Posts etiquetados ‘Sal’

Me he resistido, ¡viva Dios que lo he intentado!, pero la presión ha sido abrumadora, así que ahí va, las recetas de las cookies…

Esta receta va por Alisia…y las galletas también ;)…al fin lo has conseguido!!!! me debes un dibujo chulo de esos que tu haces, ya hablaremos…

Estas galletas son una auténtica pasada, están deliciosas y allí donde las lleves impresionarás al personal…aunque normalmente no llegan ni a salir de casa de lo buena que están, así que no hagas más de las que necesitas porque te las acabaras comiendo todas en un ataque de posesión infernal chocolatera…. arrrrgggghhhhhh!

Vamos al lío. Fácil, fácil. Se coge mantequilla, 200 gramos, y se derrite, si la pones en el microondas ponle tapa porque tiende a explotar y se pone el horno que te lo puedes imaginar. Una vez derretida se pone en un bol grande y se añade 200 gramos de azúcar blanca y 150 de azúcar morena. Puedes cambiar las proporciones si te gusta menos dulce. Si el azúcar morena tiene melaza mucho mejor.

Se mueve todo  bien con la varilla, pero a mano, nada de batidoras. Se baten dos huevos y se incorpora a la masa, se sigue removiendo para que todo esté perfectamente homogéneo. Se añade una cucharada de vainilla y se sigue removiendo.

A cotinuación se va incorporando la harina poco a poco, unos 300 gramos, junto con una cucharada de levadura tipo royal (como medio sobre), no hace falta que sea levadura fresca ni madre, con que haga su efecto en el tiempo de horneado es suficiente.

Se sigue mezclando todo, la masa tiene que ser completamente homogénea, sin grumos. Cuando lo consigamos incorporamos unos 50 gramos de chocolate, preferiblemente negro. Yo echaba al principio el chocolate en pepitas. Una vez no tenía y le tuve que echar chocolate de cobertura, en tableta, haciendo trozos pequeños con el cuchillo. De nuevo lo que fue una solución de improvisación se convirtió en todo un descubrimiento. Desde entonces siempre uso chocolate de cobertura y con el cuchillo lo troceo.

Se añade también un puñado de nueces que se parten con las manos, en tres o cuatro trozos, y una cucharada de sal de maldon. Si no tienes sal de maldon echale sal gorda, y si no tienes sal normal. No te cortes, pruébalo y vas a flipar, sobre todo si es sal de maldon, ya que cuando te encuentras con los cristales de sal y el chocolate, la combinación es alucinante.

De nuevo se vuelve a mezclar todo bien y se cubre con un flim transparente y se mete en la nevera durante una hora más o menos. La idea es que la masa se enfríe para que se vuelva manejable y podamos hacer las galletas.

Una vez pasado el tiempo se hacen las galletas. Se van cogiendo bolas de tamaño intermedio que luego se aplastan como si fueran tortillas, así te saldrán todas diferentes, con un aspecto auténticamente casero. También puedes estirar la masa sobre una superficie enharinada y con moldes ir sacando las galletas. Se van poniendo sobre una bandeja de horno con un papel de cera.

Se hornean a 170 grados, entre 12-15 minutos, se meten con el horno ya caliente. Cuidado con el tiempo de cocción, no deben tostarse. Cuando las saques estarán tiernas, pero no te preocupes que cuando se enfríen se ponen duras. Mejor enfriarlas sobre la rejilla del horno.

Una vez frías guardarlas en una caja hermética. Se mantendrán decentes unos días. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 200 mantequilla
  • 200 azúcar blanca
  • 150 azúcar morena
  • 2 huevos
  • 300 harina
  • 1 cucharada Vainilla
  • 1 cucharada de Levadura
  • 50 g de chocolate
  • Nueces
  • 1 cucharada de Sal de Maldon

MANUFACTURA

  •  Mezclar la mantequilla, con el azúcar blanca y la morena
  • Añadir la vanilla y mezclar bien
  • Batir los huevos, incorporarlos y mezclar
  • Añadir la levadura y  la harina poco a poco y seguir mezclando bien, si es necesario utiliza las manos
  •  Por último, se incorpora una cucharada de sal de maldon, el chocolate troceado  y las nueces
  • Se remueve todo para que se distribuyan los tropezones
  • Se cubre con film y una hora en la nevera
  • Se sacan y se hacen bolas que luego se aplastan, se van poniendo sobre papel de cera en una bandeja de horno, separadas
  • Se hornean de 12 a 15 minutos a 170 grados. Cuidado que no se tuesten
  • Se sacan y se colocan sobre la rejilla del horno para que se enfríen
  • Se meten en una caja hermética para conservar

Sal de Chile

Publicado: 21 diciembre, 2011 en Cocina
Etiquetas:, , , , ,

Un aderezo sorprendente para carnes, pescados, verduras…lo que se te ocurra.

A veces para cenar solo tienes un filete, y con esto de las grasas, pues a la plancha es lo más rápido, cómodo y sano. Si a un trozo de carne a la plancha le añades esta sal de chile, puedes convertir una cena rutinaria en una auténtica experiencia organoléptica…vamos que mola un montón.

Es fácil no, lo siguiente. Sólo necesitas un  buen chile, o varios, si son pequeños o poco potentes, depende básicamente de tu gusto y tolerancia al picante.

 Yo tenía en la nevera un hermoso  jalapeño que encontré por casualidad en la fruteria y lo hice mío. A ver si no te gusta el picante esta receta no tiene ningún sentido, lo has visto claro a estas alturas supongo.

El chile se limpia muy bien de pepitas y del tallo, pero no uses agua. En general, con los pimientos no debe usarse agua, mejor un trapo limpito. Lo partes en trozos grandes.

En el vaso de la procesadora añades un cuarto de kilo de sal marina gruesa y los trozos de chile, y lo bates todo bien, hasta que se quede una pasta uniforme y del chile solo quede el color.

Se extiende todo bien esparcido sobre un paño de cocina muy limpio, y en un lugar que no vaya a molestarte durante un día o puede que más, porque se quedará en el paño hasta que se evapore completamente el agua y sólo quede la sal coloreada.  El tiempo dependerá de la humedad del ambiente del sitio en el que te encuentres. De hecho, si vives en un sitio muy húmedo, lo mismo conviene que lo coloques en alguna zona especialmente seca, a unas malas puedes tirar de secador de aire caliente, incluso de un golpe de horno, con cuidado.

Una vez conseguida la evaporación completa, se guarda en el recipiente que hayas escogido  y a usarlo cuando se te ocurra.

Dos precauciones básicas, al manipular la sal con las manos, lávatelas muy bien despues, y aún así procura no tocarte los ojos ni los labios, porque si el chile es de verdad, puedes pasar un ratico desagradable.

Precaución las primeras veces que la utilices hasta que seas consciente del potencial que tiene, porque te puedes cargar los platos o abrir alguna que otra úlcera o almorrana ;). En cualquier caso, un buen filete de carne o pescado a la plancha con esta sal….menuda delicia…¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Sal marina gorda
  • chiles picantes

MANUFACTURA

  • Se limpia bien el chile de pepitas y del tallo
  • Se procesa con la sal gorda
  • Se extiende bien en un paño hasta que se evapore completamente el agua
  • Se guarda para usarla cuando convenga