Posts etiquetados ‘Seta de Cardo’

Penne nero di seppia, por darle un color y un sabor diferente. Y con salsa de verduras, berenjenas y setas eryngii, para no darle mucha pesadez.

Normalmente los penne los cocino all’ arrabiatta, que como su propio nombre indica pica tela. Pero como andamos tontos del estómago, nos hemos inclinado por una salsa muy delicada y suave, a base de verduras y queso fresco batido.

En este caso me encontré unos penne nero di seppia, o sea, con tinta de calamar, de ahí su color negro. Tengo que decir que me decepcionaron un poco, porque no me parecieron tan especiales como aparentaban. Aún así, no estaban nada mal.

Para hervir la pasta, abundante agua con un poco de sal, y cuando esté hirviendo se incorpora, dejándola el tiempo que indique el paquete. Cada pasta tiene su tiempo de cocción, este caso era entre 7 y 9 minutos para quedar al dente.

Mientras se hierve la pasta podemos ir preparando la salsa. En una cazuela con el fondo de AOVE, una vez que este se caliente incorporamos unos 3 o 4 dientes de ajos, pelados y picados en trozos medianos. Una berenjena bien limpita, le quitamos el tallo y la troceamos en cuadrados medianos. También utilizaremos una seta de cardo con tallo gordo, una Eryngii, que limpiaremos bien de los posibles restos de tierra y la laminaremos.

El tamaño de los ingredientes da un poco igual porque luego vamos a pasar toda la salsa por la batidora. Tampoco conviene que sea demasiado grande para que cojan bien la mezcla de sabores.

Vamos sofríendo todos los ingredientes, juntos, a fuego medio en la cazuela, y cuando el ajo empiece a dorarse, salpimentamos y lo pasamos por la batidora. Incorporamos queso fresco batido, y mezclamos bien toda la salsa. Seguimos cocinando un par de minutos para que el queso y el resto de ingredientes batidos se empapen unos de otros.

Una vez tengamos la pasta hervida y la salsa triturada, incorporamos la pasta y damos unas cuantas vueltas al fuego en la salsa, para terminar de calentar y mezclar bien todos los ingredientes.

Le puedes poner un poco de queso rallado y gratinarlo en el horno, para darle un toque más crujiente y vistoso. Nosotros nos saltamos ese paso, quitando grasas, y lo acompañamos de unos cogollos de lechuga aderezados con sal, AOVE y limón. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Penne nero di sepia
  • Una berenjena
  • Unos dientes de ajo
  • Una seta eryngii
  • Queso fresco batido
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se cuecen los penne al dente, siguiendo las instrucciones del envase, con un poco de sal
  • En una cazuela con el fondo de AOVE se ponen los ajos pelados y picados en trozos medianos, las berenjenas en cuadritos y las setas en trozos medianos.
  • Se sofríe todo junto a fuego medio bajo, hasta que empiecen los ajos a dorarse
  • Se salpimenta y se añade el queso fresco batido, unos 100 gramos por persona
  • Se bate todo y se mantiene caliente, hasta que la pasta esté hervida y se añada a la salsa  para embadurnarla bien.
Anuncios

Risotto ligero y delicioso. Combinación de cremosidad y gustosidad en un único plato

Pleurotus Eryngii es el nombre científico de la seta de cardo, pero hay una manera distinta de criarla, que la convierte en una especie de boletus, desde el punto de vista de su aspecto, que no de su sabor. Esta seta de cardo la encuentras entonces como Eryngii, y el sabor es un poco más delicado, pero no deja de ser una seta de cardo.

Este risotto tiene la particularidad de que la cremosidad propia de este tipo de platos la vamos a conseguir con muy pocas calorías, con queso fresco batido, desnatado. En lugar de mantequilla y nata. El resultado es increiblemente gustoso, delicioso, así que no se echa en falta en absoluto la grasa que no le estamos poniendo. El azafrán y el tomate seco, tambien juegan un interesante papel.

Los ingredientes básicos son por tanto, para dos personas, una seta Eryngii  y 250 gramos de queso fresco batido 0% de materia grasa.

También le vamos a añadir unos dientes de ajo,  que serán la base del refrito. Pero en lugar de trocearlos, despues de pelarlos los vamos a añadir a un mortero, con un puñado de sal, una cucharada de orégano y unos granos de pimienta rosa. Se machaca todo bien en el mortero, hasta que el ajo y la pimienta estén molidos, y se obtenga una pasta homogénea.

Esta pasta que obtengamos, la echaremos en una olla que estará previamente calentada con un par de cucharadas de AOVE. Añadimos también unos tomates secos troceados, previamente hidratados si fuera necesario.

Se sofríe a fuego lento, hasta que empiece a oler rico, el tomate seco se estará tostando. En ese momento echamos la seta laminada en trozos grandes, y subimos el fuego para remover todo evitando que la seta suelte mucha agua. Añadimos unas hebras de azafrán, que además de aroma le aportará un bonito color.

Añadimos el arroz, redondo, tipo bomba mejor. Salteamos a fuego vivo dando unas cuantas vueltas, para que empiece a soltar el almidón,  y a continuación empezamos a añadir el agua, poco a poco y sin parar de remover. No es necesario que estés todo el tiempo de cocción removiendo el arroz, pero sí gran parte de él.

A fuego medio alto, a la mitad de la cocción más o menos añadimos el queso fresco batido, ya que aporta bastante agua, y así consumimos dicha agua en la segunda parte de la cocción del arroz. Seguimos removiendo y si es necesario incorporamos algo más de agua y rectificamos de sal.

Una vez obtenido el punto se añade un  chorreón de reducción de vinagre de jerez y se deja reposar el arroz unos minutos, tapado, y se sirve inmediatamente. Un espectáculo de sabor y cremosidad. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 60 gramos de arroz bomba por persona
  • 1 Pleurotus Eryngii cada 2 personas
  • 100 gramos de queso fresco batido por persona
  • 2 ajos por persona
  • 2 tomates secos por persona
  • un puñado de pimienta rosa
  • unas hebras de azafrán
  • un punto de reducción de vinagre de jerez
  • Sal, pimienta negra y AOVE

MANUFACTURA

  • Se prepara una picada en el mortero con sal, los ajos, la pimienta rosa y el orégano.
  • En la cazuela donde vayamos a cocinar el arroz se sofríen la picada y los tomates secos, a fuego lento con AOVE
  • Cuando estén empezando a dorarse se añade el arroz y se da unas cuantas vueltas a fuego vivo.
  • Se añaden unas hebras de azafrán, sal y pimienta
  • A continuación se incorpora el Eryngii laminado se da un par de vueltas y se añade agua, poco a poco.
  • A mitad de la cocción y sin parar de remover se incorpora el queso fresco y se sigue removiendo hasta que el arroz esté en su punto. Si es necesario añadir un poco más de agua
  • Añadir un chorreoncito de reducción de vinagre de jerez y dejar reposar cubierto unos minutos, para servir a continuación