Finlandia

LAPONIA JUNIO 2011

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En Laponia hace frío…cierto…pero lo que es yo, no me río. Noeli, que sepas que Joulupukki no es mi abuelo ni el tuyo, y que no entiendo como podías ser siempre feliz. Rita la cagaste, me vengaré, se lo pienso chivar a milikito. ¡Cuanto daño han hecho los dibujitos animados japoneses mare mia!

Casi 200.000 lagos, 17,2 moles de pinos y la marabunta pero de mosquitos. Como pa reirse. En Rovaniemi y sus alrededores, cuando el sol se asoma pica, pero menos que los mosquitos que pican siempre, con y sin sol, y mucho. ¡Pero mucho oiga!. En estas fechas la noche es día y el sol en lugar de caerse en el horizonte se desplaza como de costao, que cosas tú, desconcertante cuanto menos. Eso si se deja ver, porque el astro rey se vende caro. Casi tan caro como las cervezas. El deporte nacional es cogerse unas moñas de impresión. Lo practican todos y muy a menudo. Y al precio que tiene el alcohol yo me pregunto ¿cuanta pasta gansa deben ganar?. Y si ganan tanta pasta, ¿porqué se suicidan?, que resulta que es el segundo deporte nacional. Lo mismo va a ser verdad que el dinero no da la felicidad. Que se lo digan a Noeli.

¿Los finlandeses sosos? Noooo que va, es una alucinación en masa. Son lentos, tranquilos, reposados, y sosos, requetesosos.  No habla inglés ni el tato, y el suomi no es que sea muy intuitivo. Son bastante poco elegantes, con tanto clima extremo es difícil mantener el glamour, vale, se puede entender. Pero saliendo de la moda decathlon no tienen ningún sentido de la estética. El diseño raro, raro, como buen diseño. Austero, sobrio, ¿soso?. No son guapos, no son tan altos, son robustos y con el pelo  o superrubio o meganegro, el moreno no ha venio a Finlandia. El sentido del humor tampoco.

El reno bien gracias, por el bosque, en las granjas y en el plato, pelín espaluchaos y leprosillos por aquello del cambio de muda que vienen los “calores” y hay que estar fresquito. Grandiosos kebabs árticos, usease, de reno, base de la alimentación del guiri medio. Caro carísimo, pequeño y pequeñísimo  y delicioso solomillo, embutidos y cecinas varias. También deconstruido para decorar el frente de una cálida chimenea. El reno viene siendo lo que el cerdo, se aprovecha todo todo y todo.

Pinos, pinos, pinos…mira un lago…y pinos, pinos pinos…En Laponia finlandesa no es que los árboles no te dejen ver el bosque…es que no te dejan ver nada…y pinos, y pinos, y más pinos, y mosquitos, mira otro lago, rojo intenso, hierro y azufre en abundancia. Pinos silvestres, algún que otro abedul, algún que otro sauce pero poco, algún que otro álamo, pero menos, y pinos, pinos y pinos. Petao de pinos. ¡Coño un megapinar!

Bares los justos, restaurantes menos, lo de socializarse no lo llevan bien, salvo cuando se emborrachan. Entonces se transforman, son cálidos y sociables, te silvan y ronean por la calle, hablan contigo sin venir a cuento. El mayor problema criminal que tienen son las agresiones familiares….cuchillos y alcohol nunca fueron una buena combinación.

Vamos, que mejor probamos en invierno, que lo mismo mola. De todas formas me lo he pasado requetebien. Gracias al triunvirato del GGT (Glamour Gin Tonic ) y a la niña del bobsleigh, que lo han hecho bastante más interesante, y al sol que se dignó aparecer un par de veces o tres aunque siempre estuvo allí entre las sombras.  Un besote pa tos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s