío.

Paisaje Chapín

Publicado: 26 octubre, 2011 en Viajes
Etiquetas:, , , , , , , ,

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Guatemala es la belleza. Sus paisajes conmueven, excitan y emocionan. La selva omnipresente deja lugar a un cinturón volcánico que recorre gran parte del país. Numerosos lagos, ríos, y lagunas salpican el verde de la naturaleza.

La Antigua se encuentra en un valle rodeado de volcanes, el Volcán Acatenango, probablemente uno de los mas bellos del país, el Volcán de Fuego, que prácticamente todos los días emite su poquito de humo, y el Volcán de Agua. Estos dos últimos superan los 3700 metros. La cadena volcánica que escolta a la ciudad, será a la vez responsable de su desaparición. Es cuestión de tiempo que en alguna de las violentas erupciones, La Antigua amanezca cubierta de cenizas. No sería la primera vez, si podría ser la última. Las Iglesias semidestruidas son testigos de la actividad volcánica, que junto con los temblores habituales de la zona, garantizan que su final llegará.

En Guatemala hay casi 300 volcanes, ahí es nada, sólo unos pocos tienen registro histórico de que alguna vez escupieron fuego, y hoy en día, aún cerca de la decena siguen activos. Esto hace de Guatemala el país más volcánico del mundo. Subimos al volcán Pacaya, uno de los que siguen en activo. Junto con el Cerro de Agua y el Cerro Chiquito forman un macizo volcánico que supera los 2000 metros. El año pasado pegó un buen petardazo que fue la ruina de los pueblos que viven en sus laderas, lo hace de vez en cuando. Ahora parece que está tranquilito, y nos permitió que subiéramos hasta su meseta, que a día de hoy es el punto más alto al que se permite subir…de forma legal claro. La meseta es una preciosidad, y la subida impresionante, la tierra de lava negra desmenuzada contrasta considerablemente con el verde esmeralda brillante de la selva. Conforme vas subiendo, aumenta el negro y disminuye el verde. En la ascensión te vas encontrando con una caldera volcánica que comprende el lago Amatitlán y la laguna de Calderas, repleta de agua, y vistas impresionantes. Al menos eso es lo que ponía en los carteles que de vez en cuando te indicaban en qué parte de la ascensión te encontrabas. Llovía tanto y estaba tan cerrado que no pudimos ver ni el cráter del volcán. Una auténtica pena. Habrá que volver.

Otra zona volcánica, y probablemente uno de los lugares más bonitos del planeta es el Lago Atitlán. El lago es de una belleza sobrecogedora. Está rodeado de volcanes que superan los 3000 metros, destacando sobre todos el Tolimán, al sur el Atitlán, y al oeste el San Pedro, mi favorito, con sus laderas cubiertas de cafetales y repliegues casi orgánicos y su cráter casi simétrico.

El lago Atitlán tiene algo mágico que lo envuelve. Lo rodean doce pueblos, que como no podía ser de otra forma, se llaman como los doce apóstoles. Circunnavegar el lago, parando en algunos de sus pueblos es una experiencia irrenunciable. Se trata de un lago peligroso y traicionero, quizás ahí resida parte de su embrujo. El Xocomil puede que también tenga algo de culpa. Se trata de un fuerte viento que se produce normalmente al medio día, cuando los vientos calientes del sur chocan con las masas frías que provienen del altiplano. El lago se encuentra por encima de los 1500 metros sobre el nivel del mar. Se forman remolinos que agitan las aguas del lago con fuertes olas. Las barcas de los paisanos tienen una curiosa proa, diseñada para sobrevivir a este fuerte y raro oleaje.

Las montañanas también ocupan un lugar importante en Guatemala, no sólo de volcanes vive el chapín. La Sierra de los Cuchumatanes, al norte del país se extiende hasta el norte del río Negro o Chixoy, que divide la cadena montañosa en dos zonas, los Cuchumatanes al Oeste y las Montañas de las Verapaces al este. Visitamos ambas zonas.

La zona del Altiplano la conforman unas montañas excelsas, multitud de pueblos coloridos y una belleza natural desbordante. Los Cuchumatanes son una cadena montañosa espectacular. Son las montañas más altas de Centroamérica, superando los 3600 metros. Cuando llegas al mirador de los Cuchumatanes te vas a encontrar con varias cosas. En primer lugar un monumento a los Cuchumatanes donde se encuentra la serie de poemas que Juan Diéguez Olaverri dedicó a la cadena montañosa. A continuación te apareceran de todas las laderas colindantes un montón de niños, que a cambio de unos dulces te recitan los poemas. Como se nos olvidaron los caramelos, nos tuvimos que conformar con leerlos. En tercer lugar, unas vistas impresionantes de gran parte del cinturón volcánico del país. El día estaba tremendamente nublado y tan solo pudimos vislumbrar los cráteres de dos volcanes, uno de ellos el que está considerado por algunos como el más hermoso del país, debido a su silueta casi perfectamente piramidal, y cuyo nombre no recuerdo.

En la parte de las Verapaces, en concreto en la Baja Verapaz, se encuentra parte del corredor biológico del bosque nuboso. Una parte optimísticamente conocida como biotopo del Quetzal. La zona es espectacular, la neblina lo inunda todo, dándole un ambiente realmente misterioso y hermoso. Está lleno de agua por todas partes, la humedad es constante y muy elevada y la vida natural se acumula por cada centímetro que recorres. Los árboles tienen todo tipo de invitados, y sus invitados tienen a su vez más invitados. Como comenté en la entrada específica para la fauna, es el paraíso de epifitas y hepáticas. El agua que cubre permanentemente la zona proviene, en gran parte, de la Laguna de Izabal. Un auténtico espectáculo.

En las Altas Verapaces se encuentra Lanquín y Semuc Champey, que literalmente significa donde el río se hunde. Semuc Champey es un entorno paradisíaco formado a partir del río Cahabón, de no mucho cauce pero de un caudal impresionante, sobre todo cuando lo visitamos, que estaba pletórico por las lluvias continuas. Se encuentra en medio de un espeso y profundo bosque tropical, donde se forma una especie de puente natural, por el que discurre el río, que forma terrazas calizas de aguas turquesas, cristalinas y límpidas…eso cuando hace bueno, porque nosotros lo vimos con un color café con leche que le quitaba gran parte del encanto. Aún así el entorno es fascinante, las terrazas, la fuerza del río, el ver como desaparece en una especie de caverna y luego renace con toda su fuerza. Brutal. Desde el mirador se puede contemplar en su plenitud y belleza…pero no pudimos subir porque el camino estaba impracticable. Las lluvias de nuevo. En Lanquín hay unas grutas bastante interesantes. Les habían cortado la luz, porque no pagan el recibo, tal como lo cuento. Además, les habían robado las linternas, y aún así, para adentro que fuimos, con un par de velas, un frontal de los de ir al baño por la noche, y una antorcha. La cueva no es que esté preparada para dar un agradable paseo. El agua que brota por todas partes, la irregularidad del terreno, y la falta de luz, hicieron del evento toda una aventura fantástica. Al salir, estuvimos contemplando el poderoso río Lanquín, mientras esperábamos a que se pusiera el sol. Porque cuando empezaba a oscurecer, millones de murciélagos salían volando a buscar la cena. Espectáculo impresionante que dura casi una hora. ¿Cuántos murciélagos pueden caber? Ni idea, pero aquel momento fue único.

El Rio Dulce también merece una mención especial, recorrerlo entero, desde la desembocadura en el Caribe, hasta la laguna de Izabal, te impacta en la retina y en el alma. El entorno es encantador. Las aves, sobre todo cerca de la zona marítima, le aportan un toque espectacular. La selva, los manglares, toda una delicia. Hasta un jardín de nenúfares a mitad del recorrido que te encuentras. Tiene zonas de agua sulfurosa caliente, donde un baño puede dejarte completamente relajado y sin picaduras de mosquitos, pero hay que conocerlas, no te puedes bañar en cualquier parte.

El Río de la Pasión es otro que merece ser nombrado. Estaba desbordado, y apenas podía ver su cauce definido. Íbamos navegando por el techo de la selva, y sólo podíamos ver las copas de los árboles más grandes. Menuda experiencia, navegar por carreteras, y tomando atajos que normalmente se harían con un coche, o andando. Nosotros lo hicimos en barca. Por el Río de la Pasión se llega a Isla Chiminos, y varios yacimientos mayas. Estuvimos en Ceibal y en Aguateca. Selva pura y salvaje en toda su expresión. Aguateca tiene además una interesante falla digna de ver. Impresiona.

Una última mención a la selva, porque es lo que más me ha impresionado, emocionado y excitado. Es una auténtica maravilla de la naturaleza. A pesar de los mosquitos y demás insectos que se cebaron conmigo, me pareció un lugar maravilloso, mágico y al que quiero regresar. Toda una aventura

La Flora en Guatemala

Publicado: 25 octubre, 2011 en Viajes
Etiquetas:, , , , , , ,

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una palabra para describir todo el país. EXUBERANTE. Es impresionante, no es la primera zona de selva que visito, pero ninguna como esta. Es el reino absoluto de epifitas y hepáticas. El terreno no es muy fértil, y las raíces de los árboles se arrastran por la superficie, en busca del estrecho manto de alimento y del oxígeno que no tendrían bajo tierra al estar continuamente sumergidas en el agua que se drena de la lluvia. Parecen culebras petrificadas que llenan  por completo el suelo. Guatemala es la selva.

Las plantas crecen en cualquier parte, hasta en los cables de la luz las esporas germinan. Unas crecen sobre otras y sobre otras. Los troncos de todos los árboles tienen setas, y hongos y musgos y líquenes, y de varios tipos. En la selva hay un árbol que le llaman estrangulador. Es una pequeña planta que se asienta en la copa del árbol que elige como víctima. Desde arriba comienza a extender tentáculos que van bajando hasta rodear por completo a su árbol presa. Es capaz de generar sus propios apuntalamientos cuando ve que su estructura encarceladora peligra. Es una de las plantas con más “inteligencia” que existe…¡da un poco de miedo!

Un árbol cae y en cuestión de semanas es asimilado por el entorno. La ceiba es el árbol rey de Guatemala. Para los mayas, el Yaaxché es un árbol sagrado cuya misión es la de comunicar los tres planos que conforman el universo, además, sus ramas permiten la abertura de los 13 cielos. Todos los sitios sagrados de los mayas están plagados de ceibas. Las ceibas cuando son pequeñas presentan una protección impresionante de pinchos puntiagudos que cubren todo el tronco. Conforme va creciendo, el tronco se va haciendo cada vez más y más grueso y llega un momento en que no necesita protección y los pinchos se caen. La base del árbol presenta unas formas curiosas, son contrafuertes que le ayudan a aguantar la elevada altura que pueden alcanzar, ya que las raíces no profundizan demasiado en el suelo de la selva. Las ramas, se desarrollan en la parte elevada y se extienden como las patas de una araña. Normalmente aparecen plagadas de bromelias, que encuentran en la ceiba el aliado perfecto. Es un árbol hermoso, majestuoso y misterioso, es normal que fuera considerado sagrado y tuviera tanto simbolismo a su alrededor.

Las orquídeas son otro atractivo de la flora guatemalteca, tienen mas de 400 especies de orquídeas diferentes. La monja blanca, una extraña orquídea albina es la estrella, pero está totalmente prohibida su venta y arrancarla de su entorno natural, si alguien tiene la suerte de encontrársela. También tienen unas especies de micro orquídeas que son realmente hermosas e impresionantes, a pesar de su minúsculo tamaño.

En la zona de bosque nuboso, la presencia de helechos de gran tamaño se hace única. Sólo en Nueva Zelanda he visto árboles helechos comparables a los que se encuentran en la zona del biotopo del Quetzal. Esta zona siempre está sumergida en una neblina constante que garantiza la humedad de todos los seres vivos que la pueblan. Y son muchos. En este lugar es donde las epifitas viven sobre epifitas que viven sobre epifitas llegando a una jerarquía cuasi infinita. Impresionante. Las hepáticas también acampan con mucha soltura por esta zona.

Casi todos los árboles, plantas, y frutos tienen aplicaciones medicinales, y muchos de los paisanos recurren a remedios naturales aprendidos por generaciones.

Los árboles y arbustos frutales se extienden por todo el territorio. En las zonas de alta montaña se puede encontrar cardamomo, cafetales de varios tipos y cacao. En abundancia. Los naranjos, aguacateros, plataneras, las papayas…todas crecen de manera salvaje y las encuentras por doquier. Por supuesto el maíz y los frijoles los encuentras por todas partes, domesticados en parcelitas privadas y salvajes en medio de la nada. El maíz está presente en sus cuatro colores: blanco, amarillo, rojo y negro.

Los ríos tienen manglares que conforman un ecosistema único, casi todos los ríos presentan sus zonas de manglares que a veces aparecen completamente cubiertos por las crecidas habituales de las aguas, aún así, sobreviven y siguen creciendo.

Las maderas preciosas también pueblan con abundancia los bosques selváticos, desde el palorosa o rosul, la teka, la caoba…muchos de los paisanos son respestuosos con su entorno y sólo usan la madera de los árboles que caen por sí solos…aunque también hay zonas de tala indiscriminada.

Últimamente está incrementándose el cultivo de palma africana, de la cual se aprovecha casi todo, pero su producto fundamental es el aceite de palma. Las grandes industrias, que antes fueron las compañías bananeras, están replicando el modelo de explotación con la palma africana y está generando varios problemas de difícil solución. Por una parte, la palma africana agota el terreno y lo deja inservible para cualquier otro cultivo. Por otra parte, se están comprando las tierras a los paisanos, que ven el dinerito fresco y lo aceptan sin pensar en que lo único que saben es trabajar la tierra, y cuando se encuentran sin ella, llegan incluso a ocupar propiedades privadas en el mejor de los casos. En el peor, aumenta el hambre, la pobreza y la violencia.

Guatemala tiene la selva más hermosa que nunca he visto. Dudo que haya otro lugar más hermoso en el planeta. Dudo que haya otro lugar donde haya tanta vida junta por metro cuadrado. Guatemala es un verde esmeralda que solo se interrumpe con el azul de las aguas y del cielo y con el negro de los volcanes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pueblo chapín se alimenta principalmente de hidratos de carbono. La base de la alimentación es la omnipresente tortilla de maíz, los tres tiempos, es decir, desayuno, almuerzo y cena. Vayas donde vayas, encontrarás mujeres volteando la masa de harina de maíz y poniéndolas sobre el comal, la típica plancha sobre la que se cocinan. Suelen ser de tamaño mediano y normalmente finas, pero las hay más gordas y más grandes. No llevan sal, con lo que combinan con cualquier tipo de alimento, y si están ricas, ellas solas son suficiente alimento.

Como los mayas son los hombres de maíz, no sólo lo utilizan para hacer tortillas. Otros alimentos a base de maíz, por ejemplo son los tamales, realizados con masa de maíz hervida  y los chuchitos, masa parecida, mezclada con manteca y normalmente rellenos de pollo, se envuelven en hojas de plátano y se hierven o se ponen al vapor.

La otra base de la alimentación chapina es el frijol, especialmente los negros y rojos. El frijol revolcao es un plato que comerás prácticamente todos los días, al igual que las tortillas de maíz, ambos son ingredientes del típico desayuno, pero en realidad lo usan para acompañar casi cualquier plato. Pondré la receta más adelante, pero se trata básicamente de una masa de frijoles cocidos y triturados, refritos con cebolla. Los puedes encontrar realmente deliciosos.

Pescados interesantes son el róbalo y la telapia, ambos de carne blanca y jugosa. Con el róbalo se hacen unos ceviches estupendos, que también los puedes encontrar de camarones. También puedes encontrar pescados y camarones secos en los mercados, de diferentes tipos y tamaños…pero no han sido santo de nuestra devoción. En cambio nos hemos hecho fans del ceviche de róbalo. Alguna receta de ceviche también irá cayendo por el camino.

Los chiles, por supuesto los chiles, verdes, rojos, amarillos, dulces, picantes, semipicantes, superpicantes, grandes, pequeños y medianos, frescos y secos. Chiles cobaneros, chiles chocolate, chiles pico de gallo, chiles de caballo o campana o habaneros, chiles guaques. Nos hemos traído todos los que hemos ido viendo por el camino. Los frescos nos los quitaron en la aduana…se quedaron en una papelera, solitos…una pena. Tienen un plato excepcional, el chile relleno…ya aparecerá por aquí la receta, al menos una de ellas porque son diversas.

El chirmol es una salsa a base de tomates, chiles…como una vinagreta roja. El guacamole también lo puedes encontrar por todas partes. Los chiles en escabeche te los ponen con cualquier comida, si los pides, y puedes encontrar casi tantas formas de hacerlos como sitios donde comas.

Verduras no comen demasiada. Las zanahorias tienen un tamaño descomunal y las patatas están buenísimas. Los tomates son de un rojo intenso y los miltomates chiquitos y verdes. Las frutas son buenísimas, encuentras desde lichis hasta naranjas, pasando por anonas (chirimoyas), plátanos, papayas, sandías, melones, aguacates…

Platos típicos, como es habitual, depende de las zonas, el pepián y el jocón lo puedes encontrar por diferentes provincias, ya iré poniendo alguna recetilla. El tapado, una sopa de pescado, mariscos, plátanos verdes y leche de coco, es algo excepcional. Típico de la zona del Caribe. El caq ik es una sopa de pavo con tomate y chile típica de la zona de Cobán, espectacular. El revolcao es lo más parecido a los callos a la madrileña que puedes encontrar en el planeta. El subanik es otra sopa, algo parecida al caq ik, pero lleva diferentes tipos de carnes, no sólo pavo, se hace con chiles, cebolla, tomates… Todas las sopas se suelen acompañar de tamales y de arroz, y están espectacularmente buenas y consistentes.

Para las carnes a veces utilizan un adobo que se parece sospechosamente al adobo de mi madre. Está delicioso. Y como las carnes las suelen cocinar a la parrilla, la combinación es perfecta. Comen fundamentalmente pollo y ternera, algo menos de cerdo. A los entrecots les llaman churrasco…el primero fue un chasco…

Los plátanos con mole son el postre favorito con diferencia. Trozos de plátano, normalmente fritos en mantequilla y miel, cubiertos de salsa mole, echa a base de cacao. El cacao lo puedes encontrar por todas partes, semillas crudas o tostadas, troceadas, y ya preparado en forma de chocolate. Les gusta mezclarlos con miel, canela, chile…hemos traído un poco de todo, para ir probando. Los paisanos en el campo se preparan su propio chocolate, es una textura y sabor un poco diferente a lo que estamos acostumbrados, pero igualmente rico e interesante.

En cuanto a bebidas, los atoles son bebidas calientes, por ejemplo de maíz, de arroz con leche. Los jugos de frutas naturales están buenísimos, papaya, naranja, melón, sandía…Las cervezas son muy ligeras, extremadamente ligeras para mi gusto, la Gallo es la que encuentras por todas partes, y si tienes sed y está bien fresquita, te la tomas muy a gusto. Si te pones sibarita…casi que no. Tienen una especie de orujo infernal que sabe a rayos, Venado, se ponen como motos y beben hasta el coma. Ahora, el Ron Zacapa, criado a unos 2300 metros de altura en barricas tipo solera, es el oro puro de Guatemala. Vaya cosa rica, deliciosa, intensa, con cuerpo…una auténtica delicia.  El mejor ron que he probado nunca. Se toma solo, sin hielo, sin agua, sin limón, sin refrescos. No le hace falta nada más que una buena compañia con quien compartirlo.

Hemos comprado un libro de recetas guatemaltecas que está fenomenal, y junto con algunas recetas que hemos ido recogiendo directamente de los paisanos que nos íbamos encontrando por el camino, iré haciendo una desmotración práctica de las que más nos gustaron…a ver si se parecen en algo a las originales. Al menos compramos algunos de los ingredientes que usan habitualmente en la cocina y que no son fáciles de encontrar por estas latitudes. Ya veremos que tal salen los experimentos. Os mantendré informad@s.

La Fauna de Guatemala

Publicado: 23 octubre, 2011 en Viajes
Etiquetas:, , ,

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La gran parte de los animales no se ven. La mayor parte de Guatemala es selva, y la mayor parte de los bichos que viven en la selva no se ven. Huyen del hombre como si lo conociera. El animal más peligroso que habita estas tierras es la Barba Amarilla (Botrhops Atrox), una culebra mortal en la mayor parte de las ocasiones. Señala su presencia con un olor a azufre que los hombres de la selva detectan inmediatamente. No hemos visto ninguna viva. Esperando un ferry en Sayaxché, zona totalmente inundada por las lluvias devastadoras,  un paisano llevaba un par de barbas amarillas muertas colgadas de un palo. Las había encontrado debajo de su cama, iban huyendo de las inundaciones, y se las llevaba a una señora para que hiciera medicinas con su cabeza. Así muertas no parecen tan peligrosas.

Los grandes felinos de la selva son imposibles de ver. Jaguares y panteras no quedan muchos, pero no se les ve por ninguna parte.

El quetzal tampoco se deja ver con facilidad. Estuvimos unas horas dando vuelta por su hábitat natural, el corredor biológico del bosque nuboso, en la zona de Cobán. Los oímos, pero no pudimos verlos. Esta zona se llama demasiado optimistamente el biotopo del Quetzal…sólo unos afortunados han podido divisar esta expectacular ave de más de un metro de cola emplumada. En su lugar, nos tuvimos que conformar con un falso quetzal o petirrojo que divisamos en el Río Dulce, donde también pudimos contemplar gran cantidad de pelícanos y coromoranes, sobre todo en la desembocadura. Águilas, buitres, garzas, gaviotas. También pudimos observar numerosos colibríes, difíciles de fotografiar. Son increiblemente hermosos y pequeños, de miles de colores y movimiento frenético de alas. Increíbles.

En la selva lo que mejor se deja ver son las arañas. Posadas en sus telas esperando su presa. Algunas arañas son dignas de admiración. Grandes y hermosas, espectaculares. Las hormigas cortadoras fueron una sorpresa increíblemente agradable. Metros y metros de hormigas en fila, cada una con su trocito de hoja. Desde el árbol hasta el hormiguero, en filas incansables de ida y vuelta. Espectacular. Mariposas grandes, enormes, en tonos marrones. Saltamontes.

Iguanas en el río de la Pasión, que estaba completamente desbordado, y se encontraban posadas en las copas de los árboles, que era lo único que sobrevivía a la inundación. Quietas, paralizadas completamente y difíciles de ver. Hermosas y grandes. También algún cocodrilo se dejó ver por alguna de las lagunas que inundan la zona de Flores. Las ranas son enormes, grandes y robustas, pero nada asustadizas.

Los coatíes sí que se dejan ver, en zonas además bastante transitadas, como puede ser Tikal, que a pesar de estar en medio de la selva no deja de ser un entorno turístico. Corren en manadas, familias enteras se desplazan de un sitio a otro juntos, y sin ningún tipo de miedo a los humanos. Los mapaches son más difíciles de ver, pero también pueden encontrarse en un paseo por la selva. Hemos visto dos tipos de mono. Los monos araña, oscuros y de brazos largos y delgados. Son traviesos, hay que tener cuidado con ellos porque te lanzan cocos o lo que pillen y se te mean encima…un encanto. Los monos aulladores son más robustos y de pelaje más claro. Emiten un sonido realmente sobrecogedor. Si te encuentras en medio de la selva y no sabes de donde proviene ese ruido ensordecedor puedes llegar a agobiarte bastante, porque además suelen seguirte sobre los árboles, no los ves, pero los oyes continuamente. Toda una experiencia.