Posts etiquetados ‘Progresivo’

Leprous + Vulture Industries+ Structural Disorder

Debaser Slussen. Stocolmo 18 de Septiembre de 2013

Iba a pasar una semanita en Estocolmo, y considerando la escena metalera de los nórdicos por supuesto que me dí una vuelta por la internet a ver si justo estando allí algún concierto interesante acontecía. Y pardiez que aconteció. Nada más y nada menos que los Leprous, acompañados por los no menos interesantes Vulture Industries. Los pelos como escarpias que se me pusieron. No tardé cero coma en sacarme la entrada y allá que me fuí.

Structural Disorder_Debaser Slussen_Stockholm_18_09_2013Abrían el concierto los suecos estocolmitas Structural Disorder. En fín, desde mi más profundo respeto a los músicos e incluso a los que piensan que lo son, no estaban a la altura ni de lejos de las dos bandas noruegas que iban a continuación. El cantante empezó desafinando, y aunque fue calentando la voz, de vez en cuando galleaba que daba gusto…quiero decir disgusto. Acompañados de un acordeón, curioso complemento para una banda de “metal progresivo”, pero que tampoco se convertía en un elemento diferenciador ni revelador. Esperaba encontrarme con la típica joyita por descubrir y me encontré con un sopor inconcebible mientras me deleitaba con mi cerveza especiada, echando de menos una mahou fresquita y una banda aperitivo digna de la orgásmica orgía gastronómica que estaba a punto de explotar.

Set List de Vulture Industries en Debaser Slussen_Stockholm 18 de Septiembre 2013Me posicioné convenientemente en primera línea, porque la verdad la sala no es que fuera muy grande, pero tampoco estaba llena, y allí me puse a esperar mientras veía a los propios miembros de Vulture Industries montando el chiringuito. No pude dejar de sonreir y flipar en todo el concierto.

Presentaron su último disco, The Tower, comenzando por la preciosa y delicada Lost Among Liars (te recomiendo que veas el vídeo, es una preciosidad) y siguiendo con  la canción que lleva el mismo título que el disco: The Tower.

Os puedo decir el set list enterito porque al finalizar el concierto les mangué del suelo el trozo de papel donde el cantante lo había apuntado. No pude evitarlo, un espíritu fanático bastante raro en mí me poseyó.

¡Qué espectáculo! Qué buenos son. Con The Bolted Door, una de mis favoritas,  me broté, totalmente colapsada y entusiasmada, tienen un directo increíble. Arrebatador.

Vulture Industries_Debaser Slussen_Stockholm_18_09_2013_3 Vulture Industries_Debaser Slussen_Stockholm_18_09_2013_2Esta banda de metal progresivo experimental y de vanguardia con toques de teatro y de circo, por aquello de las etiquetas, llevan más de una década en los escenarios, y sinceramente no entiendo cómo no han llegado más lejos. Lo tienen todo, sonido, imagen, un frontman increíble, originalidad, fuerza…no lo entiendo, de estas injusticias que cabrean.

Vulture Industries_Debaser Slussen_Stockholm_18_09_2013_1 Los dos guitarristas y el bajo van descalzos, no tengo muy claro si es por aquello de tener los pies en el suelo, por notar más las vibraciones y sentirte más conectado con la música, porque no les da para zapatos…la cuestión es que mantienen estética y curiosidad y le da un punto kirsch y sorprendente.  Disfruté como loca. El cantante se retuerce, actúa, incita, se mezcla con el público robándote por completo tu espacio vital mientras te mira con cara de loco psicópata y sientes que es lo último que vas a ver en tu vida.

Vulture Industries_Debaser Slussen_Stockholm_18_09_2013

Como estaba en primera línea de batalla y no paraba de hacer fotos, grabar videos y dar cabezazos poseída por el metal, una de las veces que bajó y empezó a acojonar al personal, se vino para mí y se explayó casi un minuto, cantándome a pocos centímetros de mi cara mientras yo le devolvía la mirada desafiante y delirante. Fue una sensación muy intensa. ¡Qué gustazo!

Y esto era el aperitivo. Que para ser justos yo no lo considero aperitivo, de hecho me gustan más los Vulture Industries que los Leprous, pero es que los Leprous vaya tela. Y el directo de los Leprous ¡VAYA TELA!. De repente empiezan a inundar el escenario un montón de niñatos de ventipocos con unas pintas de pardillo de flipar…no puedo creérmelo…¡podrían ser mis hijos!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Bromas (ejem) aparte. El Coal, disco que están presentando en la gira es una obra de arte. Impresionante. La producción hace que sea un disco exquisitamente melódico y delicado. El directo es brutal y sin compasión. Ruido, caos, potencia. ¿De donde han salido estos muchachos? porque hay que ir a buscar más.

Empiezan con Foe, la canción que abre el Coal. Empiezan muy  muy arriba. Como si llevaran toda la vida tocando y como si llevaran una hora tocando. Muy arriba. La voz impresionante, desde el principio hasta el final.

Despues de esta demostración de poderío se lanzan con The Valley, temazo donde los haya, con reminiscencias del One Time de los King Crimson, bien cazadas por @fileteempanado el Gozeriano, como no podía ser menos ;).

Para seguir con Chronic…válgame qué directo. No me lo podía creer. ¡Qué fuerza! ¡Qué actitud! Absolutamente contagiosa y maravillosa. Y a continuación The Cloak, con un comienzo delicado y hermoso que acaba como ya iba siendo la tónica general del concierto en una puta locura de placer desquiciado.

Con Restless volvieron a dar otra vuelta de tuerca, parecía increíble pero aún podían llegar más lejos. El guitarrista primo hermano del cantante de Simply Red no paraba de convulsionarse subido en la caja que digo yo que se había puesto a tal efecto. Todos son dignos de espectáculo, pero este chaval lo da todo mucho y siempre.

Siguieron con Dare you y Thorn, una bola sónica incontenible envolvió la sala…para muestra otro botón:

Forced Entry otra locura, mucho más elaborada que en el disco, mucho mas salvaje, es increíble cómo combinan lo delicado y la fuerza bruta. Creo que por eso me gustan tanto 😉

Y después le tocó el turno a Coal, otro temazo. En realidad en Coal son todos temazos, incluído la canción homónica, y en directo el disco es aún mejor.  Aprovecho para agradecer @frikihell el haberme descubierto esta pedazo de banda. ¡Gracias hamijo! 🙂

Continuaron con Acquired Text y después Echo. Ahí ya  me rendí por completo. Éxtasis, puro éxtasis. Sudor, agotamiento, placer extremo. Intensidad.

Por si fuera poco, para terminar el concierto otro de mis temas favoritos, Contaminate me. Y éste ya es una locura en el disco, así que imagínate el caos y confusión del directo. Temblando hasta las pestañas.

Por supuesto que hubo un bis de dos temitas,  Passing  y por último acabaron con Waste of Air. LITERAL. El Coal prácticamente entero, bastante del Bilateral y algunas del Tall Poppy Syndrome. Impresionante.

Pasan de monitores, dotados de sus pinganillos crean una atmósfera sónica que ríete tú de los más grandes. Ni que decir tiene que estoy deseando volver a verles. El 31 de Octubre en Madrid.  IMPRESCINDIBLES. Yo que tú no me los perdía.

Anuncios

Baby Woodrose + Kadavar

Sala El Sol, Madrid. 2 de Mayo de 2013

Kadavar son de Berlín, ¿es que ya no te acuerdas?  Seguro que estaban por Kreuzberg una madrugada de un invierno hostil, como todos los inviernos berlineses, y decidieron juntarse a tocar algo por pasar el rato. El espíritu de Black Sabbath andaba por allí, sin duda. Y si no echa un vistazo a las portadas de sus dos discos. No tienen desperdicio.

Abra KadavarKadavar

Conocí a Kadavar hace unos meses cuando empecé a golismear el cartel del Roadburn, del que básicamente desconocía un 70%. Con eso de que ya que vas te lo curras, empiezas a averiguar quién toca qué, cómo y cuándo. Y los Kadavar hacen algo que venía yo reclamando hace tiempo. Con lo interesante, potente y la de posibilidades que tiene el rock progresivo, ¿cómo no triunfan más grupos que lo hacen? Porque haberlos haylos. Siempre los ha habido. Bueno y tú me entiendes con triunfar lo que quiero decir…Este trío de neo hippies ( ¿o se dice post?) tienen pinceladas desde los King Crimson hasta los Sodom. Y un arte que no se pué aguantá….que sí que son alemanes, cosas que pasan.

KadavarEn el Roadburn no los pudimos ver enteros, por esto de corre corre que te pillo, algo más de la mitad del concierto, pero sinceramente, no me entusiasmaron como esperaba despues de haber escuchado unas cuantas veces su primer disco homónimo. Me parecía una auténtica pasada. Como una ya es perra vieja, con todo lo mal que suena, tuve clarísimo que era el contexto. Estás en un festival con 4 conciertos simultáneos durante 12 horas y 3 días…el síndrome de Stendhal no es ninguna tontería, y a menos que los artistas te levanten ampollas, pasas por delante de conciertazos como quien come pipas. Con sal.

También cuenta que un par de semanas despues tocaban por estos lares, con lo que ya vas más relajá…a poco que me guste los vuelvo a ver en Madrid. A mi amiga del alma y compañera de Roadburn no le hicieron mucho tilín, a mí me decepcionaron un poco, pero tenía claro que iba a volver a verlos, porque estaba segura de que tenían un directo mucho más impresionante del que estaba viendo.

Y ya te digo. Menudo conciertazo que se marcaron en la sala El Sol. Menudo conciertazo. Iban de teloneros, qué cosas, si miro hacia atrás he ido a muchos más conciertos a ver a los teloneros que a ver a los cabezas de cartel. Llegamos justitas justitas y la sala no estaba abarrotada, pero sí un gran aforo. Y empezaron.

La peña estaba volcadísima, no tengo muy claro si gran parte había ido a verlos a ellos o se los encontraron por el camino, pero la respuesta del público fue excepcional, y los Kadavar la aceptaron encantados y lo vibraron. Y se produjo la magia, esa magia que siempre busco como una yonkee del sonido, mi dosis de directo para seguir sobreviviendo.

Baby WoodroseSupongo que gran parte de los asistentes estaban allí para ver a los Baby Woodrose, lisérgicos daneses que llevan algo más de una década destilando psicodelia y stoner todo a una. Nunca les presté mucha atención la verdad, algún disco que otro había escuchado pero sin más trascendencia. Tienen un directo muy bueno, y algunos temas son realmente buenísimos. Pero me dió la impresión de que la peña lo flipó más con Kadavar.

Los berlinitas, recién salidos de su máquina del tiempo, tocaron a una. El señor de la guitarra de cuatro cuerdas es un animal, pero es que el baterista es una bestia parda. El cantante y guitarra no se queda atrás ni mucho menos, y alternan virguerías psicodélicas, ritmos super rockeros y caña de la buena a dosis justas y equilibradas. Tocaron bastante del segundo disco, recién salido del horno Abra Kadavar, pero no se olvidaron del primero.
Es lo que tiene ir a ver a un grupo con dos discos, que más o menos vas a conocer todas las canciones. Y no cómo me pasa últimamente, que voy a conciertos de revival, de grupos que me ponían muy bruta cuando era chiquitita, que han seguido sacando discos a cascoporro, pero que yo me quedé en los primeros….El tema Black Sun para mí fue especialmente brillante.

kadavar 1 kadavar 2

Nos lo pasamos estupendamente, cosa que al día siguiente vivo en inconsistencia, por un lado sonrisote del gustico y por otro un dolor de cuello nada agradable. Es lo que tiene el headbangueo y el cuarentañismo. Si bien tengo que decir que a diferencia del último concierto que estuve, de metal extremo, en este no era ni mucho menos de las viejunas, más bien al contrario…lo que no tengo claro es si eso es bueno o malo. En cualquier caso, conciertazo. Y para muestra un par de bocaditos.

Todo el material gráfico es de  @DisorderStrange. Junto con ternasco power, aparte de disfrutar de un conciertazo…Nos pasamos unas risas 😉