Posts etiquetados ‘Limón’

Esta receta se origina mezclando varias recetas de algunos libros que tengo por ahí perdidos de cocina libanesa y siria…me gusta ojear para coger ideas y luego hacer lo que me da la gana. Este pollo  es una de las recetas que más repito. Gusta y sorprende.

Pollo de corral, siempre, siempre que se pueda claro…Un kilo de pechugas, bien limpitas de grasillas y cortadas en tiras. Las vamos a marinar.

Para preparar la marinada tenemos que exprimir 5 limones, picar muy muy fino una cabeza de dientes de ajos, picar muy fino un manojo de hierbabuena y un par de cucharadas generosas de miel. Mezclarlo todo bien.

Salpimentar el pollo e introducirlo en la marinada. Taparlo y a la nevera, mínimo 3 horas, mejor toda la noche.

Cuando vayas a cocinarlo tienes varias opciones. Freírlos, marcarlos en plancha o hacerlos al horno. Yo escogí horno para evitar nada de aceite, ya sabeis que como todas las decisiones en la vida, elegir es renunciar…más sano y pelín más soso. Queda mejor si se fríen los trozos a fuego muy fuerte y luego se cuecen un poco en el resto de la marinada. Pero al horno quedan también estupendamente, es más rápido y con menos calorías. La mezcla de la miel, el limón y la hierbabuena es impresionante, y el punto del ajo por supuesto imprescindible. Creo que es uno de mis mejores experimentos.

Para acompañar, lo que quieras, una ensalada, un arroz aromático. Yo hice unas milhojas de patatas y champiñones portobello, obteniendo un plato completísimo. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 kilo de pechuga de pollo de corral hecha tiras
  • 1 cabeza de ajos
  • 5 limones
  • 1 manojo de hierbabuena
  • 2 cucharadas de miel
  • Sal y pimienta

MANUFACTURA

  • Se exprimen los limones
  • Se pica bien la hierbabuena y los ajos, muy pequeñito
  • Se mezclan con el zumo de los limones y la miel y se echan los trozos salpimentados de pollo en la marinada
  • Se deja marinando mínimo unas 3 horas, mejor toda la noche.
  • Se meten al horno hasta que se doren

Boquerones Fritos Al Ajilimón

Publicado: 28 agosto, 2011 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Pues se trata básicamente de boquerones fritos, sí, pero con un poquito de fundamento, por aquello de no hacer siempre las mismas cosas y de la misma manera.

Los boquerones se limpian y se abren por la mitad como si fuera para hacerlos en vinagre. Si tu pescadero es de confianza te los llevas ya limpitos y partidos para casa. En un taper, preferentemente de cristal, se pone una capa de boquerones bien limpitos y se añade por encima sal, limón y un picado de ajo y perejil, capa de boquerones, capa del aliño y así con todos.

Se cierra y a la nevera a macerar, mínimo una hora, si es de por la mañana a por la noche, mejor. De un día para otro vale, pero no más, porque entonces el limón cuece demasiado la carne del boquerón y ya pierde totalmente su sabor original.

Sacar de la nevera un rato antes de que se vayan a freír, y por supuesto como en todas las frituras es fundamental un buen aceite de oliva virgen extra,  abundante y muy caliente. Los boquerones se pasan por harina y se sacuden bien soltando la harina sobrante. Sobre la harina hay muchas opiniones, puedes encontrar harina especial para freír pescado, yo uso harina de garbanzos, le da un toque diferente. Tampoco conviene freírlos demasiado. Los boquerones son un pescado pequeño y con un par de minutos van sobrados de fritura. Si los tuestas demasiado de nuevo te quedas sin el sabor del boquerón. Conviene que estén holgaditos en la sartén, que no se apegotonen porque se puede formar una masa informe de harina, pescado y aceite que casi que no te la puedes comer. Así que tarda un poquito más, pero que estén sueltecitos sin tocarse unos con otros. Al sacarlos de la sartén conviene ir poniéndolos sobre papel para que absorban la grasilla sobrante y luego se pasan al plato donde se vayan a servir. ¡Están de muerte, calientes o fríos también! Para acompañarlos, una buena ensalada de lechuga o de pimientos asados. Bon Appétite!