Posts etiquetados ‘Yogourt’

Ahora que estamos en temporada, los calabacines se convierten en un casi todos los días, y si no le echamos un poquito de imaginación puede hacer que aborrezcamos a esta deliciosa y versátil cucurbitácea. La crema de calabacines es todo un clásico, pero con este calor, a mí personalmente los platos calientes me apetecen poco. Conclusión, hagamos una crema de calabacines que sea diferente y que se tome fría. Vamos al lio…

La  empezaremos como una crema de calabacines de toda la vida, lavándolos y cortándolos en trozos medianos. Se puede quitar la piel, esto tiene ventajas e inconvenientes, como todas las decisiones que se toman en la vida. Al usar el calabacín con piel estamos aportando más vitaminas y fibra al plato, al quitársela le estamos aportando más untuosidad y delicadeza a la crema, sale más fina, claro la fibra es lo que tiene, que muy fina no es. Así que como siempre, cada uno con sus cadaunadas y para gustos colores.

En una buena cacerola con aceite en el fondo se añaden una cebolla a trozos medianos y un par de puerros igualmente troceados. Se les rehoga un poquito y cuando cojan color se añaden los calabacines, 3 o 4, si queremos hacer cantidades más grandes, incrementar cebollas y/o puerros. Se empieza a rehogar todo junto, dandole vueltas de vez en cuando, hasta que veamos que están todos rendidos. Se añade agua, para que cubra y chup chup hasta que todo esté tierno.

Una vez conseguido, se pasa por la batidora para obtener la crema, y se le añade un yogur natural, sal y pimienta, el zumo de un limón y una cucharada o dos de tahina. Se vuelve a batir para que esté todo bien mezcladito y a la nevera, ya que es una crema que se sirve fría.

 

A la hora de servirla, se vierte en cuencos, y se va añadiendo a cada uno de ellos unas migas de queso feta y una semillas de sésamo que previamente habremos tostado en una sarten o en el horno, en este caso usé el grill unos 6 minutos y mezclé sésamo blanco y negro que queda más vistoso.

 

Se trata de un plato fresco, original, delicioso y muy sano, así que no hay excusas para no probarlo. Está realmente bueno, y sorprende un montón. Se puede prescindir de la tahina si no tienes, no va a cambiar mucho el sabor del plato, pero el sésamo tostado y las virutas de feta son imprescindibles para darle el toque diferente. Muy rica.

Resumiendo a efectos prácticos todo lo dicho:

INGREDIENTES

  • AOVE, Sal, Pimienta
  • 3 calabacines hermosos
  • 2 puerros
  • 1 cebolla
  • 1 yogur natural (sin azúcar )
  • zumo de limón
  • tahina
  • queso feta
  • semillas de sésamo tostadas

INSTRUCCIONES RÁPIDAS

  • Se trocean la cebolla, los puerros y los calabacines y se rehogan en aceite
  • Se añade agua y se lleva a cocción hasta que estén tiernos
  • Se trituran añadiendo sal, pimienta, yogur, la tahína y el zumo de limón
  • Se sirve frío espolvoreando migas de feta y sésamo tostado
Anuncios