Posts etiquetados ‘Pensamiento’

No vemos el mundo tal y como es, sino que vemos el mundo tal y como somos. Cada individuo es único en su forma de ver el mundo, de percibir la realidad. Nuestra mente es la interfaz con el mundo exterior, a partir de nuestros pensamientos somo capaces de trascender la realidad, de ir más allá y generar nuestro propio mundo.

 Muchos son los debates en torno a la dicotomía pensamiento y lenguaje. Unos opinan que es el lenguaje el que modela el pensamiento, otros dicen justo lo contrario. No os preocupeis, no os voy a hablar de Wittgenstein. La cuestión es que pensamiento y lenguaje están claramente interrrelacionados. Existe un primer nivel de comunicación que se denomina intrapersonal, y otro segundo nivel que sería el interpersonal. Claramente la comunicación que estableces contigo mismo determina y condiciona la comunicación que estableces con el resto de individuos. Ser consciente de tu diálogo interior y reconducirlo correctamente hará que tus pensamientos sean positivos y la comunicación sea efectiva. En Cogito Ergo Perturbo reivindicaba la inutilidad del pensamiento en bucle, de darle vueltas una y otra vez a lo mismo, sin llegar a ninguna conclusión y con unas repercusiones claramente negativas en tu actitud, tu estado mental, tu visión del mundo, etcétera. Veamos pues cómo podemos salir de nuestro bucle maldito para que nuestros pensamientos fluyan como mandan las buenas neuronas.

 Decía Albert Ellis que no son los hechos lo que nos perturba, sino lo que pensamos de los hechos, y eso fue la base de la herramienta TREC, Terapia Racional Emotiva Conductual. Este señor era del siglo XX, pero su método se basaba en el concepto de mediación cognitiva de otro señor llamado Epicteto y que andaba allá por el siglo I. La mediación cognitiva es un estilo de interacción social que implica la transmisión de cultura, códigos, valores y normas y tiene una dimensión educativa porque lo que pretende es modificar las competencias cognitivas. Es decir, trata de modificar la forma en la que se aprende o se interpreta la realidad. Al final las emociones son producto de interpretaciones basadas, por supuesto, en creencias y exigencias personales que pueden llegar a ser demasiado inflexibles. A eso añade que la metacognición autorreferida acaba sometiendo al individuo a un círculo vicioso que se incrementa a cada vuelta. Sí, si sabes de lo que hablo: no voy a poder con esto, esto es demasiado para mi, me siento intranquilo, va a ser otro ataque de angustia, nunca seré feliz, soy idiota… todo estos son ejemplos de metacognición auterreferida perturbada y perturbadora.

 Para cambiar de tercio, os planteo un acertijo: ¿Qué puede pasar si juntas a un informático con un psicólogo que además es lingüista? Pues que te inventas la PNL, Programación Neuro Lingüística. Cuanto menos suena estupendamente, no me digas. Bandler y Grinder se basaron en la escuela de pensamiento pragmático para llegar a la conclusión de que la conducta humana se desarrolla sobre plantillas de pensamiento que son aprendidas y que pueden ser detectadas para ser modeladas convenientemente. Es decir, la mente y el lenguaje pueden programarse para que actúe sobre el cuerpo y sobre la conducta del individuo. Se parte de la definición de un mapa, o modelo de percepción en el que sólo hay resultados, no existen los errores, es decir, no hay mapas mejores o peores, cada uno tiene el suyo. Establece reglas tan curiosas como considerar a la palabra PERO como Borrador Universal. Esto significa que ya puedes decir casi cualquier cosa, que si continuas la frase con Pero, el interlocutor sólo se quedará con la segunda parte de la frase. Me gustas mucho PERO eres idiota no es lo mismo que Eres idiota PERO me gustas mucho…¿a que no?…¡que cosas! Algún día le prestaré mas atención a esto de la PNL porque realmente es interesante.

 Otra herramienta que nos puede sacar del círculo vicioso de los pensamiento en bucle puede ser el Lenguaje Positivo. El poder del pensamiento positivo casi no tiene límites, al menos eso dicen los que se forran vendiendo libros de autoayuda. Se trata de un pensamiento orientado a la eficacia y la disponibilidad. Se trata de ofrecer una respuesta responsable más que una respuesta automática orientada hacia lo viable, evitando utilizar la negación, la ambigüedad, la inseguridad. Ofreciendo alternativas, reformulando en positivo, hablando preferentemente en presente y evitando imperativos, tecnicismos, muletillas.

Trabajando con todas estas técnicas, lo que se pretende es mejorar la comunicación, que sea más eficaz, y modificar tus pautas de actuación y comportamiento para que seas mejor persona, o cuanto menos para que seas más feliz. Se trata de una serie de técnicas que irán en pos de mejorar tu empatía, tu asertividad, tu capacidad para la escucha activa, que básicamente es aprender a esperar y a preguntar, incluso tu optimismo y tu visión del mundo.  Es decir, son técnicas que pueden modificar tu realidad.

Lo gracioso de todo esto, es que parece que los seres humanos estamos bastante mal diseñados, porque ninguna de estas habilidades son fáciles de aprehender. Algunos individuos las manejan de manera innata, pero son los menos. Lo que sí es cierto es que se pueden mejorar, pero implica tiempo y esfuerzo, como casi todo en esta vida. Otra cosa es que estés dispuesto, o incluso que alguna vez hayas considerado la necesidad de tener que mejorar tu pensamiento, tu lenguaje o tus habilidades de comunicación. En cualquier caso, quizás sea nuestra imperfección lo que nos habilita nuestra capacidad de aprender y nuestra voracidad al respecto. Si eres perfecto te quedas ahí, si eres imperfecto quieres mejorar y aprendes.

Para acabar, ahí va una gran frase de un gran filósofo, y así  os dejo  reflexionando un ratico:

 Vigila tus pensamientos, se convierten en palabras;

 vigila tus palabras, se convierten en acciones;

vigila tus acciones, se convierten en hábitos;

vigila tus hábitos, se convierten en carácter;

vigila tu carácter, se convierte en tu destino ….

Aristóteles

Anuncios