Posts etiquetados ‘Queso Feta’

Un clásico de la gastronomía española, pero con ingredientes un poco diferentes. Por los ingredientes podrían llamarse empanadillas griegas, pero no tengo muy claro si en Grecia hacen empanadillas y si se parecen a estas.

Para preparar el relleno empezamos por poner en un cazuela el fondo de AOVE y añadimos unas cebollas a cascos medianos y una berenjena en cuadrados medianos. Vamos rehogando poco a poco a fuego medio. Cuando ambos estén rendidos le añadimos sal, pimienta y una lata de tomate triturado. Si tienes tomate frito casero muuuucho mejor.

Seguimos cocinando hasta que el tomate se haya frito y no quede casi nada de agua. En ese momento lo batimos pero no es necesario que quede perfectamente fino porque los trozos que nos podamos encontrar no van a quedar nada mal.

Mientras habremos puestos dos huevos a cocer, y cuando estén fríos los pelamos y los añadimos en trozos pequeños a la mezcla batida de verduras. También añadimos unos 100 gramos de queso feta o algo más…al gusto. Removemos todo con una cuchara y metemos la mezcla en la nevera para que al enfríarse coja consistencia y sea más fácil manejarlo.

Para rellenar las empanadillas ponemos una pequeña porción del relleno en un lado, cerramos sobre el otro lado y con un tenedor sellamos para que no se salga la mezcla y para que quede clásico de verdad.

Yo las hago al horno, con calor arriba y abajo, y me gusta dorarlas por las dos partes, las pintas de huevo batido y en la parrilla sobre papel de horno. Cuando estén doradas les das la vuelta y pintas por el otro lado. Unos 180 grados suficiente. Tardan unos minutos por cada lado. Hasta que cojan un bonito color dorado.

Por supuesto tienes la opción de toda la vida, que es freírlas, con aceite muy caliente y luego colocarlas sobre papel absorbente.

Se pueden servir recién hechas incluso frías. Es una aperitivo clásico y a la vez original, así que sorprenderás con los bocados. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 Cebolla
  • 1 berenjena
  • una lata de tomate triturado
  • 2 huevos duros
  • queso feta
  • láminas de empanadillas
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Preparamos el relleno sofriendo la cebolla con la berenjena en trozos medianos
  • Cuando estén cocinadas añadimos la lata de tomate triturado y esperamos a que el tomate esté bien frito
  • Pasamos por la batidora
  • Añadimos dos huevos duros en trozos pequeños y el queso feta desmigado y mezclamos todo bien
  • Metemos en la nevera y esperamos que enfríe
  • Rellenamos las empanadillas y las pintamos de huevo batido
  • Al horno 180 grados calor arriba y abajo hasta que se doren, por las dos partes

Bifteki Gemisto

Publicado: 30 enero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Plato griego, cocina mediterránea estupenda. Los hay quienes llaman a este plato las hamburguesas griegas…bueno, están buenísimas, llámalas como quieras.

Me gusta mucho la cocina griega…y eso que no he estado por allí nunca. Pero sí que he estado por países vecinos, y es una de las zonas del planeta donde mejor se come. El mediterráneo es un paraíso culinario.

Voy regularmente a un restaurante griego, y aunque tengo debilidad por el oxtapodi sta karvuna…lo que viene siendo pata de pulpo asada al carbón, de vez en cuando pido carne, y un bifteki gemisto es una elección garantizada. Un día probé a hacerlo en casa, y desde entonces pasó a formar parte de las recetas que de vez encuando hago. Combinación perfecta de carne picada de ternera y queso.

Normalmente se usa queso feta y kefalograviera. El segundo es muy difícil de encontrar si no vives en la misma Grecia o los alrededores cercanos, pero el feta en cambio es un queso muy difundido que puedes encontrar en casi cualquier sitio. Os lo recomiendo, es un queso muy sabroso que combina estupendamente con multitud de ingredientes.

Partimos de carne picada de ternera o buey, de buena calidad. Para 4 piezas medio kilo de carne picada. Le iremos añadiendo un ramillete de cilantro (perejil en su defecto), 3 dientes de ajo y una cebolleta, todo  finamente picados, lo más pequeño posible, o bien directamente batido con la procesadora. Incorporamos un huevo batido, sal, pimienta negra y especias varias. Yo usé ras el hanout, que contiene una mezcla muy apropiada para este plato y un poco de hierbabuena seca. Puedes usar también especias tipo curry, o directamente finas hierbas de toda la vida. La cuestión es que hay que especiarlo un poco para que coja el toque exótico y no sea un filete ruso relleno 😉 

Se mezcla todo bien y se comienza a montar los bifteki. Usé un molde para que quedaran más monos, pero no es necesario. Se coloca el molde sobre una bandeja de horno con papel de cera. Se cubre el fondo del molde con una capa de carne picada bien extendida. Sobre ella se añade una loncha de queso feta y se cubre con otra capa de carne picada. Se repite la operación hasta que nos quedemos sin carne.

Lo pulverizamos con AOVE y lo metemos al horno, a 180 grados con calor arriba y abajo unos 15 minutos. Cuidado de no pasarse, porque quedará reseco. Tiene que quedar jugosito. Normalmente, los biftekis se fríen o se asan sobre parrilla de carbón. Como casi siempre yo tiro de horno y me ahorro unas cuantas calorías. Se sirve calentito, acompañado de una salsa de yogurt o de tomate, incluso sin nada más. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1/2 kg Carne picada de ternera
  • 200 g de queso feta
  • 1 huevo
  • 1 manojo de cilantro
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolleta
  • Especias y finas hierbas variadas (lo que te guste: orégano, tomillo, albahaca, salvia, cominos, cilantros, hierbabuena…)
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se pica muy fino los ajos, la cebolleta y el cilantro
  • Se bate un huevo y se añade junto con la picada anterior a la carne picada
  • Se condimenta con sal, pimienta negra, y especias varias
  • Se montan los biftekis con una capa de carne picada, el queso feta en lámina y cubriendolo con otra capa
  • Se pulveriza con AOVE
  • Al horno a 180 grados calor arriba y abajo 15 minutos

No sabía muy bien como llamar a este engendro, cuyo origen se encuentra en un experiemento fallido y que tuvo como resultados una cena espectacularmente deliciosa…algunos errores son mejores que algunos aciertos…que cosas…

¿ Es una pizza? ¿Es una coca?….¡Nooooooo!…. es ¡Super Tosta!…de alguna manera hay que llamarla.

Empecemos por la base, que es una masa que en su origen iba destinada a un brazo gitano pero por motivos totalmente ajenos, desconocidos y misteriosos, acabó convirtiéndose en una masa ligera, fina, y muy crujiente…como una gran tosta, así que el nombre no va muy desencaminado.

Como la incertidumbre y el caos forman parte de mi zona de confort, inmediatamente redirigimos el objetivo de la receta…básicamente porque esa masa no había cristiano ni romano que la enrollara…

La base se hace muy rápido, lleva 2 huevos que se separan en yema y clara, y se baten con las varillas por separado hasta que cojan mucho volumen, las claras a punto de nieve y las yemas con muchas burbujitas. Una vez conseguido, se vierte las claras sobre las yemas poco a poco mientras se sigue batiendo con la varilla. Se añade una pizca de sal, 3 cucharadas de agua y una taza de café con leche de harina. Se amasa todo bien y se hará una bola.

Sobre una bandeja de horno se pone una hoja de papel de cera y se extiende la bola, haciendo que cubra toda la superficie de la bandeja. Se mete al horno precalentado a 200 grados arriba y abajo y estará hecha en menos de 10 minutos. Al ser tan fina se dora muy rápido. No se puede emplear el método de pincho y que salga limpio, porque es tan fina que no hay que pinchar ;).

Mientras se hornea vamos desmenuzando un trozo de queso feta y abrimos un sobre de salmón ahumado de 250 g.

Cuando la base está lista se saca del horno. Sobre ella vamos añadiendo las lonchas de salmón ahumado, hasta que la cubra por completo. Espolvoreamos por encima un poco de eneldo. Por encima desparramamos el queso feta desmenuzándolo con los dedos, como si estuviera nevando. Como verás por las fotos lo petamos de feta. Si te gusta mucho el salmón echa bastante menos, porque el feta tiene un sabor poderoso y se lo puede comer. A mí me gusta más el feta…de ahí que nevara mucho :o.

Se mete de nuevo en el horno, y con el gratinador se le da un golpe de un par de minutos. Se saca y se cubre con un poco de cebolla frita. Listo para comer. Lo acompañamos de una ensalda de canónigos con ajo y limón. ¡Qué bueno estaba! Vaya suerte haber metido la pata en la masa…increíble. Te recomiendo encarecidamente que lo hagas y si es así… ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Super Tosta
    • una taza de café con leche de harina
    • 2 huevos
    • una pizca de sal
    • 3 cucharadas de agua
  • Acompañamiento
    • Salmón ahumado
    • Queso Feta
    • Eneldo
    • Cebolla Frita

MANUFACTURA

  • Se hace la super tosta, batiendo por separado claras y yemas con la varilla, hasta conseguir punto de nieve y muchas burbujas respectivamente
  • Se añade las claras sobre la yeme poco a poco mientras se continúa batiendo con la varilla
  • Se añade la pizca de sal, el agua y la harina poco a poco
  • Se amasa y se estira sobre una bandeja de horno con papel cera
  • Se mete en el horno precalentado a 200 grados algo menos de 1o minutos
  • Se saca y se cubre con el salmón ahumado, eneldo y queso feta
  • Se le da un nuevo golpe de horno, gratinando unos minutos
  • Se saca y se espolvorea con cebolla frita

Este plato es ideal para el verano, eso no quita que lo puedas hacer en cualquier época del año, ya que las berenjenas, que son su ingrediente base las encuentras siempre. Pero es un plato que se puede tomar frío y caliente, es ligero y delicioso, pero rico rico rico.

Se parten de una buena berenjena que se lavan bien y se cortan en rodajas, no demasiado finas, pero tampoco demasiado gordas. Las salpimentas y ahora puedes hacer varias cosas. Se pueden pasar por un poco de harina y freir en aceite muy caliente, luego vas poniendo las rodajas sobre papel absorbente para que suelte grasa. Las berenjenas absorben mucha cantidad de aceite al freírlas, y si encima las rodajas no son demasiado finas, más aún. Si consigues que no te queden aceitosas, la tarta será mucho más jugosa y sabrosa, peeeeeeero considerablemente más calórica. Así que la alternativa para eliminar grasas es meter las rodajas berenjenas al horno y asarlas o hacerlas directamente a la plancha. Si eliges estas opciones, después de salpimentarlas habrá que rociarlas con un poco de aceite de oliva. En ambos casos os aseguro que la tarta queda bien rica y además de tener menos calorias, es bastante menos trabajo, sobre todo si las asas al horno. Normalmente eso es lo que hago yo.

Por otra parte se mezcla en un bol unos huevos, para una berenjena gordita como 4 huevos. Se añade un trozo de queso feta desmigado, normalmente viene en tabletas de unos 200 gramos, yo se la echo entera. También se añaden unas aceitunas negras cortadas en rodajas. Se mezcla todo y se añade un poco más de sal y pimienta, esto ya se sabe, depende del gusto y de la tensión arterial de cada uno. También hay que añadir tomate, en este caso puedes añadir tomate frito, si es casero muuucho mejor, unas 5 cucharadas bien hermosas. Si no tienes, es preferible añadirle un bote de tomate triturado, en lugar de frito de bote, ya que en el tiempo que estará en el horno, el tomate se cocinará lo suficiente y quedará mucho más natural y suave. También puedes añadir algunas hierbas aromáticas a la mezcla, el orégano por supuesto le queda especialmente bien. Finalmente se añaden las rodajas de berenjenas y se mezcla todo bien, con cuidado, para que quede homogéneo pero sin destrozar las berenjenas.

En un molde de horno, que previamente se ha embadurnado con aceite y pan rallado o se le he puesto un trozo de papel de horno, la idea obvia es que no se pegue la tarta, aunque puedes atreverte a no hacer nada, ya que el huevo es lo que cuaja y si sale bien no tiene por qué pegarse.  Se vierte la mezcla anterior sobre el molde o fuente.

Al horno, 180 grados, calor arriba y abajo y hasta que el huevo se cuaje, lo de siempre, pinchas y si sale limpio está ok, normalmente entre 30 y 45 minutos. Se puede servir recién sacada del horno, pero igualmente recién sacada de la nevera o a temperatura ambiente. Cada uno descubrirá cómo le gusta más. Vale de aperitivo, o de primer plato, incluso de segundo. Se puede acompañar de una ensalada o solita. ¿Quien da mas?

Ya verás lo bueno que está y lo fácil que es. Para mí fue un descubrimiento, y desde entonces lo hago frecuentemente durante todo el año. Bon Appétite!!!

Como siempre, instrucciones e ingredientes resumidos, para los estresaos.

INGREDIENTES

  • 2 berenjenas grandes
  • un paquete de queso feta (unos 200 g)
  • 4 huevos
  • aceitunas negras
  • tomate frito o tomate triturado
  • AOVE, Sal, Pimienta
  • Orégano

MANUFACTURA

  • Se cocinan las berenjenas previamente cortadas en rodajas, fritas, asadas o a la plancha
  • Se bate en un bol los huevos,  el queso feta desmigado y el tomate. Se añaden las aceitunas en rodajas y el orégano, y después con cuidado las berenjenas
  • Se vierte la mezcla en un molde y se mete al horno hasta que el huevo cuaje
  • Se sirve frío, caliente, tibio, como más te guste

Ahora que estamos en temporada, los calabacines se convierten en un casi todos los días, y si no le echamos un poquito de imaginación puede hacer que aborrezcamos a esta deliciosa y versátil cucurbitácea. La crema de calabacines es todo un clásico, pero con este calor, a mí personalmente los platos calientes me apetecen poco. Conclusión, hagamos una crema de calabacines que sea diferente y que se tome fría. Vamos al lio…

La  empezaremos como una crema de calabacines de toda la vida, lavándolos y cortándolos en trozos medianos. Se puede quitar la piel, esto tiene ventajas e inconvenientes, como todas las decisiones que se toman en la vida. Al usar el calabacín con piel estamos aportando más vitaminas y fibra al plato, al quitársela le estamos aportando más untuosidad y delicadeza a la crema, sale más fina, claro la fibra es lo que tiene, que muy fina no es. Así que como siempre, cada uno con sus cadaunadas y para gustos colores.

En una buena cacerola con aceite en el fondo se añaden una cebolla a trozos medianos y un par de puerros igualmente troceados. Se les rehoga un poquito y cuando cojan color se añaden los calabacines, 3 o 4, si queremos hacer cantidades más grandes, incrementar cebollas y/o puerros. Se empieza a rehogar todo junto, dandole vueltas de vez en cuando, hasta que veamos que están todos rendidos. Se añade agua, para que cubra y chup chup hasta que todo esté tierno.

Una vez conseguido, se pasa por la batidora para obtener la crema, y se le añade un yogur natural, sal y pimienta, el zumo de un limón y una cucharada o dos de tahina. Se vuelve a batir para que esté todo bien mezcladito y a la nevera, ya que es una crema que se sirve fría.

 

A la hora de servirla, se vierte en cuencos, y se va añadiendo a cada uno de ellos unas migas de queso feta y una semillas de sésamo que previamente habremos tostado en una sarten o en el horno, en este caso usé el grill unos 6 minutos y mezclé sésamo blanco y negro que queda más vistoso.

 

Se trata de un plato fresco, original, delicioso y muy sano, así que no hay excusas para no probarlo. Está realmente bueno, y sorprende un montón. Se puede prescindir de la tahina si no tienes, no va a cambiar mucho el sabor del plato, pero el sésamo tostado y las virutas de feta son imprescindibles para darle el toque diferente. Muy rica.

Resumiendo a efectos prácticos todo lo dicho:

INGREDIENTES

  • AOVE, Sal, Pimienta
  • 3 calabacines hermosos
  • 2 puerros
  • 1 cebolla
  • 1 yogur natural (sin azúcar )
  • zumo de limón
  • tahina
  • queso feta
  • semillas de sésamo tostadas

INSTRUCCIONES RÁPIDAS

  • Se trocean la cebolla, los puerros y los calabacines y se rehogan en aceite
  • Se añade agua y se lleva a cocción hasta que estén tiernos
  • Se trituran añadiendo sal, pimienta, yogur, la tahína y el zumo de limón
  • Se sirve frío espolvoreando migas de feta y sésamo tostado