Posts etiquetados ‘Salmón Ahumado’

Receta fresquita fresquita, fácil de hacer y aún más fácil de comer.

Ingredientes básicos, y casi sin preparación. Un par de huevos que pondremos a cocer para que se pongan duros, unos 15 minutos. Unos pepinillos que trocearemos muy pequeñito, como el resto de ingredientes, que son un puñado de alcaparras, preferiblemente en sal, están mucho más ricas que en vinagre, una cebolleta mediana o cebolla dulce. Todo bien troceadito y bien chiquito.

Preparamos una mayonesa con un hueco, una pizca de sal, el zumo de medio limón, un diente de ajo y dos cucharadas de mostaza. La cantidad de aceite dependerá de la textura que le quieras dar a la mayonesa, si no tienes ni idea, medio vaso de agua es una buena referencia. Batimos bien hasta que coja buena consistencia.

Ponemos sobre una superficie las lonchas de salmón ahumado cubriendo huecos y las espolvoreamos con pimienta. Sobre ellas pintamos con la salsa de mayonesa, ayudados por una cuchara o un pincel de silicona, dependiendo de la cantidad que quieras añadir. Luego vamos espolvoreando los diferentes ingredientes picaditos, al gusto de cada uno, o si los preparamos de antemano pues tratando de equilibrarlos.

Una vez que hemos repartido todos los ingredientes vamos cerrando, poco a poco y apretando el rollito para que quede bonito. Aquí se desata una batalla atroz entre la gula y la estética, la que gane será la que te dicte la cantidad de relleno a poner sobre cada loncha de salmón. Quedarán más bonitos si echas poco relleno. Quedarán más sabrosos si añades más cantidad. Como podrás deducir por las fotos…me pudo la gula.

Servir inmediatamente y degustar a conciencia. Se pueden guardar en la nevera bien cubiertos con papel film o aluminio, pero recuerda que lleva mayonesa y no debe estar más de un par de días en la nevera…por si las moscas alias bacterias. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 250 gramos de Salmón ahumado
  • un puñado de alcaparras saladas
  • 2 huevos duros
  • 1 cebolleta
  • unos pepinillos
  • medio limón
  • 1 huevo
  • aceite de girasol
  • 2 cucharadas de mostaza
  • 1 diente de ajo
  • Sal y pimienta

MANUFACTURA

  • Se pica todo menos el salmón muy muy pequeño
  • Se prepara la mayonesa de mostaza con el huevo, aceite de girasol, un diente de ajo, dos cucharadas de mostaza, una pizca de sal y el zumo de medio limón.
  • Se coge una lámina de salmón y se pinta con la mayonesa de mostaza, a continuación se van añadiendo todos los ingredientes picaditos
  • Se enrolla apretando bien el relleno al ir dando la vuelta
Anuncios

Ligero como un soufflé, que se dice. Delicioso y suave.

No lleva nata, casi nada de harina, una cucharada pequeña y el queso fresco puede ser desnatado. Así obtenemos un soufflé realmente ligero y muy muy rico. El único inconveniente es que hay que prepararlo, cocinarlo y comerlo en el momento.

Es importante para los soufflés que los ingredientes no estén recién salidos de la nevera, si los incorporas demasiado fríos bajarán antes. También es importante, clave, que las claras estén bien  bien montadas, que vuelques el recipiente boca abajo y ni se inmuten.

Con estos dos pasos el éxito está casi asegurado. Además, añadimos una cucharadita de maizena para darle cuerpo y evitar que caiga demasiado pronto. No hay que ser un profesional para hacer un buen soufflé.

Para unos 4 soufflés  usaremos unos 200 gramos de salmón ahumado, que cortaremos en tiras no demasiado pequeñas. Por otra parte, batimos un par de huevos con un poco de sal.

Montamos 4 claras a punto de nieve, bien montadas, que no caiga ni un milímetro al volcar el recipiente. Con una espátula y a base de movimientos envolventes y muy delicados vamos incorporando, los dos huevos batidos, la cucharada pequeña de maizena bien colmada, el salmón ahumado en tiras y un poco de sal y pimienta negra.

A continuación añadimos el queso fesco batido y seguimos moviendo delicadamente la mezcla, con cuidado de que no caiga. Cuando todo esté bien homogéneo, vertemos el soufflé en moldes individuales. El horno debe estar precalentado, a unos 180 grados y con calor solo por abajo. Introducimos los moldes y prohibido abrir el horno durante los primeros 15 minutos.

Tardará entre 15 o 2o minutos, tiene que quedar doradito en la superficie y crecer un poco. Si ponemos los moldes a punto de rebosar, al crecer quedarán un poco por fuera, dando un bonito efecto.

Hay que comerlos recién salidos del horno. Lo puedes acompañar con unos pequeños picatostes y es un entrante estupendo, o una cena ligera y de lujo. Dime que no estás deseando probarlo ;)…¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 200 gramos de salmón ahumado
  • 1 cucharada de maizena
  • 4 claras de huevo
  • 2 huevos
  • 200 gramos de queso fresco batido desnatado
  • Sal, pimienta

MANUFACTURA

  • Levantar las 4 claras a punto de nieve con un punto de sal
  • Añadir poco a poco, con movimientos envolventes los dos huevos previamente batidos, el queso fresco y el salmón troceado en tiras medianas y la cucharada de maizena
  • Añadir sal y pimienta
  • Verter en moldes
  • Horno a 180 grados calor solo abajo, unos 15 20 minutos hasta que esté dorado.
  • Servir inmediatamente

No sabía muy bien como llamar a este engendro, cuyo origen se encuentra en un experiemento fallido y que tuvo como resultados una cena espectacularmente deliciosa…algunos errores son mejores que algunos aciertos…que cosas…

¿ Es una pizza? ¿Es una coca?….¡Nooooooo!…. es ¡Super Tosta!…de alguna manera hay que llamarla.

Empecemos por la base, que es una masa que en su origen iba destinada a un brazo gitano pero por motivos totalmente ajenos, desconocidos y misteriosos, acabó convirtiéndose en una masa ligera, fina, y muy crujiente…como una gran tosta, así que el nombre no va muy desencaminado.

Como la incertidumbre y el caos forman parte de mi zona de confort, inmediatamente redirigimos el objetivo de la receta…básicamente porque esa masa no había cristiano ni romano que la enrollara…

La base se hace muy rápido, lleva 2 huevos que se separan en yema y clara, y se baten con las varillas por separado hasta que cojan mucho volumen, las claras a punto de nieve y las yemas con muchas burbujitas. Una vez conseguido, se vierte las claras sobre las yemas poco a poco mientras se sigue batiendo con la varilla. Se añade una pizca de sal, 3 cucharadas de agua y una taza de café con leche de harina. Se amasa todo bien y se hará una bola.

Sobre una bandeja de horno se pone una hoja de papel de cera y se extiende la bola, haciendo que cubra toda la superficie de la bandeja. Se mete al horno precalentado a 200 grados arriba y abajo y estará hecha en menos de 10 minutos. Al ser tan fina se dora muy rápido. No se puede emplear el método de pincho y que salga limpio, porque es tan fina que no hay que pinchar ;).

Mientras se hornea vamos desmenuzando un trozo de queso feta y abrimos un sobre de salmón ahumado de 250 g.

Cuando la base está lista se saca del horno. Sobre ella vamos añadiendo las lonchas de salmón ahumado, hasta que la cubra por completo. Espolvoreamos por encima un poco de eneldo. Por encima desparramamos el queso feta desmenuzándolo con los dedos, como si estuviera nevando. Como verás por las fotos lo petamos de feta. Si te gusta mucho el salmón echa bastante menos, porque el feta tiene un sabor poderoso y se lo puede comer. A mí me gusta más el feta…de ahí que nevara mucho :o.

Se mete de nuevo en el horno, y con el gratinador se le da un golpe de un par de minutos. Se saca y se cubre con un poco de cebolla frita. Listo para comer. Lo acompañamos de una ensalda de canónigos con ajo y limón. ¡Qué bueno estaba! Vaya suerte haber metido la pata en la masa…increíble. Te recomiendo encarecidamente que lo hagas y si es así… ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Super Tosta
    • una taza de café con leche de harina
    • 2 huevos
    • una pizca de sal
    • 3 cucharadas de agua
  • Acompañamiento
    • Salmón ahumado
    • Queso Feta
    • Eneldo
    • Cebolla Frita

MANUFACTURA

  • Se hace la super tosta, batiendo por separado claras y yemas con la varilla, hasta conseguir punto de nieve y muchas burbujas respectivamente
  • Se añade las claras sobre la yeme poco a poco mientras se continúa batiendo con la varilla
  • Se añade la pizca de sal, el agua y la harina poco a poco
  • Se amasa y se estira sobre una bandeja de horno con papel cera
  • Se mete en el horno precalentado a 200 grados algo menos de 1o minutos
  • Se saca y se cubre con el salmón ahumado, eneldo y queso feta
  • Se le da un nuevo golpe de horno, gratinando unos minutos
  • Se saca y se espolvorea con cebolla frita