Posts etiquetados ‘Piruletas’

Sorprendente aperitivo, por lo original, lo vistoso y lo fácil y rápido de hacer. No fallas

El único ingrediente que necesitamos es queso. Para mis preferencias, el mejor queso para estas piruletas es un queso manchego bien curado, de oveja o quizás mixto oveja y vaca. Pero en realidad puedes usar el queso que te de la gana, manchegos menos curados, Gouda, Emmental. En esto del queso hay muchos gustos dispares. Uses el que uses, siempre sale sorprendentemente gustoso.

El queso que escojas hay que rallarlo, esta la parte más laboriosa de la receta, pero es que es la única que requiere un poco de esfuerzo. La cantidad de queso dependerá de las piruletas que quieras hacer y del tamaño de las mismas. Tira siempre por lo alto porque todos querrán repetir.

Una vez que tenemos el queso rallado, hay que poner, sobre una bandeja de horno cubierta con un papel encerado, las ralladuras, distribuyéndolas en diferentes montones, cada montón será una piruleta. Una vez que hemos hecho la distribución hay que añadir un palo que hará de soporte, una brochetas de madera finitas son ideales, y si acaso partirlas por la mitad. Un extremo del palo tiene que quedar más o menos en el centro de cada montón y luego procedemos a cubrir completamente el palo con las ralladuras de queso.

Una vez realizada esta operación con todas las piruletas ponemos otro papel de cera encima y sobre él algo que pese, una rustridera llena de agua o cualquier cosa.

El horno debe estar previamente calentado a 220 grados. Metemos la bandeja y dejamos hornear con calor arriba y abajo unos minutos.

Este es el paso fundamental. Al contrario que el crujiente de jamón, que está más bueno cuanto más lento se hace, el crujiente de queso requiere muy pocos minutos a fuego fuerte. Si te pasas tendrá un gusto a requemado que desmerecerá el aperitivo. Así que al loro que en cuanto empiece a coger tono dorado ya puede ser tarde. A mí se me pasaron un pelín 😦

Una vez que lo sacamos del horno, dejamos enfríar un poco y colocamos las piruletas como las vayamos a presentar. Lo ideal es clavarlas en algo, tipo corcho. Yo usé una pipa de Garuda, demonio birmano bastante pintón. Imaginación al poder.

Se consumen frías, así que no hay ningún problema en hacerlas con antelación. Ya verás como gusta y sorprende. Puedes usarla de aperitivo o también de acompañamiento de carnes. La única pega es que son bastante lujuriosas…¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Queso manchego curado

MANUFACTURA

  • Se ralla el queso
  • En una bandeja de horno se coloca un papel de cera y sobre él se distribuyen los trozos de queso rallado en diferentes zonas
  • Se introduce un palillo o brocheta de manera que quede un extremo en el centro y se cubre bien con todo el queso
  • Se coloca otro papel de cera encima y se pone peso
  • Al horno precalentado a 220 durante unos minutos. Ojo de no pasarse
Anuncios