Posts etiquetados ‘Berenjenas’

Un clásico de la gastronomía española, pero con ingredientes un poco diferentes. Por los ingredientes podrían llamarse empanadillas griegas, pero no tengo muy claro si en Grecia hacen empanadillas y si se parecen a estas.

Para preparar el relleno empezamos por poner en un cazuela el fondo de AOVE y añadimos unas cebollas a cascos medianos y una berenjena en cuadrados medianos. Vamos rehogando poco a poco a fuego medio. Cuando ambos estén rendidos le añadimos sal, pimienta y una lata de tomate triturado. Si tienes tomate frito casero muuuucho mejor.

Seguimos cocinando hasta que el tomate se haya frito y no quede casi nada de agua. En ese momento lo batimos pero no es necesario que quede perfectamente fino porque los trozos que nos podamos encontrar no van a quedar nada mal.

Mientras habremos puestos dos huevos a cocer, y cuando estén fríos los pelamos y los añadimos en trozos pequeños a la mezcla batida de verduras. También añadimos unos 100 gramos de queso feta o algo más…al gusto. Removemos todo con una cuchara y metemos la mezcla en la nevera para que al enfríarse coja consistencia y sea más fácil manejarlo.

Para rellenar las empanadillas ponemos una pequeña porción del relleno en un lado, cerramos sobre el otro lado y con un tenedor sellamos para que no se salga la mezcla y para que quede clásico de verdad.

Yo las hago al horno, con calor arriba y abajo, y me gusta dorarlas por las dos partes, las pintas de huevo batido y en la parrilla sobre papel de horno. Cuando estén doradas les das la vuelta y pintas por el otro lado. Unos 180 grados suficiente. Tardan unos minutos por cada lado. Hasta que cojan un bonito color dorado.

Por supuesto tienes la opción de toda la vida, que es freírlas, con aceite muy caliente y luego colocarlas sobre papel absorbente.

Se pueden servir recién hechas incluso frías. Es una aperitivo clásico y a la vez original, así que sorprenderás con los bocados. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1 Cebolla
  • 1 berenjena
  • una lata de tomate triturado
  • 2 huevos duros
  • queso feta
  • láminas de empanadillas
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Preparamos el relleno sofriendo la cebolla con la berenjena en trozos medianos
  • Cuando estén cocinadas añadimos la lata de tomate triturado y esperamos a que el tomate esté bien frito
  • Pasamos por la batidora
  • Añadimos dos huevos duros en trozos pequeños y el queso feta desmigado y mezclamos todo bien
  • Metemos en la nevera y esperamos que enfríe
  • Rellenamos las empanadillas y las pintamos de huevo batido
  • Al horno 180 grados calor arriba y abajo hasta que se doren, por las dos partes
Anuncios

Penne nero di seppia, por darle un color y un sabor diferente. Y con salsa de verduras, berenjenas y setas eryngii, para no darle mucha pesadez.

Normalmente los penne los cocino all’ arrabiatta, que como su propio nombre indica pica tela. Pero como andamos tontos del estómago, nos hemos inclinado por una salsa muy delicada y suave, a base de verduras y queso fresco batido.

En este caso me encontré unos penne nero di seppia, o sea, con tinta de calamar, de ahí su color negro. Tengo que decir que me decepcionaron un poco, porque no me parecieron tan especiales como aparentaban. Aún así, no estaban nada mal.

Para hervir la pasta, abundante agua con un poco de sal, y cuando esté hirviendo se incorpora, dejándola el tiempo que indique el paquete. Cada pasta tiene su tiempo de cocción, este caso era entre 7 y 9 minutos para quedar al dente.

Mientras se hierve la pasta podemos ir preparando la salsa. En una cazuela con el fondo de AOVE, una vez que este se caliente incorporamos unos 3 o 4 dientes de ajos, pelados y picados en trozos medianos. Una berenjena bien limpita, le quitamos el tallo y la troceamos en cuadrados medianos. También utilizaremos una seta de cardo con tallo gordo, una Eryngii, que limpiaremos bien de los posibles restos de tierra y la laminaremos.

El tamaño de los ingredientes da un poco igual porque luego vamos a pasar toda la salsa por la batidora. Tampoco conviene que sea demasiado grande para que cojan bien la mezcla de sabores.

Vamos sofríendo todos los ingredientes, juntos, a fuego medio en la cazuela, y cuando el ajo empiece a dorarse, salpimentamos y lo pasamos por la batidora. Incorporamos queso fresco batido, y mezclamos bien toda la salsa. Seguimos cocinando un par de minutos para que el queso y el resto de ingredientes batidos se empapen unos de otros.

Una vez tengamos la pasta hervida y la salsa triturada, incorporamos la pasta y damos unas cuantas vueltas al fuego en la salsa, para terminar de calentar y mezclar bien todos los ingredientes.

Le puedes poner un poco de queso rallado y gratinarlo en el horno, para darle un toque más crujiente y vistoso. Nosotros nos saltamos ese paso, quitando grasas, y lo acompañamos de unos cogollos de lechuga aderezados con sal, AOVE y limón. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Penne nero di sepia
  • Una berenjena
  • Unos dientes de ajo
  • Una seta eryngii
  • Queso fresco batido
  • Sal, pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se cuecen los penne al dente, siguiendo las instrucciones del envase, con un poco de sal
  • En una cazuela con el fondo de AOVE se ponen los ajos pelados y picados en trozos medianos, las berenjenas en cuadritos y las setas en trozos medianos.
  • Se sofríe todo junto a fuego medio bajo, hasta que empiecen los ajos a dorarse
  • Se salpimenta y se añade el queso fresco batido, unos 100 gramos por persona
  • Se bate todo y se mantiene caliente, hasta que la pasta esté hervida y se añada a la salsa  para embadurnarla bien.

Berenjenas Rellenas de Arroz

Publicado: 16 febrero, 2012 en Cocina
Etiquetas:, , , ,

…al estilo turco: Zeytinyagli Patlican Dolmasi…pero no del todo, ya que como casi siempre me sucede, me cuesta horrores seguir al pie de la letra una receta…así que ahí lo llevas.

El relleno de arroz lo puedes encontrar pinchando aquí. Se trata de una receta turca, y el arroz queda fenomenal para hacer todo tipo de rellenos de verduras. En el libro del que saqué esta receta de relleno también aparecían unas berenjenas rellenas, pero como ya he comentado, preferí dejar volar la imaginación, que si la ato en corto se me estresa y acaba saliendo por derroteros poco  confesables 😉

  Haremos media berenjena por persona, las asamos enteras en el horno, calor arriba y abajo unos 40 minutos, lo suficiente para que la carne quede tierna, pero sin que se queme la piel. Cuando estén asadas las abrimos transversalmente por la mitad y le sacamos la carne. Esta se trocea y se añade al arroz, junto con media tarrina de queso crema.

Se remueve todo muy bien y se empieza a rellenar las berenjenas. Como ves en las fotos, están  bien petaditas…tenía mucho arroz y quería gastarlo todo, así que…

Una vez que tienes las berenjenas rellenas las vuelves a meter en el horno, pero esta vez con el gratinador fuerte, y las dejas un ratillo hasta que el arroz empiece a churruscarse. Será el momento de sacarlas del horno y disfrutarlas.

¡Buen provecho!

INGREDIENTES

MANUFACTURA

  • Se asan las berenjenas en el horno, 40 minutos enteras, a 180 grados calor arriba y abajo
  • Se abren transversalmente y se saca la pulpa
  • Se prepara el relleno de arroz, incluyendo en la receta la pulpa de la berenjena y media tarrina de queso crema
  • Se rellenan las berenjenas con el arroz y se pone a gratinar en el horno hasta que se empiece a churruscar

Hoy para cenar berenjenas rellenas, pero nada de carne, quesos, bechamel…noooooor, las vamos a rellenar de verduritas y para darle un toque exótico, le añadimos yogurt. ¡Flipa que rica!

Las berenjenas, una por persona, deben estar bien frescas y hermosas, brillantes, y que sean grandecitas. Primero hay que asarlas. Yo las he puesto en el horno de vapor con mezcla de vapor y aire caliente a 170 grados durante 40 minutos. La puedes asar en horno convencional, incluso hervir. La idea es poder sacar la pulpa, que esté blandita, para unirla al resto del relleno. Es mejor que se asen enteras, para que no pierdan jugo. Hervirlas siempre como última opción, ya que todas las vitaminas hidrosolubles se irán por el desagüe, pobrecicas.

Una vez asadas se les quita el tallo y se parten por la mitad. Con una cuchara se va separando con cuidado la carne del interior, y posteriormente se trocea lo más pequeña posible. Se pone en un bol.

A ese bol le añadiremos el resto de ingredientes del relleno, que consiste en unos tomates secos, previamente hidratados en agua tibia, calcula unos 3 o cuatro por persona. Unas setas, las que más te gusten, también limpitas y troceadas muy pequeñas. Perejil, importante, un buen manojo de perejil troceado. Se mezcla todo bien.

Se aliña con un buen chorreón de AOVE, sal y pimienta, y el zumo de un limón. Despues de remover bien añadimos un par de yogures naturales. Yo he utilizado yogur de cabra, que es más intenso, pero vale cualquiera siempre que no esté azucarado ni edulcorado, y si es de textura cremosa tipo griego mucho mejor, le dará más consistencia. Se remueve todo muy bien y se procede a rellenar las berenjenas, que se habrán puesto previamente en una fuente de horno. Si tienes un recipiente agujereado mucho mejor, porque las setas soltarán bastante agua. El sabor seguirá siendo igualmente delicioso, pero la presentación se puede ver afectada con el líquido que suelten.

Pasamos la fuente con las berenjenas ya rellenadas al horno y a gratinar, hasta que estén doradas. Cuidado con el tomate seco que será el primero en quemarse. Servir inmediatamente. ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 2 berenjenas grandes
  • un manojo de perejil
  • 8 tomates secos
  • un puñado de setas
  • 1 limón
  • 2 yogures naturales
  • Sal, pimienta y AOVE

MANUFACTURA

  • Se asan las berenjenas
  • Mientras se van troceando las setas, los tomates secos y el perejil en trozos muy pequeños
  • La berenjena asada se parte por la mitad y se saca la pulpa
  • se trocea y se añade al bol con el resto de ingredientes
  • Se salpimenta y se riega con el zumo del limón y un chorreón de AOVE
  • Se mezcla todo bien y se añaden los yogures, se vuelve a mezclar
  • Se rellenan las berenjenas y al horno a gratinar hasta que se doren

A estas alturas, todos conocemos las bondades de la soja, así que no necesitamos excusas para incorporarlas a nuestra dieta. Este estofado es nutritivo y delicioso, fácil de hacer y muy completo.

Normalmente, la soja como más se consume es en forma de brotes o como salsa de soja. Los granos de soja son menos frecuentes y menos usado en nuestros lares. Yo desde que la conocí, me hice íntima. Soja verde, roja, negra…mi preferida es la verde, y ahora es bastante fácil de encontrar, hasta en los supermercados tradicionales.

La soja tiene una gran cantidad de proteinas de muy buena calidad, fibra en abundancia, hidratos de carbono, ácidos grasos omega-3 y omega-6 que son respectivamente linolénico y linoleico, lecitina, vitaminas y minerales e isoflavonas. Lo tiene todo, todo y todo.

En esta ocasión las voy a estofar con berenjenas, las últimas de la temporada. Para darle un poquito de vidilla le añadiré unos puerros y un par de pimientos verdes. Pero puedes estofarla con las verduras que más te gusten, todas le sientan estupendamente. La cuestión es ir probando y al final encontrarás tu combinación perfecta. Los puerros te diría que son casi imprescindibles. Los calabacines le quedan fenomenal. Las zanahorias también, así que lo que tengas a mano en la nevera o en la imaginación.

Me gusta ponerlas en agua unas horas antes, aunque no es imprescindible, sólo que si no están en remojo tardarán el doble de tiempo en cocerse, aproximadamente, siempre depende del agua.

Se hace un refrito con el fondo de AOVE en una cazuela, y las verduras troceadas. Se da unas vueltas a fuego lento para que las verduras vayan cogiendo sabor y se vayan reblandeciendo. Cuando estén al punto se incorpora una cucharada de pimentón picante, que puede ser dulce igualmente,  y se añade inmediatamente la soja verde. Se da unas vueltas y se cubre con agua, se añade sal y pimienta. Se puede incorporar un buen chorreón de vino para que quede algo más gustosa.

Se tapa la olla y chup chup a fuego lento hasta que la soja esté blandita. Dependerá del tipo de agua, pero tarda algo menos de una hora. Hay que estar pendiente porque la soja absorbe mucha agua y se os puede quedar seco. Se sirve calentito, se puede congelar y en la nevera aguanta unos cuantos días. Si os gustan las lentejas os encantará la soja, y os sorprenderá… ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • 1/2 kg. Soja verde
  • 4 berenjenas pequeñas
  • 2 pimientos verdes
  • 1 puerro
  • 1 cucharada de pimentón picante
  • AOVE, sal y pimienta.
  • Chorreoncito de vino

MANUFACTURA

  • Se sofríen las verduras
  • Se añade pimentón y la soja verde, se voltean un par de veces
  • Se añade sal pimienta y vino
  • Se cocina hasta que la soja esté tierna

Experimento de Domingo, improvisando sobre la marcha…la idea de partida eran unas bolas crujientes de berenjena que algún día haré….y acabó en una especie de lasaña innovadora…Buena que no te lo crees…desde luego yo no me lo creía…¡compruébalo!

Las berenjenas son una de mis hortalizas favoritas, se pueden hacer de infinitas maneras, así que casi siempre las tengo en la nevera, y cuando son de la huerta mucho mejor. Para esta receta las berenjenas tienen que estar asadas, al vapor o a la plancha. Yo las hice al vapor. Se limpian bien y se parten en rodajas de un centímetro o poco más. Se ponen sobre una bandeja de horno, se salpimenta y se pulveriza con aceite de oliva. Al vapor unos 25/30 minutos. En un horno convencional sería de medía hora a 40 minutos a 180 grados más o menos. En la plancha hasta que se dore por ambas partes. Si se les echa sal y se deja reposar un rato antes de procesarlas, perderá un puntito del amargor característico de las berenjenas. Personalmente me gusta, así que no suelo hacerlo. Es importante que la berenjena esté tierna.

Mientras tanto se  pica un puñadito de frutos secos variados, lo que tengas a mano, piñones, almendras, avellanas, nueces, anacardos, pistachos…lo que prefieras. Los frutos secos le aportarán un puntito crujiente. Se baten  con un huevo.

Se le añade media tarrina de queso crema y se vuelve a mezclar todo bien. También se añade una buena cucharada de mostaza, de sabor fuerte, tipo Dijon. Se mezcla todo bien para que quede homogéneo.

Cuando estén listas las berenjenas, se parten en trozos pequeños y se mezcla con los ingredientes anteriores. Se machaca y remueve hasta que quede una masa suave y se mete en la nevera un par de horas para que coja consistencia.

Las hojas de papel de arroz son rígidas, y para usarlas hay que hidratarlas previamente. O bien montarlas en una receta que contenga agua y que se hidrate a base de los alimentos que la rodean. En este caso vamos pasando las hojas de papel de arroz por agua tibia, para que se pongan tiernas. Y ahora hay que montar la milhoja, resulta mucho más fácil si tienes un molde que te sirva de contención. Coloca el molde sobre el plato donde lo vayas a servir, que sea resistente al horno y coloca en el fondo una primera hoja de papel de arroz ya hidratada, a continuación una capa de la mezcla. Se van alternando ambas capas hasta alcanzar la altura deseada. En la última capa se espolvorea con semillas de sésamo negra y se mete al horno, calor arriba y abajo durante unos 15 minutos o algo menos. Entre el huevo que se cuaja y las hojas de papel de arroz, le darán una consistencia interesante. Se saca del horno, se espera unos minutos a que el molde se enfríe y se desmolda con cuidado de no derrumbar la obra maestra que acabas de hacer. Se sirve caliente o tibio.

El resultado es espectacular, la cremosidad del queso con el crujiente de los frutos secos y el sabor de la berenjena con la mostaza, todo mezclado en una combinación de altura. Hasta parece que sabemos cocinar… ¡Buen provecho!

INGREDIENTES

  • Berenjenas
  • 1 huevo
  • Media tarrina de queso crema
  • Un puñado de frutos secos variados
  • Una cucharada de mostaza fuerte
  • Semillas de sésamo negro
  • Hojas de papel de arroz
  • Sal, pimienta negra y AOVE

MANUFACTURA

  • Las berenjenas se cortan en rodajas de grosor mediano, se salpimentan, y se dejan reposar un ratito. Luego se pulveriza con AOVE y se meten en el horno vapor 25/30 minutos.
  • Un vez horneadas, se cortan en trocitos pequeños y se mezclan con el huevo batido, el queso crema, la mostaza y los frutos secos.
  • Se añade sal y pimienta. Remover y aplastar hasta conseguir una masa suave
  • Se humecen las hojas de papel de arroz para que se pongan tiernas
  • Se va montando la milhoja alternando una hoja de arroz y una capa de la masa de berenjenas
  • Así hasta que tenga la altura deseada
  • La capa superior se espolvorea son semillas de sésamo negra
  • Al horno,unos 12 minutos

Musalaña

Publicado: 4 septiembre, 2011 en Cocina
Etiquetas:, , , , , ,

Plato híbrido y ecléctico, de ahí el nombre. Se trata de una combinación entre Musaka y Lasaña, lo mejor del Mediterráneo, adecuado a una ingesta calórica minimizada y a los restos disponibles en la nevera.

Básicamente es el fundamento de mi cocina, miro recetas de cosas varias y luego hago lo que me da la gana, con algo de intuición y experiencia y los productos disponibles. Con este input, la alquimia culinaria tiene éxitos asegurados. Claro que depende de los riesgos que asumas. Pero en este plato, el riesgo es cero patatero, así que el éxito está garantizado.

Una lasaña es una bomba de hidratos y grasa…por eso está taaaaan buena. Una musaka bien hecha requiere patatas, pimientos, tomates, carne y bechamel…por supuesto berenjenas. Bien, hibridemos pues usando lo que hay en la nevera.

Y partimos de las berenjenas. Como para otros platos como el de Tarta de Berenjenas, Aceitunas y Feta,en lugar de freir las berenjenas, las asé en el horno, con sal, pimienta y aceite de oliva pulverizado, cortadas en rodajas medianas.

Mientras se asan las berenjenas, vas haciendo una salsa tipo boloñesa, es decir, imprescindible carne picada y tomate frito. La carne picada si es solo ternera tendrá menos grasa, pero si la mezclas con carne de cerdo picada estará mas jugosa. Una cebolla y un par ajos bien picaditos y cuando estén rendidos se les añade otras verduras, si tienes y quieres, les puedes añadir pimientos de cualquier color, zanahorias, setas, lo que te guste. Cuando todo esté rehogado se le añade  la carne, sal pimienta y se va dando vueltas hasta que a la carne se le quite el color de crudo. A cotinuación se incorpora el tomate frito. Si no tienes, pues tomate natural triturado y dejas en cocción hasta que esté frtio. Se le pueden añadir igualmente algunas finas hierbas: orégano, albahaca, tomillo, imaginación al poder!!!

Esto sería el procedimiento habitual, pero yo me he encontrado con carne picada ya cocinada de otro plato que andaba por ahí en el congelador y la verdad es que ni tengo muy claro como se preparó. También tenía ya tomate frito y las berenjenas asadas de ayer. Así que sin encender el fuego mezclé todos los ingredientes en un bol, y le añadí unas setas en trocitos, en crudo, ya con el calor del horno tienen más que suficiente.

Pero para preparar la bechamel sí que tuve que encenderlo. Una bechamel ligerita, una cucharada de aceite o de mantequilla, y una de harina. Se tuesta la harina y cuando esté dorada se va añadiendo leche desnatada poco a poco, dándole vueltas para que la harina se vaya deshaciendo y no haga grumos. Se añade al principio sal y pimienta y a mi me encanta rallar unos trocitos de nuez moscada, o en polvo si no tienes, aunque siempre rallarla en el momento da mucho más aroma. Si tienes caldo puedes ir combinándolo con la leche. Ten en cuenta que cuando se empieza a echar leche o caldo ya no se puede añadir más harina porque no quedaría nada bien. Así que calcula la cantidad de harina según la cantidad que quieras hacer. Como de lo que se trata es de que sea ligera, yo pongo una cucharada sopera de harina, y luego la haré no demasiado espesa. Si no consigues que desaparezcan los grumos, pues se pasa por la batidora y quedará finísima. Es cuestión de paciencia o de herramientas adecuadas.

La Musalaña se monta por capas…o no, porque si mezclas todos los ingredientes sale más sabroso, ya que se homogeinizan las texturas de los diferentes bocados. Por capas quedaría más presentable, todo mezclado más rico, así que tu eliges, porque rico va a estar igualmente. Yo los voy a mezclar todos.

La mezcla del bol se pone en una fuente de horno, se añade la bechamel por encima y al horno a gratinar, hasta que se quede doradito. Si le quieres añadir queso rallado a la bechamel o trocitos de mantequilla para que quede aún más bonito el gratinado, subirás las calorias del plato, y no ligeramente, así que tu mism@.

Se sirve caliente, la bechamel cuando se enfría pierde bastante, así que mejor tomarla recién hecha. Para acompañarla, una ensalada verde lo mejor del mundo…Ñam Ñam!!!

INGREDIENTES

  • Berenjenas
  • Salsa boloñesa
    • carne picada ternera/cerdo
    • ajos, cebolla,
    • tomate frito
    • lo que quieras de verduras: pimientos, setas, zanahorias…
    • finas hierbas: orégano, tomillo, albahaca…
  • Salsa bechamel
    • una cucharada sopera de  harina,
    • leche/caldo, hasta obtener la consistencia que queramos
    • nuez moscada
  • Sal, Pimienta, AOVE

MANUFACTURA

  • Se asan las berenjenas en el horno salpimentadas y pulverizadas de aceite
  • Se prepara la salsa boloñesa
  • Se prepara la salsa bechamel
  • Se añade por capas o mezclado, sobre una fuente de horno, las berenjenas y la salsa boloñesa
  • Se cubre con la salsa bechamel
  • Al horno a gratinar

Este plato es ideal para el verano, eso no quita que lo puedas hacer en cualquier época del año, ya que las berenjenas, que son su ingrediente base las encuentras siempre. Pero es un plato que se puede tomar frío y caliente, es ligero y delicioso, pero rico rico rico.

Se parten de una buena berenjena que se lavan bien y se cortan en rodajas, no demasiado finas, pero tampoco demasiado gordas. Las salpimentas y ahora puedes hacer varias cosas. Se pueden pasar por un poco de harina y freir en aceite muy caliente, luego vas poniendo las rodajas sobre papel absorbente para que suelte grasa. Las berenjenas absorben mucha cantidad de aceite al freírlas, y si encima las rodajas no son demasiado finas, más aún. Si consigues que no te queden aceitosas, la tarta será mucho más jugosa y sabrosa, peeeeeeero considerablemente más calórica. Así que la alternativa para eliminar grasas es meter las rodajas berenjenas al horno y asarlas o hacerlas directamente a la plancha. Si eliges estas opciones, después de salpimentarlas habrá que rociarlas con un poco de aceite de oliva. En ambos casos os aseguro que la tarta queda bien rica y además de tener menos calorias, es bastante menos trabajo, sobre todo si las asas al horno. Normalmente eso es lo que hago yo.

Por otra parte se mezcla en un bol unos huevos, para una berenjena gordita como 4 huevos. Se añade un trozo de queso feta desmigado, normalmente viene en tabletas de unos 200 gramos, yo se la echo entera. También se añaden unas aceitunas negras cortadas en rodajas. Se mezcla todo y se añade un poco más de sal y pimienta, esto ya se sabe, depende del gusto y de la tensión arterial de cada uno. También hay que añadir tomate, en este caso puedes añadir tomate frito, si es casero muuucho mejor, unas 5 cucharadas bien hermosas. Si no tienes, es preferible añadirle un bote de tomate triturado, en lugar de frito de bote, ya que en el tiempo que estará en el horno, el tomate se cocinará lo suficiente y quedará mucho más natural y suave. También puedes añadir algunas hierbas aromáticas a la mezcla, el orégano por supuesto le queda especialmente bien. Finalmente se añaden las rodajas de berenjenas y se mezcla todo bien, con cuidado, para que quede homogéneo pero sin destrozar las berenjenas.

En un molde de horno, que previamente se ha embadurnado con aceite y pan rallado o se le he puesto un trozo de papel de horno, la idea obvia es que no se pegue la tarta, aunque puedes atreverte a no hacer nada, ya que el huevo es lo que cuaja y si sale bien no tiene por qué pegarse.  Se vierte la mezcla anterior sobre el molde o fuente.

Al horno, 180 grados, calor arriba y abajo y hasta que el huevo se cuaje, lo de siempre, pinchas y si sale limpio está ok, normalmente entre 30 y 45 minutos. Se puede servir recién sacada del horno, pero igualmente recién sacada de la nevera o a temperatura ambiente. Cada uno descubrirá cómo le gusta más. Vale de aperitivo, o de primer plato, incluso de segundo. Se puede acompañar de una ensalada o solita. ¿Quien da mas?

Ya verás lo bueno que está y lo fácil que es. Para mí fue un descubrimiento, y desde entonces lo hago frecuentemente durante todo el año. Bon Appétite!!!

Como siempre, instrucciones e ingredientes resumidos, para los estresaos.

INGREDIENTES

  • 2 berenjenas grandes
  • un paquete de queso feta (unos 200 g)
  • 4 huevos
  • aceitunas negras
  • tomate frito o tomate triturado
  • AOVE, Sal, Pimienta
  • Orégano

MANUFACTURA

  • Se cocinan las berenjenas previamente cortadas en rodajas, fritas, asadas o a la plancha
  • Se bate en un bol los huevos,  el queso feta desmigado y el tomate. Se añaden las aceitunas en rodajas y el orégano, y después con cuidado las berenjenas
  • Se vierte la mezcla en un molde y se mete al horno hasta que el huevo cuaje
  • Se sirve frío, caliente, tibio, como más te guste

Empecemos por el principio, las berenjenas. Que estén bien frescas y con ese color espectacular que las caracteriza, ¿Cuántas? Pues tu verás para qué las quieres, y para cuántos, porque depende claro. Hay que trocearlas, o bien en rodajas longitudinales o transversales, como de un dedo de gordas o incluso en bastones, como las patatas fritas de toda la vida. Lo de quitar la piel o no, pues también es opcional, como todo en la cocina.

Se les echa sal y se ponen en un paño limpio de cocina durante un  buen rato, para que vayan soltando agua y pierdan un poco de amargor.

Por otra parte, en un bol se pone pan rallado, queso rallado de sabor potente tipo grana padano o parmigiano regiano o manchego estupendo, y  semillas de sésamo. Las semillas de sésamo es preferible tostarlas antes, para que de mucho más aroma, las puedes tostar en la sarten o en el horno. Si mezclas sésamo  blanco y negro el efecto es mucho más espectacular

Una vez que tenemos la mezcla bien removida, se pinta o pulveriza de aceite las berenjenas, por ambas caras. El aceite es el que hará que el pan rallado y demás ingredientes se queden adheridos a la berenjena.

Se va empanando con cuidado, sacudiendo para que caiga el empanado que sobra y se van colocando las rebanadas o bastones sobre una bandeja de horno. Una vez que se han completado el empanado de todas las rodajas se mete al horno,  yo utilizo una combinación de grill y aire caliente, en la parte media del horno. Otra opción es calor arriba y abajo sobre 200 grados y cuando esté dorado dar la vuelta, para que esté crujiente y doradito  por ambas partes. Si ves que no se dora le metes un punto de grill.

Solas están un poco sosas, así que pueden utilizarse como guarnición de carnes, original y diferente. Pero también se puede utilizar de aperitivo,que es como más me gustan a mí, en cuyo caso es muy conveniente acompañarla de alguna salsa. Con salsa de yogur natural, aceite de oliva, limón y ajo, sal y pimienta hacen una combinación increible, también con una mayonesa, o mejor aún un ali oli.

Se sirven calentitas, porque si no la costra se humedece  con el agua de las berenjenas y deja de estar crujiente. ¡Pruébalo! Es original y requeterico