Posts etiquetados ‘Pimientos Rojos’

El bacalao es uno de mis pescados favoritos. Me gusta de cualquier forma. Esta no podía ser menos :).  El bacalo es garantía de placer culinario.

Unos buenos lomos de bacalo  son muy versátiles, y esta forma de cocinarlos es muy agradecida. Se puede guardar una vez cocinado, gana en sabor cuando se asienta, se puede congelar para otra ocasión.

Los ingredientes básicos de los que partimos serán unos pimientos rojos grandes y hermosos que asaremos en el horno (180 grados arriba y abajo una hora) o en la carmela, hasta que la piel se ponga negra. Se meten en una bolsa de plástico para que se enfríen y cuando estén tibios ya pueden pelarse, quitando piel y pipas. Al sudar en el plástico la piel saldrá fácilmente.

Un par de lomos de bacalo. Si es fresco estupendo, si es salado lo habremos tenido que desalar previamente, cambiando el agua a menudo y mejor en la nevera para que la temperatura sea constante y el proceso de desalado sea más homogeneo y efectivo. El tiempo que debe estar en agua dependerá del grosor de los lomos. Si no lo tienes claro, un pellizco al centro del lomo y probarlo directamente. Así te aseguras que no vas a fallar, un bacalao demasiado salado puede destrozar el plato.

Una vez desalado, lo vamos a cortar en tacos de tamaño mediano, no nos interesa demasiado pequeños porque pueden acabar deshaciéndose durante la cocción.

En la cazuela donde vayamos a cocinarlo, añadimos un par de cucharadas de AOVE, que se extienda bien por todo el fondo y se comience a calentar. Cuando esté bien calentito añadiremos las cebollas en juliana y comenzaremos a sofreírlas a fuego lento, moviendo de vez en cuando para que se vayan haciendo. Incorporamos también las guindillas si son frescas. Yo escogí un chile rocoto africano, que es bastante poderoso, pero puedes usar la guindilla que más te guste, incluso prescindir de ella, aunque un pequeño toque picante en este plato es estupendo.

Seguimos a fuego lento removiendo hasta que las cebollas comiencen a dorarse. Es el momento de incorporar los pimientos rojos, que los cortaremos en tiras medianas.

Damos un par de vueltas y salpimentamos. Añadimos  los tacos de bacalao. Los puedes pasar por harina y freír previamente, antes de incorporarlos. Yo los incorporo directamente en crudo, menos grasas y menos calorías, además creo que el sabor queda más delicado.

Damos un par de vueltas a fuego medio, con cuidado de no desmoronar los tacos de bacalao. Se añade en seguida el tomate frito. Aquí puedes usar tomate frito de bote, no te lo recomiendo, porque no suele salir tan rico. Lo suyo es que frías tú los tomates, pero es un trabajo para el que no siempre tenenemos ganas o tiempo. La mejor opción en ese caso es tomate triturado natural. Lo incorporas en la olla y a cocer a fuego lento, con la olla tapada hasta que el tomate se fría. Si es tomate frito unos 7 minutos es suficiente. Siempre con la olla tapada y a fuego lento, para que coja mejor sabor.

Servir calentito. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Un par de trozos de bacalao desalao
  • Un par de pimientos rojos asados
  • Tomates triturado
  • Cebollas
  • Guindilla
  • Sal, Pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se desala el bacalao
  • Se asan los pimientos
  • En una cazuela con el fondo de AOVE se incorpora unos cebollas en juliana y unas guindillas, se sofríen a fuego lento.
  • Se añaden los pimientos rojos asados en tiras y se da un par de vueltas
  • Se añade el bacalao cortado en tacos de tamaño mediano
  • Se da un par de vueltas con cuidado y se incorpora el tomate
  • Se cuece a fuego lento unos 15 minutos, hasta que el tomate esté frito.
Anuncios