Posts etiquetados ‘Roscón’

Roscón de Elvis, B.B. y el León

Publicado: 4 enero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , ,

En la república independiente de mi casa, los únicos reyes que se reconocen son  el amigo Elvis, por su arte,  el gran mago B.B., por su padre, y el León, por naturaleza, así que, esta festiva receta no podía llamarse de otra manera. Me dejo al amigo Kerry, otro gran rey, pero no creo que sea muy monárquico…

Esta receta requiere de un poco de paciencia, pero los resultados merecen la pena, no hay nada como llevar un roscón casero para dejar patidifusos al personal, acostumbrado a la pastelería industrial. Así que no te de pereza, que sólo se hacen una vez al año…si no eres vicios@…

En un bol grande comenzamos a tamizar harina de fuerza, unos 350 gramos. Añadimos en el centro unos 100 g de azúcar, la ralladura de una naranja y levadura madre previamente disuelta en un vaso pequeño de leche tibia. Se mezcla todo bien con una espátula. Si utilizas levadura en polvo no sería necesario disolverla en la leche. En cualquier caso, la cantidad a poner dependerá del tipo de levadura que utilices, pero siempre que sea natural, que incrementen el volumen antes de la cocción. Para unos 350 g de harina, si es levadura madre fresca con unos 10 o 12 gramos sería suficiente.

A continuación ponemos a punto de pomada unos 75 g de mantequilla, es decir, que no esté derretida totalmente, pero tampoco dura, tiene que quedar cremosa. La añadimos al  bol. También incorporamos la yema de un huevo, además de una cucharada de aroma de azahar y una cucharada de ron añejo. Se mezcla todo y se lleva a una superficie enharinada donde lo amasaremos un buen rato, hasta que deje de pegarse.

Si es necesario añadir un poco más de harina, hacedlo con cuidado, la justa, porque si añadimos harina en exceso el roscón no quedará esponjoso.

Cuando se consiga el punto de que no se pegue a la mesa, o casi, se mete de nuevo la bola de masa en el bol y se cubre con film, se deja reposar hasta que la masa duplique su volumen, dependiendo del tipo de levadura que hayas añadido será un par de horas más o menos. Si se realiza en una zona cálida se acelerará el proceso.

Una vez duplicado el volumen, se vuelve a amasar, para que suelte todo el aire de la fermentación, y cuando lo hayamos hecho se coge la masa y se le hace un agujero en el centro, con los dedos de las dos manos.

Se extiende el agujero hasta darle la forma característica de roscón. Se pone sobre una bandeja y papel de cera. Procura que el agujero sea bien grande, porque el roscón seguirá creciendo y se podría acabar cerrando, con lo que dejaría de ser roscón para convertirse en torta. Se cubre con lo que queramos decorarlo. Aquí la fruta escarchada no es bienvenida, así que lo cubrimos de almendras crudas laminadas y azúcar que iremos cogiendo con los dedos bien mojados para que se vaya haciendo gurruñitos que iremos dejando por toda la superficie del roscón. Se vuelve a cubrir y esperamos que crezca de nuevo, una hora más o  menos.

A continuación lo pintamos con cuidado con un huevo batido, que cubra bien todas las partes del roscón, para que luego coja un color dorado y bonito y en el horno.

El horno estará previamente calentado a 160 grados, arriba y abajo. Metemos el roscón una media hora, hasta que el roscón esté doradito. Ojo que no se queme, y se hace relativamente rápido.

Si tienes intención de rellenarlo, espérate a que esté bien frío para abrirlo por la mitad. Se me olvidaba, metemos un pequeño Elvis de sorpresa…¡Buen provecho!

INGREDIENTES (unas 8 personas)

  • 350 g Harina de fuerza
  • 100 g de azúcar
  • 75 g de mantequilla
  • ralladura de una naranja
  • una cucharada de aroma de azahar
  • 2 huevos
  • un vaso pequeño de leche tibia
  • levadura madre
  • 1 cucharada de ron añejo
  • almendras crudas
  • azúcar blanca para decorar

MANUFACTURA

  • Se tamiza la harina sobre un bol grande
  • Se añade la ralladura de la naranja, la levadura disuelta en un vaso pequeño de leche tibia y el azúcar,  y empieza a mezclarse todo con una espátula
  • Se añade la mantequilla, el aroma de azahar y la yema de un huevo, se sigue batiendo
  • Cuando la masa esté bien homogénea se pasa a una superficie para amasar a mano
  • Se añade un poco más de harina, sólo si es necesario. Tiene que despegarse pero con la mínima harina
  • Se pone de nuevo el bol y se tapa, dejando reposar hasta que la masa duplique su volumen, preferiblemente en un sitio cálido
  • Se vuelve a amasar para que suelte el aire y se le da la forma de roscón
  • Se le añade la decoración, azúcar y almendras laminadas
  • Se pone sobre una fuente de horno, se cubre  y se deja reposar de nuevo hasta que vuelva a duplicar volumen.
  • Se pinta bien con huevo batido
  • Al horno 160 grados arriba y abajo hasta que se dore, una media hora.
Anuncios