Posts etiquetados ‘Música’

Ray Gelato + Si Cranstoun Band

Madrid, 22 de Septiembre de 2011.  Sala RocKitchen

Ya tenía ganas de conocer la sala RocKitchen, ubicada en el mismo espacio que la mítica sala KTedral, y ante más mítica Universal Club, y que por ahora iba teniendo más pena que gloria, por problemas de acondicionamiento, ventilación…bueno estos problemas parecen que están solventados. El sonido, muy bueno, aunque al técnico un par de veces se le fue la olla y no se como conseguía unos ecos de ultratumba de flipar, pero en líneas generales, bastante bien, me gustó. Sólo una pega: señores de la Rockitchen, las luces del escenario son para iluminar a los artistas, no para cegar al público…DURANTE TODO EL CONCIERTO.

El concierto lo abrió un Grupo Invitado, cuyo nombre desconozco y del que no voy a  comentar prácticamente nada, tan sólo el hecho de que, probablemente fue el peor concierto de mi vida. No voy a cometer un sincericidio, por respeto a los individuos que se subieron al escenario, que no dejan de ser seres humanos respetables. Pero un músico, o una persona que aspire a ello, lo mínimo que tiene que ser es consciente de sus limitaciones, y ante dos artistas como los que venían a continuación, aunque no puedas estar a la altura, tampoco puedes sonar como si hubieras montado la banda media hora antes de subir al escenario.

Al acabar, y mientras esperábamos el siguiente grupo, estupefactos y conmocionados por la experiencia vivida, empezó a sonar el Powerage de AC/DC y todo empezó a cobrar sentido de nuevo. ¡Viva el Rock’n Roll!

Después de esta experiencia, la cual confío en que mi capacidad de supervivencia elimine lo más rápidamente posible, salió al escenario Si Cranstoun Band e inmediatamente se olvidó todo lo demás.  No tenía ni idea de quienes eran ni a qué sonaban, aunque aplicando la lógica, al ser los teloneros de Ray seguro que no iban de grind core. Bueno la lógica, y una pequeña visita a su página Web, un ratico antes del concierto, por lo menos para verle el careto al artista. Pues el tal Si, sí, así se llama, Si, es guitarrista y vocalista, del sur de londres, y según Jamie Cullum podría competir en igualdad de condiciones con cualquier cantante soul de los 60, de los grandes claro. Y yo estoy de acuerdo. Es un Jackie Wilson renacido, aunque baila un poco peor.

Qué desparpajo, qué simpatia,  qué divertido, y qué pedazo de voz. Desde el primer momento transmitió una energía que invadió a todos los asistentes inmediatamente. Elegante y dicharachero, con unos movimientos bailongos sensacionales. Este señor iba acompañado de su banda, que no se quedaba nada atrás. Un contrabajo que usaba un toque bastante peculiar para percutir las cuerdas, unos metales impecables, trompeta y  saxo especialmente brillante. Un baterista metronómico y un guitarrista de guardia. A todo eso le añades que el señor Si, además de cantar y hacerlo requetebien, también toca la guitarra y ya tienes construida la Si Cranstoun Band. Vaya pedazo de concierto y vaya sorpresa más agradable. Su música, una mezcla de swing  y rythm’ n blues, con toques leves y puntuales de ska y Jamaica en algunos temas. Fresca, directa y divertida. Tocó canciones del último disco y acabó con dos grandes clásicos que bordaron: con el Reet Petite y el Twistin’ The Night Away. Sublime.

Cuando terminaron, nos siguieron amenizando con el Powerage de AC/DC. Y después de un buen rato, cuando dábamos por hecho que ya salían los cabeza de cartel, se nos presenta The freak show, dos macizas en performance…Tengo que reconocer que las chicas hacían bien su trabajo, pero no me pareció que fuera el momento. Eran casi las 12, llevábamos en la sala desde las 9 y lo que queríamos era Swing.

Finalizaron con un gran aullido masculino generalizado, el despelote es lo que tiene, ya no sonó más AC/DC, ahora fueron Armstrong y Fitzgerald los que amenizaron la espera, que no fue corta, para que salieran los Ray Gelato Giants. Los roadies empezaron a sacar al escenario atriles de carton con el nombre de la banda a todo lo largo…los pelos se iban erizando por momentos…esto tiene pinta de que va a molar y mucho.

Ray Gelato canta y toca el saxo,mamando la buena música desde chiquitito, no podía ser de otra manera. Su padre era un melómano empedernido, y le sonorizó su vida con grandes clásicos del jazz en general y del swing en particular. Seguro que a su papá le gustaba un montón Louis Prima, aunque me apostaría algo a que le gustaba más Keely Smith.

Estudió, como no podía ser menos, saxo, y se codeó con lo mejorcito del lugar…Lester Young, Coleman Hawkings o  Ben Webster le influyeron de manera decisiva en su forma de tocar el saxo…y así lo toca el muchacho.

La primera banda con la que estuvo, comenzando allá por el 1982, se llamó The Chevalier Brothers, que se dedicaron a reavivar el swing de los 40 y 50…vamos que lo tenía clarito meridiano desde el principio: “me gusta el swing”. Luego montó Ray Gelato and the Giants of Jive, en el 88, 7 cabezas conformando una fórmula ganadora, que es la que sigue usando a día de hoy. En el 94 formó The Ray Gelato Giants, que es el formato actual: Ray cantando y tocando el saxo, 3 metales (saxo, trompeta, trombón), baterista, teclista, contrabajista.

Empiezan a salir los músicos, con elegante atuendo, como no puedo ser menos para una banda de estas características, el ambiente se calienta y enseguida sale el jefe, con un pelo blanco inmaculado que riete tú de Leslie Nielsen, actor mundialmente conocido como “el del pelo blanco”. Y empieza el show, empieza la diversión.

A la segunda se lanza con Sinatra, y continua con una As time goes by frenética. El sonido es arrollador, compacto, sólido. El ritmo trepidante. Esto suena increíble y los pies se van solos. Maravilloso.  When you’re smiling a continuación, ya no sólo son los pies, todo el cuerpo se vuelve autónomo poseido por el swing, y por fin aparece Louis Prima con una apoteosis de metal que es lo más parecido a un duelo de titanes que nunca he visto.

Sale Si al escenario y después de divertirse un rato cantan Oh babe! juntos. Un poquito de calma, pero solo un poquito con La vie en rose y por supuesto otro Prima seguido del  Carosone más internacional Wanna be americano…que desparrame, sólo Kerry King es capaz de coger esa velocidad vertiginosa que llevaba el trombón…con el pequeño matiz de que el amigo Kerry es guitarrista y toca en Slayer, que si no te suenan tocan thrash metal, que si no te suena lo buscas en la wikipedia.

De nuevo un desparrame cachondo al mas puro estilo Prima que no podia acabar sino con Angelina, que por supuesto lo que hizo fue continuar el desparrame cuando rozábamos las 2 de la mañana.  El teclista lo lleva flipando todo el rato y mucho. La banda en general se lo pasa en grande, pero el teclista lleva todo el concierto super emocionao. Y yo flipando viendole el careto…¡que ganas de pasarlo bien!

Se van pero salen inmediatamente. En los bises dos superclásicos supertemazos: Everybody loves somebody sometime…y I’m just a gigolo…definitivamente Ray es el primer avatar de Louis Prima en la tierra, y de aquí extraemos un inevitable corolario, ambos comparten la esencia de la divinidad, cualquiera que estuviera allí lo corroboraría. Hemos sido los elegidos, porque lo que presenciamos anoche fue una hierofanía.

He dormido 3 horas, pero estoy con una sonrisa de oreja a oreja y un bienester interior que sólo drogas como la buena música te pueden producir. ¡Que gustazo!

Anuncios

Sábado 30 de Julio, sol de justicia. Caló, muuuusha caló. Casi a la hora taurina por excelencia que abren las puertas. Hay que estar prontico que la cubierta suena como el culo, y si te toca en gradas y no de las más bajas, aquello empieza a rebotar por todas partes que ríete tu de los ecos de El Tirol. En fin, mucho mejor el Calderón o el Palacio de Deportes para tan magno evento. A ver si se enteran de que La Cubierta no es para conciertos. Pues eso, que nos vamos tempranico, para llegar poco antes de que Saxon empezara, que digo yo que no habrá mucha gente. La ostia, cuando llegamos 45 minutos despues de abrir las puertas estaba ya petao. Pero petao, petao…Nos tocó coger un sitio lateral casi pegado al escenario, en la mitad superior de las gradas. Cago en to el sonido de mierda que vamos a tener. Increible. No cabía un alma. En el sonisphere de hace unas semanas éramos cuatro veces más peña y no estaba tan petao como la cubierta. Creo que nunca he visto tanta gente en el ruedo, había tantas cabezas que estaban prácticamente alineadas. Y allí aguantó la peña desde las 18 hasta mas de las 12 como campeones. Con un calor que no nos dió tregua y con unos ánimos bárbaros. Jaleando, bailando…eeeessooooo cuennnnnooooooo!!!!. Bravo por el público. Fue de lo mejorcito de la noche, que ganas, que energía y que tó. Orgullosa de haber estado allí y de formar parte de aquello. La bin que fuerte!!

Salen los Saxon a la hora convenida. Fliparon en colores claro. Probablemente hacía mas de 20 años que no veían un público así. Se volcaron. Muy bien, con muchas ganas y emocionados. A mí me gustó más el setlist que tuvieron el año pasado en el Sonisphere, claro tiraron de todos los clásicos uno detrás de otro. Pero esta vez estuvieron promocionando su nuevo disco Call to Arms, así que unos cuantos temitas ni me sonaron. Pero otros en cambio reventaron: wheels of steel, strong arms of the law, y sobre todo el superhimno Crusader que todos coreamos como locos posesos, también me gustó mucho heavy metal thunder y menos princess of the night.

Luego salieron los Motörhead. Dios mio viva el Rock’n’Roll. Son la máquina perfecta de matar y de morir. Nadie nunca ha hecho ni hará lo que hace este trío calavera com Lemmy Predator al frente. Los riffs no daban tregua, los ecos de la cubierta tampoco y eso ensució bastante el sonido. Pero aún así el sonido Motörhead fue imparable, por encima de los ecos y las distorsiones. Son muy grandes, muuuuuuyyyyy grandes, no hay reverberación que los pare!!. No se puede liar más parda, no se puede tocar mejor y no se lo puede uno pasar mejor. Lemmy solo tiene que estar ahí, todo lo demás viene rodao. Un kill by death memorableeeee, y con Aces of Spades aquello parecía una olla exprés llena de garbanzos a punto de explotar. Cierto es que al no ser los cabezas el concierto cambia un poco y para mi gusto le faltaron algunos temas, pero creo que eso siempre sucede. El solo de batería que se marcó Mikkey Dee pasará a la historia. Desde luego nos patearon el culo a todos, y cómo lo disfrutamos. Quizás sea uno de los pocos grupos del mundo que aunque promocionen un disco nuevo que no conozcas, The Word is yours en este caso, te trae al pairo, porque sabes que te lo vas a pasar igualmente bien. Sigue siendo sonido Motörhead. Pocos grupos han conseguido mantenerse fiel a su estilo sin acabar en el aburrimiento y la soseria. Stay Clean!!!!

Y luego, cuando se fueron los Motör, echaron el telón del Epitaph y se pusieron a montar la parafernalia de lo que estaba por venir. Los de la organización no se andaron con ostias y dijeron…¿qué les ponemos a estos muchachos pa que no se aburran mientras cambiamos el escenario?. Pues venga va, el Highway to Hell de los ACDC…claro, la peña desaforá bailando y cantando…en el entreconcierto. De nuevo olé por el público!!! Que bien nos lo estábamos pasando.

Por último las estrellas de la noche, que irrumpieron interrumpiendo uno de los grandes temazos de la historia, el War Pigs, a la mitad…pues lo siento pero no me gustó nada, la verdad. Temas como estos, si los pones de cabeza de tu concierto tienes que respetarlos hasta el final, como hicieron los Maiden en el Sonisphere. Se supone que los Judas se retiran y esta es su última gira, de ahí el nombre de Epitaph. Pero va a ser un epitafio como el de los King Crimson, con confusión incluida, porque resulta que no se separan ni ná, sino que de lo que se retiran es de los bolos, es la última gira mundial. Eso dicen. Publicarán un nuevo disco, seguirán existiendo, pero nada de giras…bueno, no se si es la mejor manera de hacer las cosas, ¿tú que opinas KK?…Yo lo que opino es que Halford ha pegao un salto ontológico y se encuentra en un plano de trascendencia del que ya no se va a bajar. Vaya, que se ha brotao. Se ha brotao y ahora es un híbrido entre Marifé de Triana y Rafael. Ojo, que estoy comparándolo con dos pedazos de artistas, con genio, figura, postureo e histrionismo hasta la muerte. Con cambio de bata de cola incluido, si no sacó 4 modelitos no sacó ninguno, a cada cual con mas glamour. Ha ido cambiando lentamente el cuero negro y las tachuelas de metal por una tela que simula cuero pero en brilloso y las tachuelas por lentejuelas plateadas. Momento total cuando salió disfrazado con la capa de mago de lentejuelas plateadas y tridente en mano. Grandioso. El tridente echando fuego, vamos, vamos, vamos un desparrame.

Pues que haga lo que le dé la gana, porque el lo vale, bueno, o por lo menos lo valió. Mis compis del género homo se rindieron totalmente: ¡¡¡¡Rob hazme dañoooooo!!!!! Hazme lo que quieras, soy todo tuyo!!!!!! Y no solo se referían a la voz, dios que agudos, tengo el tímpano destrozado. En muy pocas ocasiones oí ( y sentí) cruzar tantas veces el umbral de dolor. De nuevo el setlist, para ser gira despedida no me pareció el más acertado, pa gustos colores y pa olores las flores. Peeeeeero hicieron un Painkiller que fue cuando yo también dije ¡¡¡¡¡Robeeeee hazme tuya!!!!!, claro, sabía que probabilidades iba a tener más bien pocas, así cualquiera se ofrece.

Con el concierto avanzado, se empezó a levantar un agradable vientecillo que por fin nos daba un poco de tregua del calor que estábamos pasando. Pero la parte posterior del escenario empezó a levantarse, y te veias por allí a los roadies y los pipas y hasta las grupies aguantando las cuerdas y demás para que no salieran volando. Claro, la cubierta, que estaba semidescubierta, tuvo que cerrarse, dejando un sonido aún más perro si cabe, y de nuevo un calor infernal. Odio este sitio, lo odio a muerte!

La cuestión es que algunas cosas extrañas acontecieron. Salía y entraba al escenario como pedro por su casa. A veces cantaba y no estaba allí. A veces la voz desaparecía simplemente, a veces era impresionante e impecable y otras veces desilusionante. Y otras ni abrió la boca. Estábamos tan desataos que le hicimos el trabajo en un par de ocasiones, en Turbo Lover es que no abrió el pico, y en breaking the law pues casi que tampoco. Porque sí, es cierto, pegó unos gritos increibles, como en los viejos tiempos, pero en el siguiente tema casi no abría la boca…será que ya no aguanta. No está a la altura, o está a la altura sólo a ratos…lo mismo es una buena decisión esto de Epitaph.

Tanto fuego y tanto chorro de vapor, pa mi que ya está un poco trasnochado, pero bueno, es una diva y como tal se rodea de un espectáculo un tanto casposo y decadente. Con Harley incluida. Paseos majestuosos por el escenario y despedidas y cierre de canciones a lo pantoja. Jugó con el público a esto de yo grito y vosotros repetís, pero vaya, no me moló nada. Hubo momentos un poco patéticos la verdad. Pero quien tuvo retuvo, y básicamente íbamos de despedida y de buen rollo, así que disfrutamos lo bueno y perdonamos lo menos bueno.

Desde luego me lo pasé estupendamente. Volvíamos a casa con un relax, una tranquilidad, una paz de espíritu y una sonrisa de oreja a oreja que no se me ha quitado hasta el momento. El zumbido de oidos afortunadamente desapareció ayer.  Un evento para la historia. Afortunad@s los que allí estuvimos.

Vuelve a leer el título, pero con el soniquete de los guevos con aceite. Con eso me quedo.

No voy a hablar de todo el festival, porque para empezar el viernes no fui. El cartel no me llamaba nada nada nada la atención. The Darkness no habría estado mal, pero en fin. Sólo el sábado. Esto de la música es subjetivo total, he estado leyendo por todas partes los ganadores, los mejores, bla bla bla…cada uno con sus cadaunadas, así que yo con las mias.

Para empezar el cartel de este año no es comparable al del año pasado, pero en cambio en esta edición se ha ventilado el récord de asistencia del festival. ¿Curioso? No, Los Maiden.

Ya van por la tercera edición y digo yo que la experiencia debe valer de algo. Los mismos errores de organización del año pasado se han repetido este año. El polvo es un problema serio, ahora la mayoría nos tiraremos una semana tosiendo como tísicos y con los mocos más negros que el alma. El minitrozo de césped artificial no valió para nada. Quizas regando a manguerazo limpio…con público incluido disminuiría el problema…el del polvo no se, pero el del calorazo seguro. Lo han intentado, los túneles de regado por goteo era lo más parecido a una lluvia dorada que puedas imaginarte sin serlo. Goticas de agua caliente que se supone que iban a refrescar. Dejaos de ideas peregrinas, manguerazo limpio de toda la vida.

Los precios excesivos. No puedes cobrar 2 euros por el agua, con el calor que se pasa, y menos puedes acabar las existencias. No puedes tener a la peña 4 horas en la barra para pedir. ¿O sí puedes? Probablemente un buen cartel nos hará repetir el año que viene, por eso los festivales no mejoran su organización, porque no les hace falta. Aunque ahora me estoy acordando yo de un festival, esteee como se llamabaaa. FESTIMAD, que murió por su propio descontrol. Se debe aprender de los errores, y al final son siempre los mismos los que organizan estas historias. Un poquito de profesionalidad no vendría mal

Vamos a la música, porque al fin y al cabo es pa lo que fuimos pallá. Me ha parecido como ya he dicho un cartelito bastante flojo. Si no hubieran ido los Maiden, ¿cuántos habríamos sido los asistentes en Getafe? 70.000 los dos dias, que son en realidad 40.000 los que fueron el segundo día,porque el 75% repetía. Si quitas a Maiden, pa mi que se quedan entre 10 y 15.000. No se, ¿tú que opinas? Curiosamente cerca de 30.000 fuimos los que vimos a Maiden en Valencia el verano pasado…¿curiosamente?.

La dama no es de hierro, es de acero inoxidable e inolvidable. Mejor concierto que Valencia. Bruce Dickinson sigue siendo la bomba. En cambio Steve Harris, a pesar de que sigue ejecutando su bajo con maestría, en cuanto a puesta en escena no es ni la sombra de lo que era…Adrian y Dave nunca fueron muy revoltosillos, pero el “nuevo” fichaje menudo crack. a veces parecía querer robarle el protagonismo al líder indiscutible a base de postureos y excentricidades. Pero no lo consiguió, ni de lejos. Quizás Bruce está to picao y por eso actúa como nunca antes lo hizo. En Fear of The Dark hubo momentos histriónicos, sobraba. No le hace falta. Es el puto amo. O al menos eso creía hasta que el señor Snider le quitó el puesto una hora después. La puesta en escena y el setlist mas o menos como en Valencia, pero mejor ejecución, algo más de corazón pero no el suficiente. Para mi son mucho, son muy grandes, y fue un conciertazo, pero podría haber sido mejor.

Pero el de los Twisted Sister no pudo haber sido mejor. Vaya forma de meterse al público en el bolsillo.Nada de parafernalia, sólo música y un frontman como la copa de un pino. Madre mía, anda que no parla Dee Snider, y qué sonrisa se gasta. Megalodón que le llamaban en casa. Se quedó con todos nosotros, disfrutamos como enanos. El público estaba entregado por completo y los huevos con aceite fueron la puntilla indiscutible. Pedazo de artistas, pedazo de setlist, todos los clásicos sonando como los tenías en tu cabeza. Dinámicos, enérgicos, contundentes. Viva el rock y viva el glam, aunque esté en horas bajas, porque se ha quedado reducido a una sombra de ojos y unos simulacros de leopardo.

Del resto tengo poco que decir, Mastodon muy bien, muy buen sonido, muy limpio, muy claro, muy contundente. Pero no me gustaron mucho las canciones que eligieron. Apocaliptica confirmado, no me gustan nada, y no diré lo que pienso por no herir susceptibilidades, pero vaya, lo que se pincha en un palo básicamente. Dream Theater aburridos, nunca me gustaron pero el concierto me pareció un coñazo. Por cierto que el guitarrista se quedó a ver a los Maiden y a Twisted Sister,lo teníamos justo detrás, con toda la chusma sí señor, nada de zona VIP. Hammerfall ni los ví porque el bus tardó casi una hora en llegar. Lacuna Coil tampoco cayeron porque ya estoy vieja. Uriah Heep sonaban en la distancia mientras nos marchábamos, y la verdad es que a punto de quedarnos, estaban sonando increibles.

La vuelta mejor que la ida, los autobuses que puso la organización funcionaron requetebien, como el año pasado. Con una sonrisa de oreja a oreja. Iba a ver a los Maiden, a Alice Cooper y a Twisted Sister. Si hubiera estado Alice habría sido mucho mejor, pero no estuvo nada mal. Domingo chopito tosiendo como si me hubiera fumado el mundo y no por fumar, los pies destrozados y la ropa que era negra se ve blanca, de los zapatos ni te cuento. A ver el año que viene que cartel se traen, porque esto de los festivales en Madrid a las 4 de la tarde en julio….no se no se. Ah por cierto. El modelo de dos escenarios muuuuuuucho mejor. Los tiempos de espera a la solana son terribles y por la noche tampoco se aprovechan. Gracioso detalle el de la banda de fanfarria que reventó hasta la saciedad el tirorirooooo tirorirori de los Europe…que cosas…

Wynton y los Lincoln Musicians

Publicado: 12 julio, 2011 en Música
Etiquetas:, , ,

Wynton Marsalis es un jazzista neoclásico de New Orleans…desde luego si te quieres dedicar al jazz, no puedes nacer en otro sitio mas apropiado. Si para más INRI tu familia está compuesta por artistas en general y músicos de jazz en particular, pues ya se sabe lo que pasa cuando  juntas algo de  genético y algo de medioambiental, que  te acaba saliendo un músico de Jazz como la pared de un dique…es lo que tiene.

Claro que podría ser un poquito menos intransigente con todo lo que sea vanguardia en el  jazz. Podría ser un poquito menos acústico y un poquito menos tradicional. Pero entonces dejaría de ser Wynton y sería Branford.

Hubbard y Davis son sus trompetas de cabecera, Bach, Beethoven y Mozart sus antepasados sónicos…lo del clasicismo le viene de lejos.

No vino solo, venía muy pero que muy bien acompañado por la Jazz at Lincoln Center Orchestra, 15 pedazos de músicos,  entre ellos Marsalis como uno más. Dicen las malas lenguas que es la mejor big band del momento. Para mi que las malas lenguas tienen razón, claro que habría que perderse por los clubes de ciudades como New York para tener buenas referencias y afirmar con rotundidad la comparación.

Wynton estaba sentado en la fila superior, junto a 3 trompetas más. Debajo, en la fila intermedia, 3 trombones, y abajo del todo, 5 saxos como la copa de un pino finlandés. A la izquierda un piano, un contrabajo latino y un percusionista. Big Band, desde luego.
El repertorio estupendo, cubriendo varias épocas y varios estilos. Quizás excesivamente clásicos y ortodoxos, pero ya sabíamos con quien nos íbamos a encontrar. Comienzo magistral con Duke Ellington, I let a song go out of my heart, y siguió con The Tree of freedom, que pertenece a su obra Vitoria Suite de la que no tocó nada más, saxo y percusión reventaron la barrera del sonido. Empieza con aires flamencos y hasta morunos y te mete de lleno en el más puro desconcierto, caña y delicadeza al mismo tiempo. Muy muy interesante.
No faltaron grandes temas de grandes clásicos como Thelonious Monk, Duke Ellington, por partida doble, Chick Corea. El blues I left my baby, grabado por primera vez por Count Basie impresionante, menuda manera de desgarrase y divertirse a la vez, magistral combinación de sordidez y voluptuosidad. Pedazo de blues, que pena que Jimmy Rushing no lo estuviera cantando, porque entonces habríamos salido todos levitando del gustazo.
Una magistral versión del Inner Urge de Joe Henderson y como colofón un final apoteósico al mas puro estilo dixieland que me hicieron arrepentirme de haberme dejado el traje de flecos y el collar de cuentas en casa. Saliendo del recinto, no podía parar de tararear la divertida marcha ragtime con la que salieron del escenario…all the girls go crazy about the way I walk!!!!!
Lo malo,  bueno pues que son tan máquinas que a veces la perfección en la ejecución le quita la componente visceral y no siempre te pone los pelos de punta y la carne de gallina. Pero la orgía de virtuosismo era tal que quizás tampoco fue imprescindible. Bueno, sí, un poquito mas de cogerse a las tripas me habría sentado mejor. Aún así volvimos a casa con una gran sonrisa.

Tras 4 años de larga espera, que desespera, anoche, por fin, tuvimos el retorno de los ahora denominados The Incredible Thin Man, nuevo proyecto de 6 pedazos de músicos que cuando se juntan lo que consiguen es que tiemble la tierra. César, Luisejo, Pontón y Relli se han juntado con dos nuevos elementos que encajan a la perfección en el tandem sónico. Rafa, Miguel ¡¡¡¡Bienvenidos!!!!

El garito en cuestión, La nota Rock, en San Sebastián de los Reyes, bastante interesante y bastante lejos. El sonido no fue muy bueno, y hubo algunos problemas técnicos que mas o menos se fueron solventando sobre la marcha, aunque  César, el teclista, estuvo la mitad del concierto haciendo playback por un mezclador puñetero que se conectaba y desconectaba según su libre albedrío. Nada que quitara las ganas de pasarlo bien.

El escenario se quedó demasiado pequeño, especialmente para Relli. Cuando el monstruo se transforma no hay lugar suficiente para su expansión, eran demasiadas ganas almacenadas a presión durante demasiado tiempo y demasiado poco espacio para el escape…aún así, la voz y la fuerza aguantaron con momentos de absoluta brillantez.

La sección rítmica como siempre maravillosa, Pontón tiene magia en sus baquetas, comparable a la de Luisejo en su guitarra, la más delicada y hermosa del planeta. Complementándose con sus parejas de hecho  Rafa y Miguel, tienen un futuro prometedor juntos…suena super potente.

El concierto fue a base de versiones, salvo una gloriosa Those Little Things del primer LP del antigüo proyecto Maroon(ed) (http://www.dlsi.ua.es/~inesta/Prog/SPE/marooned.html), titulado Lewi’s Sandmand Dick Introspective Experiences. ¡¡Los pelos como escarpias!!

Temas como A Perfect Day de Lou Reed, quizás pelín agresivo, o como Ride On de los AC/DC cuya versión rozó la perfección…si Bon Scott levantara la cabeza se sentiria orgulloso de estos chavalotes. I Put a Spell on you para finalizar, la Creedence nunca estuvo mas Revival, Bowie, Pearl Jam…muchos fueron los escogidos para este estreno tan especial. La única pega que casi todos los temas seguían la misma estructura compositiva, para empezar un medio tiempo tranquilito y va subiendo en intensidad hasta que el muro de sonidos no deja ni un solo hueco, y esto hacía el concierto un poco previsible. En cualquier caso una experiencia maravillosa poder compartir con estos artistas su buen hacer y su sonido maravilloso y único que trasciende cualquier tipo de comparación.  Tan solo tenemos, y no me equivoco al hablar en plural, representando a la mayoría de los que estuvimos allí, GANAS DE MAS