Posts etiquetados ‘Pasta’

Penne nero di seppia, por darle un color y un sabor diferente. Y con salsa de verduras, berenjenas y setas eryngii, para no darle mucha pesadez.

Normalmente los penne los cocino all’ arrabiatta, que como su propio nombre indica pica tela. Pero como andamos tontos del estómago, nos hemos inclinado por una salsa muy delicada y suave, a base de verduras y queso fresco batido.

En este caso me encontré unos penne nero di seppia, o sea, con tinta de calamar, de ahí su color negro. Tengo que decir que me decepcionaron un poco, porque no me parecieron tan especiales como aparentaban. Aún así, no estaban nada mal.

Para hervir la pasta, abundante agua con un poco de sal, y cuando esté hirviendo se incorpora, dejándola el tiempo que indique el paquete. Cada pasta tiene su tiempo de cocción, este caso era entre 7 y 9 minutos para quedar al dente.

Mientras se hierve la pasta podemos ir preparando la salsa. En una cazuela con el fondo de AOVE, una vez que este se caliente incorporamos unos 3 o 4 dientes de ajos, pelados y picados en trozos medianos. Una berenjena bien limpita, le quitamos el tallo y la troceamos en cuadrados medianos. También utilizaremos una seta de cardo con tallo gordo, una Eryngii, que limpiaremos bien de los posibles restos de tierra y la laminaremos.

El tamaño de los ingredientes da un poco igual porque luego vamos a pasar toda la salsa por la batidora. Tampoco conviene que sea demasiado grande para que cojan bien la mezcla de sabores.

Vamos sofríendo todos los ingredientes, juntos, a fuego medio en la cazuela, y cuando el ajo empiece a dorarse, salpimentamos y lo pasamos por la batidora. Incorporamos queso fresco batido, y mezclamos bien toda la salsa. Seguimos cocinando un par de minutos para que el queso y el resto de ingredientes batidos se empapen unos de otros.

Una vez tengamos la pasta hervida y la salsa triturada, incorporamos la pasta y damos unas cuantas vueltas al fuego en la salsa, para terminar de calentar y mezclar bien todos los ingredientes.

Le puedes poner un poco de queso rallado y gratinarlo en el horno, para darle un toque más crujiente y vistoso. Nosotros nos saltamos ese paso, quitando grasas, y lo acompañamos de unos cogollos de lechuga aderezados con sal, AOVE y limón. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Penne nero di sepia
  • Una berenjena
  • Unos dientes de ajo
  • Una seta eryngii
  • Queso fresco batido
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se cuecen los penne al dente, siguiendo las instrucciones del envase, con un poco de sal
  • En una cazuela con el fondo de AOVE se ponen los ajos pelados y picados en trozos medianos, las berenjenas en cuadritos y las setas en trozos medianos.
  • Se sofríe todo junto a fuego medio bajo, hasta que empiecen los ajos a dorarse
  • Se salpimenta y se añade el queso fresco batido, unos 100 gramos por persona
  • Se bate todo y se mantiene caliente, hasta que la pasta esté hervida y se añada a la salsa  para embadurnarla bien.
Anuncios

Me encanta el aroma de la albahaca fresca, y de la hierbabuena ni te cuento. Mezclar las dos hierbas puede sonar un tanto osado, pero los resultados son muy interesantes. Si le añades tomillo fresco, entonces ya te puedes quedar en la verde y fresca gloria, sin contemplaciones.

Pasta larga y plana, los tagliatelle al nido son ideales para esta receta. Unos 60 gramos por persona, que tenemos segundo. La ración normal está entre 75 y 100 gramos, cada uno sabe lo que come…o debería ;).

El alma mater de este plato, como su nombre indica son las finas hierbas, pero frescas. No lo intentes con botecitos de especias secas porque el resultado será mucho más soso. Bueno, inténtalo si te hace ilusión, pero no es lo mismo ni de lejos.

Como hierbas vamos a añadir albahaca, hierbabuena y tomillo, insisto, todo fresco. Las hojas hay que separarlas de las ramas y limpiarlas bien. Secarlas y ponerlas en el vaso de la picadora.

Añadiremos también un par de dientes de ajo por persona, pelados y unos 3 o 4 tomates secos por persona. Todo a la picadora, para que quede una pasta. Si no tienes picadora, pues tira de cuchillo, y procura que los trozos sean lo más pequeño posible.

En una olla con abundante agua y un puñado de sal se ponen a cocer los tagliatelle, el tiempo dependerá del tipo de pasta, lo indica en el paquete así que no tienes excusa de no hacerla al dente. Una vez hervida se cuela para quitar el agua y se deja escurriendo.

Mientras, en una sartén o en la misma cacerola donde los hemos hervido cubrimos el fondo con AOVE y ponemos a calentar. Cuando esté el aceite caliente se añade la picada y removemos a fuego lento unos 5 minutos, para que el ajo sobre todo vaya cocinándose un poco.

Añadimos la pasta, recitificamos de sal y añadimos pimienta negra. Unas vueltas para que todos los tagliatelle se embadurnen bien con los aromas. Servirlos calentitos, recién hechos. Delicioso. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Tagliatelle
  • Un ramo de albahaca fresca
  • Un ramo de hierbabuena fresca
  • un ramito de tomillo fresco
  • Unos dientes de ajo
  • tomates secos
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se cuece la pasta al dente con algo de sal
  • Se pica las hojas de albahaca, las de hierbabuena, las de tomillo, los ajos y el tomate seco, todo en la procesadora para que quede bien picadito. Si no a mano, pero todo lo más fino que puedas cortar.
  • Se sofríe lentamente en AOVE
  • Cuando empiece a oler rico rico, unos 5 minutos, se añade la pasta cocida y se salpimenta
  • Servir inmediatamente

Straccetti Tricolor

Publicado: 10 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , , ,

La cantidad de tipos de pasta que tienen los italianos yo creo que ni ellos mismos la conocen. No hay nada como darse una vuelta por tiendas especilizadas para descubrir auténticas maravillas. Los straccetti son una de mis pastas favoritas.

Los straccetti no son tan populares como los macarrones, así que os pongo unas fotos en crudo y hervidos para que veais la pinta que tienen. En este caso se trata de straccetti con germen de trigo, maravillosos. Como no se encuentran salvo en tiendas especializadas en productos italianos, yo utilizaría para este tipo de recetas una pasta tipo nido o cintas, larga y plana.

Para el color rojo elegiremos tomates secos. Maravilla culinaria que uso con asiduidad, pero especialmente para la pasta. Me encantan. Los tomates secos normalmente hay que hidratarlos antes de cocinarlos, así que conviene meterlos en un bol, bien cubiertos con agua tibia, para que vayan volviéndose turgentes y vayan mostrando todo su aroma y sabor.

Para el color verde, alcaparras. Mejor si las puedes encontrar en sal, porque son completamente diferentes a las alcaparras en vinagre. Puedes enjuagarlas un poco para eliminar el exceso de sal. Aunque el color verde rabioso y bonito se lo darán unas hojas de albahaca frescas.

Para el color blanco utilizamos ricota o requesón, en su defecto podemos sustituirlo por queso blanco fresco, o cualquier otro queso pero que sea de sabor muy suave, por ejemplo mozzarella fresca.

Rojo, blanco y verde…sorpresa!!!! son los colores de la bandera italiana, como italiana es la receta, venida directamente de los alrededores de Civitaveccia, de la mamma de un buen amigo mio.

La albahaca le va sensacional a esta receta, así que no te cortes en aumentar el verde. Yo no tenía, pero me quedé con las ganas de incorporarla. Por eso el verde del tricolor me ha quedado un poco cojo, pero ponerle bicolor y medio…tampoco era el plan.

La preparación es bien sencilla. Hervimos los straccetti unos 5 minutos en abundante agua con sal. El tiempo dependerá del tipo de harina con el que esté hecha la pasta y del gusto que quieras darle, como siempre.

Mientras vamos preparando el acompañamiento tricolor. En una cazuela con el fondo cubierto de AOVE añadimos 4 dientes de ajo cortados en láminas no demasiado finas. A fuego lento lo vamos dorando, y cuando empiece a tomar color le añadimos los trozos de tomate seco, del tamaño que más te guste. Damos unas cuantas vueltas más, para que el tomate se vaya tostando un poco y suelte los aromas al aceite.

A continuación incorporamos las alcaparras y unos dados de requesón. Sal, pimienta y por supuesto, peperonccini…guindillas para entendernos, siempre al gusto, y si no gusta pues no se le echa. Pero al igual que la albahaca, el pique a este plato le va fenomenal.

Mezclamos bien todos los ingredientes, a fuego bajo, e incorporamos la pasta. Unas vueltas más para que coja la pasta todos los sabores y distribuir los ingredientes y estamos listos para ir a la mesa. Plato completísimo, pero una ensalada de acompañamiento tampoco le queda mal. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 250 g de Straccetti
  • 250 g de requesón (o queso fresco o muy suave)
  • Tomate seco, un puñado
  • Ajos, 4 dientes
  • Alcaparras, un puñado
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se cuecen los straccetti con abundante agua salada. El tiempo dependerá del tipo de harina, pero normalmente unos 5 minutos para que quede al dente
  • Los tomates secos se habrán puesto previamente a hidratar en agua tibia
  • Se parten en trozos pequeños los tomates secos y en trozos medianos el requesón
  • En una cazuela con el fondo de AOVE caliente se añaden los ajos rebanados y se empiezan a dorar
  • Cuando cojan color se añaden los trozos de tomate seco y se da unas cuantas vueltas para que el tomate adquiera un tono tostado.
  • A continuación se incorporan las alcaparras y los trozos de requesón.
  • Se salpimenta y se añade la pasta ya hervida y se le da unas vueltas para distribuir bien los ingredientes
  • Servir inmediatamente

No se si esta receta tiene un origen y si tiene un nombre particular. Me la hizo un amigo italiano un día que me invitó a comer, y probablemente fue la mejor pasta que he comido en mi vida. Es sencilla, fácil de hacer y relativamente baja en calorías. El 99% de las veces que preparo pasta italiana en casa preparo de esta manera.

Consta de varios ingredientes italianos por excelencia. Las alcaparras, exquisitas, pero saladas, que dan un sabor completamente diferente al plato, en lugar de las típicas que podemos encontrar en vinagre. No son fáciles de encontrar, y no suelen ser baratas, pero desde luego si las puedes conseguir no dudes en probarlas, ya verás la diferencia. No le vamos a quitar la sal, ya que serán ellas las que la aporten al plato.

El tomate seco, si puede ser casero sería un lujo absoluto, pero no es fácil disponer de tomate seco hecho por uno mismo, así que se puede comprar en aceite, en agua salada o secos del todo. Si están demasiado secos conviene hidratarlos. De nuevo la calidad de la materia prima es fundamental, porque el tomate seco sí es relativamente fácil de encontrar, pero si lo usas habitualmente te habrás dado cuenta que el que está bueno de verdad no es barato, y hay bastante diferencia de unos a otros.  La guindilla no es que sea italiana, pero si la llamas pepperoncini ya es otra cosa, ¿a que si? En realidad esto sería algo parecido al famoso aglio e oleo en versión barroca, por decir algo…

La pasta se pone a hervir siguiendo las instrucciones que aparezcan en su envase…cada pasta es un mundo. Yo he usado para esta ocasión unos spaghetti aglio e pepperoncino, para ser aún más redundante, y le he añadido un puñado de sal en el agua de cocción. Puedes usar la pasta que te de la gana, pero le queda mucho mejor la pasta larga.

Mientras, en una cacerola o sarten grande se cubre el fondo con AOVE y se pone a calentar. Cuando esté a punto se añade el ajo rebanado en rodajas finas, a fuego muy lento se va confitando poco a poco y a los 3 o 4 minutos se añaden las guindillas, según lo que te guste le añades más o menos, las dejas enteras, las rompes o directamente las destrozas. A continuación le añades un puñadito de alcaparras y tomate seco en trozos medianos. Se sigue sofriendo uno minutos más, conviene que el tomate se cocine un poco y suelte el regusto al aceite y  al resto de ingredientes.

Cuando el sofrito esté a punto se añade la pasta y se remueve bien para que todos los ingredientes se homogeinicen. Se sirve inmediatamente, y si lo acompañas de una ensalada, comida redonda. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Pasta italiana, preferentemente larga
  • Tomate Seco
  • Alcaparras Saladas
  • Ajo
  • Guindilla al gusto
  • Sal, AOVE

MANUFACTURA

  • Se cuece la pasta siguiendo las instrucciones correspondientes
  • En una cacerola con el fondo bien cubierto de AOVE se añade el ajo picado en rebanadas y a fuego lento se confitan junto con las guindillas.
  • Cuando estén a mitad del proceso se añade el tomate seco y las alcaparras
  • Se refríe la pasta cocida y se sirve inmediatamente

La sala puttanesca es una de mis favoritas. Ligera  y deliciosa. El secreto como siempre está en el tomate, una buena salsa de tomate es la gran diferencia. Se puede partir de tomate triturado o entero al natural, en lata siempre es más cómodo, pero si utilizas tomates frescos pues muuuucho mejor. Personalmente me encanta con los tomatitos cherry, le dan un toque estupendo.

En una sartén o mejor cacerola se añade el fondo bien de aceite, que lo cubra. Me gusta usar aceite de guindilla que suelo tener preparado, porque el toque picante es imprescindible en este plato…excepto para el que no le guste claro!. Si no se tiene aceite de guindilla, pero gusta el pique, pues se puede añadir peperonccini, o guindillas, siempre al gusto y con cuidado de no pasarse. Se pica ajo en rodajas, 4 dientes grandes o más, al gusto.

Se pica una lata de anchoas en trozos pequeños y se echa después de los ajos. Los ajos se cortan según guste, finitos o medianos, incluso gruesos, pero la anchoa conviene cortarla bien pequeña porque la idea es que desaparezca en la salsa.

Se va dando vueltas hasta que el ajo esté rendido y la anchoa prácticamente haya desaparecido. No conviene fuego muy alto porque el ajo se quema. A continuación se echan los tomatitos cherry ( o la lata de tomate natural), sal y una pizca de azúcar que contrarresta la acidez del tomate, así que si te gusta ácido pues no se la echas. Se va dando vueltas y a los 10, 15 minutos se añade aceitunas negras y alcaparras, pimienta, orégano y a seguir dando vueltas hasta que el tomate esté frito. Las alcaparras en sal están mucho mas ricas que las alcaparras en vinagre, pero son más caras y más dificiles de encontrar. Pero si tienes la oportunidad te lo recomiendo.

Se añade la salsa puttanesca a la pasta…una vez cocida claro ; )…Esta salsa va mejor con las pastas largas, tipo tallarines, espaguettis, cintas, pero ya sabemos, cada uno con sus cadaunadas.

Y  buen apetito! . ¡Qué rico!