Posts etiquetados ‘Guindilla Verde’

Filetitos de Pavo con Guindilla Verde

Publicado: 28 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, ,

Me encuentro una guindillas verdes frescas en el mercado, y no puedo evitarlo, me tiro en plancha a por ellas…ya veré después en qué las uso. Os presento uno de los usos de después, improvisación sobre la marcha, tampoco es que haya inventado la rueda, pero ha salio güeniiiiiiiiiiismoooooo.

La cocina olía que nos estaba poniendo nerviosos…es pavo, que cosas… En realidad iba buscando pechugas de pollo de corral, pero no había, y para pollo de piscifactoría 😉 prefiero pavo. A ver cómo te las apañas para que no quede seco. Pues para empezar compras pechuga de pavo….mal vamos. Pártela en filetitos finos y así enderezamos algo el camino. Filetitos, escalopines…trozos de tamaño mediano y finitos.

Con las guindillas le damos un punto picante y diferente, además al ser frescas el sabor es mucho más agradable. Si te gusta el picante y te las encuentras, no dudes en comprarlas.

En una sartén grande o cazuela se cubre el culo con AOVE, lo justo oye que estamos a dieta, partimos una cebolla en juliana y 5 dientes de ajo en rebanadas y los ponemos a fuego bajo a que se vayan entreteniendo. Cuando lleven unos 5 minutillos añadimos guindillas verdes frescas, rebanadas. ¿Cuantas? Tú mism@, yo le eché 4 para un kilo de filetitos, y era perfecto el picor, así que a mí me habría gustado más… unas 6 o 7 :). Lo suyo es que cojas la guindilla, le pegues un corte y te la lleves a la boca…la lengua te dirá lo que pica la guindilla y así tu ya calculas cuantas le echas.

Seguimos rehogando hasta que los ingredientes empiecen a dorarse, cogiendo un color y un brillo bonitos y un olor estupendo. Añadimos los filetitos de pavo, procurando que toquen directamente el fondo de la sartén, vamos retirando las verduritas para hacer hueco. Subimos el fuego. La idea es quitarles el color de crudo, que se doren un poquito, pero a fuego muy vivo, ya que luego van a cocer un poco. También puedes hacer esta operación en primer lugar, dorar los filetitos, los retiras y luego echas las cebollas, ajo y guindilla. Añade pimienta negra molida a los filetitos, pero no sal.

Una vez que el pavo ha tomado un color un poco dorado se añade un buen chorreón de vinagre de arroz y un buen chorreón de salsa de soja. Se tapa la cazuela y en cuanto se ponga a hervir se baja el fuego. Se deja cociendo unos 15 minutillos, puede que algo menos. !Vas a flipar! ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Pechuga de pavo hecha filetitos finos
  • 4 guindillas verdes frescas
  • 5 dientes de ajo
  • 1 cebolla grande
  • vinagre de arroz
  • salsa de soja
  • AOVE y pimienta

MANUFACTURA

  • Se cortan las guindillas en rodajitas, la cebolla en juliana y los ajos en rebanadas. Se sofríe todo con AOVE hasta que estén dorados.
  • Se añaden los filetitos de pavo al fondo de la sartén y se sube el fuego para que se doren
  • Cuando estén con un color bonito se añade un buen chorreón de vinagre de arroz y un buen chorreón de salsa de soja
  • Se baja el fuego y se tapa, se deja cocinando unos 15 minutos
Anuncios

o cómo hacer que tu pesadilla se convierta en maravilla…

Estás a dieta, maldita palabra. Comer sano no es comer soso, bueno, soso de sal un poquito, pero soso en el sentido de sin sustancia…¿qué hay más triste que un filete de pescado al vapor?…culinariamente hablando. Pues si te buscas las vueltas, seguirás llorando, pero en vez de pena penita pena de alegría….o porque te has pasao tres pueblos con las guindillas…

Fácil, rápido y ultramegabajo en calorías, sano, sano,sano…eso sí, como no te guste el pique…pasa de página porque la guindilla verde es lo que le da todo el arte.

Compramos una cola de pescadilla de pincho, también nos vale un lomo. Le decimos al pescadero, si no somos muy apañados en estas batallas, que nos la limpie y nos la abra por la mitad, transversalmente.

En casa la pasamos por un chorro de agua bien fría para terminar de limpiarla del todo.

Colocamos los lomos de la pescadilla, con la piel hacia abajo, sobre la bandeja de agujeritos del horno de vapor. Vaaaaale, que no tienes horno de vapor, pues lo cambias por papillote…o sea, sigues todos los pasos exactamente igual pero envuelves el pescado en papel de aluminio, completamente cerrado, y lo pones en horno convencional.

Recapitulamos, lomitos bien limpitos sobre la bandeja del horno con la piel hacia abajo. Poquito de sal, poquito o muchito de pimienta negra molida y unas guindillas verdes frescas picaditas, bien picaditas.

Las guindillas verdes frescas no se encuentran en todas partes, así que le puedes probar con las guindillas en vinagre, yo creo que con unas buenas piperras se obtendrán interesantes resultados. En cambio, con guindillas secas no lo veo nada claro, pero lo mismo sorprende. Controla, en cualquier caso, la cantidad en función de lo que piquen las guindillas y de lo que te guste el pique. Ya sabes, le das un corte y pruébala con la punta de la lengua y ella ya te informa.

Con un pulverizador espolvoreas los dos lomos con AOVE. Que gran invento el pulverizador, te permite usar una cantidad mínima de aceite en los platos, cosa que se agradece.

Al horno de vapor, dependiendo del peso, unos 20 minutos para lomos de unos 200 gramos. Comer recién salido del horno…toda una experiencia, de verdad creételo. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Una cola de pescadilla de pincho abierta por la mitad
  • 2 Guindillas verdes frescas
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se ponen los lomos, abiertos por la mitad y limpios, con la piel hacia abajo en la bandeja del horno
  • Se salpimenta, se añaden dos guindillas verdes frescas picadas y se pulveriza con AOVE
  • Al horno de vapor 20 minutos