Posts etiquetados ‘Vegetariana’

Gazpacho de Remolacha

Publicado: 3 septiembre, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

En verano me alimento de gazpacho. Para dar un poco de variedad, esta alternativa es estupenda. Un color precioso y un sabor refrescante y ligero.

El gazpacho es maravilloso en verano, cuando los tomates están en pleno apogeo y el calor hace estragos. Una sopa fría ligera, fresquísima, el mejor tipo de alimento que puede tomarse en esta época. Cargado de vitaminas y minerales y delicioso.

La base de todos los gazpachos es el tomate, a mí me gusta usar tomates de rama, bien maduros. Los lavo, les quito el tallo y los parto por la mitad y cada mitad en variostrozos.

Se añade también un diente de ajo pelado y un  pimiento verde sin el capuchón y las semillas.

Por último incluimos un par de bolas de remolacha, de estas que vienen cocidas y envasadas al vacío.

Para aliñar un chorro generoso de AOVE, sal y vinagre de vino tinto al gusto. Batirlo todo muy bien hasta que quede una sopa espesa.

Ahora es el momento de pasarlo por el colador o el chino, es muy fácil y rápido si te ayudas de un cazo para ir aplastando el gazpacho contra el colador, de manera que caiga solo el zumo y se queden atrás pepitas y pieles. Esta opción es mucho más rápida que pelar previamente los ingredientes, además sale mucho más fino.

Meter en la nevera mínimo un par de horas, debe estar bien fresquito. Servir frío y disfrutar a tope. Cuanta más remolacha le pongas más impactante será el color fucsia que toma, prueba a variar cantidades de tomate y remolacha hasta encontrar tu sabor preferido. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Un kilo de tomates de rama maduros
  • 2 bolas de remolacha hervida
  • 1 diente de ajo
  • 1 pimiento verde
  • un chorrito de vinagre de vino tinto
  • Sal y AOVE

MANUFACTURA

  • Cortar los tomates en cuartos, pelar el diente de ajo y quitar la cabeza al pimiento
  • En un vaso de batidora grande colocar los tomates, el ajo, el pimiento, las bolas de remolacha, un buen chorreón de AOVE, una pizca de sal y un chorreón de vinagre de vino tinto
  • Batir todo bien
  • Colar con un chino para eliminar piel y pipas
  • Servir muy frío

Una ensalada exquisita y muy fresca. Ideal para los calores estos que están aconteciendo.

Sorpresa de sabores y cargada de vitaminas. Fue todo un hallazgo esta combinación. No te saltes ni un paso porque todos los ingredientes aportan un granito esencial al conjunto.

La quinoa es la base de esta ensalada. Empezaremos lavándola bien bajo el grifo y luego la cocinaremos al vapor. En el horno de vapor son unos 20 minutos. En una olla de vapor convencional será poco más. También tienes la opción de hervirla en cuyo caso conviene que le eches sal al agua.

A continuación troceamos los ingredientes de la ensalada, que serán unos palmitos, unos aguacates y una cebolleta o cebolla dulce. Los palmitos los cortamos en rodajitas, la cebolleta en juliana y los aguacates, una vez pelados y quitado el hueso, como te de la gana. A mí me gusta en trozos medianos tirando a un poco grandes. Es conveniente regar con zumo de limón abundante los trozos de aguacate, y así evitaremos que se oxiden inmediatamente cogiendo un feo color negruzco.

Preparamos la vinagreta, que será el toque especial y delicioso. Para la vinagreta usaremos un puñado de nueces, dos huevos duros, una cucharada de miel, dos cucharadas de vinagre blanco, sal, pimienta y AOVE. No utilices vinagre balsámico porque no le pega demasiado, conviene que sea un vinagre suave para que el equilibrio de sabores sea perfecto. Lo batimos todo muy bien y lo dejamos a punto de emulsión.

Para montar la ensalada ponemos en un gran plato la quinoa de base, encima añadimos los trozos de cebolleta, de palmito y el aguacate. A continuación vertemos la vinagreta por encima. Conviene dejarla reposar un ratico para que se vayan mezclando los sabores. Y ya solo queda disfrutarla. Increible. Está más buena recién hecha, pero si sobra algo, se tapa bien y a la nevera, y aguanta estupendamente un par de días. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Ensalada
    • 300 gramos de quinoa
    • 400 gramos de palmitos
    • dos aguacates
    • un limón
    • una cebolleta
  • Aliño
    • un puñado de nueces
    • dos huevos
    • 1 cucharada de miel
    • dos cucharadas de vinagre de vino blanco
    • Sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Cocer la quinoa 20 minutos en agua salada con un chorrito de aceite, lavándola previamente cambiándole el agua dos o tres veces.
  • Cocer los huevos 15 minutos y dejar enfriar
  • Deshuesar y pelar los aguacates, cortándolos a tiras a lo largo y mojarlos bien con el zumo de un limón.
  • Cortar los palmitos en rodajas y la cebolleta en tiras muy finas
  • Hacer el aliño mezclando el vinagre con una pizca de sal y pimienta y una cucharada de miel.
  • Una vez emulsionado, añadir AOVE, huevo duro picado y las nueces en trozos grandes
  • Para presentar montar la ensalada poniendo debajo la quinoa, encima el aguacate, los palmitos y la cebolla, distribuir por encima la vinagreta.
  • Dejar reposar media hora antes de servir para que se mezclen los sabores

La soja texturizada es una forma diferentes de comer soja. Los vegetarianos y veganos la utilizan como sustituto de la carne, ya que posee una textura similar. Desde luego el sabor no es comparable. Yo la utilizo como alternativa, para comer siempre cosas diferentes. No la suelo usar mucho, pero siempre que la preparo pienso que es como carne picada y aplicas cualquier receta. Seguro que te sale bien.

En este caso, un estofado con verduras. Elegiremos un par de cebollas hermosas, y un calabacín entero. Las cebollas las cortamos en juliana y los calabacines en rodajas mas bien finitas.

Ponemos una cazuela al fuego medio, con el fondo de AOVE y añadimos la cebolla, rehogamos unos minutos hasta que empiece a pocharse y añadimos el calabacín. Seguimos rehogando otros minutillos hasta que empiece a oler rico. Salpimentamos y añadimos los tomates, que previamente habremos pelado quitando bien la piel y troceándolos en pequeñas porciones. También tienes la opción de usar una lata de tomate natural triturado. Por último incorporamos la soja texturizada (como 60 gramos por persona).

Seguimos rehogando un poco para homogeneizar todos los ingredientes y bajamos el fuego y tapamos, removiendo de vez en cuando para que no se pegue. Lo dejamos cocinando hasta que el tomate esté frito.

Es un plato completo ya que tienes proteinas, hidratos y verduras todo en uno. Apto para vegan@s, vegetarian@s y gente a la que le gusta experimentar. Si no la has probado nunca, la soja texturizada puede sorprenderte…pero tan poco es algo que haga muy habitualmente ¡Buen provecho!.

INGREDIENTES

  • Un calabacín
  • Un kilo de tomates de rama o de perita bien maduros
  • 2 cebollas
  • soja texturizada
  • Sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • En una cazuela con el fondo de AOVE se pone la cebolla cortada en juliana a pochar
  • Se añade el calabacín en rodajas finas y se rehoga unos minutos
  • Se salpimenta y se incorpora la lata de tomate triturado y la soja texturizada
  • Se baja el fuego y se tapa,dejando cocer hasta que el tomate esté frito

Receta de la mama y de la buela. Tradicional como pocas, nutritiva y deliciosa. Sin parangón.

Fíjate en la foto de ingredientes básicos, ajo y cebolla y pan duro, comida de pobres, espárragos trigueros que antaño se recogían salvajes en el campo. Este tipo de guisos de tanta tradición tienen mucho encanto, porque son muy sencillos, con ingredientes muy básicos y están increiblemente suculentos. Si no lo conoces tienes que hacerlo, y si lo conoces seguro que te lo he recordado y ya estás pensando en comprar espárragos…

Empezaremos en una cazuela grande, con el fondo cubierto de AOVE. Cuando esté caliente incorporamos una cebolla grande, 3 dientes de ajo y un buen trozo de pan duro. Luego vamos a batirlo todo, así que la cebolla y los ajos hay que pelarlos pero cortarlos en trozos grandes.

A fuego medio bajo vamos sofríendo hasta que los ingredientes empiecen a coger un tono dorado y bonito, sobre todo el pan, que empezará a tostarse. Entonces sacamos con la espumadera todos los ingredientes y los ponemos en el vaso de la batidora. La receta original es un majao en un mortero tradicional, si tienes herramienta, tiempo y ganas, desde luego es lo suyo. Si no, mete el turbo a la batidora y en un minuto estará listo. Añade agua para facilitar la labor.

En el mismo aceite echamos dos manojos de espárragos trigueros, a los que habremos limpiado, quitado el tallo y cortado en tres trozos cada uno. Se sube el fuego y se saltean como un par de minutos. A continuación bajamos el fuego y añadiremos una cucharadita de ñora molida y otra de pimentón. Damos un par de vueltas para que se mezcle todo bien e incorporamos el majao.

Subimos el fuego y añadimos sal y pimienta. Pelamos 3 patatas medianas y las cortamos en rodajas, que no sean demasiado finas, pero tampoco muy gordas. Las incorporamos a la cazuela y cubrimos todo con agua. Subimos el fuego para que empiece a hervir y en ese momento se baja y se tapa. Se deja haciendo chupchup una media hora. La patata debe quedar un poco tierna, pero tampoco demasiado.

Incorporamos el arroz, y si es necesario incorporamos más agua. Se deja destapado a fuego medio hasta que el arroz cueza. Se sirve inmediatamente.

Plato único excepcional, no necesita nada más. La única pega es que al llevar patatas no se puede congelar, aunque siempre se puede hacer el sofrito y reservar para congelar justo antes de incorporar las patatas. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES (4 personas)

  • 2 tazas de café de arroz
  • 3 dientes de ajo
  • una cebolla grande
  • un trozo de pan duro
  • 2 manojos de espárragos
  • 3 patatas medianas
  • una cucharada de ñora molida
  • una cucharada de pimentón
  • sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Se pelan los ajos y la cebolla y se parten en trozos grandes
  • En una cazuela con el fondo de AOVE se sofríen junto con el pan, hasta que cojan tono dorado
  • Se aparta al vaso de la batidora y se bate todo con un poco de agua
  • En el mismo aceite se echan los espárragos trigueros y se saltean a fuego vivo durante un par de minutos.
  • Se baja el fuego y se añade el pimentón y la ñora molida
  • Se salte un par de segundos y se añade el majado, sal y pimienta
  • Se incorporan las patatas peladas y cortadas a rodajas no demasiado finas
  • Se cubre con agua y se sube a fuego vivo hasta que empieza a hervir
  • Se baja el fuego se tapa y se deja cocinando media hora
  • Se incorpora el arroz y la cantidad de agua que haga falta
  • Se cuece el arroz y se sirve inmediatamente

Un clásico de la gastronomía española, pero con ingredientes un poco diferentes. Por los ingredientes podrían llamarse empanadillas griegas, pero no tengo muy claro si en Grecia hacen empanadillas y si se parecen a estas.

Para preparar el relleno empezamos por poner en un cazuela el fondo de AOVE y añadimos unas cebollas a cascos medianos y una berenjena en cuadrados medianos. Vamos rehogando poco a poco a fuego medio. Cuando ambos estén rendidos le añadimos sal, pimienta y una lata de tomate triturado. Si tienes tomate frito casero muuuucho mejor.

Seguimos cocinando hasta que el tomate se haya frito y no quede casi nada de agua. En ese momento lo batimos pero no es necesario que quede perfectamente fino porque los trozos que nos podamos encontrar no van a quedar nada mal.

Mientras habremos puestos dos huevos a cocer, y cuando estén fríos los pelamos y los añadimos en trozos pequeños a la mezcla batida de verduras. También añadimos unos 100 gramos de queso feta o algo más…al gusto. Removemos todo con una cuchara y metemos la mezcla en la nevera para que al enfríarse coja consistencia y sea más fácil manejarlo.

Para rellenar las empanadillas ponemos una pequeña porción del relleno en un lado, cerramos sobre el otro lado y con un tenedor sellamos para que no se salga la mezcla y para que quede clásico de verdad.

Yo las hago al horno, con calor arriba y abajo, y me gusta dorarlas por las dos partes, las pintas de huevo batido y en la parrilla sobre papel de horno. Cuando estén doradas les das la vuelta y pintas por el otro lado. Unos 180 grados suficiente. Tardan unos minutos por cada lado. Hasta que cojan un bonito color dorado.

Por supuesto tienes la opción de toda la vida, que es freírlas, con aceite muy caliente y luego colocarlas sobre papel absorbente.

Se pueden servir recién hechas incluso frías. Es una aperitivo clásico y a la vez original, así que sorprenderás con los bocados. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 Cebolla
  • 1 berenjena
  • una lata de tomate triturado
  • 2 huevos duros
  • queso feta
  • láminas de empanadillas
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Preparamos el relleno sofriendo la cebolla con la berenjena en trozos medianos
  • Cuando estén cocinadas añadimos la lata de tomate triturado y esperamos a que el tomate esté bien frito
  • Pasamos por la batidora
  • Añadimos dos huevos duros en trozos pequeños y el queso feta desmigado y mezclamos todo bien
  • Metemos en la nevera y esperamos que enfríe
  • Rellenamos las empanadillas y las pintamos de huevo batido
  • Al horno 180 grados calor arriba y abajo hasta que se doren, por las dos partes

Un paté delicioso y sorprendente. Aunque el nombre de paté no sea del todo correcto, porque hígado no lleva y carne tampoco. Crema untable no suena muy glamouroso, así que nos quedamos con paté que nos vamos a entender tod@s.

Los ingredientes principales, como se intuye del título serán las setas y los pistachos. Setas las que quieras, las que más te gusten, frescas o congeladas. Incluso deshidratadas, con la precaución previa y obvia de la hidratación. Yo escogí un surtido de setas congeladas, y las descongelé a temperatura ambiente. Si las haces congeladas echan demasiada agua y para consumirla se cocinan más de la cuenta

Para darle textura vamos a utiliza un trozo de pan duro y unos pistachos, aunque también lo podrías hacer sin el pan y utilizar cualquier otro fruto seco,  incluso una mezcla de varios de ellos. Yo tenía unos pistachos por casa que ya no estaban muy finos, pero para cocinarlos estupendo, no se tira ná 🙂 .

En un cazo o sartén con el fondo de AOVE ponemos unos trozos de pan duro y unos dientes de ajo pelados y en trozos grandes. Doramos a fuego medio unos minutos y añadimos un puñado de pistachos, también pelados y con la piel quitada. Salteamos hasta que coja color y añadimos las setas y pimienta negra. Subimos el fuego fuerte para que no suelte mucha agua y lo salteamos un momentito, procurando que no haya mucho líquido.

Añadimos una pizca de sal y trituramos con la batidora. Lo ponemos en una tarrina o bol pequeño y a la nevera a que se enfríe.

Para untar en rebanaditas crujientes o para decorar y acompañar casi cualquier tipo de platos. Sencillo, rápido y muy rico. Apto para veganos, vegetarianos y omnívoros… ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Setas
  • un trozo pequeño de pan
  • 4 dientes de ajo
  • Un puñado de pistachos pelados
  • Sal, pimienta negra, AOVE

MANUFACTURA

  • Saltear los ajos pelados con el pan
  • Añadir los pistachos pelados y saltear un poco más
  • Añadir las setas, subir el fuego y salpimentar
  • Batir todo y en un bol a la nevera
  • Servir frío

Penne nero di seppia, por darle un color y un sabor diferente. Y con salsa de verduras, berenjenas y setas eryngii, para no darle mucha pesadez.

Normalmente los penne los cocino all’ arrabiatta, que como su propio nombre indica pica tela. Pero como andamos tontos del estómago, nos hemos inclinado por una salsa muy delicada y suave, a base de verduras y queso fresco batido.

En este caso me encontré unos penne nero di seppia, o sea, con tinta de calamar, de ahí su color negro. Tengo que decir que me decepcionaron un poco, porque no me parecieron tan especiales como aparentaban. Aún así, no estaban nada mal.

Para hervir la pasta, abundante agua con un poco de sal, y cuando esté hirviendo se incorpora, dejándola el tiempo que indique el paquete. Cada pasta tiene su tiempo de cocción, este caso era entre 7 y 9 minutos para quedar al dente.

Mientras se hierve la pasta podemos ir preparando la salsa. En una cazuela con el fondo de AOVE, una vez que este se caliente incorporamos unos 3 o 4 dientes de ajos, pelados y picados en trozos medianos. Una berenjena bien limpita, le quitamos el tallo y la troceamos en cuadrados medianos. También utilizaremos una seta de cardo con tallo gordo, una Eryngii, que limpiaremos bien de los posibles restos de tierra y la laminaremos.

El tamaño de los ingredientes da un poco igual porque luego vamos a pasar toda la salsa por la batidora. Tampoco conviene que sea demasiado grande para que cojan bien la mezcla de sabores.

Vamos sofríendo todos los ingredientes, juntos, a fuego medio en la cazuela, y cuando el ajo empiece a dorarse, salpimentamos y lo pasamos por la batidora. Incorporamos queso fresco batido, y mezclamos bien toda la salsa. Seguimos cocinando un par de minutos para que el queso y el resto de ingredientes batidos se empapen unos de otros.

Una vez tengamos la pasta hervida y la salsa triturada, incorporamos la pasta y damos unas cuantas vueltas al fuego en la salsa, para terminar de calentar y mezclar bien todos los ingredientes.

Le puedes poner un poco de queso rallado y gratinarlo en el horno, para darle un toque más crujiente y vistoso. Nosotros nos saltamos ese paso, quitando grasas, y lo acompañamos de unos cogollos de lechuga aderezados con sal, AOVE y limón. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Penne nero di sepia
  • Una berenjena
  • Unos dientes de ajo
  • Una seta eryngii
  • Queso fresco batido
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se cuecen los penne al dente, siguiendo las instrucciones del envase, con un poco de sal
  • En una cazuela con el fondo de AOVE se ponen los ajos pelados y picados en trozos medianos, las berenjenas en cuadritos y las setas en trozos medianos.
  • Se sofríe todo junto a fuego medio bajo, hasta que empiecen los ajos a dorarse
  • Se salpimenta y se añade el queso fresco batido, unos 100 gramos por persona
  • Se bate todo y se mantiene caliente, hasta que la pasta esté hervida y se añada a la salsa  para embadurnarla bien.

Cuando los principales ingredientes son de color naranja…está claro el color del que saldrá la crema. Me encanta el naranja, como se ve, como huele y como sabe 😉

¿Cuantos ingredientes naranjas, que no sean las naranjas conoces? Seguro que estos dos: calabaza y zanahoria. Luego lleva otros dos ingredientes, blanco y rojo, que al mezclarlos obtenemos un rosa anaranjado…vengaaaaa admite pulpoooo 🙂

Cogemos pues una calabaza tipo violín, de esas con forma de botellita, porque tienen el tamaño adecuado. Si no cualquier otro tipo de calabaza, pero un pedazo de algo menos del kilo. Se pela, se le quitan las pipas y se parte en cuadrados medianos.

Se coge una zanahoria hermosa, o dos pequeñas, se le quita la piel y el tallo y se pela en rodajas.

Una cebolla mediana y un tomate maduro mediano. Se les quita la piel y se parten en trozos pequeños.

En una cazuela con el fondo de AOVE se echa la cebolla y se empieza a rehogar a fuego bajo. A los 3 minutos más o menos se añade la calabaza y la zanahoria, y se sigue rehogando otros 5 minutos. Añadimos el tomate y seguimos rehogando siempre a fuego lento hasta que el tomate empiece a freírse.

Entonces añadimos las hojas del tomillo fresco, un buen ramillete, pero sólo las hojas, así que un poco de paciencia para quitar toda las ramitas, sal y pimienta. Imprescindible tomillo fresco, con seco no da el mismo resultado. Damos unas cuantas vueltas y cubrimos de agua, pero justo justo cubrir, a menos que te guste más sopa que crema, en cuyo caso un poco más de agua. Subimos a fuego muy fuerte y esperamos a que empiece a hervir, en ese momento tapamos la olla y bajamos a fuego medio. Cocinar hasta que la calabaza esté tierna, que serán unos 20 minutos más o menos.

Cuando todo esté tierno se añaden dos quesitos desnatados y se pasa por la procesadora, y a continuación por el chino, para que quede muy muy fina.

Presentar la crema es bien sencillo, sólo hay que espolvorear con alguna semilla oscura, por ejemplo unas cuantas semillas de sésamo negro. Caliente, tibia…incluso fría. El tomillo fresco da un aroma y un sabor que te sorprenderá. Pruébalo, ya estás tardando. ¡Bueno provecho!

INGREDIENTES

  • 2 calabaza pequeña, tipo violín
  • 1 zanahoria grande
  • 1 cebolla mediana
  • 1 tomate mediano maduro
  • un ramillete de tomillo fresco
  • un par de quesitos desnatados
  • semillas de sésamo negra
  • Sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Pelamos la calabaza y la cortamos en cuadros
  • Pelamos la zanahoria y la cortamos en rodaja
  • Pelamos la cebolla y el tomate y los cortamos en trozos medianos
  • Sofreímos en un poco de AOVE la cebolla, a fuego lento
  • Añadimos la calabaza y la zanahoria, dejamos unos minutos
  • Añadimos el tomate y seguimos pochando unos minutos
  • Añadimos las hojas del tomillo fresco, sal y pimienta
  • Cubrimos de agua y subimos a fuego fuerte para que empiece a hervir
  • En ese momento lo tapamos, bajamos el fuego y dejar unos 20 minutos
  • Añadir un par de quesitos y triturar
  • Pasar por el chino
  • Servir y espolvorear con sésamo negro

Me gustan mucho los pasteles de verdura, y sí, me encanta el brócoli. Es uno de estos alimentos que lo haga como lo haga, me gusta. Crujientito en wok, o blandito en pastel. Las cebollas siempre son una buena aliada.

Así que la combinación no podía ser mejor, unas cebollas y un brócoli. Vamos a convertirlos en un pastel delicado y delicioso y delitodo 🙂

Cogemos el brócoli, lo limpiamos bien y lo partimos en arbolitos pequeños. Cogemos un par de cebollas, las pelamos y las partimos en juliana.

En una cazuela o sartén ponemos un poco de AOVE y cuando se caliente añadimos las cebollas, a fuego bajo, y vamos salteando, unos minutos. Incorporamos el brócoli y seguimos salteando, hasta que la cebolla esté bien doradita. Salpimentamos y reservamos.

En un bol, ponemos unos 100 gramos de queso fresco batido 0% de materia grasa y un huevo por persona, y lo batimos todo bien, salpimentando con precaución.

Incorporamos el salteado de cebollas y brócoli y lo mezclamos todo bien. Mientras tanto habremos puesto el horno a precalentar a 180 grados con calor arriba y abajo.

Vertemos la mezcla en un molde y lo metemos al horno, hasta que el huevo cuaje, unos 20 o 25 minutos, lo mejor es pinchar para ver que sale limpio.

Una vez que tenemos el pastel horneado, lo desmoldamos y lo servimos. También se puede servir tibio o incluso frío.

Este pastel quedaría fenomenal con una mayonesa con mostaza y ajo, pero tal cual está buenísimo. Aguanta un par de días en la nevera, aunque no queda como recién hecho. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Un brócoli
  • Un par de cebollas
  • Queso Fresco batido 0% materia grasa
  • Un par de huevos
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Limpiar el brócoli y partirlo en arbolitos pequeños
  • Cortar las cebollas en juliana
  • Sofreir la cebolla a fuego lento con un poco de AOVE, y a los dos o 3 minutos incorporar el brócoli
  • Salpimentar y seguir salteando hasta que la cebolla esté bien dorada.
  • En un bol se bate el queso fresco con los dos huevos y se salpimenta.
  • Se incorpora el sofrito de brócoli y cebolla, mezclándose todo bien
  • Se incorpora a un molde y se mete en horno precalentado, 180 grados arriba y abajo unos 25 minutos, hasta que el huevo cuaje
  • Desmoldar y servir

Me encanta el aroma de la albahaca fresca, y de la hierbabuena ni te cuento. Mezclar las dos hierbas puede sonar un tanto osado, pero los resultados son muy interesantes. Si le añades tomillo fresco, entonces ya te puedes quedar en la verde y fresca gloria, sin contemplaciones.

Pasta larga y plana, los tagliatelle al nido son ideales para esta receta. Unos 60 gramos por persona, que tenemos segundo. La ración normal está entre 75 y 100 gramos, cada uno sabe lo que come…o debería ;).

El alma mater de este plato, como su nombre indica son las finas hierbas, pero frescas. No lo intentes con botecitos de especias secas porque el resultado será mucho más soso. Bueno, inténtalo si te hace ilusión, pero no es lo mismo ni de lejos.

Como hierbas vamos a añadir albahaca, hierbabuena y tomillo, insisto, todo fresco. Las hojas hay que separarlas de las ramas y limpiarlas bien. Secarlas y ponerlas en el vaso de la picadora.

Añadiremos también un par de dientes de ajo por persona, pelados y unos 3 o 4 tomates secos por persona. Todo a la picadora, para que quede una pasta. Si no tienes picadora, pues tira de cuchillo, y procura que los trozos sean lo más pequeño posible.

En una olla con abundante agua y un puñado de sal se ponen a cocer los tagliatelle, el tiempo dependerá del tipo de pasta, lo indica en el paquete así que no tienes excusa de no hacerla al dente. Una vez hervida se cuela para quitar el agua y se deja escurriendo.

Mientras, en una sartén o en la misma cacerola donde los hemos hervido cubrimos el fondo con AOVE y ponemos a calentar. Cuando esté el aceite caliente se añade la picada y removemos a fuego lento unos 5 minutos, para que el ajo sobre todo vaya cocinándose un poco.

Añadimos la pasta, recitificamos de sal y añadimos pimienta negra. Unas vueltas para que todos los tagliatelle se embadurnen bien con los aromas. Servirlos calentitos, recién hechos. Delicioso. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Tagliatelle
  • Un ramo de albahaca fresca
  • Un ramo de hierbabuena fresca
  • un ramito de tomillo fresco
  • Unos dientes de ajo
  • tomates secos
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se cuece la pasta al dente con algo de sal
  • Se pica las hojas de albahaca, las de hierbabuena, las de tomillo, los ajos y el tomate seco, todo en la procesadora para que quede bien picadito. Si no a mano, pero todo lo más fino que puedas cortar.
  • Se sofríe lentamente en AOVE
  • Cuando empiece a oler rico rico, unos 5 minutos, se añade la pasta cocida y se salpimenta
  • Servir inmediatamente