Posts etiquetados ‘Receta’

Siempre había usado los germinados en ensaladas, pero se me ocurrió que podría estar bueno en una salsa…y fue una buena ocurrencia.

Los germinados son todo un descubrimiento, y el de ajo está especialmente bueno, pero también los puedes encontrar de brócoli, de rábanos…de lo que se te ocurra. Como el ajo le va bien a casi todo, el germinado de ajo debe ser que también. Le añade un punto diferente pero a la vez familiar, y un aspecto muy lustroso. Merece la pena probarlo.

La base del plato supersencilla. En una cazuela donde vayamos a cocinar cubrimos el fondo con AOVE y añadimos una cebolla bien hermosa cortada en trozos muy pequeños. No añadiremos ajos porque ya con el germinado es suficiente. La vamos pochando a fuego lento y cuando empiece a dorarse añadimos los trozos de pavo, preferiblemente de pechuga y hecha dados . Subimos el fuego y empezamos a rehogar el pavo, hasta que coja un color dorado por fuera. Otra opción más sabrosa es freír los trozos de pavo en primer lugar, previamente salpimentados, sacarlos cuando estén dorados y en el mismo aceite pochar la cebolla y luego añadir el pavo ya frito. Más sabroso y más calórico.

Es el momento de añadir el germinado de ajo, sal, pimienta y un litro de cerveza. Subimos el fuego hasta que empiece a hervir y en ese momento lo bajamos a fuego medio y dejamos cocinando hasta que la salsa coja la consistencia que nos gusta.

Yo lo serví acompañado de un bulgur salteado con verduras pero le vale cualquier acompañamiento que se te ocurra, ensalada, arroz, patatas…hasta pan para mojar en la salsita que está de rechupete. Vaya plato completo, equilibrado y sabroso. Al ser en salsa, puedes calentar, congelar, en la nevera unos 4 o 5 días sin problemas… ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 kilo de pechuga de pavo en dados
  • 1 bandeja de germinados de ajo
  • 1 cebolla grande
  • 1 litro de cerveza
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Pochar la cebolla en trozos pequeños a fuego bajo
  • Añadir el pavo y a fuego alto dorarlo
  • Añadir el germinado de ajo, sal y pimienta y cubrir con el litro de cerveza
  • Cocinar hasta que la salsa espese al gusto
Anuncios

Una ensalada exquisita y muy fresca. Ideal para los calores estos que están aconteciendo.

Sorpresa de sabores y cargada de vitaminas. Fue todo un hallazgo esta combinación. No te saltes ni un paso porque todos los ingredientes aportan un granito esencial al conjunto.

La quinoa es la base de esta ensalada. Empezaremos lavándola bien bajo el grifo y luego la cocinaremos al vapor. En el horno de vapor son unos 20 minutos. En una olla de vapor convencional será poco más. También tienes la opción de hervirla en cuyo caso conviene que le eches sal al agua.

A continuación troceamos los ingredientes de la ensalada, que serán unos palmitos, unos aguacates y una cebolleta o cebolla dulce. Los palmitos los cortamos en rodajitas, la cebolleta en juliana y los aguacates, una vez pelados y quitado el hueso, como te de la gana. A mí me gusta en trozos medianos tirando a un poco grandes. Es conveniente regar con zumo de limón abundante los trozos de aguacate, y así evitaremos que se oxiden inmediatamente cogiendo un feo color negruzco.

Preparamos la vinagreta, que será el toque especial y delicioso. Para la vinagreta usaremos un puñado de nueces, dos huevos duros, una cucharada de miel, dos cucharadas de vinagre blanco, sal, pimienta y AOVE. No utilices vinagre balsámico porque no le pega demasiado, conviene que sea un vinagre suave para que el equilibrio de sabores sea perfecto. Lo batimos todo muy bien y lo dejamos a punto de emulsión.

Para montar la ensalada ponemos en un gran plato la quinoa de base, encima añadimos los trozos de cebolleta, de palmito y el aguacate. A continuación vertemos la vinagreta por encima. Conviene dejarla reposar un ratico para que se vayan mezclando los sabores. Y ya solo queda disfrutarla. Increible. Está más buena recién hecha, pero si sobra algo, se tapa bien y a la nevera, y aguanta estupendamente un par de días. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Ensalada
    • 300 gramos de quinoa
    • 400 gramos de palmitos
    • dos aguacates
    • un limón
    • una cebolleta
  • Aliño
    • un puñado de nueces
    • dos huevos
    • 1 cucharada de miel
    • dos cucharadas de vinagre de vino blanco
    • Sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Cocer la quinoa 20 minutos en agua salada con un chorrito de aceite, lavándola previamente cambiándole el agua dos o tres veces.
  • Cocer los huevos 15 minutos y dejar enfriar
  • Deshuesar y pelar los aguacates, cortándolos a tiras a lo largo y mojarlos bien con el zumo de un limón.
  • Cortar los palmitos en rodajas y la cebolleta en tiras muy finas
  • Hacer el aliño mezclando el vinagre con una pizca de sal y pimienta y una cucharada de miel.
  • Una vez emulsionado, añadir AOVE, huevo duro picado y las nueces en trozos grandes
  • Para presentar montar la ensalada poniendo debajo la quinoa, encima el aguacate, los palmitos y la cebolla, distribuir por encima la vinagreta.
  • Dejar reposar media hora antes de servir para que se mezclen los sabores

La soja texturizada es una forma diferentes de comer soja. Los vegetarianos y veganos la utilizan como sustituto de la carne, ya que posee una textura similar. Desde luego el sabor no es comparable. Yo la utilizo como alternativa, para comer siempre cosas diferentes. No la suelo usar mucho, pero siempre que la preparo pienso que es como carne picada y aplicas cualquier receta. Seguro que te sale bien.

En este caso, un estofado con verduras. Elegiremos un par de cebollas hermosas, y un calabacín entero. Las cebollas las cortamos en juliana y los calabacines en rodajas mas bien finitas.

Ponemos una cazuela al fuego medio, con el fondo de AOVE y añadimos la cebolla, rehogamos unos minutos hasta que empiece a pocharse y añadimos el calabacín. Seguimos rehogando otros minutillos hasta que empiece a oler rico. Salpimentamos y añadimos los tomates, que previamente habremos pelado quitando bien la piel y troceándolos en pequeñas porciones. También tienes la opción de usar una lata de tomate natural triturado. Por último incorporamos la soja texturizada (como 60 gramos por persona).

Seguimos rehogando un poco para homogeneizar todos los ingredientes y bajamos el fuego y tapamos, removiendo de vez en cuando para que no se pegue. Lo dejamos cocinando hasta que el tomate esté frito.

Es un plato completo ya que tienes proteinas, hidratos y verduras todo en uno. Apto para vegan@s, vegetarian@s y gente a la que le gusta experimentar. Si no la has probado nunca, la soja texturizada puede sorprenderte…pero tan poco es algo que haga muy habitualmente ¡Buen provecho!.

INGREDIENTES

  • Un calabacín
  • Un kilo de tomates de rama o de perita bien maduros
  • 2 cebollas
  • soja texturizada
  • Sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • En una cazuela con el fondo de AOVE se pone la cebolla cortada en juliana a pochar
  • Se añade el calabacín en rodajas finas y se rehoga unos minutos
  • Se salpimenta y se incorpora la lata de tomate triturado y la soja texturizada
  • Se baja el fuego y se tapa,dejando cocer hasta que el tomate esté frito

Vistoso, delicioso y nutricioso. Receta de gallo un poco más elaborada pero sin complicarnos demasiado y con resultados sorprendentes

El gallo es un pescado que suele gustar a todo el mundo, porque es fácil presentarlo en filetitos sin espinas y el sabor de su carne es delicado. Los filetes de gallo empanados o rebozados son un clásico de la gastronomía de costa, apta para todos los públicos.

Pero yo suelo hacerlo más al vapor. Y como esto del pescado a vapor suena a castigo divino, hay que darse las vueltas y encontrar modificaciones que enriquezcan el sabor sin dejar de perder de vista que queremos algo ligero y rico.

Esta receta es una solución estupenda. Se compra un gallo bien hermosos y se le dice al pescadero que nos lo haga filetes. Obtendremos cuatro hermosos filetes que enjuagaremos bien y salpimentaremos por ambas partes.

En una sarten con el culo pintado de AOVE saltearemos unos espárragos trigueros, a los que habremos quitado la parte dura y habremos limpiado bien de tierra. Cada espárrago lo partiremos en 3 o 4 trozos dependiendo del tamaño de los mismos. Pizca de sal, pizca de pimienta y con fuego fuerte un salteo de un par minutos sin parar de mover la sartén. Una guindilla nunca está de más 😉 .

Extendiéndolo con la parte de la piel (que ya no estará) hacia arriba, en un extremo añadimos los espárragos salteados, un puñadito, e iremos envolviéndolos con el filete de gallo apretando bien para que quede consistente. Si es necesario añadimos un palillo para cerrar el rollito.

Ponemos los rollitos en la bandeja de horno y lo pulverizamos con AOVE. Al horno de vapor unos 20 minutos. En horno convencional puedes elegir una temperatura suave, unos 170 o 180 grados con calor arriba y abajo o incluso con aire caliente. Será menos tiempo, unos 12 o 15 minutos.

Se sirve recién salido del horno. Como acompañamiento espectacular, un alioli de mostaza es una combinación sin parangón. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 gallo hecho filetes
  • un manojo de espárragos trigueros
  • una guindilla
  • sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Los espárragos se lavan y se cortan los tallos
  • En una sartén con un poco de AOVE se saltean los espárragos durante unos 5 minutos con un poco de sal y pimienta y una guindilla
  • Se ponen los filetes de gallo con la parte de la piel hacia arriba y se salpimentan
  • Se reparten los espárragos agrupándolos en la parte más ancha de los filetes
  • Se  enrollan apretando bien fuerte para que los espárragos queden atrapados por la carne del pescado
  • Se salpimentan los rollos y se pulveriza con AOVE
  • Al vapor unos 20 minutos
  • Servir acompañado de un alioli de mostaza

Receta de la mama y de la buela. Tradicional como pocas, nutritiva y deliciosa. Sin parangón.

Fíjate en la foto de ingredientes básicos, ajo y cebolla y pan duro, comida de pobres, espárragos trigueros que antaño se recogían salvajes en el campo. Este tipo de guisos de tanta tradición tienen mucho encanto, porque son muy sencillos, con ingredientes muy básicos y están increiblemente suculentos. Si no lo conoces tienes que hacerlo, y si lo conoces seguro que te lo he recordado y ya estás pensando en comprar espárragos…

Empezaremos en una cazuela grande, con el fondo cubierto de AOVE. Cuando esté caliente incorporamos una cebolla grande, 3 dientes de ajo y un buen trozo de pan duro. Luego vamos a batirlo todo, así que la cebolla y los ajos hay que pelarlos pero cortarlos en trozos grandes.

A fuego medio bajo vamos sofríendo hasta que los ingredientes empiecen a coger un tono dorado y bonito, sobre todo el pan, que empezará a tostarse. Entonces sacamos con la espumadera todos los ingredientes y los ponemos en el vaso de la batidora. La receta original es un majao en un mortero tradicional, si tienes herramienta, tiempo y ganas, desde luego es lo suyo. Si no, mete el turbo a la batidora y en un minuto estará listo. Añade agua para facilitar la labor.

En el mismo aceite echamos dos manojos de espárragos trigueros, a los que habremos limpiado, quitado el tallo y cortado en tres trozos cada uno. Se sube el fuego y se saltean como un par de minutos. A continuación bajamos el fuego y añadiremos una cucharadita de ñora molida y otra de pimentón. Damos un par de vueltas para que se mezcle todo bien e incorporamos el majao.

Subimos el fuego y añadimos sal y pimienta. Pelamos 3 patatas medianas y las cortamos en rodajas, que no sean demasiado finas, pero tampoco muy gordas. Las incorporamos a la cazuela y cubrimos todo con agua. Subimos el fuego para que empiece a hervir y en ese momento se baja y se tapa. Se deja haciendo chupchup una media hora. La patata debe quedar un poco tierna, pero tampoco demasiado.

Incorporamos el arroz, y si es necesario incorporamos más agua. Se deja destapado a fuego medio hasta que el arroz cueza. Se sirve inmediatamente.

Plato único excepcional, no necesita nada más. La única pega es que al llevar patatas no se puede congelar, aunque siempre se puede hacer el sofrito y reservar para congelar justo antes de incorporar las patatas. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES (4 personas)

  • 2 tazas de café de arroz
  • 3 dientes de ajo
  • una cebolla grande
  • un trozo de pan duro
  • 2 manojos de espárragos
  • 3 patatas medianas
  • una cucharada de ñora molida
  • una cucharada de pimentón
  • sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Se pelan los ajos y la cebolla y se parten en trozos grandes
  • En una cazuela con el fondo de AOVE se sofríen junto con el pan, hasta que cojan tono dorado
  • Se aparta al vaso de la batidora y se bate todo con un poco de agua
  • En el mismo aceite se echan los espárragos trigueros y se saltean a fuego vivo durante un par de minutos.
  • Se baja el fuego y se añade el pimentón y la ñora molida
  • Se salte un par de segundos y se añade el majado, sal y pimienta
  • Se incorporan las patatas peladas y cortadas a rodajas no demasiado finas
  • Se cubre con agua y se sube a fuego vivo hasta que empieza a hervir
  • Se baja el fuego se tapa y se deja cocinando media hora
  • Se incorpora el arroz y la cantidad de agua que haga falta
  • Se cuece el arroz y se sirve inmediatamente

Fácil, rápido y rico, ¿qué más quieres?…bastante ligero y resultón.

Partimos de setas frescas, yo escogí shiitake porque tenían una pinta estupenda y eran bastante grandes, cosa que nos interesa en esta receta. Pero puedes usar las setas que quieras y más te gusten. Unos champiñones seguro que quedan estupendos.

Las setas no deben ponerse bajo el grifo para lavarlas, yo le quito la piel a los champiñones, al resto de setas no. Se debe utilizar un paño húmedo para quitar con cuidado los restos de tierra que puedan tener. Esta parte es un poco más coñazo, pero si la seta tiene tierra es que lo mismo hasta la has cogido tú, y entonces el trabajo merecerá la pena porque estará deliciosa. Si las compras en el mercado, como la inmensa mayoría de los mortales, suelen venir bastante limpias.

A las setas les quitamos los pedúnculos, para que quede solo la copa, y si tienen mucha carne, horadamos con el cuchillo para hacer una especie de camita donde pondremos el relleno.

El relleno más fácil no puede ser, una tarrina de queso crema, si quieres ligero pues ligero, y unos 120 gramos de jamón serrano en taquitos. Se bate todo bien para que se homogeinicen los ingredientes.

Las copas de las setas las colocamos con la parte cóncava hacia abajo en una fuente de horno y las salpimentamos, ojo con la sal que luego lleva jamón, lo mismo hasta te puedes saltar este paso. También las pulverizamos con un poco de AOVE.

A continuación con una cucharita vamos repartiendo la mezcla de jamón y queso por todas las setas, para que queden más o menos igual. Yo le vuelvo a añadir un poquito más de pimienta y unas briznas de orégano.

Nos vamos al horno, con grill y aire caliente a unos 160 grados durante unos 12 o 15 minutos y luego damos otros 5 minutos sólo de grill. Cuidado de no pasarse con el tiempo, lo que nos interesa es que el relleno coja un color bonito, las setas necesitan en general muy poco tiempo de cocción y si nos pasamos pueden resultar correosas.

Servir caliente y disfrutar. Aperitivo, primer plato, cena…guarnición, lo que quieras. Delicioso. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES (para 10 setas)

  • Setas Shiitake frescas, o cualquier otro tipo de setas o champiñones, medianos o grandes
  • Una tarrina de queso crema ligero
  • 120 gramos de tacos de jamón serrano
  • orégano
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se limpian bien las setas, con un paño húmedo, y se cortan los pedúnculos dejando sólo la copa
  • En un bol batimos bien el queso crema con los tacos de jamón
  • Ponemos en una bandeja de horno las copas de las setas boca abajo, salpimentamos y pulverizamos con AOVE
  • Repartimos con una cucharada el batido de queso y jamón
  • Espolvoreamos con más pimienta y orégano o finas hierbas
  • Al horno con grill y aire caliente a 160 grados durante unos 15 minutos y luego otros 5 minutos de gratinado, hasta que cojan un color y aroma bonitos

Pastel de Queso Quark

Publicado: 10 junio, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , ,

Un pastel increiblemente ligero y delicioso. Postre suave y bajo en calorías.

En un bol grande para trabajar con comodidad vertemos una tarrina de queso quark y medio vaso de leche y batimos bien.

Añadimos 5 cucharadas de azúcar morena, si puede ser integral mucho mejor. Añadimos también media cucharada de harina de trigo y media de harina de maíz.

Para aromatizar usamos unas gotas de agua de azahar, pero sólo un par de gotas. Seguimos batiendo bien todos los ingredientes y añadimos por último un par de huevos. Batimos hasta que tengamos una consistencia semilíquida.

Vertemos la mezcla en un molde y vamos al horno, que ya estará a 180 grados durante unos 45 minutos…ya sabemos el punto de los pasteles, pinchamos y que salga limpio.

Hay que dejar enfríar antes de servir.

Yo lo acompañé de una mermelada de higos casera reducida con un poco de agua para que fuera de textura más ligera. Combinación perfecta. Fresco, fresco y rico, rico. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Una tarrina de queso quark (250 gramos)
  • medio vaso de leche
  • 5 cucharadas de azúcar morena
  • media cucharada colmada de harina
  • media cucharada colmada de Maizena
  • Ralladura de medio limón
  • 2 huevos

MANUFACTURA

Pollo en salsa, miles de forma de prepararlo, una de ellas.

Se necesita un pollo de corral entero, y le decimos al pollero que lo trocee en trozos como para freír, es decir, pequeños. Yo luego le quito la piel y lo lavo bien. Salpimentamos el pollo y lo reservamos.

En un cazuela grande ponemos el fondo con AOVE y añadimos una cebolla mediana cortada en juliana y 4 puerros grandes, a los que le habremos quitado la parte verde, la primera capa de piel y lo cortamos en rodajas no demasiado finas. Lo salteamos todo junto a fuego bajo durante un buen rato.

Cuando estén bien pochados añadimos los trozos de pollo y seguimos rehogando a fuego medio alto hasta que el pollo empiece a coger un tono tirando a dorado, pero sin pasarse. Si no te preocupan las calorías o las grasas, no le quites la piel al pollo y después de salpimentarlo lo pasas por un poco de harina y fríes los trozos. Los vas sacando y los dejas rservado, en el mismo aceite, que si es mucho tienes que quitar para que sólo quede el fondo de la cazuela, haces el sofrito con la cebolla y los puerros y luego añades los trozos de pollo ya fritos.

A continuación le añades sal, pimienta, un vaso de vino blanco y un buen chorreón de brandy de jerez, cubre el resto con agua o caldo de verduras, hasta que el pollo casi no se vea. Tapas y dejas cociendo a fuego muy bajo durante una media hora.

Luego destapas, subes el fuego fuerte y dejas consumir el caldo hasta que coja la consistencia que más te guste.

Servir calentito acompañado de lo que te de la gana, como es en salsa el arroz le va estupendamente, pero unas patatas fritas serían lujuriosas. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 cebolla mediana
  • 4 puerros
  • 1 pollo de corral en trozos pequeños
  • un vaso de vino blanco
  • un vaso de brandy de jerez
  • sal, pimienta negra y AOVE

MANUFACTURA

  • Lavar bien el pollo troceado y salpimentarlo
  • En una cazuela con AOVE sofreír la cebolla en juliana y los puerros en aros, a fuego bajo hasta que estén rendidos.
  • Añadir los trozos de pollo y subir el fuego, rehogar hasta que empiece el pollo a dorarse
  • Añadir, sal, pimienta, vino blanco y  el brandy de Jerez, cubrir con agua y tapar
  • Cocinar a fuego lento media hora
  • Destapar subir el fuego y consumir el caldo sobrante

Gelatina de Plátanos y Fresas

Publicado: 4 junio, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , ,

Me sorprendió su sabor, me recordó a las papillas de frutas que nos daban para merendar cuando eramos chiquitos, solo que en versión ligera, porque ya somos demasiado grandotes ;).

Superfresco y superligero, un postre o complemento estupendo para una comida no tan ligera. Sorprendente y fácil de hacer.

Facilísimo, tanto como coger las fresas, los plátanos y una manzana, bien limpitos y pelados y batirlo todo.

Preparar la gelatina siguiendo las instrucciones y añadir la fruta batida. Remover bien y añadir el toque de dulzor, azúcar, fructosa, miel, edulcorantes varios….verter en moldes individuales y meter en la nevera hasta que coja consistencia, que será mínimo un par de horas, yo lo dejaría algunas más.

¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 sobre de gelatina
  • 6 fresas
  • 3 platanos
  • 1 manzana
  • azúcar, miel o edulcorante

MANUFACTURA

  • Preparar la gelatina siguiendo las instrucciones del sobre
  • En la batidora mezclar toda la fruta pelada
  • Añadir el dulzor que prefieras
  • Mezclar la papilla de frutas con la gelatina
  • Servir en boles individuales y a la nevera

Un clásico de la gastronomía española, pero con ingredientes un poco diferentes. Por los ingredientes podrían llamarse empanadillas griegas, pero no tengo muy claro si en Grecia hacen empanadillas y si se parecen a estas.

Para preparar el relleno empezamos por poner en un cazuela el fondo de AOVE y añadimos unas cebollas a cascos medianos y una berenjena en cuadrados medianos. Vamos rehogando poco a poco a fuego medio. Cuando ambos estén rendidos le añadimos sal, pimienta y una lata de tomate triturado. Si tienes tomate frito casero muuuucho mejor.

Seguimos cocinando hasta que el tomate se haya frito y no quede casi nada de agua. En ese momento lo batimos pero no es necesario que quede perfectamente fino porque los trozos que nos podamos encontrar no van a quedar nada mal.

Mientras habremos puestos dos huevos a cocer, y cuando estén fríos los pelamos y los añadimos en trozos pequeños a la mezcla batida de verduras. También añadimos unos 100 gramos de queso feta o algo más…al gusto. Removemos todo con una cuchara y metemos la mezcla en la nevera para que al enfríarse coja consistencia y sea más fácil manejarlo.

Para rellenar las empanadillas ponemos una pequeña porción del relleno en un lado, cerramos sobre el otro lado y con un tenedor sellamos para que no se salga la mezcla y para que quede clásico de verdad.

Yo las hago al horno, con calor arriba y abajo, y me gusta dorarlas por las dos partes, las pintas de huevo batido y en la parrilla sobre papel de horno. Cuando estén doradas les das la vuelta y pintas por el otro lado. Unos 180 grados suficiente. Tardan unos minutos por cada lado. Hasta que cojan un bonito color dorado.

Por supuesto tienes la opción de toda la vida, que es freírlas, con aceite muy caliente y luego colocarlas sobre papel absorbente.

Se pueden servir recién hechas incluso frías. Es una aperitivo clásico y a la vez original, así que sorprenderás con los bocados. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 Cebolla
  • 1 berenjena
  • una lata de tomate triturado
  • 2 huevos duros
  • queso feta
  • láminas de empanadillas
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Preparamos el relleno sofriendo la cebolla con la berenjena en trozos medianos
  • Cuando estén cocinadas añadimos la lata de tomate triturado y esperamos a que el tomate esté bien frito
  • Pasamos por la batidora
  • Añadimos dos huevos duros en trozos pequeños y el queso feta desmigado y mezclamos todo bien
  • Metemos en la nevera y esperamos que enfríe
  • Rellenamos las empanadillas y las pintamos de huevo batido
  • Al horno 180 grados calor arriba y abajo hasta que se doren, por las dos partes