Posts etiquetados ‘Rellenas’

Berenjenas Rellenas de Arroz

Publicado: 16 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

…al estilo turco: Zeytinyagli Patlican Dolmasi…pero no del todo, ya que como casi siempre me sucede, me cuesta horrores seguir al pie de la letra una receta…así que ahí lo llevas.

El relleno de arroz lo puedes encontrar pinchando aquí. Se trata de una receta turca, y el arroz queda fenomenal para hacer todo tipo de rellenos de verduras. En el libro del que saqué esta receta de relleno también aparecían unas berenjenas rellenas, pero como ya he comentado, preferí dejar volar la imaginación, que si la ato en corto se me estresa y acaba saliendo por derroteros poco  confesables 😉

  Haremos media berenjena por persona, las asamos enteras en el horno, calor arriba y abajo unos 40 minutos, lo suficiente para que la carne quede tierna, pero sin que se queme la piel. Cuando estén asadas las abrimos transversalmente por la mitad y le sacamos la carne. Esta se trocea y se añade al arroz, junto con media tarrina de queso crema.

Se remueve todo muy bien y se empieza a rellenar las berenjenas. Como ves en las fotos, están  bien petaditas…tenía mucho arroz y quería gastarlo todo, así que…

Una vez que tienes las berenjenas rellenas las vuelves a meter en el horno, pero esta vez con el gratinador fuerte, y las dejas un ratillo hasta que el arroz empiece a churruscarse. Será el momento de sacarlas del horno y disfrutarlas.

¡Buen provecho!

INGREDIENTES

MANUFACTURA

  • Se asan las berenjenas en el horno, 40 minutos enteras, a 180 grados calor arriba y abajo
  • Se abren transversalmente y se saca la pulpa
  • Se prepara el relleno de arroz, incluyendo en la receta la pulpa de la berenjena y media tarrina de queso crema
  • Se rellenan las berenjenas con el arroz y se pone a gratinar en el horno hasta que se empiece a churruscar
Anuncios

Zeytinyagli Yaprak Dolmasi, nombre turco, que es de donde proviene esta receta.

Este plato es típico en toda la cuenca oriental del Mediterráneo, desde Grecia, Bulgaria, Rumanía, pasando por Turquía, Siria y Líbano hasta Túnez puedes encontrarlo, y el nombre es bastante parecido. Dolmades, dolmadakia, dolma…en realidad esta palabra implica relleno, pero lo sueles encontrar en las cartas de restaurantes como hojas de parra rellenas de arroz. Sí, las hojas de parra se comen, y están bien buenas.

El relleno ya lo vimos en la receta Zeytinyagli Dolma Içi, así que pincha aquí  y vete a mirarla para prepararlo.

Al igual que en aquella ocasión, esta receta está sacada del mismo libro, y al final de esta entrada, en Ingredientes y Manufactura pongo exactamente lo que venía en la receta del libro, por si quieres seguir fielmente las indicaciones. Yo suelo ir un poco por libre, me fío más del instinto, además he usado horno de vapor, herramienta maravillosa que facilita la historia. Pero por supuesto no es imprescindible.

Aquí nos vamos a centrar exclusivamente en las hojas de parra y cómo rellenarlas. Personalmente no dispongo de una parra en el jardín de la que recolectar la base de este plato…personalmente no dispongo ni de jardín. Afortunada soy que dispongo de una parte interesante de la producción de una huerta consorte :). Pero en las grandes superficies, en la zona del maiz, apios, zanahorias rallada, brotes de soja y demás complementos para ensaladas, puede que encuentres un gran tarro que contiene…¡¡¡oh sorpresa!!!! hojas de parra. Que sí, que se comen.

Si eres una suertud@ y tienes hojas de parra, recoléctalas, límpialas muy bien y ponlas a cocer unos 5 minutillos, despues, cuando se enfríen quítales los pedúnculos. Si las compras en bote, vienen en agua con sal, la única dificultad será desenrollarlas sin destrozarlas, que no te creas que es fácil. Y no hay que cocerlas previamente.

Se coge cada una de las hojas y se abren bien, con cuidado, separando todas las partes de la hoja hasta extenderla completamente. En el centro se pone un poco del arroz para relleno que ya tendremos listos. Se doblan los lóbulos laterales sobre el relleno y se enrolla con cuidado.

Se repite la operación con todas las hojas de parra que vayas a rellenar y se van poniendo en una superficie en la que estén bien apretaditas entre ellas. Cuando ya las tengas todas rellenadas se rocía con zumo de limón natural.

Yo las hice en el horno de vapor, 40 minutos. Si no tienes, en una cazuela coloca las hojas de parra rellenas, las cubres con el zumo de limón y con un poco de agua. Le pones un plato encima y a cocer durante una hora más o menos, a fuego lento.

Se dejan enfríar antes de servir. Se puede presentar con rodajas de limón y la puedes acompañar de una salsa de yogurt o añadirle más zumo de limón. Es un aperitivos estupendo y también se puede utilizar como acompañante. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

MANUFACTURA

  • Se prepara el arroz siguiendo la receta de la receta que encontrarás aquí 
  • Las hojas de parra se ponen a hervir 5 minutos, se escurren y se dejan enfriar
  • Se quitan los pedúnculos y se coloca algo de arroz sobre cada hoja
  • Se doblan los costados hacia el centro y se enrollan hacia la punta
  • Se colocan muy juntas en una cacerola rociadas por el zumo de un limón y un vaso de agua
  • Se tapa la cacerola y se cocinan a fuego lento durante una hora
  • Dejarlas enfriar

Me gustan las patatas, en todas sus formas…acompañante excepcional de casi cualquier plato, pero sólas también saben cubrir el expediente con soltura…y si no mira esto.

Las patatas tienen mala fama, se las identifica irremediablemente con aporte calórico excesivo y nada más lejos…100 gramos de patata asada o hervida sólo tiene 80 calorías. En esta receta van asadas al horno, y el relleno no tiene casi nada de grasa y son ingredientes muy sanos, así que nos las vamos a comer y luego nos vamos achupar los dedos…y buscaremos un hueco la semana que viene para repetirlas…porque están de muerte.

Cogemos unas patatas nuevas, de tamaño mediano grande y las limpiamos muy bien, usando incluso un estropajo para quitar toda la tierra que tenga, ya que las vamos a cocinar y comer con piel. Una vez limpitas se pulverizan con AOVE y se meten en el horno, 190 grados, calor arriba y abajo, una hora más o menos, dependerá como siempre del tamaño de las patatas y del horno. Tienen que quedar tiernas. Métele un pincho y tiene que entrar sin esfuerzos.

Mientras tanto vamos preparando el relleno. En una sarten calentamos el culo de AOVE y cuando esté calentito le añadimos una cebolla cortada en juliana, bajamos el fuego y la rehogamos lentamente, para que vaya rindiéndose poco a poco. Cuando la cebolla esté transparente le añadimos unos tacos de jamón serrano y los vamos volteando hasta que empiecen a dorarse. En ese momento le añadimos pimienta negra molida, un poco de sal, ojo que el jamón ya sala, y yogurt natural. Unas finas hierbas le dará un toque excepcional: orégano, tomillo, mejorana, albahaca lo que tengas y te guste.

Damos unas cuantas vueltas y retiramos del fuego. Esperamos a que las patatas estén asadas, y las sacamos del horno. Con cuidado de no quemarse hay que partirlas por la mitad a lo largo, y con una cuchara pequeña vamos sacando pequeños trozos de la pulpa de la patatas. No es necesario sacar demasiada. La idea es hacer un huequito en el centro de la patata que es donde pondremos el relleno.

Una vez que tenemos todas las patatas abiertas, la pulpa que hemos sacado se añade a la sartén con el resto del relleno, y de nuevo la ponemos al fuego, y vamos dando vueltas, para que todos los ingredientes se mezclen a la perfección. Buscamos una textura espesa, densa, así que gran parte del agua del yogurt tendrá que evaporarse. Cuando coja la textura que te gusta lo apartas del fuego.

Las patatas abiertas y semihuecas se salpimentan y se añade el relleno con una cuchara pequeña, repartiéndolo de manera equitativa por todas las patatas. A continuaión se cubren con queso rallado y se mete de nuevo el horno para gratinar, unos minutos hasta que el queso funda y se dore.

Se sirven calentitas, recién salidas del horno. Acompañadas de una ensalada es una comida que te aseguro que repites. En este caso la acompañé de una ensalada de escarola, granada, ajo y limón. Combinación perfecta. La puedes usar como guarnición de alguna carne, incluso como aperitivo… ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 o 2 patatas por persona
  • jamón serrano en tacos
  • 1 cebolla
  • 1 yogurt natural
  • finas hierbas (orégano, mejorana, albahaca, tomillo, salvia…)
  • queso rallado
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se limpian muy bien las patatas y se pulverian con AOVE
  • Se mete en un horno previamente calentado, una hora a 190 grados arriba y abajo. El tiempo depende del horno y del tamaño de la patata. Tiene que quedar tierna.
  • Se sofríe una cebolla en juliana a fuego medio, cuando esté dorada se añaden tacos de jamón serrano y se rehoga hasta que cambie el color
  • Se incorpora un yogurt natural, finas hierbas, sal y pimienta negra. Se remueve todo
  • Cocinar hasta que el yogurt reduzca y quede una textura espesa
  • Las patatas asadas se abren por la mitad, se vacía y se mezcla la pulpa con la salsa
  • Se vuelve a rellenar y se cubre con queso rallado
  • A gratinar hasta que el queso esté dorado.

Hoy para cenar berenjenas rellenas, pero nada de carne, quesos, bechamel…noooooor, las vamos a rellenar de verduritas y para darle un toque exótico, le añadimos yogurt. ¡Flipa que rica!

Las berenjenas, una por persona, deben estar bien frescas y hermosas, brillantes, y que sean grandecitas. Primero hay que asarlas. Yo las he puesto en el horno de vapor con mezcla de vapor y aire caliente a 170 grados durante 40 minutos. La puedes asar en horno convencional, incluso hervir. La idea es poder sacar la pulpa, que esté blandita, para unirla al resto del relleno. Es mejor que se asen enteras, para que no pierdan jugo. Hervirlas siempre como última opción, ya que todas las vitaminas hidrosolubles se irán por el desagüe, pobrecicas.

Una vez asadas se les quita el tallo y se parten por la mitad. Con una cuchara se va separando con cuidado la carne del interior, y posteriormente se trocea lo más pequeña posible. Se pone en un bol.

A ese bol le añadiremos el resto de ingredientes del relleno, que consiste en unos tomates secos, previamente hidratados en agua tibia, calcula unos 3 o cuatro por persona. Unas setas, las que más te gusten, también limpitas y troceadas muy pequeñas. Perejil, importante, un buen manojo de perejil troceado. Se mezcla todo bien.

Se aliña con un buen chorreón de AOVE, sal y pimienta, y el zumo de un limón. Despues de remover bien añadimos un par de yogures naturales. Yo he utilizado yogur de cabra, que es más intenso, pero vale cualquiera siempre que no esté azucarado ni edulcorado, y si es de textura cremosa tipo griego mucho mejor, le dará más consistencia. Se remueve todo muy bien y se procede a rellenar las berenjenas, que se habrán puesto previamente en una fuente de horno. Si tienes un recipiente agujereado mucho mejor, porque las setas soltarán bastante agua. El sabor seguirá siendo igualmente delicioso, pero la presentación se puede ver afectada con el líquido que suelten.

Pasamos la fuente con las berenjenas ya rellenadas al horno y a gratinar, hasta que estén doradas. Cuidado con el tomate seco que será el primero en quemarse. Servir inmediatamente. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 2 berenjenas grandes
  • un manojo de perejil
  • 8 tomates secos
  • un puñado de setas
  • 1 limón
  • 2 yogures naturales
  • Sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Se asan las berenjenas
  • Mientras se van troceando las setas, los tomates secos y el perejil en trozos muy pequeños
  • La berenjena asada se parte por la mitad y se saca la pulpa
  • se trocea y se añade al bol con el resto de ingredientes
  • Se salpimenta y se riega con el zumo del limón y un chorreón de AOVE
  • Se mezcla todo bien y se añaden los yogures, se vuelve a mezclar
  • Se rellenan las berenjenas y al horno a gratinar hasta que se doren