Posts etiquetados ‘Vegana’

Zeytinyagli Yaprak Dolmasi, nombre turco, que es de donde proviene esta receta.

Este plato es típico en toda la cuenca oriental del Mediterráneo, desde Grecia, Bulgaria, Rumanía, pasando por Turquía, Siria y Líbano hasta Túnez puedes encontrarlo, y el nombre es bastante parecido. Dolmades, dolmadakia, dolma…en realidad esta palabra implica relleno, pero lo sueles encontrar en las cartas de restaurantes como hojas de parra rellenas de arroz. Sí, las hojas de parra se comen, y están bien buenas.

El relleno ya lo vimos en la receta Zeytinyagli Dolma Içi, así que pincha aquí  y vete a mirarla para prepararlo.

Al igual que en aquella ocasión, esta receta está sacada del mismo libro, y al final de esta entrada, en Ingredientes y Manufactura pongo exactamente lo que venía en la receta del libro, por si quieres seguir fielmente las indicaciones. Yo suelo ir un poco por libre, me fío más del instinto, además he usado horno de vapor, herramienta maravillosa que facilita la historia. Pero por supuesto no es imprescindible.

Aquí nos vamos a centrar exclusivamente en las hojas de parra y cómo rellenarlas. Personalmente no dispongo de una parra en el jardín de la que recolectar la base de este plato…personalmente no dispongo ni de jardín. Afortunada soy que dispongo de una parte interesante de la producción de una huerta consorte :). Pero en las grandes superficies, en la zona del maiz, apios, zanahorias rallada, brotes de soja y demás complementos para ensaladas, puede que encuentres un gran tarro que contiene…¡¡¡oh sorpresa!!!! hojas de parra. Que sí, que se comen.

Si eres una suertud@ y tienes hojas de parra, recoléctalas, límpialas muy bien y ponlas a cocer unos 5 minutillos, despues, cuando se enfríen quítales los pedúnculos. Si las compras en bote, vienen en agua con sal, la única dificultad será desenrollarlas sin destrozarlas, que no te creas que es fácil. Y no hay que cocerlas previamente.

Se coge cada una de las hojas y se abren bien, con cuidado, separando todas las partes de la hoja hasta extenderla completamente. En el centro se pone un poco del arroz para relleno que ya tendremos listos. Se doblan los lóbulos laterales sobre el relleno y se enrolla con cuidado.

Se repite la operación con todas las hojas de parra que vayas a rellenar y se van poniendo en una superficie en la que estén bien apretaditas entre ellas. Cuando ya las tengas todas rellenadas se rocía con zumo de limón natural.

Yo las hice en el horno de vapor, 40 minutos. Si no tienes, en una cazuela coloca las hojas de parra rellenas, las cubres con el zumo de limón y con un poco de agua. Le pones un plato encima y a cocer durante una hora más o menos, a fuego lento.

Se dejan enfríar antes de servir. Se puede presentar con rodajas de limón y la puedes acompañar de una salsa de yogurt o añadirle más zumo de limón. Es un aperitivos estupendo y también se puede utilizar como acompañante. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

MANUFACTURA

  • Se prepara el arroz siguiendo la receta de la receta que encontrarás aquí 
  • Las hojas de parra se ponen a hervir 5 minutos, se escurren y se dejan enfriar
  • Se quitan los pedúnculos y se coloca algo de arroz sobre cada hoja
  • Se doblan los costados hacia el centro y se enrollan hacia la punta
  • Se colocan muy juntas en una cacerola rociadas por el zumo de un limón y un vaso de agua
  • Se tapa la cacerola y se cocinan a fuego lento durante una hora
  • Dejarlas enfriar
Anuncios

Relleno de Arroz para Verduras

Publicado: 7 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

El nombre original de esta receta es Zeytinyagli Dolma Içi…lo mismo has deducido que se trata de una receta turca…lo mismo te sonaba a chino. Consiste en una forma particular que tienen los turcos de preparar el arroz, de manera que luego sirve como relleno de todo tipo de verduras, tomates, pimientos, berenjenas, hojas de parra…Dolma es relleno y Zeytinyagli debería ser arroz, pero resulta que es aceite de oliva…no entiendo muy bien la traducción que han hecho, pero tú vete aprendiendo turco por si acaso…

La receta está extraida de un libro de cocina turca que compramos en Estambul. Al final de la entrada, en Ingredientes y Manufactura os la copio tal cual aparece en el libro, para que tengais la referencia exacta; yo he incorporado algunas modificaciones. Este tipo de arroz para rellenar verduras es muy habitual en toda la cuenca oriental del Mediterráneo, en cada zona con sus propias variantes, pero la idea es la misma.

En primer lugar, como no se especifica, me ha parecido que sería interesante utilizar un arroz aromático, tipo basmati o jazmín, en este caso he utilizado arroz jazmin. El arroz hay que sumergirlo en agua tibia y dejarlo ahí hasta que el agua se enfríe. Luego se procede a lavar bien el arroz unas cuantas veces, para soltar el almidón que se haya disuelto en el agua.

En una cazuela se pone una cebolla bien hermosa a dorar, cortada en trozos pequeñitos, con AOVE, junto con unos piñones…yo no tenía así que se quedaron sin ellos. A fuego medio vamos removiendo hasta que la cebolla esté dorada y los piñones tostados. Se añade un pelín de sal.

Agregamos el arroz, y seguimos removiendo,  unos 10 minutos. A continuación incorporamos un tomate que habremos pelado y troceado en pequeños dados, salpimentamos, añadimos  una cucharadita de azúcar y 3/4 partes de la medida usada para el arroz de agua caliente. Lo mezclamos todo muy bien y tapamos la cazuela. Subimos el fuego.

Cuando el agua empiece a hervir, bajamos el fuego, lo más bajo posible sin que pierda el hervor, y lo dejamos hasta que se absorba el agua, será entre 10 y 15 minutos.

A continuación añadimos hierba buena fresca bien picadita, una cucharadita o media de canela y una cucharadito de eneldo. Un puñado de pasas sultanas, a discreción. Lo removemos todo y lo tapamos, en unos segundos apagamos el fuego y dejamos que se termine de cocer con el propio vapor del arroz. Reposar con la tapa puesta una media hora.

Antes de utilizarlo hay que mezclarlo muy bien. Aguanta bastante bien un par de días…Y ya tienes un dolmasi turco estupendo para rellenar las verduras que quieras…¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 vaso de arroz
  • cebollas
  • 1 tomate
  • 25 g pasas de Corinto
  • piñones
  • menta fresca
  • eneldo
  • azúcar
  • canela
  • Sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Remojar el arroz con agua tibia y dejarla enfríar. Lavarlo 3 o 4 veces y escurrirlo bien
  • Picar las cebollas y dorarlas en AOVE junto con los piñones y un poco de sal a fuego medio removiendo constantemente unos 20 minutos
  • Agregar el arroz y dorarlo durante 10 minutos
  • Agregar el tomate pelado  y cortado en pedacitos, sal,pimienta, azúcar y 3/4 de vaso de agua caliente
  • Mezclarlo bien y tapar la olla, reducir el fuego en cuanto empiece a hervir y cocinar sobre fuego muy lento de 10 a 15 minutos, hasta que quede absorbida el agua
  • Agregar las especias y las hierbas picadas
  • Taparlo bien y dejar en su vapor durante media hora. Mezclarlo bien antes de utilizarlo
  • Las hojas de parra se ponen a hervir 5 minutos, se escurren y se dejan enfriar
  • Se quitan los pedúnculos y se coloca algo de arroz sobre cada hoja
  • Se doblan los costados hacia el centro y se enrollan hacia la punta
  • Se colocan muy juntas en una cacerola rociadas por el zumo de un limón y un vaso de agua
  • Se tapa la cacerola y se cocinan a fuego lento durante una hora
  • Dejarlas enfriar

Crema de Calabaza

Publicado: 17 enero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Las cremas de verdura y hortalizas son muy socorridas. Calentitas en invierno son una cena perfecta. La calabaza es una de mis favoritas.

Partimos de una calabaza bien hermosa, o un trozo grande, como de un kilo, hay que quitarle la piel y cortarla en trozos. El tamaño de los trozos dependerá del tiempo de cocción que empleemos. Ten en cuenta que cuanto menos tiempo esté en ebullición menos vitaminas y propiedades se perderán, así que cuanto más pequeños mejor.

Se coge una cebolla bien hermosa y se pela y trocea, en trozos del mismo tamaño que la calabaza.

En una cazuela se cubre el fondo con AOVE y cuando esté caliente se añade la calabaza y la cebolla. Se sofríe a fuego lento unos 5 minutos. Se añade sal y pimienta y se da unas cuantas vueltas más.

A continuación se añade agua, hasta cubrir bien todos los ingredientes. Se sube el fuego para que entre en ebullición y una vez conseguido se mantiene hirviendo a fuego medio hasta que la calabaza esté tierna, unos 15 minutos, dependerá del tamaño de los trozos.

Por último se añade un par de quesitos, desnatados que valen para darle cremosidad sin aportar calorías. Se bate todo bien. Si se quiere una textura aún más fina se pasa por un chino. Se sirve caliente o tibia, acompañada por unos trocitos de pan frito, unas tiras de cebolla frita, o un poco de sésamo negro para decorar. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 kg de calabaza
  • 1 cebolla grande
  • 2 quesitos
  • AOVE, sal y pimienta

MANUFACTURA

  • Trocear la calabaza y la cebolla y sofreírla en un poco de AOVE
  • Añadir sal y pimienta
  • Añadir agua hasta cubrir
  • Hervir hasta que la calabaza esté tierna
  • Añadir un par de quesitos
  • Batir
  • Servir caliente o tibia adornada con trocitos de pan frito, cebolla frita, o sésamo negro

Calabaza Adobada

Publicado: 13 enero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Se trata de una receta típica del sur de España, especialmente de los pueblos de Granada, aunque seguro que la sureña tiene algo que decir al respecto ;). Como ya sabemos que hay tantos adobos como personas en el planeta, considéralo un ejercicio de libre albedrío.

Esta receta vale de guarnición o bien para preparar originales y nutritivas tostas.

Partimos de una calabaza pequeña, o bien de un trozo de una calabaza grande. La cantidad depende de lo que quieras preparar. La calabaza hay que pelarla y cortarla en daditos de aproximadamente un centímetro.

En una cazuela o sartén, cubrimos el culo con AOVE y empezamos a calentar. Cuando esté caliente el aceite, le añadimos los cuadrados de calabaza, ponemos fuego medio y empezamos a rehogar los dados hasta que estén tiernos.

Mientras tanto preparamos el adobo, de la manera tradicional en un mortero, con fuerza y paciencia, o usamos una procesadora para hacerlo en unos segundos. La textura será diferente. Si tienes tiempo y ganas, siempre es mejor hacerlo en el mortero.

Empezamos con unos dientes de ajo pelados a los que les añadimos un puñado de sal, para facilitar el majado. Empezamos el proceso, cuando estén los ajos casi desmenuzados le añadimos pimentón rojo y orégano. Seguimos majando y mezclando bien los ingredientes. Una vez que tengamos una textura pastosa le añadimos vinagre, mitad de Módena, mitad vinagre de vino y mezclamos todo bien, si es necesario añadimos un poco de agua. Tiene que quedar una pasta cremosa, pero espesa. Sobre las cantidades es mejor no decir nada, porque cada uno tiene sus gustos, hay quien no quiere ponerle orégano, otros un diente pequeño de ajo, en cambio otros con mucho ajo…al final es el ensayo y error lo que te dará el punto bueno de adobo. Sólo un consejo, cuidado con el vinagre, porque la calabaza es un sabor delicado, no es como adobar carne o pescado, así que si te pasas de vinagre te puedes cargar el plato.

En mi caso, por si lo quieres usar como referencia, para medio kilo de calabaza usé 4 dientes de ajo, una cucharada de sal, otra de orégano y otra de pimentón, un chupito de cada tipo de vinagre.

Añadimos el adobo a las calabazas y las volvemos a poner a fuego medio, unos 10 minutos, para que la calabaza absorba el adobo. Listo para comer. Lo puedes utilizar sobre tostas de pan crujiente o para acompañar cualquier plato de carne o pescado. Nosotros lo hicimos sobre unas tostas de pan casero y queso crema. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 trozo de calabaza
  • AOVE
  • Ajos
  • Sal
  • Orégano
  • Pimentón
  • Vinagre de Módena
  • Vinagre de vino tinto

MANUFACTURA

  • Pelar la calabaza y cortarla en pequeños dados de un centímetro.
  • Se cubre una sartén con AOVE y cuando esté caliente se añaden los dados de calabaza
  • Se cocina hasta que se ablanden
  • Se pican en un mortero unos ajos con sal, añadimos pimentón y orégano y seguir majando
  • Añadir vinagre, mitad de Módena y mitad normal y mezclar. Acabar de rellenar el mortero con agua. Debe quedar una pasta espesa.
  • Se vuelve a encender el fuego y se añade la picada. Se deja cocer todo durante 10 o 15 minutos, que vaya reduciendo.
  • Se va probando y rectificando de sal hasta obtener el resultado final. Se come sobre trozos de pan o tostadas.

Quinoa con Calabaza y Perejil

Publicado: 23 diciembre, 2011 en Cocina
Etiquetas:, , , , ,

La quinoa no es un cereal, pero se le parece bastante por sus propiedades nutricionales. Como acompañamiento o primer plato, puede sustituir al arroz  para dar un toque de originalidad a los platos. Hoy con calabaza y perejil.

Tenemos de tó en este plato oiga, menuda mezcla de alimentos que nos hemos buscado, desde antioxidantes hasta vitamina C, pasando por todos los oligoelementos, proteinas vegetales de muy buena calidad y carotenos.

La quinoa la puedes encontrar en las tiendas de productos ecológicos, o en tiendas especializadas para vegetarian@s. Es muy típica por sudamérica, en España sólo la conocen prácticamente vegetarian@s y aledaños. Prepararla es muy sencillo, primero se lava bien bajo el grifo, que corra el agua y se elimine una sustancia que amarguea un poco. Despues la ponemos al vapor unos 20 minutos o a hervir unos 15, normalmente necesita una relación de 3 a 1 de agua, pero dependerá de cómo quieras dejarla, completamente seca, melosa o caldosa, como el arroz vaya. El ensayo y error en estos casos es la mejor forma de averiguar cuanta agua hace falta para que quede como a tí te gusta. Yo en esta ocasión la he hecho un  poco melosa. El grano al cocerlo se vuelve transparente. Si primero la tuestas un poco, obtendrás un delicado y tenue sabor a nuez. Yo la hago en el horno de vapor, primero le meto 5 minutos de aire caliente a 240 grados para simular el tueste y luego 20 minutos de vapor. La quinoa tiene un sabor muy sutil, así que el secreto estará en cómo la cocinemos y para qué la usemos.

En una cazuela ponemos calabaza troceada con el fondo de AOVE y empezamos a pocharla, a fuego lento, a los 3 o 4 minutos echamos cebolla picada finamente y seguimos rehogando hasta que la cebolla esté rendida. Una vez conseguido se añade perejil fresco muy picadito y se da unas cuantas vueltas.

Ahora es el momento de echar sal, pimienta negra molida y el zumo de un limón. Damos unas cuantas vueltas más y listo. Puedes escoger entre echar el sofrito sobre la quinoa, quedará con más cuerpo, o bien al revés, echar la quinoa al sofrito y seguir rehogando un poco más, de esta manera te quedará más pastoso.

Para acompañar carnes en salsa es estupendo,  y sobre todo es sano y muy fácil de digerir, especial para días que queremos desitoxicarnos…además la combinación de quinoa con calabaza es espectacular para reducir el colesterol, así que aunque no sea un plato extremadamente delicioso, desde luego es interesante incluirlo en nuestra dieta. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 150 gramos de quinoa
  • 1 manojo de perejil fresco
  • 1 buen trozo de calabaza
  • 1 limón
  • Sal, pimienta negra molida, AOVE

MANUFACTURA

  • Se hace la quinoa al vapor o hervida
  • Se sofríe la calabaza con la cebolla a fuego lento
  • se añade la sal, pimienta perejil y limoón
  • Se mezcla todo con la quinoa

Alcachofas Asadas

Publicado: 20 diciembre, 2011 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

No hay manera más fácil y más deliciosa de preparar las alcachofas. Para muestra un  botón.

En plena temporada, que yo soy mucho de temporada, hay que comer alcachofas en toda sus manifestaciones ontológicas…perdón, me he equivocado de línea argumentativa…una de las cosas que más rabia me da en el mundo mundial es empezar a pelar una alcachofa y ver en qué se queda. La parte útil es un porcentaje muy pequeño de la hortaliza en su totalidad. Te compras dos kilos de alcachofas que casi has tenido que alquilar un container para llevarlas a casa, y una vez peladas se quedan en una cena ligera  para 2 o para 4 si la acompañas de algo más…Por eso me gusta tanto esta manera de hacerlas. Sólo hay que quitarles el tallo. Comer se acaba comiendo lo mismo, pero el proceso es un deleite.

Las alcachofas tienen que ser frescas, si no lo están mejor haz otra receta donde se cocine o se mezcle con otros ingredientes, porque aquí ella sola se lleva todo el protagonismo. Les quitamos los tallos a la altura de la base. Le damos unos golpes bien fuertes por toda la base, para que las hojas se abran con más facilidad. Hay que ir separando las hojas del centro, para que se abra como una flor.

Se colocan en una bandeja de horno, bien juntitas unas con otras. Se añade sal gorda, pimienta negra molida y un chorreón de AOVE en el interior de cada alcachofa y al horno. 180 grados, arriba y abajo unos 5o minutos, hasta que se empiecen a quemar las hojas de fuera.

Se comen calentitas, se van separando las hojas del exterior, que básicamente sólo se rechupetean por el gustito del aliño. Conforme vas deshojando la alcachofa, la base de la hoja va teniendo cada vez más parte tierna, y cuando llegas al corazón que se come enterito en plan caníbal, se te caen los lagrimones de placer.

Para una cena de estas de dieta o de desintoxiación, para acompañar cualquier carne o pescado, como primer plato…hasta para ver la tele como quien come pipas 😉 . ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Alcachofas
  • Sal Gorda, Pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Se corta el tallo a las alcachofas
  • se las golpea fuerte por la base
  • Se separa bien el centro para que se abran las hojas
  • Se colocan en una bandeja de horno que estén bien apretaditas
  • Se aderezan con sal gorda, pimienta negra molida y un chorreón de AOVE dentro de cada una de las alcachofas
  • Al horno calor arriba y abajo 180 grados unos 50 minutos, hasta que las hojas de fuera empiecen a quemarse
  • Se sirven calientes

A estas alturas, todos conocemos las bondades de la soja, así que no necesitamos excusas para incorporarlas a nuestra dieta. Este estofado es nutritivo y delicioso, fácil de hacer y muy completo.

Normalmente, la soja como más se consume es en forma de brotes o como salsa de soja. Los granos de soja son menos frecuentes y menos usado en nuestros lares. Yo desde que la conocí, me hice íntima. Soja verde, roja, negra…mi preferida es la verde, y ahora es bastante fácil de encontrar, hasta en los supermercados tradicionales.

La soja tiene una gran cantidad de proteinas de muy buena calidad, fibra en abundancia, hidratos de carbono, ácidos grasos omega-3 y omega-6 que son respectivamente linolénico y linoleico, lecitina, vitaminas y minerales e isoflavonas. Lo tiene todo, todo y todo.

En esta ocasión las voy a estofar con berenjenas, las últimas de la temporada. Para darle un poquito de vidilla le añadiré unos puerros y un par de pimientos verdes. Pero puedes estofarla con las verduras que más te gusten, todas le sientan estupendamente. La cuestión es ir probando y al final encontrarás tu combinación perfecta. Los puerros te diría que son casi imprescindibles. Los calabacines le quedan fenomenal. Las zanahorias también, así que lo que tengas a mano en la nevera o en la imaginación.

Me gusta ponerlas en agua unas horas antes, aunque no es imprescindible, sólo que si no están en remojo tardarán el doble de tiempo en cocerse, aproximadamente, siempre depende del agua.

Se hace un refrito con el fondo de AOVE en una cazuela, y las verduras troceadas. Se da unas vueltas a fuego lento para que las verduras vayan cogiendo sabor y se vayan reblandeciendo. Cuando estén al punto se incorpora una cucharada de pimentón picante, que puede ser dulce igualmente,  y se añade inmediatamente la soja verde. Se da unas vueltas y se cubre con agua, se añade sal y pimienta. Se puede incorporar un buen chorreón de vino para que quede algo más gustosa.

Se tapa la olla y chup chup a fuego lento hasta que la soja esté blandita. Dependerá del tipo de agua, pero tarda algo menos de una hora. Hay que estar pendiente porque la soja absorbe mucha agua y se os puede quedar seco. Se sirve calentito, se puede congelar y en la nevera aguanta unos cuantos días. Si os gustan las lentejas os encantará la soja, y os sorprenderá… ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1/2 kg. Soja verde
  • 4 berenjenas pequeñas
  • 2 pimientos verdes
  • 1 puerro
  • 1 cucharada de pimentón picante
  • AOVE, sal y pimienta.
  • Chorreoncito de vino

MANUFACTURA

  • Se sofríen las verduras
  • Se añade pimentón y la soja verde, se voltean un par de veces
  • Se añade sal pimienta y vino
  • Se cocina hasta que la soja esté tierna

Patatas Estofadas con Setas

Publicado: 7 noviembre, 2011 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Ahora que estamos empezando la temporada de setas, yo la empiezo con un estofado de patatas, una combinación perfecta. Es muy fácil y rápido de hacer.

Se corta una cebolla muy grande o dos pequeñas en juliana, y en una cazuela con el culo cubierto de AOVE se empieza a sofreir a fuego lento. Poco a poco irá poniéndose transparente. Cuando casi lo estén se añaden las setas y se sube el fuego muy fuerte, para que suelten poca agua. Para este estofado a mí me gusta usar un surtido de las que encuentras por la plaza, shitakes, champiñones, chantarelas, rebozuelos, setas de cardo, níscalos…lo que pilles. En realidad esta receta la puedes hacer todo el año, porque hay bolsas de setas variadas congeladas que no están mal del todo. Siempre es preferible las frescas, pero…Si son naturales hay que limpiarlas bien, asegurando que no quede nada de tierra, y se parten en trozos grandes, si son de tamaño mediano se dejan enteras.

Unas cuantas vueltas para que todo se mezcle y se añade un poco de mejorana y un poco de tomillo, unas hebras de azafrán, de nuevo unas cuantas vueltas y una buena cucharada de pimentón dulce de la Vera. Inmediatamente se añaden las patatas, que previamente habrás pelado y lavado. Me gusta en cascos pero rotos, sin llegar a cortarla completamente, sino solo empiezas el corte y terminas quebrándolo, tamaño mediano. A continuación, sal, pimienta y un buen chorreón de vino Montilla-Moriles, o del que más te guste. Un poco de agua para cubrirlo todo y cuando empiece a hacer chup chup se baja el fuego y se pone la tapa. Guisar hasta que las papas estén tiernas, que será media hora más o menos, dependiendo de las susodichas.

La proporción entre patata y seta por supuesto es al gusto, pero siempre es conveniente algo más de patata que de seta, ya que es lo que dará la consistencia. Se sirve bien caliente.

Es un primer plato excelento, o incluso plato único, porque es bastante completo, apto para veganos, vegetarianos y para los que gusten de la buena mesa. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Patatas
  • Cebollas
  • Setas variadas
  • Azafrán
  • Pimentón Dulce
  • Tomillo, Mejorana
  • Vino Montilla-Moriles
  • Sal, pimienta AOVE

MANUFACTURA

  • Se pelan las cebollas en juliana y se empiezan a sofreir a fuego lento
  • Cuando están medio rendidas se añaden las setas y se sube el fuego para evitar que suelten demasiada agua. Se da unas vueltas
  • Se añade una cucharada de mejorana y otra de tomillo, y unas hebras de azafrán, se da unas vueltas
  • Se añade el pimentón e inmediatamente las patatas quebradas a cascos. Sal, pimiento y vino montilla moriles y un poco de agua
  • Hervir a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas

El brócoli es lo que se denomina un superalimento. O dicho con más glamour y paletismo…superfood…debido a su elevado número de propiedades beneficiosas, tanto nutritivas como antioxidantes. Esta es una forma de prepararlo deliciosa y que respeta casi todas sus propiedades. Te sorprenderás si no la conoces.

Si te hablo de indol-3-carbinol puede que te suene a chino mandarín, y del sulforano ni te cuento, pero además añado que ambos dos tienen increíbles propiedades antioxidantes y anticancerígenas…seguro que empiezan a caerte bien. El brócoli también es recomendable para la fibromialgia y otras enfermedades perras y malas, así que si no lo utilizas con regularidad, deberías empezar a planteártelo seriamente. Tiene alto contenido en vitaminas A, D, C y ácido fólico, estos dos últimos pueden degradarse según como lo cocinemos, así que cuidadin.

El secreto de esta receta está en el wok, que dejará el brócoli casi crudo, muy crujiente, con una textura deliciosa, por ello, es fundamental que el brócoli esté muy fresco, porque de lo contrario, quedará lacio y perderá parte del encanto.

Primero cogemos el  brócoli , y lo lavamos muy bien, y luego lo desmenuzamos en arbolitos pequeños.

Se pelan unos cuantos ajos y se parten en láminas lo más fina posible.

Se prepara en un bol pequeño una salsa con una buena cucharada de miel, un chorreón de salsa de soja, zumo de medio limón y pimienta negra molida.

Se ponen todos los ingredientes ya preparados y a mano, porque al tratarse de un wok, ya sabemos que hay que cocinar rápido.

Se caliente el wok hasta que eche humo, con AOVE bien extendido por toda la superficie del wok, como pintándolo.

Cuando esté listo añadimos en primer lugar los ajos, y a los 15 o 20 segundos los piñones, un puñadito al gusto. Todo el rato sin parar de remover, ya sabeis.  A los 20 segundos las semillas de lino y mover, mover hasta que coja color y olor estupendo. Se añade el brócoli, se le dan unas cuantas vueltas, unos 30 segundos, no mucho más. Se añade la salsa de miel, limón y soja, y otro minuto como máximo para que el brócoli se impregne bien. Es importante no tenerlo demasiado tiempo en el wok para darle la textura adecuada. No lleva sal, con la soja es más que suficiente y eso que nos ahorramos.

Se sirve inmediatamente, recalentado pierde bastante, no en el sabor, pero sí en la textura. Como primer plato o cena ligera es estupendo. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Brócoli
  • Ajos
  • Piñones
  • Semillas de Lino
  • Miel
  • Salsa de soja
  • Limón
  • Pimienta
  • AOVE

MANUFACTURA

  • Se parte el brócoli en arbolitos pequeños
  • Se pelan unos ajos y se laminan
  • En un bol pequeño se hace la salsa con miel, limón y salsa de soja, se le añade un poco de pimienta negra
  • Se pone un wok pintado con AOVE a calentar y cuando esté muy caliente se echan los ajos, sin parar de mover y cuando cojan color se añaden las semillas de lino y un par de vueltas mas
  • A continuación el brócoli y seguir moviendo durante unos 30 segundos
  • Añadir la salsa y seguir moviendo un minuto mas como máximo
  • Servir inmediatamente