Posts etiquetados ‘Vegetariana’

Coliflor gratinada, con una salsa de ajo…espeluznamente buena 🙂

La coliflor es bastante versatil, pero tiene un aroma y un sabor muy peculiar, y esta forma de prepararla no lo enmascara en absoluto. Solo lo potencia con el contraste de la salsa, así que te tiene que gustar la coliflor para disfrutar de estos sabores.

Partimos de una coliflor mediana, fresca y hermosa. Le quitamos las hojas verdes y los tallos y la partimos en arbolitos, cuyo tamaño dependerá de cómo nos guste la coliflor y cuanta salsa queramos que las embadurnen. Se cuecen los arbolitos de coliflor al vapor, en el horno de vapor son 20 minutos. La textura tiene que ser crujiente, aunque estén algo blandas.

Mientras se cocina la coliflor preparamos la salsa. En primer lugar en un cazo hervimos unos dientes de ajo, unos 10 o 12, en abundante agua. Unos dos minutos. Sacamos los dientes del agua y los pelamos. En el mismo cazo se cubre el fondo con AOVE y los dientes de ajo, pelados y enteros se confitan a fuego muy lento, hasta que estén bien dorados y tiernos.

Aprovechando el mismo cazo y el aceite de freír los ajos, echamos una cucharada sopera de harina de garbanzos, y empezamos a remover. Añadimos sal, pimienta negra molida y unas raspaduras de nuez moscada. Seguimos removiendo a fuego lento hasta que la harina empiece a tostarse y a emitir un aroma característico a garbanzo frito.

Entonces es el momento de incorporar leche desnatada poco a poco, sin parar de remover, para que no se hagan grumos. La cantidad dependerá de lo líquido que queramos la salsa.

Cuando más o menos tengamos la textura que nos gusta añadimos los ajos ya fritos y dejamos un par de minutos hirviendo a fuego muy lento y sin parar de mover para que no se pegue.

Por último pasamos la salsa por la batidora para batir todos los ajos y mezclarlos con el resto de ingredientes.

Las coliflores se ponen en una fuente resistente al horno y se cubre con la salsa de ajo. Se mete en el horno a gratinar hasta que la salsa empiece a dorarse.

Servimos inmediatamente, con la salsa calentita. Es un plato que está delicioso. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES:

  • 1 coliflor mediana
  • una cabeza de ajo
  • 1 cucharada de harina de garbanzos
  • Un vaso de leche desnatada
  • un poco de nuez moscada
  • Sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Partir la coliflor en ramilletes y ponerlos al vapor
  • Poner los dientes de ajo sin pelar en una cacerola pequeña, cubrirlos con agua fría y hervirlos durante 2 minutos. Escurrir, dejarlos enfriar un poco y pelarlos.
  • En una sartén con aceite caliente se añaden los dientes de ajo pelados, y a fuego lento se van confitando, lentamente, hasta que se pongan tiernos, unos 10 minutos o algo más
  • Una vez tiernos y dorados los escurrimos y los dejamos reservados.
  • En el mismo aceite de confitar los ajos ponemos una cucharada de harina y removemos durante 1 minuto, hasta que se dore
  • Añadimos poco a poco la leche fría hasta conseguir una crema suave y sin grumos
  • Agregamos los ajos confitados y lo dejamos hirviendo a fuego muy bajo durante otros 10 minutos.
  • Salpimentamos y trituraramos la crema de ajos hasta conseguir una salsa suave, rectificar ahora de sal y pimienta si fuera necesario.
  • Colocar la coliflor en un recipiente apto para el horno y salpimentarla. Verter por encima la salsa
  • Gratinar unos minutos hasta que la salsa esté dorada. Servir inmediatamente
Anuncios

Receta de mi tierra y los alrededores. Como buena legumbre es un primer plato y puede que único, pero este plato en pequeñas raciones de aperitivo o tapa es todo un lujo.

Unos garbanzos son siempre bien agradecidos, la verdad es que están  buenos de cualquier manera, pero este potaje es especialmente sabroso y sobre todo, nada de grasa, sólo la que aporta el AOVE.

Los garbanzos se ponen en remojo la noche de antes. Esta receta admite garbanzos de bote, para los que no tienen tiempo ni ganas. Yo dispongo de tiempo y me sobran las ganas, sobre todo para alimentarme de primera, así que no me cuesta nada echarlos en agua la noche de antes, y luego echarlos a la olla. Si le echas además un par de hojas de laurel, unos clavos, cuéntalos porque luego hay que quitarlos y no mola encontrarse uno y morderlo, un tomate entero y una cebolla entera, pues mucho mejor. Yo le añadí sal de chile, para darle el punto picante, pero sal normal es lo suyo.

En abundante agua se cuecen, dependiendo del tipo de olla que tengas tardarán más o menos tiempo en estar tiernos, yo uso una exprés de toda la vida y con una hora quedan estupendos. Si le añades unos trozos de tocino de jamón o de hueso tendrán más sustancias, pero no es necesario.

Una vez tiernos se cuela el caldo, reservándolo, y se tiran los clavos y las hojas de laurel.

En una sartén con el culo de AOVE se ponen a freír 3 o 4 dientes de ajo, pelados y enteros y un par de rebanadas pequeñas de pan. Dorándolos bien por todas partes.

Ajos y pan una vez fritos, se batirán junto con el tomate y la cebolla, a mano o a máquina, como prefieras, el pan siempre queda mejor en el mortero, pero cada uno con sus cadaunadas. Se añade también a la picada un puñadito de semillas de comino. Si has cocido tú los garbanzos y le has puesto el tomate y la cebolla, también se trituran en este momento.

Una vez batido todo se vierte sobre una cacerola ya caliente y se rehoga un rato, cuando el aceite ya esté haciendo de las suyas se añade una cuchara generosa de pimentón y rápidamente incluimos unos 300 gramos de espinacas, si son frescas mejor, pero las congeladas también nos valen.

Rehogamos a fuego fuerte hasta que las espinacas hayan disminuido de volumen, entonces añadimos los garbanzos y damos unas cuantas vueltas. Salpimentamos y cubrimos con parte del caldo de cocer los garbanzos, el resto lo puedes reutilizar para lo que se te ocurra…o tirarlo.

A fuego vivo y destapado se deja cociendo unos 10 minutos, no debe quedar muy caldoso. Se sirve bien calentito y está de muerte. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 350 gramos de garbanzos
  • 300 gramos de espinacas
  • un par de rebanadas de pan
  • 3 dientes de ajo
  • 1 tomate
  • 1 cebolla
  • unos clavos
  • un par de hojas de laurel
  • una cucharada de pimentón
  • un puñadito de cominos
  • Sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Los garbanzos en remojo la noche de antes
  • Se cuecen una hora en olla rápida, o hasta que estén tiernos, en abundante agua con sal, laurel, clavos, y el tomate  y la cebolla pelada, enteros
  • Una vez cocidos se reserva el caldo, la cebolla y el tomate y se tira el resto
  • En una sarten con el culo de AOVE se pone a freír las rebanadas de pan y los ajos, pelados y enteros
  • Cuando estén bien dorados se retira del fuego, se vierte sobre un vaso de la batidora y junto con los cominos, el tomate y la cebolla se bate todo.
  • En una cazuela se echa la picada y se da unas vueltas, a continuación se añade una cucharada generosa de pimentón y en seguida se incorporan las espinacas
  • Se da unas vueltas hasta que bajan de volumen y se echan los garbanzos, y un poco del caldo de cocerlos
  • Se deja hirviendo a fuego fuerte durante unos 10 minutos y se rectifica de sal.

Estofado de Bulgur con Verduras

Publicado: 11 marzo, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Me encanta el bulgur, creo que es mi manera favorita de comer trigo…el pan no cuenta 😦

Esta vez he escogido bulgur de espelta, que está más bueno si cabe.

Lo voy a estofar con un montón de verduras, puedes utilizar las que quieras, porque le va todo bien. Yo utilicé una zanahoria grande, un pimiento verde, un tomate, un manojo de espinacas, unas guindillas rojas y unas cebolletas chinas.

Lo corté todo en rodajas de diferente tamaño, que al final prácticamente desaparecieron  con el bulgur dando pequeños destellos de color.

En una cacerola con el fondo de AOVE, no mucho, una cucharada o poco más, se empiezan a rehogar las verduras, las vamos añadiendo por orden de dureza. La zanahoria la primera, luego el pimiento y la cebolleta, cuando ya estaban prácticamente rendidos, el tomate pelado, sin pipas y en cuadraditos pequeños y las hojas de espinacas. Remover todo bien.

Mientras se van haciendo las verduras preparamos un majado de especias. Echale lo que se te ocurra, probando es la única manera de mejorar y averiguar lo que queda mejor y lo que te gusta más. Yo añadí en un mortero unos granos de cilantro, unos granos de pimienta de jamaica, unos granos de pimienta multicolor y unas semillas de comino. Añadí también la sal al mortero, porque así es más fácil majar los granos.

Cuando esté todo bien molido, prácticamente polvo, lo incorporamos a las verduras y seguimos removiendo.

El bulgur lo lavamos bien con agua fría, un buen rato, y a continuación lo incorporamos en la cazuela, subimos el fuego y lo rehogamos, sin parar de remover. Tiene que estar un buen rato removiéndose, e irá cambiando de color. Unos 10 minutos o así.

Entonces añadimos agua, la misma cantidad de bulgur que de agua. Cuando empiece a hervir bajamos el fuego y lo tapamos, para que se haga lentamente. No tarda demasiado, en menos de 10 minutos estará listo.

Este plato puede utilzarse como primero, como guarnición de carnes o pescados o como plato único si le añadimos algo de proteinas. Aguanta bastante bien en la nevera un par de días incluso 3. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 240 gramos de bulgur de espelta
  • Verduras varias, todas las que quieras. En este caso
    • 1 tomate
    • un manojito de cebolletas
    • 1 zanahoria
    • unas guindillas
    • espinacas frescas
    • 1 pimiento verde
  • Mezcla de especias:
    • Semillas de cilantro
    • Pimienta de Jamaica
    • Pimienta multicolor
    • Semillas de cominos
  • Sal, AOVE

MANUFACTURA

  • Se pelan y se parten las verduras como más te gusten
  • Se muelen las especias
  • Se saltean las verduras en un poco de AOVE
  • Se añaden las especias y se remueve un par de minutos
  • Se añaden el bulgur despues de lavarlo bien con agua fría
  • Se rehoga 1o minutos a fuego medio bajo
  • Se echa la misma cantidad de agua que de bulgur
  • Se tapa y se cuece a fuego medio
  • Se sirve caliente o tibio

Pisto Ligero

Publicado: 6 marzo, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , ,

Un clásico de la cocina española en su vertiente más ligera…

En cada zona el pisto tiene sus peculiaridades. Esta es mi versión, que aparte de venir de mis ancestros está modificada para que sea lo más ligera posible, sin perder el sabor.

No voy a usar patatas, sólo verduras,y no voy a freírlas, sólo rehogarlas con el mínimo de aceite posible.

Los ingredientes fundamentales son las cebollas, los pimientos verdes, las berenjenas y los calabacines. Todos hay que pelarlos y cortarlos en trozos pequeños. Los calabacines mejor pelarlos, porque la piel no queda demasiado bien. La cantidad de cada uno de ellos dependerá de la cantidad de pisto que quieras hacer y de lo que más te guste que predomine. Puedes incluir algún otro ingrediente como la calabaza, por supuesto la patata, o quitar lo que no te guste.

Lo que hay que tener claro es el orden de cocinar los alimentos, para que todos queden en su punto. Empezando por los más duros y acabando por los más blandos, es decir, los que necesitan menos tiempo de cocción. A mí me gusta empezar por las cebollas, luego añado los pimientos, a continuación los calabacines y por último las berenjenas. Sobre una cazuela con el fondo de AOVE caliente se van incorporando y rehogando poco a poco, a fuego lento.

Cuando estén todos los ingredientes blandos se incorpora un kilo de tomate natural triturado. Por supuesto es mucho mejor usar tomates naturales, en cuyo caso necesitarás más cantidad y más tiempo para prepararlo, ya que tendrás que pelar todos los tomates, despepitarlos, trocearlos en pedazos muy pequeñitos y añadir algo más de aceite para freírlos.

Se remueve bien el tomate con el resto de ingredientes y se sigue cocinando hasta que se frían los tomates. Conviene taparlo y hacerlo a fuego medio lento, ya que el tomate es bastante escandaloso y tu cocina puede convertirse en el escenario de un crimen.

Cuidado también de remover los ingredientes regularmente porque el tomate tiende a pegarse y te puedes cargar el plato. Si se te queda pegado, no raspes el contenido al sacar el resto, y lo mismo algo puedes salvar.

Este plato es muy versátil, se puede tomar solo, acompañado de unos huevos fritos o cuajados, con arroz, de guarnición de carnes o pescados, vale para lo que quieras, y como son todo verduras y poco aceite ideal para cuando tienes mucha hambre ;). ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 2 calabacines
  • 2 berenjenas
  • 1 cebolla grande
  • 2 pimientos verdes
  • 1 kilo de tomate natural triturado
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se pelan y trocean todas las verduras en dados pequeños
  • Se van añadiendo a una cazuela con un poco de AOVE, primero las cebollas, luego los pimientos, luego los calabacines y por último las berenjenas
  • Se salpimenta y se rehogan hasta que estén blandos
  • Se añade el bote de tomate natural triturado y se cocina hasta que el tomate quede frito

 

Bulgur Pilâvi (Guiso de Bulgur)

Publicado: 12 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Bulgur…este…. ¿lo cualo?, trigo partido…aaaaahhhhh valeeee

El bulgur fue para mí un gran decubrimiento, en croquetas, en ensaladas tipo tabuleh, y en guisos. Tiene un sabor muy interesante y versátil. El bulgur no deja de ser trigo, sólo que se prepara de una manera muy especial, medio cociendo el grano y luego rompiéndolo. Hierro, fósforo, magnesio y vitaminas, fácil de digerir y sin grasas. Ya te lo he vendido… Lo encuentras en tiendas de productos vegetarianos, ecológicos, herbolarios…¡¡¡pruébalo!!!

Se trata de una receta turca extraida directamente de un libro que nos trajimos de nuestro viaje a Estambul. Al final de la entrada os pongo los ingredientes y la manufactura tal y como aparecen en el libro, por si quereis ser fieles. Yo he hecho unos cuantos cambios para adecuarnos a las necesidades del entorno. Fundamentalmente es sustituir margarina por AOVE, mucho más sano. Los tiempos también los he tomado con cierta libertad.

El bulgur lo lavamos bien en agua fría y lo escurrimos.

Mientras tanto en una cazuela vamos dorando una cebolla hermosa (para un vaso de bulgur), se trata según los tiempos de la receta de dorarla, no de pocharla ni rendirla, bien doradita. En la receta usan margarina, cosa que no entiendo siendo Turquía un país Mediterráneo, pero en cualquier caso, yo usé AOVE, por supuesto. Lo mismo la margarina le aporta una textura o sabor especial al bulgur, pero sigo prefiriendo aceite de oliva.

Cuando la cebolla esté dorada se añade el bulgur, y se remueve durante un buen rato, unos 15 minutos, para que se vaya dorando.

A continuación se añade un tomate grande, pelado y en daditos. Se remueve, se incorpora sal y pimienta y se añade caldo o agua, en proporción uno y medio a la cantidad de bulgur.

Se tapa la cazuela y se deja a fuego medio durante 10 minutos, a continuación se dejan 20 minutos más a fuego muy bajo.

Una vez reposado estará listo para comer, si bien te recomiendan moverlo a conciencia antes con una cuchara de madera. Se trata de una receta muy simple, con sabores directos, con lo que si lo utilizas de primer plato lo mismo convendría acompañarlo de alguna verdura más, o bien ponerle más cantidad de cebolla y tomate, personalmente me encanta tal cual, pero reconozco que es un sabor un poco espartano. Para acompañar carnes o pescados es  estupendo tal cual, con el pescado especialmente sorprendente. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES (6 personas)

  • 2 vasos de bulgur
  • 4 cucharadas de margarina
  • 3 cebollas medianas
  • 1 tomate grande
  • 3 vasos de caldo de carne o agua
  • 1/2 cucharada de sal

MANUFACTURA

  • Derretir la margarina y dorar las cebollas picadas
  • Agregar el bulgur lavado y escurrido
  • Saltearlo removiendo continuacmente durante 15 minutos
  • Agregar el tomate pelado y cortado en pedacitos, sal y caldo
  • Revolverlos y tapar, dejar hervir a fuego mediano unos 10 minutos
  • Dejarlo sobre fuego muy lento durante 20 minutos.
  • Revolverlo con una cuchara de madera y servir

Zeytinyagli Yaprak Dolmasi, nombre turco, que es de donde proviene esta receta.

Este plato es típico en toda la cuenca oriental del Mediterráneo, desde Grecia, Bulgaria, Rumanía, pasando por Turquía, Siria y Líbano hasta Túnez puedes encontrarlo, y el nombre es bastante parecido. Dolmades, dolmadakia, dolma…en realidad esta palabra implica relleno, pero lo sueles encontrar en las cartas de restaurantes como hojas de parra rellenas de arroz. Sí, las hojas de parra se comen, y están bien buenas.

El relleno ya lo vimos en la receta Zeytinyagli Dolma Içi, así que pincha aquí  y vete a mirarla para prepararlo.

Al igual que en aquella ocasión, esta receta está sacada del mismo libro, y al final de esta entrada, en Ingredientes y Manufactura pongo exactamente lo que venía en la receta del libro, por si quieres seguir fielmente las indicaciones. Yo suelo ir un poco por libre, me fío más del instinto, además he usado horno de vapor, herramienta maravillosa que facilita la historia. Pero por supuesto no es imprescindible.

Aquí nos vamos a centrar exclusivamente en las hojas de parra y cómo rellenarlas. Personalmente no dispongo de una parra en el jardín de la que recolectar la base de este plato…personalmente no dispongo ni de jardín. Afortunada soy que dispongo de una parte interesante de la producción de una huerta consorte :). Pero en las grandes superficies, en la zona del maiz, apios, zanahorias rallada, brotes de soja y demás complementos para ensaladas, puede que encuentres un gran tarro que contiene…¡¡¡oh sorpresa!!!! hojas de parra. Que sí, que se comen.

Si eres una suertud@ y tienes hojas de parra, recoléctalas, límpialas muy bien y ponlas a cocer unos 5 minutillos, despues, cuando se enfríen quítales los pedúnculos. Si las compras en bote, vienen en agua con sal, la única dificultad será desenrollarlas sin destrozarlas, que no te creas que es fácil. Y no hay que cocerlas previamente.

Se coge cada una de las hojas y se abren bien, con cuidado, separando todas las partes de la hoja hasta extenderla completamente. En el centro se pone un poco del arroz para relleno que ya tendremos listos. Se doblan los lóbulos laterales sobre el relleno y se enrolla con cuidado.

Se repite la operación con todas las hojas de parra que vayas a rellenar y se van poniendo en una superficie en la que estén bien apretaditas entre ellas. Cuando ya las tengas todas rellenadas se rocía con zumo de limón natural.

Yo las hice en el horno de vapor, 40 minutos. Si no tienes, en una cazuela coloca las hojas de parra rellenas, las cubres con el zumo de limón y con un poco de agua. Le pones un plato encima y a cocer durante una hora más o menos, a fuego lento.

Se dejan enfríar antes de servir. Se puede presentar con rodajas de limón y la puedes acompañar de una salsa de yogurt o añadirle más zumo de limón. Es un aperitivos estupendo y también se puede utilizar como acompañante. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

MANUFACTURA

  • Se prepara el arroz siguiendo la receta de la receta que encontrarás aquí 
  • Las hojas de parra se ponen a hervir 5 minutos, se escurren y se dejan enfriar
  • Se quitan los pedúnculos y se coloca algo de arroz sobre cada hoja
  • Se doblan los costados hacia el centro y se enrollan hacia la punta
  • Se colocan muy juntas en una cacerola rociadas por el zumo de un limón y un vaso de agua
  • Se tapa la cacerola y se cocinan a fuego lento durante una hora
  • Dejarlas enfriar

Relleno de Arroz para Verduras

Publicado: 7 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

El nombre original de esta receta es Zeytinyagli Dolma Içi…lo mismo has deducido que se trata de una receta turca…lo mismo te sonaba a chino. Consiste en una forma particular que tienen los turcos de preparar el arroz, de manera que luego sirve como relleno de todo tipo de verduras, tomates, pimientos, berenjenas, hojas de parra…Dolma es relleno y Zeytinyagli debería ser arroz, pero resulta que es aceite de oliva…no entiendo muy bien la traducción que han hecho, pero tú vete aprendiendo turco por si acaso…

La receta está extraida de un libro de cocina turca que compramos en Estambul. Al final de la entrada, en Ingredientes y Manufactura os la copio tal cual aparece en el libro, para que tengais la referencia exacta; yo he incorporado algunas modificaciones. Este tipo de arroz para rellenar verduras es muy habitual en toda la cuenca oriental del Mediterráneo, en cada zona con sus propias variantes, pero la idea es la misma.

En primer lugar, como no se especifica, me ha parecido que sería interesante utilizar un arroz aromático, tipo basmati o jazmín, en este caso he utilizado arroz jazmin. El arroz hay que sumergirlo en agua tibia y dejarlo ahí hasta que el agua se enfríe. Luego se procede a lavar bien el arroz unas cuantas veces, para soltar el almidón que se haya disuelto en el agua.

En una cazuela se pone una cebolla bien hermosa a dorar, cortada en trozos pequeñitos, con AOVE, junto con unos piñones…yo no tenía así que se quedaron sin ellos. A fuego medio vamos removiendo hasta que la cebolla esté dorada y los piñones tostados. Se añade un pelín de sal.

Agregamos el arroz, y seguimos removiendo,  unos 10 minutos. A continuación incorporamos un tomate que habremos pelado y troceado en pequeños dados, salpimentamos, añadimos  una cucharadita de azúcar y 3/4 partes de la medida usada para el arroz de agua caliente. Lo mezclamos todo muy bien y tapamos la cazuela. Subimos el fuego.

Cuando el agua empiece a hervir, bajamos el fuego, lo más bajo posible sin que pierda el hervor, y lo dejamos hasta que se absorba el agua, será entre 10 y 15 minutos.

A continuación añadimos hierba buena fresca bien picadita, una cucharadita o media de canela y una cucharadito de eneldo. Un puñado de pasas sultanas, a discreción. Lo removemos todo y lo tapamos, en unos segundos apagamos el fuego y dejamos que se termine de cocer con el propio vapor del arroz. Reposar con la tapa puesta una media hora.

Antes de utilizarlo hay que mezclarlo muy bien. Aguanta bastante bien un par de días…Y ya tienes un dolmasi turco estupendo para rellenar las verduras que quieras…¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 vaso de arroz
  • cebollas
  • 1 tomate
  • 25 g pasas de Corinto
  • piñones
  • menta fresca
  • eneldo
  • azúcar
  • canela
  • Sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Remojar el arroz con agua tibia y dejarla enfríar. Lavarlo 3 o 4 veces y escurrirlo bien
  • Picar las cebollas y dorarlas en AOVE junto con los piñones y un poco de sal a fuego medio removiendo constantemente unos 20 minutos
  • Agregar el arroz y dorarlo durante 10 minutos
  • Agregar el tomate pelado  y cortado en pedacitos, sal,pimienta, azúcar y 3/4 de vaso de agua caliente
  • Mezclarlo bien y tapar la olla, reducir el fuego en cuanto empiece a hervir y cocinar sobre fuego muy lento de 10 a 15 minutos, hasta que quede absorbida el agua
  • Agregar las especias y las hierbas picadas
  • Taparlo bien y dejar en su vapor durante media hora. Mezclarlo bien antes de utilizarlo
  • Las hojas de parra se ponen a hervir 5 minutos, se escurren y se dejan enfriar
  • Se quitan los pedúnculos y se coloca algo de arroz sobre cada hoja
  • Se doblan los costados hacia el centro y se enrollan hacia la punta
  • Se colocan muy juntas en una cacerola rociadas por el zumo de un limón y un vaso de agua
  • Se tapa la cacerola y se cocinan a fuego lento durante una hora
  • Dejarlas enfriar

Crema de Calabaza

Publicado: 17 enero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Las cremas de verdura y hortalizas son muy socorridas. Calentitas en invierno son una cena perfecta. La calabaza es una de mis favoritas.

Partimos de una calabaza bien hermosa, o un trozo grande, como de un kilo, hay que quitarle la piel y cortarla en trozos. El tamaño de los trozos dependerá del tiempo de cocción que empleemos. Ten en cuenta que cuanto menos tiempo esté en ebullición menos vitaminas y propiedades se perderán, así que cuanto más pequeños mejor.

Se coge una cebolla bien hermosa y se pela y trocea, en trozos del mismo tamaño que la calabaza.

En una cazuela se cubre el fondo con AOVE y cuando esté caliente se añade la calabaza y la cebolla. Se sofríe a fuego lento unos 5 minutos. Se añade sal y pimienta y se da unas cuantas vueltas más.

A continuación se añade agua, hasta cubrir bien todos los ingredientes. Se sube el fuego para que entre en ebullición y una vez conseguido se mantiene hirviendo a fuego medio hasta que la calabaza esté tierna, unos 15 minutos, dependerá del tamaño de los trozos.

Por último se añade un par de quesitos, desnatados que valen para darle cremosidad sin aportar calorías. Se bate todo bien. Si se quiere una textura aún más fina se pasa por un chino. Se sirve caliente o tibia, acompañada por unos trocitos de pan frito, unas tiras de cebolla frita, o un poco de sésamo negro para decorar. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 kg de calabaza
  • 1 cebolla grande
  • 2 quesitos
  • AOVE, sal y pimienta

MANUFACTURA

  • Trocear la calabaza y la cebolla y sofreírla en un poco de AOVE
  • Añadir sal y pimienta
  • Añadir agua hasta cubrir
  • Hervir hasta que la calabaza esté tierna
  • Añadir un par de quesitos
  • Batir
  • Servir caliente o tibia adornada con trocitos de pan frito, cebolla frita, o sésamo negro

Calabaza Adobada

Publicado: 13 enero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

Se trata de una receta típica del sur de España, especialmente de los pueblos de Granada, aunque seguro que la sureña tiene algo que decir al respecto ;). Como ya sabemos que hay tantos adobos como personas en el planeta, considéralo un ejercicio de libre albedrío.

Esta receta vale de guarnición o bien para preparar originales y nutritivas tostas.

Partimos de una calabaza pequeña, o bien de un trozo de una calabaza grande. La cantidad depende de lo que quieras preparar. La calabaza hay que pelarla y cortarla en daditos de aproximadamente un centímetro.

En una cazuela o sartén, cubrimos el culo con AOVE y empezamos a calentar. Cuando esté caliente el aceite, le añadimos los cuadrados de calabaza, ponemos fuego medio y empezamos a rehogar los dados hasta que estén tiernos.

Mientras tanto preparamos el adobo, de la manera tradicional en un mortero, con fuerza y paciencia, o usamos una procesadora para hacerlo en unos segundos. La textura será diferente. Si tienes tiempo y ganas, siempre es mejor hacerlo en el mortero.

Empezamos con unos dientes de ajo pelados a los que les añadimos un puñado de sal, para facilitar el majado. Empezamos el proceso, cuando estén los ajos casi desmenuzados le añadimos pimentón rojo y orégano. Seguimos majando y mezclando bien los ingredientes. Una vez que tengamos una textura pastosa le añadimos vinagre, mitad de Módena, mitad vinagre de vino y mezclamos todo bien, si es necesario añadimos un poco de agua. Tiene que quedar una pasta cremosa, pero espesa. Sobre las cantidades es mejor no decir nada, porque cada uno tiene sus gustos, hay quien no quiere ponerle orégano, otros un diente pequeño de ajo, en cambio otros con mucho ajo…al final es el ensayo y error lo que te dará el punto bueno de adobo. Sólo un consejo, cuidado con el vinagre, porque la calabaza es un sabor delicado, no es como adobar carne o pescado, así que si te pasas de vinagre te puedes cargar el plato.

En mi caso, por si lo quieres usar como referencia, para medio kilo de calabaza usé 4 dientes de ajo, una cucharada de sal, otra de orégano y otra de pimentón, un chupito de cada tipo de vinagre.

Añadimos el adobo a las calabazas y las volvemos a poner a fuego medio, unos 10 minutos, para que la calabaza absorba el adobo. Listo para comer. Lo puedes utilizar sobre tostas de pan crujiente o para acompañar cualquier plato de carne o pescado. Nosotros lo hicimos sobre unas tostas de pan casero y queso crema. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 trozo de calabaza
  • AOVE
  • Ajos
  • Sal
  • Orégano
  • Pimentón
  • Vinagre de Módena
  • Vinagre de vino tinto

MANUFACTURA

  • Pelar la calabaza y cortarla en pequeños dados de un centímetro.
  • Se cubre una sartén con AOVE y cuando esté caliente se añaden los dados de calabaza
  • Se cocina hasta que se ablanden
  • Se pican en un mortero unos ajos con sal, añadimos pimentón y orégano y seguir majando
  • Añadir vinagre, mitad de Módena y mitad normal y mezclar. Acabar de rellenar el mortero con agua. Debe quedar una pasta espesa.
  • Se vuelve a encender el fuego y se añade la picada. Se deja cocer todo durante 10 o 15 minutos, que vaya reduciendo.
  • Se va probando y rectificando de sal hasta obtener el resultado final. Se come sobre trozos de pan o tostadas.

Tagarninas Esparragás

Publicado: 10 enero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , ,

No he podido evitarlo, cada vez que bajo pa la tierra me vengo cargada de productos autóctonos que difícilmente encuentro donde vivo. Las tagarninas es unos de ellos. Pero esta receta, como su nombre indica, también puede hacerse con espárragos en lugar de targaninas, así que no tienes excusa.

Además te pongo unas fotos de las tagarninas, para que por lo menos sepas la pinta que tienen. Está salvaje en su mata, limpita en la cocina y cortadita y lista para prepararla.

Ya hice otra receta, Potaje de Tagarninas, que es sólo para ocasiones muy especiales porque va cargada de colesterol. En cambio, esta forma de hacerlas es muy sana, nutritiva y equilibrada.

Hay que seguir el mismo procedimiento que en la receta anterior, hay que limpiarlas y lavarlas muy bien, y cortarla en trozos medianos. Una vez que las tenemos listas las ponemos al vapor una media hora, o hervida, que queden tiernas pero enteritas, un punto crujiente. El agua se reserva.

En una cazuela se pone el fondo de AOVE y se sofríen una cebolla pequeña y unos dientes de ajos, finamente picados, unos granos de comino y un trozo de pan duro, muy lentamente, hasta que se rindan y el pan esté bien doradito. Todo esto se lleva a un vaso o jarra para batirlos, junto con el caldo de hervir las tagarninas. Si lo has hecho al vapor, puedes usar caldo o incluso agua. Se bate todo bien.

En la misma cazuela se añade un par de cucharadas de ñora molida, una cucharada de pimentón, dulce o picante, al gusto de cada cual, y las tagarninas. Se añade sal y se da unas vueltas para que se mezclen bien todos los ingredientes. Se añade el caldo y se deja unos 10 minutos.

Si no dispones de ñora molida, la puedes usar entera, pero previamente la debes hidratar y luego trocear lo más pequeño que puedas, incluso incorporarla, una vez hidratada, al vaso de la batidora.  A unas malas, incluso podrías sustituir la ñora por un pimiento choricero, que aunque en principio no tienen nada que ver en sabores, y no suelen ser intercambiables, en este caso, los dos tipos de pimiento le van bien a la receta.

Cuando ya lleve hirviendo unos minutos se añaden unos huevos, para escalfarlos en el caldo, uno o dos por persona, al gusto. Cuando los huevos estén cuajados estará listo para servir.  ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 kg de Tagarninas o 1 manojo grande de espárragos verdes trigueros
  • 1 cebolla pequeña
  • 4 dientes de ajo
  • un puñadito de semillas de comino
  • un trozo de pan duro
  • 2 cucharadas de ñora molida
  • 1 cucharada de pimentón
  • huevos
  • Sal y AOVE

MANUFACTURA

  • Hervir las tagarninas, o hacerlas al vapor, media hora, que queden enteritas
  • Sofreir ajos, cebolla, cominos  y pan, se saca a un vaso para batir con un poco de caldo o agua
  • En el mismo aceite se echa ñora molida, pimentón  y las tagarninas
  • Se añade el batido y se deja cociendo unos minutos
  • Se cuajan los huevos