Posts etiquetados ‘Tomillo’

Cuando los principales ingredientes son de color naranja…está claro el color del que saldrá la crema. Me encanta el naranja, como se ve, como huele y como sabe 😉

¿Cuantos ingredientes naranjas, que no sean las naranjas conoces? Seguro que estos dos: calabaza y zanahoria. Luego lleva otros dos ingredientes, blanco y rojo, que al mezclarlos obtenemos un rosa anaranjado…vengaaaaa admite pulpoooo 🙂

Cogemos pues una calabaza tipo violín, de esas con forma de botellita, porque tienen el tamaño adecuado. Si no cualquier otro tipo de calabaza, pero un pedazo de algo menos del kilo. Se pela, se le quitan las pipas y se parte en cuadrados medianos.

Se coge una zanahoria hermosa, o dos pequeñas, se le quita la piel y el tallo y se pela en rodajas.

Una cebolla mediana y un tomate maduro mediano. Se les quita la piel y se parten en trozos pequeños.

En una cazuela con el fondo de AOVE se echa la cebolla y se empieza a rehogar a fuego bajo. A los 3 minutos más o menos se añade la calabaza y la zanahoria, y se sigue rehogando otros 5 minutos. Añadimos el tomate y seguimos rehogando siempre a fuego lento hasta que el tomate empiece a freírse.

Entonces añadimos las hojas del tomillo fresco, un buen ramillete, pero sólo las hojas, así que un poco de paciencia para quitar toda las ramitas, sal y pimienta. Imprescindible tomillo fresco, con seco no da el mismo resultado. Damos unas cuantas vueltas y cubrimos de agua, pero justo justo cubrir, a menos que te guste más sopa que crema, en cuyo caso un poco más de agua. Subimos a fuego muy fuerte y esperamos a que empiece a hervir, en ese momento tapamos la olla y bajamos a fuego medio. Cocinar hasta que la calabaza esté tierna, que serán unos 20 minutos más o menos.

Cuando todo esté tierno se añaden dos quesitos desnatados y se pasa por la procesadora, y a continuación por el chino, para que quede muy muy fina.

Presentar la crema es bien sencillo, sólo hay que espolvorear con alguna semilla oscura, por ejemplo unas cuantas semillas de sésamo negro. Caliente, tibia…incluso fría. El tomillo fresco da un aroma y un sabor que te sorprenderá. Pruébalo, ya estás tardando. ¡Bueno provecho!

INGREDIENTES

  • 2 calabaza pequeña, tipo violín
  • 1 zanahoria grande
  • 1 cebolla mediana
  • 1 tomate mediano maduro
  • un ramillete de tomillo fresco
  • un par de quesitos desnatados
  • semillas de sésamo negra
  • Sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Pelamos la calabaza y la cortamos en cuadros
  • Pelamos la zanahoria y la cortamos en rodaja
  • Pelamos la cebolla y el tomate y los cortamos en trozos medianos
  • Sofreímos en un poco de AOVE la cebolla, a fuego lento
  • Añadimos la calabaza y la zanahoria, dejamos unos minutos
  • Añadimos el tomate y seguimos pochando unos minutos
  • Añadimos las hojas del tomillo fresco, sal y pimienta
  • Cubrimos de agua y subimos a fuego fuerte para que empiece a hervir
  • En ese momento lo tapamos, bajamos el fuego y dejar unos 20 minutos
  • Añadir un par de quesitos y triturar
  • Pasar por el chino
  • Servir y espolvorear con sésamo negro
Anuncios

Me encanta el aroma de la albahaca fresca, y de la hierbabuena ni te cuento. Mezclar las dos hierbas puede sonar un tanto osado, pero los resultados son muy interesantes. Si le añades tomillo fresco, entonces ya te puedes quedar en la verde y fresca gloria, sin contemplaciones.

Pasta larga y plana, los tagliatelle al nido son ideales para esta receta. Unos 60 gramos por persona, que tenemos segundo. La ración normal está entre 75 y 100 gramos, cada uno sabe lo que come…o debería ;).

El alma mater de este plato, como su nombre indica son las finas hierbas, pero frescas. No lo intentes con botecitos de especias secas porque el resultado será mucho más soso. Bueno, inténtalo si te hace ilusión, pero no es lo mismo ni de lejos.

Como hierbas vamos a añadir albahaca, hierbabuena y tomillo, insisto, todo fresco. Las hojas hay que separarlas de las ramas y limpiarlas bien. Secarlas y ponerlas en el vaso de la picadora.

Añadiremos también un par de dientes de ajo por persona, pelados y unos 3 o 4 tomates secos por persona. Todo a la picadora, para que quede una pasta. Si no tienes picadora, pues tira de cuchillo, y procura que los trozos sean lo más pequeño posible.

En una olla con abundante agua y un puñado de sal se ponen a cocer los tagliatelle, el tiempo dependerá del tipo de pasta, lo indica en el paquete así que no tienes excusa de no hacerla al dente. Una vez hervida se cuela para quitar el agua y se deja escurriendo.

Mientras, en una sartén o en la misma cacerola donde los hemos hervido cubrimos el fondo con AOVE y ponemos a calentar. Cuando esté el aceite caliente se añade la picada y removemos a fuego lento unos 5 minutos, para que el ajo sobre todo vaya cocinándose un poco.

Añadimos la pasta, recitificamos de sal y añadimos pimienta negra. Unas vueltas para que todos los tagliatelle se embadurnen bien con los aromas. Servirlos calentitos, recién hechos. Delicioso. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Tagliatelle
  • Un ramo de albahaca fresca
  • Un ramo de hierbabuena fresca
  • un ramito de tomillo fresco
  • Unos dientes de ajo
  • tomates secos
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se cuece la pasta al dente con algo de sal
  • Se pica las hojas de albahaca, las de hierbabuena, las de tomillo, los ajos y el tomate seco, todo en la procesadora para que quede bien picadito. Si no a mano, pero todo lo más fino que puedas cortar.
  • Se sofríe lentamente en AOVE
  • Cuando empiece a oler rico rico, unos 5 minutos, se añade la pasta cocida y se salpimenta
  • Servir inmediatamente